homenaje a Boca Juniors



Boca Juniors



Historia de Boca Juniors


La Historia de Boca Juniors transcurre desde 1905, año en que se fundó como club en Buenos Aires (Argentina), hasta la actualidad. El fútbol fue desde los comienzos la esencia misma del club, y aunque luego el crecimiento de la institución promovió el desarrollo de otras actividades, aquel permaneció como la disciplina deportiva sobre la cual se sustenta la entidad y la que le valió su reconocimiento a nivel nacional e internacional. La historia de Boca Juniors se divide en dos períodos: la época amateur hasta 1930 y la profesional. A nivel internacional conquistó 17 torneos internacionales (10 de ellos a partir de 1999), incluyendo tres veces la máxima competencia mundial de clubes, lo que lo ubica como el segundo equipo a nivel mundial con mayor cantidad de torneos ganados. Obtuvo también 22 torneos argentinos de la era profesional, ubicándose segundo entre los equipos argentinos. Entre sus principales directores técnicos se encuentran Alfio Basile, Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi. Algunos de los jugadores más importantes que pasaron por sus filas fueron Diego Maradona, Juan Román Riquelme, Nolberto Solano, Hugo Gatti, Roberto Cherro, Francisco Varallo, Américo Tesoriere, Mario Boyé, Severino Varela, Julio Elías Musimessi, Antonio Roma, Paulo Valentim, Antonio Ubaldo Rattín, Julio Meléndez, Silvio Marzolini, Ángel Clemente Rojas, Nicolás Novello, Roberto Mouzo, Blas Giunta, Rubén José Suñé, Miguel Brindisi, Guillermo Barros Schelotto, Carlos Tévez, Martín Palermo.

homenaje a boca juniors

Los inicios (1905-1907)

Fundación

Esteban Baglietto: uno de los cinco adolescentes que fundaron Boca Juniors, su primer presidente y guardavalla del primer equipo del club. Su casa de Ministro Brin 1232, es considerada oficialmente como la sede fundacional, debido a que allí comenzó la reunión del 3 de abril de 1905, en la que se creó el club, y que finalizó en un banco de la plaza Solís, ubicada en frente.

informacion

Boca Juniors fue fundado en Buenos Aires el 3 de abril de 1905, en una década fundacional en la que se crearon no menos de 300 clubes de fútbol. Para entonces hacía casi cuarenta años que se practicaba el fútbol en la Argentina y catorce años desde la creación de la liga amateur, la más antigua del mundo luego de la inglesa.

La fundación de Boca Juniors fue obra de cinco adolescentes, hijos de italianos y vecinos de La Boca, barrio de trabajadores inmigrantes y fuerte identidad genovesa ("xeneize" en dialecto): Esteban Baglietto, Alfredo Scarpatti, Santiago Sana y los hermanos Juan y Teodoro Farenga. Baglietto, Scarpatti y Sana, eran compañeros en la Escuela Superior de Comercio (Carlos Pellegrini desde 1908), ubicada entonces en la calle Bartolomé Mitre 1364. Allí tenían como profesor de educación física, al irlandés Paddy Mac Carthy, uno de los precursores del boxeo en Argentina, quien también había sido futbolista y que inculcaba en sus alumnos el valor del deporte, a la vez que les enseñaba las técnicas del boxeo y del fútbol. El director del colegio, el profesor Santiago Fitz Simon, fue uno de los pioneros en la Argentina, en la inclusión de la educación física y del deporte, como disciplina sistemática en la educación de los jóvenes.

Los tres jóvenes llevaron al grupo de amigos del barrio, la propuesta de crear un club de fútbol, a la que adhirieron inmediatamente los hermanos Farenga. El lunes 3 de abril, luego de finalizadas las clases, los cinco adolescentes se reunieron en el sencillo hogar de Baglietto en Ministro Brin 1232 para concretar el proyecto, pero el padre los echó de la casa debido al alborto que generaban los muchachos. Entonces los cinco cruzaron la calle para continuar la reunión en la Plaza Solís y ese mismo día, en uno de los bancos del parque, fundaron un club de fútbol que llegaría a ubicarse entre los más prestigiosos del mundo. A continuación acordaron que Estéban Baglietto, un menor de edad, sería el primer presidente. Pero por esa misma razón recapacitaron luego, y pocos días después tomaron la decisión de nombrar presidente a Luis Cerezo.

boca juniors

La camiseta

Boca tuvo tres o cuatro camisetas antes de adoptar la definitiva, de color azul con una amplia banda amarilla horizontal. En su página web el club informa que existe una versión, no verificada con certeza, que cuenta que la primera camiseta fue de color rosa y que se utilizó solo en los dos primeros partidos. Sin embargo, reportajes hechos a fundadores y primeros socios coinciden en que el equipo adoptó una camiseta de fondo blanco con rayas verticales muy finas de color negro, que confeccionó la hermana de los Farenga. Luego hubo una celeste, quizá otra azul, y más tarde una de líneas finitas blancas y azules.

En 1907 Boca abandonó la camiseta que había utilizado desde 1905. La tradición oficial relata que un equipo del barrio de Almagro poseía una casaca parecida y que, para resolver la cuestión, decidieron jugar la camiseta en un partido. Boca perdió y debió cambiar los colores. Del hecho no se han encontrado pruebas documentales.

La elección de los colores definitivos del equipo fue dejada al azar. Juan Brichetto, presidente del club el año anterior (lo sería nuevamente en 1910-13), propuso adoptar los colores de la bandera del primer buque al que él le diera paso al día siguiente; Brichetto era operador de uno de los puentes del puerto. El barco resultó ser sueco y fue así que el club adoptó los colores azul y amarillo ("azul y oro" de la bandera sueca. Sin embargo no fue esa la camiseta definitiva, pues hasta 1913 Boca utilizó un diseño de fondo azul con una franja diagonal de izquierda a derecha. Ese año el club decidió un nuevo diseño, que con pocas diferencias sería mantenida en adelante: azul, con una amplia franja horizontal amarilla al medio.

homenaje
Juan Brichetto, trabajador del puente sobre el Riachuelo y presidente de Boca en 1906 y 1910/13, fue quien propuso tomar los colores de la bandera de Suecia.

equipo

El amateurismo (1908-1930)

El primer superclásico


A lo largo de toda su historia Boca encontraría en River Plate (1901) a su rival clásico. Los dos equipos se formaron en La Boca y ambos reconocían explícitamente su herencia genovesa. En el caso de River, tomó los colores de su casaca de la bandera de Génova. En el futuro cada enfrentamiento entre los dos principales equipos del fútbol argentino paralizaría al país, dividiendo sus simpatías entre ambos, hasta alcanzar la categoría de "superclásico del fútbol argentino". El clásico Boca-River ha sido considerado como uno de los cincuenta mejores espectáculos deportivos del mundo.

El primer enfrentamiento oficial entre ambos equipos se concretó en el torneo de Primera División de 1913, en cancha de Racing, ganando River 2-1. Anteriormente hubo otros enfrentamientos de carácter amistoso, pero los historiadores discrepan sobre fechas y resultados. El historiador Diego Estévez sostiene que el primer Boca-River fue un partido amistoso jugado el 2 de agosto de 1908, en el que Boca como local, venció 2-1; del mismo no se han encontrado pruebas documentales. El historiador Sergio Lodise sostiene que el primer Boca-River registrado en fuentes escritas se produjo en 1912. El sitio Informe Xeneize afirma, sin precisar la fecha que el primer superclásico finalizó con una empate 0-0 y una gran trifulca entre los simpatizantes.

