Club Atletico Rosario Central

Una de las hinchadas más grandes de la Argentina, que por más que su equipo valla último en la tabla de posiciones su hinchada alienta con todo el corazón.
Un europeo creería que es la hinchada campeona, sin embargo es la hinchada del último equipo de la primera división. Yo soy Rosarino pero vivo en Barcelona, España, y cada vez que vengo a visitar a mi familia voy a la cancha para curarme de las ganas de estar en una hinchada que ame a su equipo de verdad, porque las hinchadas del futbol europeo son muy frías. No saltan ni gritan, lo único que hacen es cantar todos juntos como el coro de una iglesia y sentados... WACALA!!
Así que quise hacer un post dedicado especialmente a la hinchada de Rosario Central, pero quiero que sepan que este post también esta dedicado a todas las hinchadas del país.


Algunas Imagenes:

La emocionante hinchada de Rosario Central

gol

rosario

Central

Hinchada

corazon

futbol

Argentina

PACION

La emocionante hinchada de Rosario Central

gol



Unos videos:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=OR3URRx8La8


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=zpraksXEV2I


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=7QMrQmLXiUg



Y por ultimo una nota del Diario Ole que habla de central


Se percive rápidamente el costado fontanarrosista, por así decirlo, y si García de la Concha lo permite, en la tribuna de Central. Hace un calor de mil grados pero allí, enloquecidos, y en medio de los manguerazos de agua que caen como único alivio, los hinchas arremeten con "el frío no se va más, no se va más, no se va más". Está dedicado a Newell''s, claro. Y es finísimo. Casi, como si en lugar de Los Pillines alentara Les Luthiers.

Ya sé: aunque me esfuerce por dejar en claro que soy hincha de la Liga Deportiva Universitaria de Quito, los de Newell''s me van a acusar de tribunólogo infiltrado por la OCAL, de Canalla Sin Aliento y otras cuestiones. Por las dudas, no voy a escribir esa palabra que empieza con "pe" y termina con "cho" aunque el sábado a la noche haya estado en un casamiento bailando con un clon de Moria Casán. (El año pasado, cuando Newell''s salió campeón y la hinchada de la Lepra también era una fiesta, escribí, sin ningún doble sentido, que la actriz Soledad Fandiño llevaba la rojinegra "sobre el pecho turgente" y, en lugar de tomarlo como un elogio vinculado con su poderosa anatomía, algunos hinchas de Newell''s me escribieron indignados, belicosos, que bueno sería que García de la Concha nos permitiera eliminar semejante palabra del diccionario de la Real Academ.. no, no, ¡qué Academia ni Academia!)

La tribuna de Central —no falta la filial Fito Páez— arde. Uno, dos, seis mil revoleos de camisetas. En uno de los accesos me encuentro con la Hermana Rosa. "Aguante Céntral", me dice, así, acentuando la primera sílaba.

Ansiosa, y a poco de treparse al paraavalanchas, La Hermana Rosa me tira un pronóstico: "Hoy gana Céntral, fiera: 4-1".

Adentro y afuera, Céntral es una fiesta. Encina es un Negro Palma, un Palmita, la rompe. Vitti parece Kempes. Don Angel Tulio, a contrapelo de quienes pretenden que los entrenadores transpiren más que los jugadores (y para la cámara), sigue atento, pero sentado, esta orgía de pelota. Y con la camisa almidonada.

Céntral es local. Muy. "El arte de vivir", me dice un vendedor de choripanes, "consiste en conseguir que hasta los sepultureros lamenten tu muerte". Le pegó la onda filosófica, veo. Es hincha de Almagro. Y está algo desorientado. Y enseguida baja: "El arte de vivir, al menos esta tarde, consiste en conseguir que no nos sigan cascoteando el rancho".

No hay caso. Céntral está imparabale. Son cuatro goles, cuatro gritos. A propósito: me llegó un paper que decía que los hinchas del Liverpool batieron el récord Guinness "al rugido más sonoro de una afición en un estadio deportivo" (no, si iba a ser en un guardarropas). Lo consiguieron al gritar el 1-0 de John Risse frente al Chelsea, en la final de la Copa de la Liga. Alcanzaron "una fuerza de 130.7 decibeles". Y superaron la marca que tenían los hinchas de los Denver Broncos (fútbol americano), que en octubre del 2000 habían llegado a los 128.7 deciles. A simple oído, podría decir que los hinchas de Céntral ayer gritaron más fuerte. Y que no decaiga la creatividad: para la próxima, los desafío a alentar pero en rosarigasino.




Espero que les halla gustado mi post...

Hacer este post lleva horas, comentar no cuesta nada!!