"ALGUNA VEZ SE NOS VA

A DAR DE GANAR LA COPA"



Héctor Veira, uno de los mayores ídolos del club, fue entrevistado de manera exclusiva en la noche del lunes por Hablemos de San Lorenzo (el programa de AM 650 Radio Reporter).


Bambino: "Se nos va a dar de ganar la copa"


Empezó analizando la actuación de Gustavo Bassi el sábado pasado en la cancha de Lanús y luego recorrió diferentes aristas de su anecdotario. Un lujo para los Cuervos.



"De estos tipos de agarrones, vemos en todos los estadios. Y en muchos estadios, no se cobran. Toda la vida se agarran, en este caso le tocó perder a San Lorenzo. Pero hay que ver si en otro estadio lo cobran. Si lo cobran en la cancha de Lanús, lo tienen que cobrar también en otros estadios. Eso es lo que pasa. Ahí está la cuestión. Se agarran en todas las pelotas paradas, siempre se agarran los jugadores. Una cosa normal acá en la Argentina. En este caso, le cayó a San Lorenzo", arrancó el "Bambi".



¿Y qué sentís viendo a San Lorenzo eliminado en la primera ronda de la Copa Libertadores y no peleando por nada en estos momentos?

"Y, San Lorenzo ahora está en una etapa en formación. Está con nuevo entrenador, con el Cholo, viendo los jugadores que van a quedar para el próximo torneo. El Cholo está en una etapa de observación, una etapa de formación, a ver qué jugadores se quedan, qué jugadores sube de las inferiores, a ver si se puede traer algún refuerzo. Yo creo que pasa todo por ahí, principalmente de acá hasta que se inicia el próximo torneo".



¿Es comparable esta eliminación en primera fase con lo que te pasó a vos en el 2005 en Calama?

"Y, no, sí. Lo que pasa que nosotros teníamos un plantel muy jovencito. Eran todos pibes: Montillo, Peirone, Barrientos... Y después tuvimos la desgracia que vinieron todos los pibes mal de la Selección Juvenil. Nosotros teníamos a Lavezzi que era el as de espadas y vino con un problema en el tobillo y no pudo jugar nunca, pobrecito. Me jugaba rengo, veinte minutos. Eran todos pibes muy jovencitos para jugar la Copa Libertadores que era muy dura. Este equipo era de mayor envergadura, de mayor experiencia. Le tocó una racha mala y quedó eliminado. De ahora en más está en la frialdad y en la capacidad del Cholo Simeone para tratar de armar un equipo competitivo, en lo posible, para el próximo torneo, que es lo fundamental".



Con tu salida aquella vez se empezó a hablar de un plantel saca-técnicos. ¿Vos creés que eso existe en la actualidad?


"No, yo creo que hace por lo menos tres años, desde que vino Ramón, San Lorenzo se comprometió a pelear la Copa Libertadores. Trajo refuerzos que no creíamos nunca que podía traer San Lorenzo. Acordate el equipo enormemente competitivo que presentó Ramón en la Copa. Acordate de D'Alessandro, con Bergessio, con Silvera... Teníamos un equipo realmente para pelear la Copa".



¿Con esos jugadores, llegabas a la final, vos técnico de San Lorenzo?

"No sé, no sé. Pero era un plantel para pelearle la Copa Libertadores a cualquiera. Te presentabas en cualquier lado, en Brasil, en Perú, en Colombia, en donde sea, y era un equipo duro, competitivo. A partir de ahí, San Lorenzo siempre trató en lo posible de reforzarse. Hace tres años que no desarma el equipo, la estructura. Y eso es muy bueno. Hay jugadores que hace tanto tiempo que están jugando que prácticamente se conocen de memoria. Y lo reforzaron con el Papu Gómez, y tengo miedo de olvidarme de alguno más. O sea, trajeron refuerzos para poner fuerte al plantel para pelear la Copa Libertadores. A veces se te da y a veces no se te da. Alguna vez se nos va a dar de ganar la Copa. Porque en estos tres años hicimos lo imposible, realmente, todos, para tratar de llegar a lo más alto de la Copa Libertadores. Hay veces que se puede y hay veces que no se puede".



Emociona escucharte hablar desde el corazón...