La gira europea

En 1925 Boca se convirtió en el primer equipo argentino en competir en Europa, jugando en España , Alemania y Francia . Ganó 15 encuentros, perdió 3 y empató el restante, convirtiendo 40 goles a favor y recibiendo 16 en contra. Los partidos más importantes de la gira fueron los dos triunfos contra el Atlético y el Real Madrid, este ultimo ante la presencia del Rey de España Alfonso XII. Al regresar la Asociación Argentina de Football le entregó la Copa de Honor, en reconocimiento del logro alcanzado en Europa.

En esa oportunidad, el equipo fue acompañado por un fanático boquense llamado Victoriano Caffarena, que financió parte de la gira, ayudó al equipo en todo. Caffarena fue reconocido como "Jugador Número 12", designación que desde entonces se adoptaría para la "hinchada" de Boca.

El detalle de la gira es el siguiente:

* España: Celta de Vigo (3-1 y 1-3); Deportivo La Coruña (3-0 y 1-0); Atlético de Madrid (2-1); Real Madrid (1-0); Sociedad Gimnástica de San Sebastián (1-0); Real Unión de Irún (0-4); Athletic de Bilbao (2-4); Club Atlético Osasuna (1-0); Español de Barcelona (1-0 y 3-0) y Selección de Barcelona (2-0)
* Alemania: Selección de Munich (1-1); Combinado de Berlín (3-0); Leipzig Spiel (7 a 0); Selección de Francfort (2-0) y Eintracht Frankfurt (2-0).
* Francia: Combinado Francés (4-2).

futbol

Inicio del profesionalismo: seis de los primeros quince (1931-1944)

Boca y River, con seis títulos cada uno, ganaron doce de los primeros quince campeonatos argentinos (los otros tres fueron para San Lorenzo y dos veces Independiente).

Boca ganó el primer campeonato profesional del fútbol argentino, realizado en 1931, seguido por San Lorenzo. En ese campeonato el equipo jugó 34 partidos, ganó 22, empató 6 y perdió 6, consiguiendo un total de 50 puntos.

Para ese torneo Boca había comprado a Francisco Varallo una de sus grandes estrellas de todos los tiempos. Durante el campeonato Boca goleó a Quilmes 5-1 y enfrentó a River en el primer superclásico del profesionalismo el 20 de septiembre, que terminó con un escándalo. A los 30 minutos River ganaba 1-0 y Boca tuvo un penal a favor que fue ejecutado por Varallo y atajado por el guardavalla Iribarren dando un rebote; Varallo entonces luchó por el balón convirtiendo el gol y cayendo sobre el arquero rival. Los jugadores de River protestaron tumultuosamente reclamando una infracción y el árbitro expulsó a tres de ellos, ante lo cual el equipo entero decidió retirarse del campo. Posteriormente, el tribunal de la liga le atribuyó los puntos a Boca y consideró que debía registrarse un resultado de 1-0. Boca se coronó campeón el 6 de enero de 1931 en la última fecha, jugando nuevamente contra River, en su estadio de la calle Tagle y Alvear, con un triunfo por 3-0.

En el segundo torneo, jugado en 1932 y ganado por River, Boca terminó en cuarto puesto, a pesar de ser el equipo más goleador. Al año siguiente Boca llegó puntero a la última fecha, pero perdió con River 3 a 1, mientras que San Lorenzo le ganó a Chacarita y se consagró campeón por un punto de ventaja.


El primer bicampeón

En los años siguientes Boca conquistó el primer bicampeonato en los torneos de 1934 y 1935. En 1934 se consagró a pesar de perder siete partidos y recibir 62 goles. Pero fue notable su poder ofensivo con 101 goles, primer equipo en superar la barrera de los 100. En el torneo de 1935, Boca convirtió nuevamente 100 goles y tuvo más solidez defensiva, recibiendo sólo 29, debido a la incorporación del defensor brasileño Da Guía. Su eficiencia en este torneo fue óptima, obteniendo el 85,29% de los puntos en juego.

El resto de la década no fue tan fructífera para el club, ya que no logró obtener ningún campeonato, que quedaron en dos oportunidades para River (1936-1937) y en las otras dos para el Independiente de Erico (1938-1939). En esos torneos Boca jugó en el estadio de Ferro Carril Oeste debido a la iniciación de las obras de construcción de su propio estadio, que recién finalizarían en 1940.

homenaje a boca juniors

Inauguración de la Bombonera y segundo bicampeonato

Boca volvió a ser campeón en el torneo de 1940. Dos años antes había contratado a su primer director técnico, Carlos Sobral, una función a la que en ese entonces, no se le atribuía la importancia que tendría en el futuro. El equipo se mantuvo expectante y cerca del puntero durante gran parte del campeonato. En la sexta fecha venció a Racing 4-1, y en la novena inauguró su nuevo estadio ante Newell's Old Boys derrotándolo por 2 a 0 con goles de Ricardo Alarcón y Gandulla. En el superclásico, Boca venció a River por 3 a 1 y alcanzó el primer puesto. Luego venció de visitante a su escolta, Independiente, con una goleada de 7-1, para finalizar la primera ronda en el primer puesto. En la segunda fase Boca se mantuvo siempre en primer lugar y terminó obteniendo el campeonato.

En el campeonato de 1941 Boca salió cuarto y sufrió la peor derrota de su historia (1-5) con River, que había conformado por entonces un notable equipo conocido como "la Máquina". River hizo doblete volviendo a ganar el torneo de 1942, en el que Boca goleó 11-1 a Tigre -la mayor goleada de su historia y record argentino hasta 1967 y terminó quinto.


Boca obtuvo su segundo bicampeonato ganando los torneos de 1943 y 1944. En 1943 Boca había contratado al uruguayo Severino Varela y designado director técnico del equipo a Alfredo Garasini, jugador histórico del club desde la época del amateurismo. En la primera rueda había perdido tres partidos contra San Lorenzo (2-5), River Plate (1-3) y Huracán (1-3), quedando a seis puntos de la punta. Esa sería sin embargo su última derrota, y en la segunda vuelta obtuvo dos victorias clave, contra San Lorenzo (6-4) y River (2-1), esta última con un famoso gol de "palomita" de Severino Varela, que le permitieron alcanzar la primera posición. Boca llegó al último partido, contra Ferro de visitante, con un punto de diferencia sobre River. Faltando 15 minutos empataba cero a cero, mientras River ganaba el suyo, alcanzando la punta y llevando el torneo a un partido de desempate. Pero dos goles de Sarlanga a los 79' y 85', le dieron el triunfo y el campeonato a Boca. Durante muchos años, los boquenses recordaron de memoria la formación de ese equipo: Vacca, Varante, Malussi, Sosa, Lazzatti, Pescia, Boyé, Corcuera, Sarlanga, Varela y Sánchez.

En 1944 Boca continuó su racha ganadora, llegando a permanecer 26 encuentros invicto, lo que constituyó record en el profesionalismo argentino, hasta que Racing alcanzó 39 en 1966. Faltando jugar tres partidos, Boca llevaba cuatro puntos de ventaja. Pero empató contra Platense (2-2) con un escándalo que llevó a la clausura de la Bombonera, y Rosario Central (2-2), llegando al último partido con un solo punto de diferencia sobre River. El último encuentro se disputó contra Racing, en el campo de River, debido a la suspensión del suyo; Boca triunfó por un contundente 3-0 (dos de Corcuera y Marante), y dio la vuelta olímpica en cancha de su clásico rival.

informacion

Quince años y un solo título (1945-1959)

Luego del título de 1944, Boca no volvería a salir campeón durante diez años, hasta obtener el torneo de 1954. El período 1945-1953 fue el más largo sin copas oficiales de su historia (seguido del lapso 1982-1988). En los quince años que se extienden entre 1945 y 1959 el equipo obtuvo un sólo título en quince torneos disputados y registró la peor campaña de su historia (1949), en la que se salvó del descenso en la última fecha.

