¨Sale el sol, sale la luna; centro de Muñoz, gol de Labruna¨, cantaba la hinchada del equipo millonario cuando La Máquina salía a cada una de las canchas para aplastar a sus rivales.
De corrido, la delantera de aquel extraordinario team de River Plate cae como por efecto de dominó:''Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau''


Felíz cumple maestro! Los de River entenderán

Juan Carlos Muñoz, nacido el 6 de mayo de 1919 (hoy es 9 de mayo, se nos paso un par de días, je) en Avellaneda, fue un formidable wing derecho de River Plate, que jugó entre los años 1939 y 1950. Y es siempre el primero de aquellos excelentes cinco jugadores que escribieron, acaso, las páginas más doradas de la historia de nuestro fútbol. Es el único sobreviviente de esos cinco astros del fútbol.
Los wings ya no se conocen más por estos tiempos. Algunos los llaman extremos, como el ex técnico del Seleccionado argentino, Marcelo Bielsa, y otros punteros. Para todos los casos, se tratan de jugadores que juegan pegados a una de las rayas del campo, la derecha o la izquierda y suelen transitarla durante todo el partido.
Rara vez se cierran hacia el centro aunque lo pueden hacer, pero su función, básicamente, pasa por la de gambetear a los laterales, llegar hasta el fondo y centrar al balón para que algún compañero haga el gol.

Muñoz fue un wing derecho que se cansó de servirles asistencias a sus compañeros. Debutó en River ante Atlanta, en una goleada por 4 a 2, el 15 de octubre de 1939. Previamente, había hecho las divisiones inferiores en Independiente de Avellaneda, pero al llegar a la cuarta especial, se quedó sin lugar.
Por un error, fue transferido a Sportivo Dock Sud, hasta que el antiguo presidente del club de Núñez, Antonio Liberti, se lo llevó a su River. Tuvo que esperar hasta 1941 para ser titular y a partir de ese año, el costado derecho del ataque millonario, no cambió de dueño.
Su legado no era sencillo: hacer olvidar las espectaculares actuaciones de Carlos Peucelle, por quien River adoptó el seudónimo de ¨Los Millonarios¨. Y la llegada de Muñoz coincidió con la aparición de muchas joyas en bruto: como Ángel Labruna, Yácono y Vaghi. Sumados a los consagrados José Manuel Moreno y Adolfo Pedernera, River practicó un fútbol de altísimo vuelo durante la década del ´40.

Muñoz, a diferencia de Loustau –wing izquierdo de River-, no era de bajar tanto en el campo para recibir el balón, ya que contaba con un asesor de lujo: el Charro Moreno, quien era capaz de subir el balón, descargarlo a la banda para Muñoz y terminar convirtiendo de cabeza el centro que el propio Muñoz, iba a enviar.
De ahí, de esa capacidad de iluminar ojos propios y ajenos, que aquel equipo es aun considerado como insuperable. Un sin fin de recursos técnicos jamás visto antes, pese a que el profesionalismo previamente había contado con elencos formidables, como el Independiente de 1938 y 1939.

Muñoz fue una bandera de aquellos punteros derechos que marcaron historia, y de la grande en este club. Esa que años posteriores siguieron enhebrando Vernazza, Pedro González, Antonio Alzamendi y Ariel Ortega.

maradona

Un icono imborrable de la historia de nuestra institución por sus gambetas, sus centros, sus goles y sus títulos.


Partidos en River: 184
Goles en River: 39
Títulos en River: 4 (1941, 1942, 1945 y 1947)


gol
"La táctica de la Máquina era el tomala vos, dámela a mí, una gambeta de un lado, una gambeta por otro y el gol venía sólo", recuerda Muñoz en un potrero de Avellaneda

GRACIAS POR TANTO FÚTBOL MAESTRO!! FELIZ CUMPLEAÑOS!!


Acá una yapita: un videito de la máquina.... disfrutenlo


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=bpk8_k6SNpM