Este presunto líder de los 'Tigres de Arkan' ya obligó a suspender un partido de la selección serbia con Italia celebrado en Génova en 2010


Ivan Bogdanov, el hooligan que irrumpió en el Serbia-Albania


El martes por la noche, en Belgrado, el partido entre Serbia y Albania se suspendió en el minuto 41. Las imágenes que han quedado de aquel encuentro son lamentables. Todo comenzó con un dron sobrevolando el campo llevando una bandera de la denominada "Gran Albania" –que incluiría partes de Grecia, Macedonia, Montenegro y Serbia- y con un jugador que agarraba el estandarte al vuelo. A partir de aquí, se montó una tangana impresentable con peleas entre jugadores, con sillas volando y con aficionados saltando al campo. Entre estos últimos estaba Ivan Bogdanov, quizás uno de los protagonistas, sin contar a los futbolistas, más famosos de entre todos los que participaron en el altercado.

Bogdanov es uno de los hooligans más conocidos de Serbia. Presunto líder de los Tigres de Arkan -los ultras del Estrella Roja que toman el nombre de la fuerza paramilitar que lideró el criminal de guerra Zeljko Raznatovic (Arkan) durante el conflicto en la exYugoslavia- y que ya ha sido encarcelado en distintas ocasiones. Mientras los futbolistas peleaban entre ellos, mientras un número alto de aficionados corría por el césped en busca de venganza por lo que consideraron una afrenta y mientras no paraban de caer bengalas sobre el campo, Ivan el Terrible entró al terreno de juego como Pedro por su casa, con una naturalidad que llamó la atención de medio mundo.

La última vez que apareció en las cabeceras internacionales, Ivan Bogdanov y sus secuaces fueron capaces de provocar la suspensión de un choque entre Serbia e Italia en 2010. Colgado de una valla del estadio Luigi Ferraris de Génova, con unos alicates en la mano, ataviado con un pasamontañas que no ocultaba sus numerosos tatuajes, este hooligan trataba de alcanzar la parte de las gradas donde estaban ubicados los seguidores italianos.

Ivan

Quería parar aquel partido y lo consiguió. La policía y el árbitro temieron lo peor y no quisieron poner en riesgo a nadie. Aquel incidente de 2010 estaba minuciosamente preparado. Bogdanov llegó a Italia tres días antes del partido y, sólo dos horas antes del duelo, se coló en el autocar de la selección serbia y tuvo sus más y sus menos con el varios jugadores. Especialmente con el portero Vladimir Stojkovic, exjugador del Estrella Roja y que acababa de fichar por el Partizán, el eterno rival. Una afrenta que Ivan el Terrible no podía perdonar.

Nadie, sin embargo, aportó algo de luz sobre por qué Bogdanov y sus amigos querían parar el partido. Tras los incidente de Génova, el hooligan serbio pasó varios meses en una prisión italiana antes de ser trasladado a Serbia, donde debía cumplir el resto de la pena en otra cárcel. Fue puesto en libertad casi dos años y medio después del encuentro. Y no perdió el tiempo. En el siguiente partido de su equipo ya estaba en las gradas. Y poco después fue fotografiado dirigiendo a los seguidores del Estrella Roja durante un "derbi eterno" de Belgrado frente al Partizán.

serbia

Antes de los incidentes del Serbia-Albania, Ivan había sido protagonista en un partido de la Europa League en Ucrania ante el Chernomorets. Siempre fue jaleado por una mayoría de seguidores serbios. Ahora, sin embargo, las cosas parecen haber cambiando. El martes se hizo notar el rechazo hacia el hooligan tanto en el campo como en las redes sociales. Nadie entendía qué hacia Ivan Bogdanov otra vez allí, participando activamente en los altercados, repartiendo puñetazos.

futbol

Ivan el Terrible, de 34 años, ha sido procesado varias veces por peleas, lesiones, agresión a un funcionario público, organización de peleas de animales y tráfico de estupefacientes. Y aún así, campa a sus anchas por distintos estadios de fútbol sin que nadie parezca capaz de pararle los pies.