El piloto español, bicampeón de la categoría, no pudo controlar su vehículo en plena carrera en Australia y terminó fuera de la pista. Afortunadamente, no registró secuelas graves. El triunfo le quedó servido a Valentino Rossi.