Los 10 estadios mas lindos

Bueno amigos hoy les dejo este post acerca de los 10 estadios más lindos a mi parecer.

01- New Wembley Stadium

La Catedral del Fútbol es el nombre con el que ha sido conocido el viejo y mítico Estadio de Wembley. Es posible que se trate del escenario más emblemático del mundo del fútbol de todos los tiempos.
Inaugurado en 1923 y un aforo de 100 mil ubicaciones, fue derribado en 2000 para la reconstrucción de un complejo mucho más moderno y confortable. Semejante obra de diseño significó la actualización presupuestaria permanente del proyecto de inversión original.
Los 400 millones de dólares originales con los que se estimaba hacer frente en el año 2000, se transformaron un año más tarde en 950 millones para concluir con un gasto aproximado de 1.650 millones a la fecha de su finalización en 2007, un año más tarde de lo previsto.
El “Estadio Nuevo Wembley” cuenta con una capacidad para 90 mil espectadores sentados, y respeta las mismas dimensiones de su anterior versión (105 x 70 metros). En su estructura posee un techo que, de acuerdo con las condiciones del clima, permite cerrarse y abrirse hasta lograr cubrir la totalidad del estadio. Además, un gigantesco arco se extiende por encima desde un extremo al otro, y alcanza en su punto más alto los 133 metros de altura.
Entre las comodidades que ofrece, cuenta con 2.618 baños lo que lo convierte en el edificio de mayor cantidad en el mundo en dicho rubro. Para llegar, es posible hacerlo a través del Metro londinense con destino en las estaciones Wembley Park Station y Wembley Central Station.
Una de las cosas que mayor curiosidad provoca es saber que no ha sido tantas veces utilizado para los eventos deportivos, en especial el fútbol, como para los musicales. A pesar de su gran fama y trascendencia internacional, se trata de un sitio en el que sólo ha podido actuar un pequeño y exclusivo número de jugadores.
La razón de tan singular rareza es que el Estadio de Wembley no pertenece a ningún club del fútbol inglés, ni tampoco es utilizado por los equipos de la ciudad de Londres para los partidos en condición de local.
Al respecto, la casa tan sólo abre sus puertas para aquellas ocasiones en que la Selección de Inglaterra hace las veces de anfitrión ante sus pares internacionales, y también para las finales de las tres copas inglesas más tradicionales: FA Cup, Community Shield y Carling Cup. De esta manera, se trata de un escenario de destino poco habitual, incluso para los propio jugadores ingleses.
La pregunta entonces es cuál será el fin de tamaño desembolso monetario, pues desde su puesta en marcha, el mantenimiento de las instalaciones es probable que se corresponda con elevados costos.
Abajo, se detallan los espectáculos más importantes que tuvieron cita en el flamante estadio, a los que se suman escasos eventos de menor trascendencia:

Los 10 estadios mas lindosestadiosfútbol

02- Amsterdam Arena

El Amsterdam Arena se ubica en la ciudad Ámsterdam, en la provincia de Holanda Septentrional, Países Bajos. Es un estadio donde se practica tanto el fútbol como el fútbol americano. Sus equipos titulares son el A.F.C. Ajax de la Eredivisie y el Amsterdam Admirals de laNFL Europa. También es un centro donde se producen fiestas oficiales, como el Sensation.
Fue una de las sedes de la Eurocopa 2000, celebrada en Bélgica y los Países Bajos.
El estadio fue inaugurado oficialmente el 14 de agosto de 1996, en un partido entre el Ajax y el AC Milan, que finalizó con un triunfo de 4 a 1 a favor del equipo italiano. La ceremonia inaugural contó con la presencia de la Reina Beatriz I de los Países Bajos. De esta manera, se inauguró el primer estadio de Europa que contaba con techo retráctil.
Este techo está conformado por dos paneles replegables de aproximadamente 400t cada uno. Los dos paneles, de 40 x 118 m, pueden techar al estadio en 18 min., gracias a la ayuda de ocho motores que permiten el movimiento de la estructura.
El estadio albergó la final de la Liga de Campeones de la UEFA 1997-98, el día 20 de mayo de 1998. En este partido se enfrentó el Real Madrid de España a la Juventus de Italia. El encuentro fue ganado por el Real Madrid, quien venció por 1:0 al equipo italiano, gracias a un gol de Predrag Mijatović.
Tras la muerte de Rinus Michels en 2005, los fanáticos intentaron convencer a la administración del recinto deportivo de renombrarlo como Rinus Michels Stadion. La administración se rehusó a aceptar la petición.
El recinto deportivo posee un palco real de 50 asientos acondicionados para la familia real de la Casa de Orange-Nassau. La tribuna de prensaposee 230 asientos, de los cuales 122 son para periodistas de prensa escrita, 50 para comentaristas deportivos y 52 para observadores. Además, el estadio cuenta con 62 localidades para discapacitados y sus respectivos invitados.
El complejo cuenta con 12.500 estacionamientos.
maracanaSan Siro