En 1945 y 1947 Boca salió subcampeón detrás de River y en 1946 segundo atrás de San Lorenzo. Pese a no obtener copas, se mantuvo invicto de local durante 33 partidos. Además del ya mencionado Severino Varela, otro de los jugadores destacados en en la década del 40 fue el goleador Mario Boyé, quien luego fue figura en Racing, conocido también como el Atómico por el poder de su patada, a quien la "hinchada" solía apoyar con una melodía clásica con un canto que decía "yo te daré, te daré niña hermosa, te daré una cosa, una cosa que empieza con B... ¡BOYÉ!".

En 1948 el torneo se vio fuertemente afectado por una larga huelga de jugadores desencadenada por la acumulación de deudas. Estos habían creado su sindicato, Futbolistas Argentinos Agremiados, en 1944, y dirigidos por Fernando Bello y Adolfo Pedernera, figura histórica de River, reclamaron y obtuvieron la garantía de salarios mínimos para primera y segunda división, aunque sin obtener un convenio colectivo y un estatuto especial para el jugador de fútbol, como reclamaba el sindicato. Simultáneamente, en Colombia se formó una liga no afiliada a la FIFA que, sin pagar transferencias a los clubes ofreció altos salarios con el fin de atraer a los mejores jugadores sudamericanos. Los abusos de los clubes argentinos y la tentación de altos ingresos en Colombia, impulsó un éxodo masivo de jugadores argentinos, entre ellos estrellas de primer nivel como Pedernera, Di Stéfano, Pipo Rossi, René Pontoni, Julio Cozzi, etc. En el campeonato de ese año Boca salió octavo, su peor resultado desde el inicio del profesionalismo.

boca juniors


La década del 1960

En 1960 se jugó por primera vez la Copa Libertadores de América, resultando campeón Independiente de Avellaneda. En el torneo local Boca quedó quinto. La misma posición ocupó en el torneo de 1961.

Boca se consagró campeón en 1962, luego de ocho años sin títulos, con un equipo en el que actuaban figuras como el goleador brasileño Paulo Valentim, el arquero Antonio Roma, el zaguero Silvio Marzolini, el volante de marca Antonio Ubaldo Rattín y el delantero Norberto Menéndez. El partido clave fue la victoria sobre River por 1-0 a una fecha del final. River y Boca llegaban al superclásico empatados en la punta; a los quince minutos Valentim marcó un gol de penal y faltando cinco minutos para el final, River tuvo un penal a favor que Roma le atajó a Delem, y que se convirtió en una de los momentos más famosos del fútbol argentino. Con esa victoria, Boca se consagró campeón en la fecha siguiente ganándole 4-0 a Estudiantes de La Plata de local.

Como campeón argentino 1962 Boca clasificó por primera vez para la Copa Libertadores 1963. Luego de vencer a Olimpia de Paraguay, Universidad de Chile y Peñarol de Uruguay, Boca llegó a la final contra el Santos de Pelé, en la que cayó perdiendo los dos partidos (3-2 y 2-1).

En el campeonato 1964, un torneo signado por el juego mediocre y la falta de goles, Boca sacó provecho de una defensa eficaz y de un sólido carácter colectivo. A pesar de comenzar con un empate y dos derrotas, Boca se recuperó y volvió a consagrarse campeón ante River empatando 1-1. En 1965, planteó el mismo esquema de juego, para superar nuevamente a River por un punto y lograr el bicampeonato por tercera vez y su décimo título nacional.

En la Copa Libertadores de los años 1965 y 1966 Boca quedó eliminado en semifinales en ambas ocasiones. Desgastado, en el torneo nacional de 1966 salió tercero a trece puntos de Racing que, con su famoso "equipo de José", obtendría al año siguiente la primera Copa Intercontinental ganada por un equipo argentino.

homenaje

1973

En el Metropolitano 1973, Boca fue subcampeón detrás del extraordinario Huracán de ese año (Babington, Brindisi, Alfio Basile, Houseman, Avallay, Ardiles) dirigido por Menotti; y en el Nacional quedó relegado sin alcanzar la etapa final.[93] En el Metropolitano de 1974 Boca goleó a River 5-2 y a San Lorenzo 6-0, alcanzando la etapa final, donde cayó ante Rosario Central (el campeón) y Newell's Old Boys, para finalizar tercero.

En el Metropolitano 1975 Boca salió tercero, con la delantera más goleadora, luego de disputar el título con Huracán y River, quien finalmente salió campeón luego de 17 años sin copas.

equipo

La era Lorenzo (1976-1979)


1976

En 1976, luego de varios años de resultados negativos, Boca contrató a un nuevo director técnico, Juan Carlos Lorenzo, el "Toto". Con él, llegaron jugadores como Hugo Gatti, Jorge Ribolzi, Ernesto Mastrángelo, Juan Alberto Taverna, Osvaldo Gutiérrez, Francisco Sá y Carlos Veglio, volvió Rubén Suñé y fue promovido Roberto Mouzo, el jugador con mayor cantidad de partidos jugados para Boca de toda su historia.

En el Metropolitano '76, a pesar de algunas victorias, el equipo no convencía. Ya en la segunda rueda perdió de local ante River (1-0) y fue goleado de visitante 5-1 por Rosario Central. Boca salió cuarto en la Zona A (clasificaban seis), pero se mantuvo invicto en la ronda final, ganando ocho de los once partidos. El partido decisivo fue contra Huracán, que lo seguía a un punto, venciéndolo 1-0 con un remate de Jorge Benítez. Tres días más tarde se consagró campeón al ganarle a Unión de Santa Fe por 2-0. Fue la única vez que Boca ganó el torneo Metropolitano.

Para el torneo Nacional siguiente, Lorenzo trajo de Newell's Old Boys al talentoso volante Mario Zanabria. Boca clasificó primero en su grupo, y luego de ganarle a Banfield y a Huracán, debió enfrentar a River el 22 de diciembre en la final del campeonato. La súper final paralizó al país y convocó a la mayor cantidad de público de la historia del futbol argentino. El partido se definió en el segundo tiempo, con un gol de tiro libre de Rubén Suñé, una de las figuras de todos los tiempos; ha sido considerado el gol más importante de la historia del superclásico, pués le dio el partido y el torneo a Boca. Boca obtuvo así, por primera vez el bicampeonato en el mismo año.


futbol

1978

Boca Juniors, como campeón de la Libertadores, debió enfrentar al campeón de la UEFA Champions League, el Liverpool de Inglaterra, en la Copa Intercontinental 1977. Boca hizo todas las gestiones posibles para enfrentar al conjuntó inglés, pero el Liverpool no podía viajar porque las fechas coincidían con las de la Premier League. Entonces se negoció con el subcampeón de Europa, el Borussia Mönchengladbach de Alemania, para disputar el torneo y se acordó como fecha el 21 de marzo y el 1 de agosto de 1978.

El primer partido se jugó en la Argentina y fue un empate 2 a 2. Para el partido de vuelta los pronósticos eran ampliamente favorables al equipo alemán, sin embargo Boca tuvo un desempeño sobresaliente. Después de unos 10 minutos de ataque alemán, Boca controló el partido, realizó un excelente primer tiempo y alcanzó uno de los rendimientos más altos de su historia, alcanzando un triunfo inapelable de 3-0, con goles de Darío Felman, Ernesto Mastrángelo y Carlos Salinas. Fue la primera de sus copas mundiales.

