El equipo de Bianchi no pudo con San Lorenzo, que con las rojas de Romagnoli y Ortigoza sacó un empate de la Bombonera, que lo deja prendido. Jugó Riquelme pero Boca sumó otro 0-0 y ya no da pelea.


link: https://www.youtube.com/watch?v=SQmALzC03jE


"Equipo chico... ", atinó a cantar la gente en la Bombonera. ¿Se criticaba realmente a San Lorenzo, que con uno menos jugaba a su ritmo, esperando el final? El foco debería estar puesto más en Boca, en su incapacidad ofensiva, en su anemia de gol. En que el equipo, lejos de la pelea pero con chances de soñar alguito si ganaba, dejó pasar otra oportunidad, segundo empate seguido sin goles. El Ciclón, cansado, terminó con nueve, sin Romagnoli ni Ortigoza, que se hicieron echar, pero Boca ni en ventaja numérica (hasta el tiempo de descuento con uno más) supo cómo vulnerar al Ciclón. Un Ciclón que tuvo las más claras y al que también le faltó ambición para ganarlo, para dar el golpe como otras veces.

Otro partido que segun Bianchi deberia haber ganado.

Volvió Riquelme y esta vez la ecuación no cambió, más allá de algún pase de magia. Boca tuvo poco volumen de juego y en consecuencia escasas llegadas, apenas un tirito de Erbes definiendo mal, un disparo de Acosta sobre el final que sacó Torrico al córner y una embestida de Riaño. San Lorenzo jugó hasta que se quedó con diez y tuvo la más clara, cuando Orion se quedó paradito para taparle un mano a mano al talentoso Correa, que se obnubiló con el 1.

Boca terminó areptando más, lógico, por la Localia, porque jugaba con más, porque de nada le servía el empate. Bianchi se animó a defender sin Grana y puso a Acosta, pero San Lorenzo estaba bien armadito atrás, jugando con la idea de cerrar con 0-0. Un empate que al Ciclón, que pelea a dos puntas, lo deja a un partido de los líderes. Un empate que demuestra que este Boca está en otra, lento, monótono, retirado, y que ya no da pelea.