03- Mestalla

El Estadio de Mestalla, oficialmente "Mestalla, camp del València", es el estadio del Valencia CF. Su nombre se debe a la acequia de Mestalla que pasa por debajo del campo. Está situado entre la Avenida de Suecia y la Avenida de Aragón en la ciudad de Valencia. Anteriormente se llamó Estadio Luis Casanova. Posee una capacidad de 55.000 espectadores todos sentados.
El Campo de Mestalla fue inaugurado el 20 de mayo de 1923 con un partido amistoso frente al Levante. Construido con unas dimensiones de 100 x 59 metros, una capacidad de 17.000 espectadores distribuidos en diez gradas de madera para la general de pie, cinco filas de butacas de preferente más otros cinco palcos de preferente a pie de pista. Ya en 1927 se produjeron reformas en el estadio siendo los encargados del proyecto y las obras los mismos que en su construcción. Se sembró el césped por primera vez ya que hasta la fecha se jugaba sobre tierra. Se amplió la capacidad del mismo a raíz de la construcción de la tribuna cubierta bajo un coste de 211.981,70 pts, formada por una fila de palcos a pie de campo, cinco filas de butacas, palcos principales y un pasillo de acceso interior a las gradas de preferencia. Bajo esas gradas, dando fachada a la calle, se situaron los vestuarios, enfermería, taquillas... Con las obras terminadas albergaba a unos 25.000 espectadores. Durante la Guerra Civil el campo sirvió como campo de concentración y sufrió numerosos daños, conservándose únicamente la estructura de la tribuna, lo que provocó que el club con ayuda de la RFEF acometiera rápidamente su reconstrucción encargando la ardua tarea a los hermanos arquitectos valencianos Manuel y Salvador Pascual Gimeno.
En los años 50 se realizó la mayor reforma, en la junta del 7 de julio de 1950 se tomó el acuerdo de ampliación del campo de Mestalla, bajo la dirección nuevamente de Salvador Pascual y la construcción de José Tormo Valero. Para realizar las obras fue necesario entre otras cosas, un crédito concedido por el Banco Hipotecario y vender abonos para 15 años además de obligaciones a diversas entidades bancarias, conseguido gracias a la ayuda de Santiago Bernabeu. Las obras consistieron en la construcción total del graderío sur y sus accesos, para lo cual hubo que comprar los terrenos necesarios a la Comunidad de Ragantes de la Acequia de Mestalla más otras parcelas a propietarios de terrenos cercanos a la propia Acequia, sumando un total de 501,09 m2; 30 gradas más en el graderío norte y su completa unión con la tribuna cubierta que también se reformó y amplió, añadiendo de esta forma 15.000 localidades más al aforo completo, por lo cual alcanzaron las 45.500 localidades. Su costo total se divide en 18 millones de pesetas para los graderíos, 21 millones para reformar la tribuna, y más de 7 millones para la adquisición de los terrenos, haciendo un total de aproximadamente 47 millones de pesetas.
Poco después de inaugurar el "Gran Mestalla" la ciudad sufrió en 1957 una importante riada del Turia quedando destrozadas las instalaciones de agua y luz, las sillas de la tribuna, anegadas las oficinas, el túnel de vestuarios...
Dos años más tarde, el 17 de marzo de 1959, se inauguró la luz artificial del estadio, para el acto se disputó un encuentro amistoso entre el Valencia CF y el Stade de Reims francés, con resultado de 2-1 para el equipo local, goles de Joel y Egea.
Desde el 23 de Agosto de 1969 cambió, a propuesta de Julio de Miguel y aprobada por los socios, su nombre oficial por el de su ex presidente Luis Casanova. Este nombre fue el oficial hasta el 6 de Noviembre de 1994, ya que el mismo Luis Casanova pidió en una carta mandada al Presidente del club en Febrero de 1994, que se volviera a denominar al estadio con su nombre original. Entre tanto, en 1972, se inauguró la nueva sede social del club, situada en la parte posterior de la grada central.
La última ampliación tuvo lugar en 1998, con la presidencia de Francisco Roig, en la cual se añadieron tres grandes nuevas gradas a la grada norte, la grada sur y la grada central, aumentando la capacidad del estadio hasta las 55.000 localidades actuales. Obras que casi 10 años más tarde fueron declaradas ilegales por el Tribunal Supremo.
estadio aztecaamsterdam arena

04- Delle Alpi

El Stadio delle Alpi (en español: Estadio de los Alpes) es un estadio de fútbol, situado en la ciudad de Turín, capital del Piamonte,Italia. Fue construido por el Estudio Hutter para la Copa Mundial de Fútbol de 1990, con una capacidad para 71.012 espectadores.
El Stadio delle Alpi, fue la sede de la Juventus y del Torino desde 1990 hasta el 2006, actualmente no esta siendo utilizado debido a las obras de reducción de capacidad que se le están realizando.
Su construcción comenzó en junio de 1988, y debido a la utilización de prefabricados de hormigón, la obra se finalizó en tan solo dos años. El Stadio delle Alpi fue construido por el Ayuntamiento de Turín, para ser utlizado por los dos clubes de fútbol locales (Juventusy Torino). Fue originalmente destinado a ser utilizado no sólo para el fútbol, sino también para el atletismo, por lo que se construyó una pista de atletismo alrededor del campo de juego. Sin embargo, debido a la falta de una pista de calentamiento, el estadio nunca ha sido utilizado para un importante evento de atletismo.
El estadio fue inaugurado el 31 de mayo de 1990, con un encuentro entre un equipo integrado por futbolistas de la Juventus y el Torino, ante el FC Porto de Portugal. Debido a los altos costos de alquiler, surgieron controversias entre ambos clubes y el ayuntamiento, por lo que en 1994 la Juventus tuvo que disputar los encuentros de semifinal y final de la Copa de la UEFA 1994-95 en el Stadio San Siro de Milán. En el 2004, el Delle Alpi pasó a ser propiedad definitiva de la Juventus.
El registro más alto de asistencia es de 66.299 espectadores, establecido durante la semifinal de la Liga de Campeones 2002-03, entre la Juventus y elReal Madrid el 14 de mayo de 2003. Durante la Copa Mundial de Fútbol de 1990, se disputaron encuentros con una gran cantidad de público, como el de octavos de final entre Brasil y Argentina con 61.381 espectadores, además de la semifinal entre Alemania Federal e Inglaterra con 62.628 espectadores.
El diseño del Delle Alpi ha sido ampliamente criticado debido a la mala visibilidad,2 causada por la distancia entre las gradas y el terreno de juego. Esto se debe a la pista de atletismo que se construyó alrededor del campo. La vista desde el nivel inferior también está restringida debido a la colocación de vallas publicitarias. Todo esto sumado a la ubicación del estadio en las afueras de la ciudad, contribuyeron a las bajas asistencias, durante las últimas temporadas. Por ejemplo, en un encuentro ante la Sampdoria por la Copa de Italia de la temporada 2001-02, donde solo asistieron 237 espectadores.
ScipivsVelodromeMestalla