Al igual que el año anterior, Boca no obtuvo ninguno de los dos campeonatos argentinos de 1978, aunque salió subcampeón del primero, un punto por detrás del campeón, Club Atlético Quilmes, luego de ir liderándolo hasta cerca del final.

En la Copa Libertadores, después de eliminar a un River que tenía todas sus figuras en la selección argentina que saldría campeona del mundo, llegó otra vez a la final del torneo, jugando contra el Deportivo Cali, dirigido por Carlos Bilardo. El primer partido en Colombia fue empate 0-0. En el partido de vuelta, Boca goleó 4 a 0 obteniendo por segunda vez consecutiva el título continental.

Nuevamente debía enfrentar al Liverpool por la Copa Intercontinental. Pero, al igual que el año anterior, el equipo inglés no quiso viajar y finalmente este torneo no se disputó.

1979

En el torneo Metropolitano, se mostró dubitativo y con poco juego. Aunque obtuvo varias victorias, una serie de empates en el tramo final y una derrota contra All Boys lo dejaron fuera de carrera de un torneo que ganó River.

Para Boca la prioridad evidente era la Copa Libertadores y la posibilidad de lograr el tricampeonato continental. Luego de eliminar a Independiente y a Peñarol en semifinales, Boca jugó nuevamente la final, ahora contra el Olimpia de Paraguay. Esta vez sin embargo, el resultado le fue adverso, luego de perder como visitante 2 a 0 y empatar sin goles como local.

Después de perder estos dos últimos títulos, Boca se propuso vencer en el torneo Nacional. Pero después de una buena primera rueda, comenzó a decaer, al ser derrotado por Estudiantes de La Plata, sin alcanzar a clasificar para la fase final. Al terminar el torneo, Juan Carlos Lorenzo se alejó de la dirección técnica, luego de obtener cinco copas en doce torneos jugados: un Metropolitano, un Nacional, dos copas Libertadores y una copa Intercontinental.

homenaje a boca juniors

Un título en nueve años (1980-1988)


El Metropolitano 1981

Luego del alejamiento de Lorenzo, Boca tuvo un mal 1980. En el Metropolitano, mientras River obtenía su segundo tricampeonato, el equipo de la ribera recibió varias goleadas en contra: 2-5 contra Newell's, River e Independiente, y 0-4 contra Central.[109] En el Nacional de ese año, Boca volvió a quedar relegado, sin clasificar para la etapa final.[110] Durante este torneo se produjo un famoso entredicho entre la figura máxima de Boca, el guardavalla Hugo Orlando Gatti, y un joven Diego Maradona, que aún jugaba en su equipo de origen, Argentinos Juniors. En los días previos al partido entre ambos equipos, Gatti declaró a la prensa que "Maradona es apenas un gordito"; Maradona respondió haciéndole cuatro goles a Gatti en un encuentro que Argentinos ganó 5-3. Al año siguiente Boca compraría a Maradona, quien se convertiría en el ídolo máximo del club.

A fines de ese año, Martín Benito Noel ganó las elecciones como nuevo presidente de Boca, dando fin a dos décadas de gobierno de Alberto J. Armando. Una de sus primeras medidas fue contratar a Silvio Marzolini como nuevo entrenador. El equipo se renovó con nuevos jugadores: el talentoso conductor del Huracán campeón Miguel Ángel Brindisi, Marcelo Trobbiani, Osvaldo "Pichi" Escudero, Carlos Morete, Roberto Passucci. Pero la adquisición más importante fue, precisamente, Diego Armando Maradona, quien ya se destacaba como un jugador excepcional, especialmente luego de obtener la Copa Mundial de Fútbol Sub-20 en 1979. Después de un mes y medio de complicadas gestiones, durante el cual terciaron también Barcelona y River, el 20 de febrero de 1981 terminó firmando con Boca, en una operación total de 10 millones de dólares, record absoluto del fútbol argentino hasta entonces.

A partir de ese momento, y luego de quedar relegado en el Nacional '81, ganado por River, Boca ingresó en una larga fase en la que no obtendría ninguna copa hasta 1989 (Supercopa) y ningún titulo nacional hasta 1992.

informacion

Siete años de sequía (1982-1988)

En 1982 Maradona fue vendido al Barcelona y comenzó un período largo de frustraciones. En el torneo Nacional no clasificó para la segunda ronda, aunque logró un tercer puesto en el Metropolitano.

En 1983 Boca tuvo cuatro entrenadores distintos y terminó séptimo. Ese año, durante el Metropolitano, en el partido contra Racing, una bengala disparada desde la tribuna de Boca impactó sobre un simpatizante racinguista, matándolo en el acto; el hecho determinó la clausura del estadio durante el resto del torneo y exacerbó desde entonces la clásica rivalidad entre ambos equipos.[116]


Cuatro títulos internacionales y uno nacional (1989-1992)

Luego del recordado Metropolitano '81 con Maradona y ocho años sin títulos, Boca volvió a obtener uno en 1989, al triunfar en la Supercopa Sudamericana. En cuatro años Boca agregaría cinco estrellas a su escudo.


Tres copas internacionales


Con Carlos Aimar como DT, a fines de 1989 Boca volvió al triunfo al obtener la Supercopa Sudamericana o Copa "João Havelange", un torneo entre campeones de la Copa Libertadores, que se jugó entre 1988 y 1997. La actuación de Boca tuvo la peculiaridad de empatar cuatro veces 0-0, en los ocho partidos jugados y obtener la copa convirtiendo solo cuatro goles, dos de ellos por el defensor Cucciuffo. Boca eliminó primero a Racing y luego a Grêmio de Brasil.

La final la jugó contra Independiente. Los dos partidos terminaron 0-0 y debió ser definido en serie de cinco penales. Ambos equipos convirtieron sus cuatro primeros penales; en el quinto el "Mono" Navarro Montoya, quien ese año había reemplazado a Gatti en el arco, atajó y se convirtió en el héroe cuando Blas Giunta convirtió el decisivo.

En 1990, Boca volvió a obtener una copa internacional, esta vez la Recopa Sudamericana, que enfrenta a los campeones de cada año de la Copa Libertadores de América y la Copa Sudamericana. Boca debió enfrentar a Atlético Nacional de Colombia. El partido se jugó en Miami y fue definido por un gol de Diego Latorre.

La Copa Libertadores 1991 estuvo llena de circunstancias. En el grupo clasificatorio Boca derrotó a River dos veces (4-3 y 2-0) y luego empató 0-0 con Oriente Petrolero, en un partido que, se ha sospechado, Boca no quiso ganar intencionalmente, para evitar la clasificación de su rival eterno. Luego de dejar en el camino a nada menos que al Corinthians y al Flamengo del Brasil, el equipo llegó como favorito para jugar una de las semifinales contra el Colo-Colo de Chile, que luego se constituiría en el primer equipo de ese país en obtener la Copa Libertadores. El equipo argentino ganó 1-0 en Buenos Aires, y perdió 1-3 en Santiago de Chile, en un partido que terminó escandalosamente con una batalla campal y en la que Navarro Montoya fue mordido por un perro de la policía.

En mayo de 1992 Boca ganó su tercera copa internacional en tres años, la Copa Master de Supercopa 92, un torneo que se disputó solo dos veces y enfrentaba a todos los campeones de la Supercopa Sudamericana. Boca venció primero a Olimpia de Paraguay por 1 a 0 con gol de Roberto Cabañas y fue finalista con el Cruzeiro al que venció por 2 a 1 con goles de Diego Soñora y Alejandro Giuntini.