"Sin ninguna duda, Alfredo. Es que es verdad, alguna vez se va a dar. San Lorenzo, por problemas económicos, nosotros lo sabemos bien, que estuvimos mucho tiempo que no sabíamos dónde jugábamos, si en la cancha de Huracán, en la cancha de Boca... Estábamos prendidos y estábamos todos ahí. Pero ahora el plantel está, hay una buena estructura. Hay que tratar de tener una gran frialdad y una gran capacidad, que en este caso la tiene el Cholo, para armar un equipo para el torneo que viene. Vos viste cómo es. A lo mejor un semestre malo ahora y al otro semestre... A los equipos grandes no les fue bien tampoco, ni a River, ni a Boca, ni a Independiente, ni a Racing. Son rachas".

¿Siendo jugadores de jerarquía, el golpe es más duro, el fracaso es más rotundo, cuando el equipo queda eliminado en primera ronda?

"No, lo que pasa es que yo también me había ilusionado de que en la primera ronda pasábamos. Era una linda zona para clasificar. Era una zona bastante accesible. Desgraciadamente se sufrió un golpe muy profundo y te agarra como ese tembladeral, con la ilusión que tenía todo el hincha de San Lorenzo. Te golpea, sin duda. Pero el hincha de San Lorenzo ha pasado cien veces peores cosas que esta y salió a flote siempre. Es una hinchada seguidora, que te respalda. ¿Me entendés lo que te digo? Sin dudas fue un golpe grande. Esto te cae también anímicamente para el torneo y una cosa viene detrás de la otra".


Cuando se fue Russo, la gente te apoyó masivamente...

"Bueno, es que vos sabés que uno tiene toda la historia. Vos no te olvidés que yo a San Lorenzo fui desde los once años. Y pasé como cuatro ó cinco veces como entrenador. Estuve en las dos temporadas de los Carasucias, los Matadores... Elegimos bien. Me parece que el Cholo está bien, está muy fuerte mentalmente. Hay que darle tiempo para armar la estructura del equipo, que no es fácil. Por suerte, San Lorenzo la tiene ahora y hay que ver cuando se terminan los contratos qué es lo que va a pasar".



¿Es el técnico del futuro, como muchos lo mencionan, Simeone? ¿A quién le ves características similares como entrenador?


"Al Cholo yo lo conozco de la época de Vélez. Yo lo tuve en Vélez cuando tenía 17 años. Yo sabía que iba a ser entrenador. Y como Zubeldía, el pibe de Lanús, me daba cuenta en la mirada, en lo que preguntaba y todo. Digo, este va a ser un técnico bárbaro. Y es un técnico que vive el partido con todo. Lo vive con el corazón el Cholo. Lo que pasa que hay que darle tiempo, es la realidad. Despacito, para que empiece a trabajar. Ahora viene el parate, la pretemporada, y ahí es donde San Lorenzo no se tiene que equivocar. Ahí es donde San Lorenzo, en caso de elegir, tiene que elegir bien".



¿Bambino, te gustaría volver a trabajar en el cargo que se te antoje o dirigir en San Lorenzo?

"Siempre vos sabés que estoy para lo que me necesite San Lorenzo. No tengo ningún tipo de dificultad, en todo sentido. Lo hemos tomado a San Lorenzo en momentos muy difíciles. Acordate de la época de los Camboyanos, que es un plantel que se me pone la piel de gallina, que lo único que querían era jugar y ganar, jugar y ganar. Y económicamente no estaba bien. Y ahí todo el mundo le puso el corazón al club. Son épocas que uno realmente no se olvida. San Lorenzo ahora está en el buen camino, está bien y futbolísticamente, para qué vamos a mentir, recibimos un cimbronazo terrible, quedando en la primera ronda afuera, es verdad. Pero el hincha de San Lorenzo lo que tiene es que se repone. Saca fuerzas no sé de dónde y te vuelve a acompañar".



Como es el fútbol actual, como son los jugadores, con las oportunidades que les surgen del exterior, ¿se puede formar en un plantel una mística como la que había en los Camboyanos, que la gente lo recuerda incluso por sobre planteles mucho más cotizados que tuvo San Lorenzo en su historia?


"Sí, bueno... Ese plantel dejaba la vida, dejaba la vida. Ibas a jugar y era una cosa terrible. Ahora también hay planteles realmente buenos, que están bien".