05- Estadio Azteca

El mítico Estadio Azteca de la Ciudad de México ha sido escenario de algunos de los momentos más inolvidables de la historia de la Copa Mundial de la FIFA. Desde las últimas genialidades de Pelé en el torneo más importante hasta la última aparición de la Copa Jules Rimet, pasando por los famosos goles de Maradona contra Inglaterra en 1986, todos estos hitos tuvieron lugar en el exuberante césped del tesoro de Norteamérica. Conocido simplemente como el Azteca, es uno de los campos de fútbol a los que se puede considerar como verdaderamente grandiosos, y el único que ha sido sede de dos finales de la Copa Mundial de la FIFA.
A más de 2,000 metros de altitud sobre el nivel del mar, el estadio se ha ganado una merecida reputación de fortín de la selección mexicana. De hecho México no perdió en él ningún partido en la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA hasta finales de 2001, cuando cayó por 2-1 ante Costa Rica.
El característico techo del estadio atrapa y amplía el ruido desde el enorme nivel superior, inundando el aire de chillidos agudos y un estruendo cacofónico ensordecedor, que convierte al mítico recinto de Ciudad de México, donde juega sus partidos como local el potente Club América, en uno de los campos más bulliciosos del mundo. Si se añaden a eso sus especiales condiciones, sobre todo la altura y la niebla, el resultado de todo ello es uno de los estadios más complicados para los equipos visitantes.
El estadio de fútbol perfecto recibe a las leyendas
Construido para los Juegos Olímpicos de 1968 y la fase final de la Copa Mundial de la FIFA 1970, este cavernoso estadio, dividido en tres niveles de gradas, estaba diseñado para albergar a casi 115,000 espectadores. Para su época eso era una empresa enormemente ambiciosa, y el Azteca es la viva demostración de la apasionada devoción de México por el fútbol.
La construcción completa llevó casi cuatro años. Los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares viajaron por todo el mundo para ver los mejores estadios de la época. Sus viajes a Buenos Aires, Madrid, Roma, Florencia, París, Londres, Moscú y Varsovia les sirvieron de inspiración para diseñar el que muchos consideran como un campo de fútbol perfecto.
Además de ser un fortín casi inexpugnable para la selección mexicana, el Azteca ha sido testigo de algunos de los momentos más electrificantes y legendarios de la Copa Mundial de la FIFA en los últimos 40 años.
Pelé dijo adiós al fútbol internacional con una actuación inigualable en la final de 1970 contra Italia, llevando al que muchos consideran como mejor equipo de la historia a una memorable goleada por 4-1 sobre un combinado transalpino que se distinguía por su defensa casi infranqueable.
El hombre al que muchos consideran como el mejor futbolista de la historia remató en el minuto 18 con un cabezazo raso y potente un pase letal con efecto de Rivelino. Albertosi no tuvo opción alguna, y la celebración del gol con Pelé levantado entre los brazos de Jairzinho se ha convertido en una de las imágenes más famosas de la historia del fútbol. Con un resultado final de 4-1, la Seleção, vestida de amarillo y practicando un fútbol irrepetible, exquisito y seductor, paseó la Copa Jules Rimet por el brillante césped del Azteca, viviendo una celebración que no repetiría hasta 24 años más tarde.
Italia también tuvo su propio momento de gloria en su camino hacia la frustrante final. Tras acabar los 90 minutos de juego reglamentados contra la RFA con empate a uno, la prórroga de la semifinal pasaría a los archivos dorados de la historia del fútbol. Los sucesivos goles de 'el bombardero' Gerd Müller (2), Burgnich, Riva y Rivera mostraron una desesperada sesión de fútbol ofensivo haciendo frente a la intensa fatiga y la altura extrema del Azteca.
El torneo de Maradona
De todos los momentos emocionantes que han tenido lugar en el impecable escenario del Azteca a lo largo de los años, la obra de arte de Maradona en México 86 es sin duda la más recordada. Tras sobrevivir a duras penas a un terrible terremoto sólo un año antes, el estadio se vio sacudido por otro temblor de tierra conocido como El Diego.
Poco después de que el Azteca viera cómo Manuel Negrete remataba a gol de fuerte trallazo una brillante bicicleta lateral contra Bulgaria que metió a "El Tri" en cuartos de final, el imponente estadio presenció en esa misma ronda la primera muestra del genio argentino Diego Armando Maradona. Cuando la Albiceleste se enfrentó contra su vieja enemiga, Inglaterra, fue un día inolvidable para la historia de la Copa Mundial de la FIFA, al mostrar la estrella sus dos caras en el ensordecedor estadio.
En el minuto 51, Maradona se convirtió en un villano ante los ojos de todos los puristas y moralistas. El diminuto astro se elevó sobre el veterano meta Peter Shilton y mandó al fondo de la red un desafortunado pase hacia atrás de Steve Hodge. Aunque el capitán y guardameta inglés no tenía tanta agilidad como antaño, la posibilidad de que el pequeño Maradona saltara más que él parecía increíble, y de hecho lo era. Las repeticiones de la jugada demostraron lo que ya sospechaba el banquillo inglés: Maradona había enviado el balón al fondo de las mallas golpeándolo con la mano.
En una conferencia de prensa posterior al partido, el "10" atribuyó con descaro el gol a la intervención divina, diciendo que era obra de "la mano de Dios".
Su segundo gol del partido puso el 2-1 en el marcador y fue elegido Gol del Siglo en 2002 por los usuarios de FIFAworldcup.com. Ha quedado inmortalizado para siempre por una estatua del achaparrado número 10 en el exterior del estadio.
Tres minutos después de anotar el primer tanto, en un momento de inspiración sublime y de astucia inigualable, Maradona se hizo con el balón cerca del centro del campo, giró como una peonza y empezó a dejar atrás uno tras otro a los nerviosos defensas ingleses. Tras deshacerse de seis jugadores en una cabalgada antológica, Maradona engañó a Shilton empujando el balón al fondo de las mallas en el último momento posible.
Las hazañas del desafiante argentino no acabaron aquí. En la semifinal contra Bélgica el capitán marcó otros dos goles. El primero con un toque exquisito y delicado, casi etéreo, y el segundo tras sembrar el pánico regateando a una aterrorizada línea defensiva. Y por si quedaba alguna duda, su pase telepático a José Burruchaga en la final (3-2) confirmó la fama de Maradona como jugador más grande del momento y de su generación.
Tras el pitido final el público del Azteca invadió el campo para rendir homenaje a los dioses del fútbol. Al igual que Pelé en 1970, Maradona acabó sin camiseta y abrazado por miles de aficionados junto a las montañas que rodean la Ciudad de México.
Delle AlpiLos 10 estadios mas lindos