En los campeonatos nacionales, en cambio, Boca seguía sin obtener títulos. En el torneo 1988/1989, terminó segundo a ocho puntos del campeón Independiente, siendo el último torneo en el que jugó Hugo Gatti para el club, y en 1989/1990 tercero, a diez puntos de River. En la temporada 1990/91 a pesar de vender jugadores importantes como Gabriel Batistuta y Diego Latorre, jugó la final del torneo con Newell's, perdiéndola por penales. En el Torneo Apertura 1991, volvió a ser subcampeón detrás de River.

boca juniors

El Apertura 92


En el torneo Apertura 1992 Boca volvió a obtener una copa luego de once años y haber jugado 16 torneos nacionales, sumando 27 puntos y superando por 4 a River. En ese momento, el equipo estaba dirigido por Oscar Tabárez.

Entre las claves del triunfo del retorno del equipo a los primeros planos, se ha señalado el papel jugado por el arquero Carlos Fernando Navarro Montoya, el "Mono", al que solo le marcaron 11 goles en 19 partidos, le desvió un penal a River y terminó con el arco invicto de visitante y logró el récord de 824 minutos sin goles (superando la de Roma en 1970); el volante Alberto Márcico, proveniente del Toulouse FC, clave en el triunfo contra River y en el resto del campeonato; el delantero uruguayo Sergio "Manteca" Martínez, quien convirtió goles decisivos ante River, Rosario Central, Racing, Platense y Huracán y el goleador paraguayo Roberto Cabañas, que con siete goles fue el goleador del torneo.

homenaje

La era Bianchi (1998-2004)


Los comienzos

En 1998, luego de cuatro años de pésimo rendimiento, Boca era "una caldera". El delantero Diego Latorre había puesto en evidencia la situación al declarar "esto parece un cabaret y no un equipo de fútbol". Mauricio Macri, quien había asumido la presidencia del club en 1995, inició tratativas para contratar como técnico a Pasarella, un histórico de River, pero ante la sorda oposición de los simpatizantes, éste rechazó la oferta, despejando el camino al otro candidato sondeado: Carlos Bianchi.

El 26 de mayo, finalmente, el club anunció la contratación de Bianchi. "El Virrey" venía de tener un extraordinario desempeño como DT de Velez (6 títulos en tres años), club para el cual había jugado y del cual es su máximo goleador histórico (tercero del fútbol argentino).

El equipo técnico de Bianchi (Ischia y Santella) asumió el 21 de junio y él personalmente el 2 de julio. Su primera tarea fue recomponer un plantel numeroso que venia de fracasar bajo las conducciones de Carlos Bilardo, primero y Héctor "Bambino" Veira, después. Entre los jugadores que abandonaron el equipo se encontraban Fabbri, Latorre, Cardoso y Caniggia. Salvo la venta de Solano que trastocó sus planes, Bianchi consideró que el plantel era adecuado. Incorporó tres jugadores: Hugo Ibarra, que se constituiría en un jugador clave, Antonio Barijho y José Pereda; además recontrató a José Basualdo.

Bianchi debutó en la Copa Mercosur 1998 en la que el equipo fue eliminado en cuartos de final por el Palmeiras de Brasil, que luego se adjudicaría el torneo. En la segunda mitad del año 1998, y luego de cinco sin títulos, Boca volvió a ganar una copa en el torneo Apertura 1998. En las primeras fechas el equipo aún no lograba consolidar el sistema defensivo pretendido por Bianchi, recibiendo algunos cuestionamientos. Pero el bloque defensivo y sobre todo el arquero Óscar Córdoba, obtendrían el reconocimiento de los aficionados y la crítica en la fecha 12, al visitar a River. A pesar de cierta debilidad defensiva, el equipo contaba con el goleador Martín Palermo y con Guillermo Barros Schelotto que lo asistía desde la posición de 7. Boca ganó el torneo invicto, convirtió 45 goles y Palermo fue el goleador del torneo con 20 goles en 19 partidos (record en torneos cortos).

El Boca de Bianchi volvió a ganar el siguiente torneo, el Clausura 1999. Aún sin notarse en los números (en la tabla final consiguió un punto y 10 goles a favor menos que en el torneo anterior), el equipo apareció con el sistema de juego de Bianchi más consolidado. El partido clave del campeonato fue contra River: Boca se puso en ventaja, pero al final del primer tiempo quedó con un hombre menos por la expulsión de Bermúdez (autor del gol). Al inicio del segundo tiempo River empató el partido y controlaba las acciones. Sin embargo el técnico Ramón Ángel Díaz retrasó a su equipo, facilitando la ofensiva boquense y el gol del triunfo de Palermo desde 25 metros, luego de un pase de Riquelme. Cuatro fechas después Boca superó el record argentino de partidos invictos (en poder del mítico Racing de José), al alcanzar cuarenta partidos sin derrotas. En la fecha siguiente Boca se consagró bicampeón perdiendo 4-0 frente a Independiente (incluyendo un recordado gol desde 55 metros de Calderón).

Luego de quedar nuevamente eliminado de la Copa Mercosur 1999, la prioridad de Boca era obtener su primer tricampeonato ganando el torneo Apertura de 1999, el último del siglo XX. Pero una derrota con River (0-2), lo dejó sin posibilidades y le dio la copa a su clásico rival.

equipo

La triple corona del 2000

Copa Libertadores 2000


Boca quedó relegado en el Clausura 2000, que volvió a quedar para River, pero ganó la Copa Libertadores 2000 y el Apertura 2000. Entretanto Bianchi obtenía otro jugador, proveniente de Racing, que habría de rendir mucho en su equipo: Marcelo Delgado, "el Chelo".

Boca debió jugar la final de la Copa Libertadores contra el Palmeiras de Brasil, luego de haber eliminado a El Nacional de Ecuador, a River y a América de México. La serie comenzó con un mal resultado como local, al empatar 2-2 en la Bombonera. Contra lo esperado, el equipo argentino sorprendió en el partido de vuelta jugado en el enorme estadio Morumbí, tomando la iniciativa y atacando al Palmeiras en su casa. Con la movilidad de Guillermo Barros Schelotto y la precisión de Riquelme, se adueñó de las acciones y tuvo varias ocasiones de gol. Boca agrupó a sus jugadores en la mitad de la cancha y ejerció presión en el origen de las jugadas del equipo brasileño, mientras que Cristian Traverso controló la habilidad de Alex, jugador clave del Palmeiras. En el inicio del segundo tiempo el equipo brasileño buscó agresivamente el gol, generando varias situaciones que no alcanzaron a concretarse. Pero Boca se acomodó nuevamente en el terreno de juego y controló a un rival impreciso.

El partido terminó empatado sin goles y se debió recurrir a los penales para definir el campeón. Boca acertó los cuatro que pateó y su arquero Córdoba se convirtió en el héroe de la noche al atajar dos remates. Fue la tercera Copa Libertadores de América obtenida.

futbol


Apertura 2000

Boca comenzó el torneo goleando 4 a 0 a Argentinos Juniors. Los goles los marcaron Palermo, en dos oportunidades, Bermúdez y Barijho; mientras que Córdoba le atajó un penal a Kuhl. En la octava fecha, al ganarle a Huracán 1 a 0, Boca alcanzó la punta del campeonato junto con River y luego lo superó. Pero una serie de malos resultados en las últimas fechas causaron la pérdida del liderazgo a manos de River, a dos fechas de finalizar el campeonato. River, sin embargo, perdió inesperadamente contra Huracán, último en la tabla de posiciones, permitiéndole a Boca obtener el campeonato, y la triple corona: campeonato local, sudamericano y mundial.


