La rudeza del entrenador español del Bayern incluye gritos, sacudidas y códigos de disciplina

Video: Pep Guardiola descargó su furia contra Thomas Müller

No solo es un entrenador exigente con el funcionamiento dentro del campo, sino que Pep Guardiola también pretende que sus jugadores sean ordenados y obedientes fuera de los terrenos de juego.

Llegar tarde al entrenamiento, vestir de forma incorrecta y hasta tener algunos kilos de más les costará dinero a los jugadores del Bayern Múnich, según un nuevo código de disciplina diseñado por el técnico español.

Ya salieron imágenes de Pep muy enojado en un ensayo del equipo, donde le grita a Thomas Müller y luego lo sacude para darle una indicación. El mediocampista permaneció callado, mientras que en el video no se percibe ningún gesto que indique un tono bromista.


link: http://www.youtube.com/watch?v=EPbZSEhwoeo



Pero, además, la revista alemana Sport Bild aseguró que el entrenador bávaro presentó al vestuario un catálogo de sanciones ya antes de temporada, y conversó con el plantel punto por punto en busca de una mayor disciplina dentro y fuera de la cancha.

El código fija multas por infracciones, como llegar tarde a una cita del equipo, hablar por teléfono móvil en zonas no habilitadas o no vestir la indumentaria establecida por el club.

También los jugadores serán sancionados si dejan la ropa usada en un entrenamiento fuera del sitio previsto para su lavado o si al afrontan la balanza se ve que tienen sobrepeso.

EL ENCARGADO DE RECAUDAR EL DINERO DE LOS MULTAS SERÁ EL CAPITÁN PHILIPP LAHM

La primera infracción al código implica una multa de 250 euros (330 dólares). Cada una de las siguientes se va incrementando en tramos del mismo valor. Es decir, que la reiteración o la falla en más de uno los puntos, significa que la multa se duplica o triplica.

El encargado de recolectar el dinero no es una persona del cuerpo técnico, ni el propio Guardiola. Todos los pagos por incumplimiento de las normas serán recaudados por el capitán del equipo, el alemán Philipp Lahm, según señaló el rotativo alemán.

Este riguroso método de Guardiola ya se había practicado durante su ciclo en Barcelona, donde incluso las penas económicas eran mucho más catastróficas, ya que se pagaba de 680 a 7.900 dólares.

De todas formas, Pep no es el único técnico que impone reglas en las plantillas que les toca comandar. Luis Enrique, el nuevo entrenador del Barça que trabajó junto con Guardiola en 2008, recuperó el sistema sanciones después de que muchas normas se relajaron con su antecesor en el banquillo, el 'Tata' Martino.