06- [u]Stadio Giuseppe Meazza[/u]

San Siro -o para usar su nombre oficial, el estadio Giuseppe Meazza- es la magnífica sede de dos colosos del fútbol italiano, el AC Milan y el Internazionale de Milán. Tampoco es exagerado decir que es un símbolo del fútbol para los amantes de este deporte en el mundo entero, de una manera parecida a cómo los acordes de La Scala resuenan mucho más allá de los confines de Milán entre los aficionados a la ópera. Situado al borde oeste de la ciudad, con una capacidad para 82,955 espectadores, sus empinadas rampas de acceso y sus gradas de tres pisos le dan todo el aire de una fortaleza inexpugnable.
Como corresponde a un recinto de tamaña grandeza, San Siro ha sido dos veces anfitrión de la más importante competición futbolística internacional. Las Copas Mundiales de la FIFA 1934 y 1990 vivieron encuentros históricos en uno de los escenarios más majestuosos del balompié.
La estructura original se construyó conforme a un modelo típicamente inglés, con cuatro gradas separadas y espacio para 35,000 aficionados. En el otoño europeo de 1926, se disputó el partido inaugural, un clásico milanés para iniciar la tradición, y a fecha de hoy el Inter sigue vanagloriándose de ganar aquella primera contienda por 6-3. La selección nacional italiana hizo su primera visita al estadio el 20 de febrero de 1927, y empató 2-2 con Checoslovaquia. Sin embargo, el verdadero bautismo llegaría siete años más tarde, con la Copa Mundial de la FIFA 1934.
San Siro albergó tres partidos de la segunda edición del torneo mundialista. El primero fue un apasionante triunfo por 3-2 de Suiza sobre Holanda. El duelo de cuartos de final que siguió fue igual de reñido, y en él Alemania surgió victoriosa ante Suecia (2-1), pero no fue sino hasta el 3 de junio de 1934 que el estadio se ganó un lugar en el corazón de los tifosi italianos. En el ambiente se podía palpar la pasión, pues Italia encaraba la semifinal contra Austria, una de las principales potencias futbolísticas en aquel entonces. Sobre un campo empapado, Italia se adjudicó una victoria por 1-0 gracias a un gol de Enrico Guaita en el minuto 19. Al final, los azzurri de Vittorio Pozzo acabarían alzándose con el título ante Checoslovaquia en Roma y levantando el trofeo Jules Rimet por primera vez en su historia.
Para cuando la Copa Mundial de la FIFA regresó a San Siro, en 1990, el viejo recinto había recibido un nombre nuevo, por no mencionar una remodelación completa. En 1980, el San Siro se convirtió el Stadio Giuseppe Meazza tras la muerte del delantero italiano que había brillado en los dos clubes de Milán y que sigue siendo hoy en día el máximo goleador del Inter de todos los tiempos.
Una década más tarde, el Giuseppe Meazza estaba prácticamente irreconocible. En nada se parecía al estadio que había albergado aquellos partidos de la Copa Mundial de la FIFA en 1934. Aunque ya se le había añadido una segunda grada en 1956, los cambios más espectaculares se produjeron antes de Italia 90 con la construcción de una tercera grada y de los once pilares que sustentan su techo.
El día del partido inaugural de la Copa Mundial de la FIFA 1990, el estadio ofreció al mundo un espectáculo asombroso: en la ciudad de Il Duomo había surgido la catedral del fútbol de la nueva era. Igual de asombroso fue el espectáculo que ofreció sobre el césped. El vigente campeón, Argentina, se disponía a arrancar el certamen contra una selección de Camerún que muchos pensaron había concurrido para que cuadraran los números. La lógica deportiva sufrió un poderoso revés cuando, frente a 73,780 espectadores, el gol de François Omam-Biyik en el minuto 67 anunció la llegada del fútbol africano.
Si San Siro fue el escenario de la gran sorpresa de aquella fase final, también vio lo mejor de la selección a la postre campeona, Alemania Occidental. Con tres estrellas del Inter en su equipo (Andreas Brehme, Lothar Matthäus y Jürgen Klinsmann), los seguidores locales dieron un notable apoyo vocal a la selección de Franz Beckenbauer. Y de los seis partidos disputados en Milán, los alemanes estuvieron presentes en todos menos uno. Fue aquí en donde los ulteriores campeones del mundo despacharon a Yugoslavia (4-1), a Emiratos Árabes Unidos (5-1), a su archienemiga Holanda (2-1) y a Checoslovaquia (1-0). El único combinado que fue capaz de oponer poderosa resistencia fue Colombia, que consiguió obtener un digno empate 1-1.
Por supuesto, San Siro no necesita una Copa Mundial de la FIFA para atraer a las estrellas del fútbol del mundo entero. El estadio ha sido testigo de triunfos memorables durante las décadas de su existencia por parte de ambos clubes de Milán, que entre ambos han ganado más de 30 títulos de la Serie A. Muchos astros mundiales han honrado con su presencia el recinto vistiendo los colores del Milan y del Inter, pero han sido dos familias de la ciudad las que han contribuido más que nadie a la gloria del estadio. Cesare Maldini y su hijo Paolo son el hilo que une la primera victoria del AC Milan en la Copa de Europa, en 1963, con el resto de su triunfal palmarés. Por parte del Inter, Massimo Moratti es el propietario de la entidad que presidió su padre, Angelo, durante las dos Copas de Europa (1964 y 1965) que se adjudicó el club.
El estadio de San Siro, hogar del Milan desde 1926 y del Inter 1947, es el coliseo más impresionante del fútbol italiano. Desde los partidos de la Serie A hasta las Copas Mundiales de la FIFA, posee una historia y una alcurnia que pocos estadios del planeta pueden igualar.
estadiosfútbolmaracana

