Messi uso partidos a beneficios para robar


Messi calla ante las nuevas acusaciones sobre blanqueo


Messi prefiere no decir nada ante la Justicia


El entorno del futbolista se escuda en que ya desmintió la información y mantiene la confidencialidad sobre sus acuerdos comerciales

Leo Messi se ha acogido a la ley del silencio. El delantero del Barça vuelve a estar en el ojo del huracán a raíz de la información publicada por El País sobre una supuesta trama de blanqueo de capital y ha decidido hacer caso omiso a las acusaciones. Desde su entorno desmienten toda la información publicada y recuerdan que ya fue desmentida en diciembre de 2013, cuando el escándalo salió a la luz a través de El Mundo. En aquella ocasión, la familia Messi utilizó a un conocido diario deportivo de Barcelona para dar su versión de los hechos.

La confidencialidad y casi clandestinidad de los Messi se ha convertido en una constante en los últimos tiempos, especialmente desde que se destapó el caso con Hacienda. El servicio de comunicación del jugador no facilita ningún tipo de información referente a sus patrocinadores, que se han puesto las pilas en los últimos meses para explotar la imagen de Messi en vísperas del Mundial, por si puede afectar negativamente a la investigación.



Transferencias a paraísos fiscales


messi argentina


El nuevo contrato de Messi con el Barça, que eleva sustancialmente el salario del jugador, también se acoge a severas cláusulas de confidencialidad que impiden a ambas partes dar detalles sobre su actividad comercial conjunta. Messi no tiene obligación de dar cuentas a nadie, más que a la justicia, pero el club depende de los socios, como se demostró en el caso Neymar.

La información publicada por El País revela que una sociedad instalada en Curazao (paraíso fiscal situado en las Antillas Holandesas) que tenía como destinatario el concepto “G.Marín-Messi” –Guillermo Marín es exjugador argentino de baloncesto y organizador de los partidos benéficos Messi and friends– recibió cinco transferencias por un valor total de 950.000 euros. Mientras, la Guardia Civil prosigue con su investigación. Y Messi, calla.