Esa tarde en el Monumental, repleto de uruguayos, la Celeste venció a Paraguay por 3 a 0 con dos goles de Diego Forlán y uno de Luis Suárez y se consagró por decimoquinta vez campeón de América.

Además, contó con el valor agregado de que la misma se logró de forma invicta y sirvió para ser el monarca del continente superando por un título al seleccionado albiceleste.

El equipo del maestro Tabárez tuvo un torneo "redondo" luego del gran desempeño mostrado un año atrás en el Mundial de Sudáfrica. Tras pasar una primera fase irregular, con dos empates y una victoria, eliminó al local en cuartos y su nivel fue en ascenso.

En semis y la final, mostró su mejor versión y ganó el torneo con total autoridad. Eso mismo se terminó reflejando en las distinciones individuales, donde el "Pistolero" fue nombrado el mejor jugador del campeonato y Sebastián Coates el mejor jugador joven.


link: http://www.youtube.com/watch?v=CqG8Qa3YeZE