07- Estadio Ciudad de La Plata

El Estadio Ciudad de La Plata está ubicado en la ciudad de La Plata, Argentina. También se lo conoce popularmente con el nombre anterior de Estadio Unico y es propiedad de la Provincia de Buenos Aires, administrado en conjunto por el Gobierno provincial, la Municipalidad de La Plata y los clubes Estudiantes de La Plata y Gimnasia y Esgrima.
Historia
Inaugurado el 7 de junio de 2003, el Estadio Ciudad de La Plata es uno de los más modernos de Latinoamérica, aún sin haberse completado la totalidad de las obras proyectadas. Hasta su cierre por reformas, jugaba en condición de local Estudiantes de La Plata; también lo utilizaban Gimnasia, que volvió a habilitar su estadio a mediados de 2008, y La Plata Fútbol Club. Asimismo, esporádicamente, se han organizado partidos de fútbol de la Selección Argentina.
Se encuentra ubicado en un predio parquizado entre las avenidas 32 y 526, 25 y la calle 21. Estos terrenos contienen, también, un pequeño estadio de rugby y el CEF, «Centro de Educación Física», donde suelen realizarse eventos intercolegiales con escuelas de la zona, como la de Educación Media Nº31, más conocida como el Comercial San Martín.
En julio de 2009 se iniciaron los trabajos definitivos para la colocación de la cubierta, por lo que el estadio permanecerá cerrado hasta la finalización de estas obras, con excepción del partido que disputaron Estudiantes y Gimnasia por el Torneo Apertura de ese año.
Comienzos
La idea del proyecto comenzó en 1947, cuando el entonces gobernador Domingo Mercante expropió el predio ubicado en el cruce de las avenidas 32 y 25 y conformó el Complejo Deportivo La Plata.
Ya en 1972, al candidatear a La Plata como subsede de la Copa Mundial de Fútbol de 1978, el Estado nacional promovió el primer Concurso de Anteproyectos para el llamado Estadio Unico.
De esta manera, en 1989, a partir de la convocatoria del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y de la Municipalidad de La Plata, los clubes platenses más relevantes, Estudiantes y Gimnasia, constituyeron una comisión para la construcción y la administración de un complejo dedicado, integralmente, a la práctica de fútbol y otras disciplinas deportivas.
Así, tras analizar varias alternativas, se determinó la construcción de la cancha en el terreno del Centro de Educación Física N°2, dado que reunía las mejores condiciones de localización y accesibilidad. Y en enero de 1992 se promulgó la ley 11.118, la cual establecía afectar ese predio para la construcción de la misma.
San Siroestadio azteca