Copa Intercontinental 2000

Como campeón de América, Boca debía enfrentar por la Copa Intercontinental 2000, al campeón de Europa, el Real Madrid de Roberto Carlos, Raúl y Figo, designado el año anterior por la FIFA como el mejor equipo del siglo XX y ampliamente favorito en los pronósticos de la prensa especializada y las apuestas.

Boca salió al campo de juego sin complejos y sorprendió a los españoles al anotar dos goles (Palermo) en los primeros cinco minutos. Si bien el Real descontó rápido gracias a un zurdazo de Roberto Carlos (11’) y dominó a su rival de allí en adelante, la falta de claridad y mala puntería fueron apagando su ímpetu. En el partido resultó decisiva la habilidad de Juan Román Riquelme, que con su habilidad para retener el balón, enfrió el partido y quitó juego a los madrileños, quienes terminaron tirando pelotazos frontales, facilitando así la tarea a la defensa argentina. El marcador no pudo ser cambiado y Boca conquistó su segundo título intercontinental. La prensa española sintetizó así el partido:
Seis minutos bastaron para decidir cuál es el mejor equipo del mundo: Boca Juniors. El Real Madrid se hundió antes de que se le hubiera pasado el frío invernal de Tokio, encajó dos goles en esos seis primeros minutos y se pasó el resto del partido dándose de bruces contra el muro defensivo levantado por el campeón argentino.

Si bien gracias a sus dos goles Martín Palermo fue premiado como el jugador más valioso de la final, la actuación de Juan Román Riquelme fue consagratoria y reconocida mundialmente. El periodista español Jesús Alcaide comentaba al día siguiente:
(A Palermo) le dieron el premio al mejor jugador del partido, pero el mejor fue Juan Román Riquelme, futuro mejor jugador del mundo, futuro Balón de Oro, un personaje que se cose el balón a la bota, mira al frente, pisa y siempre sale triunfador. El crack de la década si no lo mata un carnicero o si no se estropea.... El arte, el fútbol, el talento, la diferencia, llevaron el nombre de Juan Román Riquelme. No es Maradona, nadie lo será, pero es muy grande.

homenaje a boca juniors

Bicampeón continental

Luego de la triple corona del 2000, el mayor desafío resultaría mantener semejante nivel. Además el club vendió a jugadores vitales como Walter Samuel, José Basualdo, Martín Palermo entre otros, mientras Riquelme se enfrentaba sorda, pero duramente con Macri. En esas condiciones Boca quedó lejos de la punta en el torneo Clausura 2001, pero le ganó a River 3-0, en un recordado partido en la Bombonera, en el que Riquelme festejó su gol con el, desde ese momento, famoso saludo "Topo Gigio" y que en realidad era un mensaje contra Macri.

En la Copa Libertadores 2001, Boca integró el grupo 8, junto al Cobreloa de Chile, el Oriente Petrolero de Bolivia y al Deportivo Cali de Colombia, ganándolo luego de vencer en cinco de los seis partidos. En octavos de final derrotó al Junior de Colombia y en cuartos de final, al Vasco da Gama de Brasil, con una memorable actuación de Guillermo Barros Schelotto y un resultado global de 4-0. En semifinales volvió a encontrarse con el finalista del año anterior, el Palmeiras. Ambos partidos terminaron en empates de dos goles por bando y la serie se definió (una vez más) por penales, que nuevamente favorecieron al equipo argentino; surgió la versión de que Bianchi tenía un sistema para ganar por penales.

En la final de la Copa Libertadores 2001, el rival era el Cruz Azul de México, que había dejado en el camino a River Plate. En el partido de ida, Boca logró la victoria con un gol de Marcelo Delgado y en la vuelta, el Cruz Azul obtuvo el mismo resultado, llevando otra vez a una definición por penales. El portero Óscar Córdoba fue figura y Boca obtuvo en su cancha, su cuarta Copa Libertadores.

Boca tuvo un pobre desempeño en la Copa Mercosur 2001, y volvió a quedar postergado también en el Apertura 2001, en el que los dirigentes hicieron jugar a un modesto jugador japonés, Naohiro Takahara, en una obvia operación con fines puramente comerciales.Bianchi priorizó entonces la Copa Intercontinental 2001 contra el FC Bayern Munich de Alemania, pero en esta ocasión Boca fue derrotado en tiempo suplementario, con gol del ghanés Samuel Kuffour.

A fin de ese año, el 10 de noviembre de 2001, se realizó en la Bombonera el partido de despedida de Diego Maradona, con un encuentro entre la Selección Argentina contra un combinado de estrellas del mundo. Maradona jugó con una camiseta de Boca debajo de la argentina, y llegó a utilizarla en la parte final del juego. Al hablar al público durante el homenaje final, sostuvo que su despedida se realizó allí porque "la Bombonera es la catedral del fútbol", y pronunció una de las frases que más se recuerdan sobre su relación con su adicción a las drogas y el fútbol: "Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha".

Pelea Macri-Bianchi y primer alejamiento del club


Antes de jugar la final Bianchi ya había anunciado que no iba a continuar en Boca. Macri, presidente de Boca, y sobre todo algunos dirigentes de su entorno, habían resistido a Bianchi desde antes de su contratación y mantuvieron un discreto enfrentamiento con él durante toda la relación. La pelea Macri-Bianchi salió a la luz pública durante una conferencia de prensa el 23 de septiembre de 2001, apenas dos días antes del partido contra el Vasco da Gama por la Copa Mercosur. En esa ocasión Macri, en un gesto inédito, le exigió publicamente explicaciones a Bianchi sobre las razones por las cuales no iba a continuar luego del 31 de diciembre, fecha de vencimiento del contrato. Ante la descortesía del presidente del club, Bianchi se levantó y abandonó la conferencia de prensa, dejando a Macri solo. Años después Macri explicitaría más su opinión crítica sobre Bianchi al sostener, en otra sorprendente declaración pública, que el técnico era "mezquino en su forma de plantear los partidos".El 31 de diciembre, al vencer el contrato, Bianchi dejó de ser director técnico del club, cerrando así su primera etapa en Boca.

El interregno de Tabárez (2002)

El sucesor de Carlos Bianchi fue el uruguayo Oscar Tabárez quien ya había sido DT del club entre 1991-1993. En el torneo Clausura 2002 Boca salió tercero y sufrió una dura caída ante River por 3-0, que salió campeón.[170] En la Copa Libertadores 2002 quedó eliminado por Olimpia de Paraguay en cuartos de final y en la Copa Sudamericana 2002, fue derrotado en octavos de final por Gimnasia y Esgrima de La Plata. Dos cambios importantes sufrió el equipo en ese período: la venta de Juan Román Riquelme al Barcelona a mediados de año, y el debut de un joven jugador proveniente de las categorías inferiores del club, Carlos Tévez.

En el Torneo Apertura 2002 Boca salió subcampeón, luchando hasta el final con Independiente, con el que jugó en la penúltima fecha, cuando estaban separados por tres puntos de ventaja. Boca estuvo ganando 1-0 hasta que pocos minutos antes del final, Lucas Pusineri anotó de cabeza el gol del empate para los "Rojos", dejando todo como estaba antes de empezar el partido. En la siguiente y última fecha Independiente goleó 3-0 a San Lorenzo de Almagro y se clasificó campeón.

informacion

La Vuelta de Bianchi


A fines de 2002 la situación de Tabárez era insostenible y los fans boquenses exigían a gritos que los dirigentes hicieran todo lo necesario para convencer a Bianchi de volver. El diario La Nación reconstruyó así su último mensaje a los jugadores, el 4 de diciembre de 2002:
Señores, los dirigentes me dijeron que irán a buscar a Bianchi, que es el elegido de la gente y quien más votos suma en la comisión directiva. A mí me gustaría seguir con ustedes, pero siento que con Bianchi no puedo competir. Ahora, si él dice que no, yo le peleo el puesto a cualquier DT.