¿Pero con esa mística? ¿Con esa garra para sobreponerse a las situaciones difíciles?

"No, no... Yo siempre digo lo mismo. En la Copa Libertadores que llegamos a Semifinales, nos quedamos sin delanteros. Si no, San Lorenzo era campeón de la Copa en ese año. Nos quedamos sin delanteros. Acordate que tuve que poner a Siviski de delantero. Me quedé sin delanteros en la última etapa, en los últimos dos partidos. Una cosa que ese plantel estaba preparado mentalmente para ganar la Copa. Estaba bárbaro. Pero nos quedamos sin delanteros y no teníamos a quién poner. Hablando ahora de la etapa actual, hay dos cosas muy importantes: ver qué jugadores se quedan y ver a los chicos de las inferiores, quién está para subir. Y si hay que buscar algún refuerzo, no equivocarse. Verlo como profesional, como jugador. Eso es lo fundamental. Son los tres pasos. Está la estructura del equipo. O sea la base, la estructura del equipo está".



¿Está San Lorenzo a la altura de Boca y River?

"Este plantel que está ahora, sin ninguna duda. Es un muy buen plantel. Aparte tiene variantes. Tiene para jugar apretando en el otro campo, para jugar de contragolpe, para tratar de triangular en la mitad de la cancha, tiene buenas características, sin ningún tipo de dudas".



¿Por qué pensás que San Lorenzo hasta acá no pudo ganar una bendita Copa Libertadores?

"Nosotros, recuerdo otra etapa de Copa Libertadores. Acordate del cabezazo del Cabezón Ruggeri. Ese equipo estaba para ganar también la Copa Libertadores. Pero por eso te digo, tenés que tener el toque de suerte también. Cuando vino el centro, lo grité antes de que cabeceara. La soplaba el Cabezón, con esa cabeza que tiene, y entraba. Y si entraba ahí, éramos campeones, porque el equipo estaba bárbaro, estaba fenómeno".



Con esa cabeza eran dos goles en uno...

"Claro, se le achicó la cabeza en ese momento al Cabezón (risas)".



¿A tu parecer, San Lorenzo en el segundo semestre del año, tiene que pelear el campeonato local, la Sudamericana, o los dos torneos a la par?


"Yo creo que tiene plantel para pelear los dos torneos. Pero hay que ver quién se queda, quién renueva. Hoy tiene para pelear los dos torneos. Se van a tirar todo al campeonato local, seguro. San Lorenzo tiene que tirarse a clasificar a la Copa Libertadores. Eso es lo que hay que ganar".



¿Si tuvieras que elegir dos ó tres jugadores para que continúen en el plantel en el semestre que viene y sean piezas fundamentales en la reestructuración del equipo, a quiénes elegirías?


"Bergessio se tendría que quedar. El Papu Gómez también, hay muchos jugadores que están para quedarse".



¿Y tres jugadores que te gustaría que lleguen?

"Y, no sé la característica que busca el Cholo. Hay que ver qué característica busca el Cholo para armar el equipo, cómo va a plantear tácticamente la temporada que viene, hay que ver muchas cosas".



Vos que seguís a San Lorenzo todos los domingos, ¿pensás que a San Lorenzo lo perjudican los árbitros?


"Qué se yo... Viste vos Alfredo que yo nunca hablo de los árbitros...".



Ese penal evidente de Forlín en la cancha de San Lorenzo...

"Claro, sí, si, sin duda. Claro, ese fue penal, sí. Ese día estaba yo en la cancha. Ese fue penal. Ese fue un penalazo. La verdad que es increíble. Increíble. Bueno, pero capaz que vino mal este semestre y el que viene te sale todo bien. Hay que tener fe, hay que tener confianza".



¿Cómo se manejan los pibes que ahora que tienen más tentaciones que las que tenías por ahí vos en tu época, que tienen muchas más posibilidades de irse afuera y ganar más dinero, y es otra generación? ¿Cómo manejás los planteles hoy?


"Yo te digo en el caso de San Lorenzo que tiene muy buen plantel, tiene muy buena edad. Está entre los 23, 24 años, 27, 28 años. Es una edad bárbara para pelear los campeonatos. Ahora si vos agarrás un plantel de muchos pibes, es bravo. Hay pibes que a los 18 años no están muy equilibrados y tenés que hablarles constantemente. Es una cosa lógica".