08- Vèlodrome

El Velódromo de Marsella ha sido escenario de un total nueve partidos de la Copa Mundial de la FIFA, incluidas dos semifinales con 60 años de separación en el tiempo (1938 y 1998). Los entusiastas que abarrotan este estadio todos los domingos reflejan la gran diversidad de la población que florece en este famoso puerto mediterráneo. Con 60,000 localidades, el Velódromo es un auténtico templo de fútbol, de ambiente único, donde dan rienda suelta a su pasión los fieles del Olympique de Marsella, club que ostenta el récord francés de socios registrados (40,000).
La construcción del estadio se inició en 1933, pero pronto quedaría detenida al hacerse evidente que era financieramente inviable por el mero tamaño del proyecto original. La perspectiva de albergar la Copa Mundial de la FIFA 1938, sin embargo, hizo que el plan se retomara en abril de 1935, y 26 meses más tarde el estadio recibía los últimos toques.
Los pantalones de Meazza
El primer partido que se celebró en el Velódromo en la Copa Mundial de la FIFA 1938 fue el choque en primera ronda entre la defensora del título, Italia, y la promesa escandinava, Noruega. El encuentro echó a andar de acuerdo con el guión previsto, pues los italianos se adelantaron a los dos minutos de juego merced a una diana de Pietro Ferraris. Fue entonces cuando los noruegos hicieron trizas el guión y arrancaron el gol del empate por mediación de Arne Brustad a siete minutos del final. La Squadra Azzurra demostró entonces la peculiar estopa de los campeones y selló su clasificación para la siguiente ronda con un tanto de Silvio Piola a los cuatro minutos de la prórroga.
Italia siguió adelante despachando a Francia en cuartos de final, antes de enfrentarse a Brasil en un encuentro de semifinales del que todavía hoy se sigue hablando. Miles de tifosi inundaron el Velódromo, elevando el número de asistentes hasta 33,000, nuevo récord del recinto. El público fue testigo de lo que sin duda fue el mejor partido de la tercera edición de la Copa Mundial de la FIFA. Los sudamericanos habían saltado al campo convencidos de su superioridad, hasta el punto de que el seleccionador Ademar Pimenta había decidido dejar fuera a su principal estrella, Leónidas, arguyendo que quería reservarlo para la final. Desgraciadamente para Pimenta, los italianos le harían arrepentirse de su complacencia.
Animados por los gritos de sus seguidores, los italianos tocaban el balón con gusto y lograron tomar la delantera por medio de Gino Colaussi en los primeros minutos de la segunda mitad. Poco después llegaría el auténtico punto de inflexión del encuentro, cuando el árbitro concedió una pena máxima a los Azzurri.
Lo que ocurrió a continuación quedaría grabado para siempre en los anales de la Copa Mundial de la FIFA. El legendario Giuseppe Meazza avanzó para lanzar el penal lleno de aplomo. Cuando fue a colocar el esférico sobre el punto fatídico, se le rompió la cinta elástica que le sujetaba los pantalones, y éstos se le cayeron hasta los tobillos, provocando la hilaridad general. Sin inmutarse, el futbolista del Inter de Milán se subió las calzas con la mano izquierda, colocó la pelota sobre el punto penal con la mano derecha, tomó carrerilla y, sin soltar los pantalones, envió el balón al fondo de las mallas para anotar el que sería gol de la victoria. El guardameta brasileño, Valter, sin duda perplejo por el incidente, ni siquiera se movió. Romeu marcó el tanto sudamericano a tres minutos para el final, pero ya era demasiado tarde. El Velódromo había puesto en escena un espectáculo digno de Marsella, famosa por su amor a todo tipo de excesos.
La Segunda Guerra Mundial interrumpió todas las competiciones deportivas, y a lo largo de gran parte del conflicto el Velódromo se reconvirtió en aparcamiento militar, primero del ejército francés, luego del alemán y por último del estadounidense. No obstante, el estadio se las apañó para escenificar un puñado de partidos durante este turbulento periodo, especialmente en 1942, año en que un equipo representante de la Francia de Vichy perdió 2-0 contra Suiza ante 39,000 personas que asistían al encuentro para olvidarse por unos instantes de sus penalidades y privaciones cotidianas.
El comienzo del apogeo francés y la gloria de Bergkamp
Para cuando la decimosexta Copa Mundial de la FIFA regresó al Velódromo en 1998, el viejo estadio había sido sometido a una remodelación a fondo. Los arquitectos Jean-Pierre Buffi y Pierre Averous expandieron y modernizaron el campo, pero pusieron gran cuidado en que permaneciera en sintonía con su entorno. Las gradas curvas norte y sur fueron completamente reconstruidas, al igual que las gradas Jean-Bouin y Ganay, aunque éstas retuvieron su original forma elíptica de 1936. No se colocó ningún techo, permitiendo que el césped quedara expuesto a los elementos. Las obras de remodelación aumentaron la capacidad del estadio hasta 60,000 personas.
En 1998, el estadio albergó siete partidos de la Copa Mundial de la FIFA, cuatro de ellos en la primera ronda. Uno de estos encuentros fue el primer combate de la nación anfitriona. El Velódromo sin duda trajo suerte a Les Bleus, pues el héroe local, Zinédine Zidane, orquestó con donaire la victoria por 3-0 sobre Sudáfrica, rebasando así el primer obstáculo que les separaba del campeonato del mundo.
Fiel a su propia historia, el Velódromo volvió a ser escena de otro descalabro brasileño, al registrar Noruega una insólita victoria por 2-1 sobre la Auriverde en la ronda de grupos. Los brasileños deshicieron por fin el conjuro en la semifinal, venciendo a Holanda en la tanda de penales luego de un duelo lleno de suspense que terminó en empate 1-1. Los holandeses ya habían dejado su marca en el duelo de cuartos de final en el Velódromo con un espeluznante gol de Dennis Bergkamp en el último minuto, que despachó a Argentina. Enganchando un pase largo de Frank de Boer, el fino delantero controló exquisitamente el balón al borde derecho del área antes de empalmar un soberbio disparo con el exterior del pie que se coló junto al segundo palo. Previamente, Italia había refrendado su buena relación con el estadio marsellés reclamando un difícil triunfo por 1-0 en la segunda ronda contra Noruega.
Un recinto con solera
El Velódromo fue escenario asimismo de momentos increíbles de otras competiciones, en particular del Campeonato Europeo de la UEFA 1984. Para entonces el estadio ya había sido renovado, y lucía un nuevo terreno de juego. Las gradas móviles colocadas por detrás de las porterías ocultaban los últimos tramos de la pista de ciclismo e incrementaban la capacidad oficial a 40,000 localidades. Ese límite se quedó corto en la famosa semifinal entre Francia y Portugal, en la que 58,848 espectadores inundaron el terreno para ver cómo Michel Platini se cubría de gloria al marcar el sensacional gol del triunfo en el minuto 119.
Aunque la historia del intimidante Velódromo está íntimamente relacionada con la de la Copa Mundial de la FIFA, su oficio diario, nunca subyugado por la rutina, es ser la celebrada sede del Olympique de Marsella, campeón de la Copa de Europa en 1993. Pese a que el club local ha sufrido en propias carnes el trauma del descenso en numerosas ocasiones, siempre se las ha arreglado para resurgir de sus cenizas. Hoy sigue siendo uno de los clubes más emblemáticos de Francia.
La rica historia del club ha sido entretejida por arietes legendarios como Josip Skoblar y Jean-Pierre Papin, individualidades muy bien dotadas como Roger Magnusson y Chris Waddle, directores de juego de la clase del pequeño gran hombre Alain Giresse o de Enzo Francescoli, defensas colosales como Karl Heinz Forster y Carlos Mozer, todos ellos mimados y adiestrados por algunos de los entrenadores más grandes del mundo, entre los que destacan Franz Beckenbauer, Tomislav Ivic y Raymond Goethals. Uno de los hijos más aclamados de la ciudad, Zidane, aún recuerda la emoción que sentía observando de pie desde las gradas curvas del Velódromo las evoluciones de su ídolo Enzo Francescoli. Tal vez en homenaje a este jugador, el hijo mayor de Zidane se llama Enzo.
amsterdam arenaScipivs