Se había puesto en marcha el "operativo regreso". Para volver Bianchi tenía varias exigencias relacionadas con la dirección del club, además de las económicas derivadas de la gran devaluación del peso argentino producida ese año. Luego de una compleja negociación,el 29 de diciembre Macri y Bianchi llegaron a un acuerdo. Ese mismo día el presidente de Boca declaró que Bianchi "cambió, por eso decidió volver", mientras que éste, como era su costumbre guardó silencio sobre los términos del acuerdo.

La triple corona de 2003

El retorno de Bianchi no comenzó bien. En el torneo Clausura 2003, Boca lideraba la tabla con cuatro puntos de ventaja faltando cuatro fechas y terminó perdiendo el campeonato con River.

Libertadores 2003


En la Copa Libertadores Boca compartió el grupo de clasificación inicial con Colo-Colo de Chile, Independiente Medellín de Colombia y Barcelona de Ecuador, terminando segundo detrás del equipo colombiano. En los octavos de final el rival fue Paysandú de Brasil, equipo revelación de la copa, que en la Bombonera sorprendió con un golazo de Iarley y derrotó a los xeneizes por 1-0. En el partido de vuelta Boca goleó a los brasileños con tres goles de Guillermo Barros Schelotto. En cuartos de final venció a Cobreloa de Chile y en semifinales a América de Cali de Colombia.

En la final Boca enfrentó al Santos de Diego y Robinho, venciéndolo claramente en los dos partidos: 2-0 en Buenos Aires y 3-1 en San Pablo. Boca obtuvo así el pentacampeonato continental, consagrando a Carlos Tévez como figura de la final.

boca juniors


Apertura 2003


Boca, que no obtenía un torneo nacional desde el Apertura 2000, ganó ese año también el torneo Apertura 2003. El equipo había sido reforzado con la incorporación del brasileño Pedro Iarley. Boca lideró el torneo de principio a fin, mostrando un buen nivel de juego. Carlos Tévez fue la gran figura hasta que se lesionó en la décima fecha contra Independiente, quedando sin jugar el resto del torneo. En la fecha siguiente Boca venció a River Plate 2-0 en el Monumental y se consagró campeón en la cancha de Racing contra Arsenal de Sarandí venciéndolo con goles de Matías Donett y Roberto Colautti.


Intercontinental 2003


El rival en esta nueva final del mundo era el poderoso Milan del norte italiano, con Kaká y Andriy Shevchenko, ampliamente favorito en todos los pronósticos. Boca jugo un partido inteligente. Luego de ir perdiendo uno a cero, los argentinos empataron con un gol de Matías Donnet. En el segundo tiempo, Bianchi buscó que su equipo mantuviera al Milan lejos de su arco, con el fin de garantizar al menos el empate y definir la final por penales. Carlos Tévez entró en el segundo tiempo y al final del partido fue fundamental para controlar la pelota.

Finalmente el partido terminó empatado 1-1 y Boca ganó en los penales, destacándose el guardameta Roberto Abbondanzieri, quien atajó dos penales. De este modo Boca obtuvo su tercera copa intercontinental y su segunda triple corona.

Libertadores 2004 y nueva partida de Bianchi

Boca quería lograr en este nuevo año su sexta copa libertadores, para eso mantuvo la base del equipo campeón del 2003 y puso en marcha este nuevo desafío. En la clasificación, Boca obtuvo el primer lugar del grupo 8. En octavos de final eliminó al Sporting Cristal de Perú. En cuartos de final, Roberto Abondanzieri fue clave en la victoria en una definición por penales contra el Sao Caetano de Brasil, pasando a las semifinales en donde debía enfrentarse al rival de toda la vida, River Plate.

La serie fue un gran acontecimiento deportivo en la Argentina, debido a la circunstancia sin antecedentes de que una de las rivalidades deportivas más importantes del mundo, debían enfrentarse para dirimir cual de los dos jugaba la final de la Copa Libertadores. Por razones de seguridad, los partidos se jugaron sin público visitante.

En el partido de ida Boca ganó 1-0 con gol de Rolando Schiavi. El partido de vuelta se jugó en el estadio de River, que se adelantó en el marcador con gol de Luis González, mientras Boca había sufrido la expulsión de un jugador. Más adelante fue River quien quedó con nueve jugadores por una expulsión y un lesión. Tévez logró el gol del empate que clasificaba a Boca, pero recibió una segunda tarjeta amarilla por hacer gestos a los hinchas y fue expulsado también. Con nueve jugadores ambos equipos y ya en tiempo adicional River logró otro gol, volviendo a empatar la serie y llevando la definición a los tiros desde el punto de penal. Todos convirtieron hasta que Abbondanzieri le atajó el penal a Maximiliano López de River. Javier Villarreal anotó entonces el suyo y Boca clasificó para una nueva final de la Libertadores.

En la final de la Copa Libertadores 2004 Boca debió enfrentar al Once Caldas de Colombia, resultando derrotado. La serie terminó empatada y una vez más Boca debía resolver una final mediante penales. Sin embargo esta vez, ninguno de los jugadores de Boca pudo convertir su penal y el Once Caldas se consagró Campeón de América.

Después de la derrota e inesperadamente, Carlos Bianchi volvió a renunciar, dejando por segunda vez la dirección técnica. En total obtuvo nueve copas en 27 torneos disputados, incluyendo dos mundiales y tres continentales, lo que lo hace el técnico más ganador de la historia de Boca.

homenaje



Brindisi


El primer torneo que disputó el equipo bajo su conducción fue la Recopa Sudamericana, en donde debía enfrentar a Cienciano de Perú. Boca iba ganando el partido con un gol de Tévez a los 33', pero el Cienciano lo empató en el último minuto. En los penales Boca falló dos (Tévez y Vargas), ganando el equipo peruano.

Brindisi tampoco logró un buen rendimiento en el Apertura 2004, llegando a estar 600 minutos sin convertir goles, record para el club en el profesionalismo. Luego de perder 2-0 contra River, renunció de manera indeclinable, apenas tres meses después de haber asumido.[184]

El "Chino" Benítez

Copa Sudamericana 2004

Renunciado Brindisi, el 9 de noviembre, el club designó interinamente como DT a Jorge Benítez (el "Chino", un ex jugador de Boca que estaba a cargo de la cuarta división,[185] mientras los dirigentes seleccionaban un reemplazante "con personalidad para que no se lo devore el plantel".[186] Benítez debió enfrentar al día siguiente de asumir y con el equipo en situación caótica, un difícil partido por los cuartos de final de la Copa Sudamericana, en Asunción contra Cerro Porteño, luego de haber empatado en Buenos Aires. Benítez buscó apoyó en una relación más horizontal con los jugadores, liderados por el regresado Martín Palermo, Carlos Tévez y Guillermo Barros Schelotto. Contra todos los pronósticos, Boca ganó el partido, una vez más en una definición por penales, elevando la moral del plantel y de los simpatizantes. Luego de eso, Boca eliminó al Internacional de Porto Alegre para terminar ganando por primera vez la copa en Buenos Aires, el 17 de diciembre, contra el Bolivar de Bolivia, con dos goles de Palermo (su gol Nº 100 en Boca) y Tévez (último partido en Boca).