Aparte Bambi, pensá si los jugadores hicieran lo mismo que vos en la concentración, alguna salida nocturna...


"No, ahora son más dóciles. Yo tuve unos pibes bárbaros: Montillo..., todos unos pibes bárbaros. Lógicamente tienen que pasar la etapa de maduración. San Lorenzo tiene una muy buena edad".



¿Qué sentiste en al fiesta de los 100 años cuando recibiste la mayor ovación de la noche?

"No lo alcanzaba nunca a Trelles, pero no llegaba nunca porque se me aflojaban las piernas. Fue duro".



¿Te emocionaste?


"Fue muy emotivo, muy emocionante. Aparte en ese trayecto, recordás de todo, de mi viejo, de mi vieja, de todo, de mis amigos, de los que estaban en Avenida La Plata. En ese trayecto vos te acordás de todo".



¿A qué atribuís que sos el ídolo número uno de San Lorenzo, siendo que jamás negaste tu vinculación con Huracán?


"Lo que pasa es que yo nací en San Lorenzo. Yo me crié como persona, como ser humano, de todo. A mí San Lorenzo me agarró desde los 11 años, de la época que estaba Toto, ¿te acordás? Toto Berg".



¿Te acordás cuando te dibujó en la pared, el Toto Berg?

"¡Claro! Una cosa de locos lo del Toto (risas). Qué divino lo del Toto. Dibujaba todo en la pared, una cosa de locos. Arrancamos de la época de Diego García, Florencio Doval, de Chiche Barreiro. ¿Sabés quién me dirigió a mí? A mí me dirigió René Pontoni. Cuando René Pontoni, que yo tenía 15 años y me dijo: escúcheme, venga Bambino, siéntese acá, hoy va a tirar 200 paredes me decía Pontoni. En la cancha de Racing jugué yo, que jugaban los jueves en la reserva, y el número nueve era Omar Higinio García que venía de una lesión. Por eso te digo, René Pontoni, una maravilla, una maravilla".



¿Bambi, cuál era el Esperanto de tu época?


"¿El Esperanto? Había más o menos, 50 (risas). Tomábamos un par de aeroplanos para llegar a esos lados (risas)".



¿Ahora son nenes de pecho?


"Divinos son. El gordo Fabbiani es simpático. Yo lo escucho porque me hace reir. Si hiciese goles, sería un personaje".



Contate un par de anécdotas...

"Esto pasó en El Salvador. Yo jugaba en Comunicaciones de Guatemala y entonces vamos a jugar por la CONCAFAF y estaba el referí y nos llama a los capitanes, yo era el capitán. Tira la moneda para arriba, pum, cierra y nos mira a los dos capitanes y nos dice miren que acá vale de todo. ¿Cómo que acá vale de todo? Sí, acá valen codazos, trompadas, patadas, planchas. Yo lo miro y digo, nunca ví un referí en mi vida así. Y les digo a los muchachos miren que acá vale de todo, codazos, trompadas, una cosa de locos. Y bueno, en el arranque, pin, pum, me dan una patada, me tiran por allá, me levanto, me meten un codazo. Y digo, la puta madre, pero esto es una locura. Bueno, córner para Comunicaciones, lo voy a tirar yo. Pongo la pelota, le pego, pan, y me tiran un gato, que me golpea en la cabeza. Entonces voy con el gato muerto y les digo, escúchenme una cosa, yo no aguanto más; aguanté que me peguen una trompada, una patada, pero me tiran un gato muerto y no aguanto más... Y me dijo el referí: un gato, a ustedes tienen que tirarle un león, son horribles (risas). Un monstruo ese referí, un monstruo".



¿Bambi, te acordás de la última pretemporada, del hotel?

"¿Cuál, el de Villa Gesel?".



No, el de Mar del Plata. ¿Qué había pasado ahí?


"En Villa Gesel la pasábamos bien. Se cortaba el agua, era una cosa de locos. La verdad que los jugadores de San Lorenzo aguantaban cualquier cosa. Había que bañarse sabés en dónde, en la Fontana di trevi. No andaba el calefón, no andaba nada, explotábamos ahí sabés dónde. Una cosa de locos... Qué lindo".




Fuente