DALLAS -- El Real Madrid cumplió la segunda etapa de su gira de pretemporada por Estados Unidos, con la estancia de tres días en Dallas (Texas), y la frustración para los seguidores del equipo campeón de Europa fue el no poder ver jugar a su estrella, el delantero portugués Cristiano Ronaldo.

El objetivo de Ronaldo en su estancia en Dallas se centró el mantener de forma estricta todo el calendario de preparación y recuperación a la que está sometido desde que llegó al campo de entrenamiento del Real Madrid, que en su primera semana lo estableció en Los Ángeles.

Ronaldo ni ha podido entrenarse todavía con el equipo, lo ha hecho por separado, ni tampoco ha debutado en un partido de pretemporada, aunque en el del martes, que el Real Madrid disputó frente a la Roma, en el Cotton Bowl, de Dallas, y perdió por 0-1, cada vez que su imagen aparecía en las pantallas de televisión, sentado en el banco de los suplentes, era ovacionado.

Pero ni los deseos de los aficionados, en Estados Unidos, de verlo ni la del jugador por saltar al terreno junto a sus compañeros ha cambiado el diagnóstico y método de trabajo que le han impuesto el cuadro médico y preparados físicos del Real Madrid.

Dentro del equipo el único objetivo que desean haber conseguido con la estancia de Ronaldo en Estados Unidos es ver que al final se ha recuperado por completo de la tendinitis de la rodilla izquierda que arrastraba desde el final de la pasada temporada y durante el mundial de Brasil cuando jugó con Portugal.

Mientras, el entrenador del Real Madrid, el italiano Carlo Ancelotti, adelantó al concluir el partido frente a la Roma que Ronaldo podría disponer de algunos minutos de juego cuando el éste sábado se enfrenten, en Ann Arbor (Michigan), al Manchester United.

"Nuestra percepción y valoración es que de cara al sábado, Cristiano puede jugar algo frente al Manchester United", valoró Ancelotti. "Creo que sus problemas de rodilla están superados".

Ancelotti, que antes de viajar a Michigan dirigió en Dallas el entrenamiento del equipo, en el que Ronaldo trabajó a parte, vio como la estrella del equipo cumplía todo un ritual de ejercicios junto con el preparador Santi Lozano.

La manera como trabajaron confirmó lo dicho la noche anterior por parte de Ancelotti, en el sentido que el equipo sería muy cuidadoso en todo lo relacionado con la recuperación de Ronaldo, que pensaba tenía ya olvidada la lesión desde el punto de vista mental y eso era otra buena noticia.

Sin embargo, nadie quiere arriesgar con su vuelta, ni el propio jugador, que desea más que nadie que su tendón rotuliano de la rodilla izquierda descanse al máximo.

Pero a la vez también son conscientes que ha mejorado mucho y que el tiempo para su regreso al campo de juego podría ser acortado, con lo que ahora ya existen grandes posibilidades que esté listo cuando el próximo 12 de agosto llegue el partido de la Supercopa.

La primera demostración práctica de los progresos que ha tenido Ronaldo en su recuperación y que adelantó el propio Ancelotti es si al final se atreve a darle algunos minutos frente al Manchester United, el ex equipo de la estrella portuguesa.

Mientras eso pueda darse, lo que Ronaldo sí demostró en el Cotton Bowl es que físicamente comienza a estar en muy buenas condiciones, animado y listo para reducir al máximo los plazos definitivos de su recuperación.
Cristiano Ronaldo trabaja para poder debutar frente a Manche