En triunfo en la Copa Sudamericana, llevó a los dirigentes a confirmar al "Chino" Benítez como entrenador en 2005, año importante porque se cumplía el Centenario de Boca. La prioridad era obtener la Copa Libertadores de ese año. En la primera ronda Boca terminó primero en el grupo y en los octavos de final venció a Junior de Colombia.

En cuartos de final Boca visitó a las Chivas de Guadalajara, cayendo 4-0. El partido de vuelta terminó empatado y Boca resultó eliminado. Durante el transcurso del partido el árbitro expulsó a Martín Palermo (BJ) y Adolfo Bautista (CG), y cuando éste último se retiraba del campo de juego, Benitez escupió frente a las cámaras al jugador del Chivas. Frente al escándalo internacional la dirigencia de Boca decidió inmediatamente despedir a Benítez.

equipo



El Coco Basile y su efectividad (2005-2006)

La intervención pública de Maradona bloqueó la contratación de Falcioni y llevó a la de Basile, quien asumió como el nuevo DT el 28 de junio. Basile había sido uno de los grandes futbolistas argentinos en las décadas del 60 y del 70, integrando dos famosos equipos: el Racing campeón mundial "de José" Pizzutti, y el Huracán campeón argentino del 74. Como técnico había tenido una extensa carrera dirigiendo entre otros a Rosario Central, Racing, San Lorenzo, Vélez, el América de México, Nacional de Montevideo y el Atlético de Madrid, así como la Selección de fútbol de Argentina bicampeona de América (1991 y 1993) y en la Copa Mundial de Fútbol de 1994, en la que Maradona fue sancionado por doping.

Inicialmente los aficionados boquenses no apoyaban al "Coco", debido a su pasado en Racing, equipo con el que Boca mantiene una fuerte rivalidad. Pero en base a buen juego y resultados excepcionales, el DT de Boca se ganó finalmente la aceptación, aunque nunca plena, de los simpatizantes. Basile ganó sucesivamente el Torneo Apertura 2005, la Recopa Sudamericana 2005, la Copa Sudamericana 2005 y el Torneo Clausura 2006, torneo que Boca no ganaba desde 1999.

Con todos estos logros y después de la eliminación Argentina en el mundial de Alemania, Alfio Basile fue convocado por la AFA para dirigir a la Selección Argentina. Boca aceptó su desvinculación, acordando que antes de dejar el club, dirigiría el equipo en el partido con el São Paulo por la Recopa Sudamericana 2006. Boca ganó 2-1 el partido de ida en la Bombonera y empató el partido de vuelta 2-2, obteniendo la copa.

El balance de la gestión de Basile revela una altísima efectividad, al ganar cinco de los cinco torneos en los que participó. La figura más destacada de ese equipo fue Rodrigo Palacio, acompañado por Fernando Gago, Federico Insúa, Roberto Abbondanzieri y Martín Palermo entre otros.

futbol

Ricardo La Volpe (2006)

El sucesor de Basile fue el ex técnico de la Selección Mexicana, Ricardo La Volpe. Este tenía un estilo muy distinto al de Basile; no jugaba con enganche, y trató de reorganizar un equipo que ya estaba organizado y que era sumamente exitoso. La Volpe se hizo cargo del club en la séptima fecha del Torneo Apertura 2006 contra Godoy Cruz y solo consiguió un empate en cero, tras seis victorias consecutivas con el mando de Basile. A pesar de ganar varios partidos, Boca no jugaba bien y no convencía al público. Como agravante Boca perdió el clásico contra River por 3 a 1.

Pero el hecho definitivo para su alejamiento fue el modo en que Boca perdió el campeonato. A dos fechas de terminar llevaba una ventaja de seis puntos y con solo empatar uno de los dos partidos restantes, Boca hubiera logrado por primera vez el tricampeonato nacional, uno de los pocos logros deportivos que no ha alcanzado. Sin embargo Boca perdió ambos partidos contra Belgrano de Córdoba y Lanús y fue alcanzado en la última fecha en la primera posición por Estudiantes de La Plata.

El partido de desempate se jugó en el estadio de Vélez el 13 de diciembre. A los 4 minutos de empezado Boca se puso 1-0, con gol de Palermo. Estudiantes empató en el segundo tiempo con gol de José Sosa y, a 10 minutos del final, Mariano Pavone hizo el segundo gol que le dio el campeonato al equipo de La Plata. Luego de la debacle La Volpe presentó su renuncia.

homenaje a boca juniors



Russo y el regreso de Riquelme (2007)


En 2007 Boca contrató como DT a Miguel Ángel Russo y en una operación que le costó 2 millones de dólares al club, llevó a Juan Román Riquelme por cuatro meses. El objetivo era obviamente volver a enfrentar los dos torneos locales y la Copa Libertadores con el fin de ganarlos.

En el Torneo Clausura 2007 Boca salió subcampeón, a 6 puntos de San Lorenzo y Palermo fue el goleador del campeonato con 11 goles.

En la Copa Libertadores 2007 integró el grupo 7 con el Toluca de México, Cienciano de Perú y Bolívar de Bolivia. Boca tuvo muchos problemas para clasificar y solo lo logró en la última fecha al derrotar 7-0 a Bolívar de local en el estadio de Vélez, resultado que constituye la victoria internacional récord del club.

En octavos de final el rival de Boca fue el Vélez de La Volpe: Boca de local ganó 3-0 y de visitante perdió 3-1 clasificando por diferencia de gol. En cuartos de final enfrentó a Libertad de Paraguay, empatando 1-1 como local y ganando 2-0 como visitante, en un difícil partido que Riquelme resolvió con un notable gol en el segundo tiempo, seguido luego de otro de Palacio. En semifinales Boca debió enfrentar al Cúcuta, siendo derrotado 3-1 en el partido de ida en Colombia. En el partido de vuelta ganó 3-0 y obtuvo el pase a una nueva final continental.

El rival de la final fue el Grêmio de Porto Alegre. Boca ganó los dos partidos y venció por un resultado global de 5-0, tres goles de local y dos de visitante. La figura excluyente de Boca fue Juan Román Riquelme, que no solo condujo el equipo, sino que fue el goleador de Boca en el torneo con 8 goles.

En el Torneo Apertura 2007, Boca quedó cuarto a siete puntos del campeón, el Club Atlético Lanús, y en la Copa Sudamericana fue eliminado por el São Paulo de Brasil en octavos de final.

informacion

Mundial de Clubes 2007


Tras ganar la Copa Libertadores, Boca debió jugar la Copa Mundial de Clubes, que a partir del año 2004 había reemplazado la antigua Copa Intercontinental, incorporando equipos de todos los continentes. En el nuevo torneo mundial, los campeones de la Copa Libertadores de América y de Europa, juegan directamente en semifinales con equipos provenientes de una eliminación entre las restantes cinco regiones del mundo. Las tres primeras ediciones habían sido ganadas por equipos sudamericanos (los tres brasileños) y existía una gran presión para que un equipo europeo anotara su nombre entre los campeones.


En la semifinales Boca debió enfrentar al Étoile du Sahel de África, a quien venció 1-0 con gol de Neri Cardozo.

La final fue contra el AC Milan de Italia, a quien Boca ya había vencido en la final de la Copa Intercontinental 2003. Esta vez los europeos se tomaron revancha, ganando 4-2, con una gran actuación del brasileño Kaká. A los 21 minutos, Filippo Inzaghi marcó el primer gol para el Milan, pero un minuto después, Rodrigo Palacio marcó el empate de cabeza. En el segundo t