09- Olympiastadion

La historia del Olympiastadion de Múnich estará siempre ligada a las hazañas goleadoras de Gerd 'el Torpedo' Müller. ¿Quién sino el máximo goleador de la historia de la selección de Alemania podría haber bautizado el estadio de forma tan brillante el 26 de mayo de 1972? Inspirado por 80,000 seguidores boquiabiertos, el hábil y potente delantero marcó cuatro goles contra la Unión Soviética, que tuvo que conformarse con marcar el gol del honor, cayendo 4-1.
El Olympiastadion de Múnich es uno de los estadios más extraordinarios del mundo. Un ejemplo claro de funcionalidad combinada con arquitectura elegante, aunque algunos la consideren algo anticuada, sobre todo por la excesiva distancia entre los espectadores y el campo. El techo de 75,000 metros cuadrados, considerado en su día como un hito arquitectónico, todavía impresiona a los visitantes en la actualidad.
En otoño de 1967 se creó una competición arquitectónica nacional con el fin de encontrar las personas adecuadas para llevar a cabo un proyecto tan complejo. En 1966, el Comité Olímpico Internacional concedió los Juegos Olímpicos a Múnich, una ciudad carente de pabellones o estadios de primer nivel. El Olympiastadion fue creado a lo largo de un período de seis años, rodeado por un amplio parque con un lago de 80,000 metros cuadrados.
El atípico emplazamiento de tres kilómetros cuadrados era el Oberwiesenfeld, antiguamente usado por el Ejército Real de Baviera y convertido posteriormente en un aeropuerto. El diseño ganador fue enviado por los arquitectos Günter Behnisch y sus socios, cuya idea de un techo extensible, un concepto pionero en diseño y tecnología, se convirtió en un elemento habitual en la arquitectura global. El Olympiastadion de Múnich fue la innovadora respuesta arquitectónica a su tocayo de Berlín, construido para los Juegos Olímpicos en 1936.
Justo tres meses después del partido inaugural, volvieron a congregarse de nuevo en el estadio 80,000 espectadores para ver la soleada ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos y el desfile de los 121 países participantes el 16 de agosto de 1972.
Momentos álgidos en los Juegos Olímpicos y la Copa Mundial de la FIFA
El Olympiastadion ha sido repetidamente utilizado como escenario para eventos deportivos locales e internacionales, y a lo largo de los años por sus puertas han pasado casi 50 millones de espectadores. El campo mide 105 x 68 metros y tiene un sistema de riego automático y calefacción bajo tierra. Actualmente su aforo es de 63,000 espectadores.
Además de los Juegos Olímpicos de 1972, el Olympiastadion será siempre recordado como el escenario de la final de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 1974, celebrada el 7 de julio, cuando la selección anfitriona derrotó a la gran favorita, Holanda.
Alemania llegó al torneo de 1974 como vigente campeona de Europa y era la principal favorita, pero sus malas actuaciones en la primera fase, comparadas con el gran juego de la 'Naranja Mecánica' de Johan Cruyff y compañía, le quitaron esa condición en la final. El equipo Oranje había hecho una exhibición a lo largo del torneo, y en la final contra Alemania a los dos minutos ya estaba por delante en el marcador. Uli Hoeness derribó a Cruyff y Johan Neeskens transformó el penal. Alemania respondió en el minuto 25 gracias a otro castigo máximo. El gran Paul Breitner se apoderó del balón y lo introdujo en el fondo de las mallas, restableciendo así la igualdad en el marcador, 1-1.
Gerd Müller remató a gol con su habitual calidad una buena jugada de Jürgen Grabowski y Rainer Bonhof, poniendo el 2-1 a falta de dos minutos para el descanso, que dio finalmente la victoria a Alemania, convirtiéndose en la campeona del mundo ante la incredulidad de Holanda. Müller recuerda: "Me hice con el balón, giré y simplemente lo golpeé, y entró a gol. Fue así de sencillo. Mi gol en la final del Mundial es el mayor logro de mi carrera, aunque marqué más goles cuatro años después", comentó recientemente el legendario delantero.
La siguiente generación holandesa guarda mejores recuerdos del Olympiastadion de Múnich: allí se impuso por 2-0 a la Unión Soviética en la final de la Eurocopa de 1988. La mágica volea de Marco van Basten desde la esquina sin ángulo nunca será olvidada.
Sorpresas en los torneos de clubes
En 1993, el Olympique de Marsella ganó la final de la Liga de Campeones contra el Milan, que era favorito, gracias a un gol solitario de Basile Boli. Otra sorpresa llegó cuatro años más tarde, cuando el Borussia Dortmund derrotó en la final al Juventus de Turín, gran favorito, por 3-1. El estadio ha visto a los mejores clubes del mundo a lo largo de su historia. Clubes tan renombrados como Inter de Milán, Barcelona, Real Madrid y Manchester United han jugador en el imponente recinto, mientras que aún dura el recuerdo emocionado de la semifinal de la Copa de la UEFA de 1988/1989 contra el Nápoles de Diego Maradona.
Sin embargo, los semidioses del fútbol no volverán a pisar la hierba sagrada del Olympiastadion. Con el comienzo de la temporada 2004/2005, el Bayern Múnich pasará jugar en el Estadio de la Copa Mundial de la FIFA al norte de la la ciudad de Múnich.
En muchos casos, el éxito del Bayern de Múnich también pertenece al Olympiastadion: 18 títulos de liga, 11 copas de Alemania, cuatro Copas de Europa o Ligas de Campeones (1974, 1975, 1976 y 2001), equipo europeo del año 1976 y campeón de la Copa Intercontinental, una hazaña repetida en 2001.
VelodromeMestalla

10- Estadio Maracana

El Estadio Jornalista Mário Filho (más conocido como Estadio Maracanã), se ubica en Río de Janeiro, Brasil. Sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1950 celebrada en Brasil. Su dirección es Rua Professor Eurico Rabelo, s/nº, portão 18, Maracanã.
El ingeniero Joan Esteban Suarez Florez fue el encargado de los primeros trabajos de lo que sería un templo del fútbol.
Fue inaugurado 24 de junio de 1950 y, originalmente, se lo denominó Estadio Municipal, pero en 1964 se le dio su nombre actual, Mário Filho, en honor al periodista fundador del Jornal dos Sports, un diario local. Pero para los locales su nombre fue y, seguramente, seguirá siendo Maracaná, porque el barrio de Río en que se ubica, que proviene de un pájaro que habitaba el lugar, se llama, precisamente, Maracaná.
En este estadio se disputó la final del Mundial de 1950, entre las selecciones de Brasil y de Uruguay, encuentro que ostenta el récord de público en partidos oficiales (más de 200.000 personas). El triunfo de Uruguay, por 2 goles a 1, pasó a la historia con el nombre de Maracanazo, y se considera uno de los hitos de los campeonatos del mundo de fútbol. En el partido Fla-Flu, de 1963, se produjo el récord en partidos de clubes: 194.603 (177.656 p.).
Por su césped pasaron grandes ídolos del mundo futbolístico: Pelé, Rivelino, Garrincha, Ademir, Zico, Tostão, Gerson, Jair, Obdulio Varela, Schiaffino, Maradona, Eusébio, entre otros. También realizaron recitales importantes figuras musicales como Madonna, Queen, KISS, Aerosmith, Guns N' Roses, Frank Sinatra, Paul McCartney, Tina Turner y otros.
El 16 de diciembre de 2006, la conocida artista bahiana Ivete Sangalo dio un gran concierto de 4 horas y media de duración, al que asistieron más de 60.000 personas. Fue la primera artista de la Axé Music en dar un concierto en el Maracaná.
En julio de 2007, el estadio fue palco para las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Panamericanos.
El 2 de julio de 2008, fue el escenario donde se jugó la segunda final de la Copa Libertadores, en la que el Fluminense cayó derrotado, en la definición por tiros penales, ante Liga Deportiva Universitaria de Quito (Ecuador).
El día 11 de Julio de 2009 el cantante brasileño Roberto Carlos da un concierto histórico en éste recinto celebrando 50 años de trayectoria artística ante 70,000 personas, siendo este el concierto masivo más grande y ostentoso de toda su carrera después de inumerables apariciones en enormes auditorios mundiales, el estadio de Pacaembu en Sao Paulo, entre otros, destacando como dato curioso el que el total de localidades se vendió semanas antes del evento.
Delle AlpiLos 10 estadios mas lindos

INFORMACIÓN:
http://es.fifa.com/classicfootball/stadiums/
http://www.Wikipedia.org

COMENTAD Y SEREIS COMENTADOS(LO MISMO CON LOS PUNTOS)

10 comentarios - Los 10 estadios mas lindos

@pelumanya
y el estadio centenario??
@diego_348s
sinceramente el estadio que no me gusta es el velodromo pero todo bien tu trabajo muy buen post
@iNumb -2
Malisimo falta la octava maravilla del mundo , la bombonera
@chelorvr
muyy buenooo ddddddddddddddssssssssss
@kukluxband +2
Scipivs dijo:gracias

tipico de la gente de boca, re agrandados, yo fui y la salida es por un pasillo asqueroso de 2 x 2
@jjoakkko +1
Escribir un comentario...
iNumb dijo:Malisimo falta la octava maravilla del mundo , la bombonera

pwlotudaso ese chabon, es malisma la cancha de boca
@Reconectado
iNumb dijo:Malisimo falta la octava maravilla del mundo , la bombonera

jajajajajjaja chiste, no? Avisen cuando construyan la otra mitad de la cancha...jajjaja


Acontecimientos en la Cancha de Boca Juniors:

Recital de Luciano Pavarotti y Mercedes Sosa, 1999
Concierto de Lenny Kravitz, 2005
Recital de Los piojos, 2005
Concierto De Sabina y Serrat, 2007
Concierto De Elton John y James Blunt, 2009

Acontecimientos en la Cancha de River Plate

Copa Mundial de Fútbol de 1978
Copa América 1987
Final Copa Libertadores 1986
Final Copa Libertadores 1996
Final Copa Sudamericana 2003
@gabi43
Faltan las canchas de los mas grandes river y boca