El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Homenaje a la Selección Paraguaya

Selección de fútbol de Paraguay


Homenaje a la Selección Paraguaya


jugadoresparaguay


Código FIFA: PAR

Seudónimo: La Albirroja, Los Guaraníes

Confederación: CONMEBOL

Director técnico: Gerardo Martino (2007-) futbol

Mayor goleador: José Cardozo (25) historia

Más particip.: Carlos Gamarra (110) Homenaje a la Selección Paraguaya

Clasif. FIFA
23º en septiembre de 2009

→ Mejor lugar 8º en marzo de 2001

→ Peor lugar 103º en mayo de 1995


Primer partido internacional
Paraguay 1:5 Argentina
Asunción, Paraguay - 11 de mayo de 1919

Mejor resultado
Paraguay 7:0 Bolivia
Rio de Janeiro, Brasil - 30 de abril de 1949 (*)

Peor resultado
Paraguay 0:8 Argentina
Santiago, Chile - 20 de octubre de 1926 (*)

Copa Mundial de Fútbol

Participación 7 (por primera vez en 1930)

Mejor resultado Octavos de final, 1986, 1998, 2002

Copa América

Participación 33 (por primera vez en 1921)

Mejor resultado Campeón, 1953, 1979

Juegos Olímpicos

Participación 2 (por primera vez en 1992)

Mejor resultado Medalla de plata, 2004

Palmarés
Selección absoluta
• Copa América (2): 1953 y 1979.
• Subcampeón (5): 1922, 1929, 1947, 1949 y 1963.
Selección Sub-23
Juegos Olímpicos
o Medalla de plata (1): 2004.
• Preolímpico sudamericano (1): 1992.
o Medalla de plata en 2004.
o Medalla de bronce en 1984.
Selección Sub-20
• Campeonato Sudamericano (1): 1971
• Subcampeón (4): 1964, 1967, 1985 y 2009.
Selección Sub-17
• Subcampeón del Campeonato Sudamericano (1): 1999.
Selección Sub-16
• Campeonato Sudamericano (1): 2004.

La selección de fútbol de Paraguay es el equipo representativo del país en las competiciones oficiales. Su organización está a cargo de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), perteneciente a la CONMEBOL. Sus partidos como local los juega en el Estadio Defensores del Chaco.
La Albirroja, como es conocida familiarmente, estuvo presente en siete de las dieciocho ediciones de la Copa Mundial de Fútbol, el certamen más importante en el que un seleccionado nacional puede competir. Fueron las de 1930, 1950, 1958, 1986, 1998, 2002 y 2006. La instancia más alta a la que ha podido acceder en este torneo es la de octavos de final, objetivo alcanzado en los mundiales de México 1986, Francia 1998 y Corea/Japón 2002. En el 2009, clasificó para tomar parte de un nuevo Mundial, el octavo de su historia y el cuarto en forma consecutiva.
Participó de la Copa América en treinta y tres ocasiones, conquistándola en los años 1953 y 1979, en cuyas finales derrotó a las selecciones de Brasil y Chile, respectivamente. Obtuvo además el subcampeonato cinco veces: en 1922, 1929, 1947, 1949 y 1963.
Su mayor éxito en unos Juegos Olímpicos se produjo en el torneo masculino de Atenas 2004, en donde ganó la medalla de plata. Si bien es cierto que por reglamento el evento solo permitía jugadores de hasta 23 años, con la excepción de tres, este se trata del logro más trascendental de la selección paraguaya en toda su historia por haber arribado por primera y única vez a la final de una competición con carácter mundial. Además, tal proeza futbolística le otorgó al deporte de su país una inédita presea olímpica. Previamente había obtenido su pasaje tras finalizar en el segundo lugar del Preolímpico Sudamericano Sub-23 de 2004, venciendo en el último partido a la selección brasileña, quedando ésta eliminada. También se había clasificado para el torneo masculino de Barcelona 1992, en donde llegó hasta los cuartos de final, ganando como anfitrión el título de campeón preolímpico sudamericano.
Por su parte, el seleccionado juvenil Sub-20 disputó en ocho oportunidades la Copa Mundial de la categoría, las cuales se registraron en 1977, 1979, 1985, 1997, 1999, 2001, 2003 y 2009. Su mejor resultado es el cuarto puesto logrado en 2001. En tanto que a nivel sudamericano se adjudicó el título en 1971 y fue subcampeón en 1964, 1967, 1985 y 2009. A su vez, el seleccionado juvenil Sub-17 fue partícipe del Mundial en 1999 y 2001, siendo subcampeón sudamericano en la edición de 1999.
Entre algunas de las figuras más rutilantes que ha tenido esta selección se encuentran Aurelio González, Gerardo Rivas, Cayetano Ré, Saturnino Arrúa, Julio César Romero, Roberto Cabañas, José Luis Chilavert, Carlos Gamarra y Roque Santa Cruz.
En marzo de 2001, se posicionó en el 8º escalafón del ránking FIFA, su mejor marca hasta la fecha.

El principio (1900-1930)

Poco después de la introducción del fútbol en Paraguay por medio de William Paats, la Liga Paraguaya (hoy Asociación Paraguaya de Fútbol) fue creada en 1906. El primer equipo nacional de fútbol fue organizado en 1910 cuando una invitación hecha por el club argentino Hércules de Corrientes fue recibida para jugar un partido amistoso. Los miembros de este primer combinado nacional fueron: F. Melián, G. Almeida, A. Rodríguez, M. Barrios, P. Samaniego, J. Morín, Z. Gadea, D. Andreani, C. Mena Porta, B. Villamayor, M. Rojas y E. Erico. El encuentro acabó en un empate sin goles.
A causa del número creciente de invitaciones para jugar nuevos amistosos y torneos internacionales, la APF decidió oficialmente crear el equipo representativo nacional para lo cual debía elegir el diseño de la indumentaria a utilizar en dichos compromisos. Éste se constituyó de rayas verticales rojas y blancas, las mismas que hasta la fecha permanecen como los colores oficiales (tomados de la bandera paraguaya). A finales de 1919, Paraguay aceptó la invitación de jugar el Campeonato Sudamericano de Selecciones de 1921, y con el objetivo de prepararse para tal competencia, se determinó la disputa de un buen número de amistosos, jugados entre 1919 y poco antes de iniciarse el torneo. El primero de aquellos amistosos se jugó en Asunción el 11 de mayo de 1919 y terminó con derrota de 1-5 ante Argentina, marcando este el primer juego internacional del conjunto nacional paraguayo. Cuando finalmente llegó el comienzo del certamen de 1921, Paraguay sorprendió a propios y extraños al batir al que era por entonces tres veces campeón sudamericano, Uruguay, por el marcador de 2-1, siendo este el primer partido en una competición oficial de una selección paraguaya de fútbol. Paraguay al cabo del torneo terminó en el cuarto puesto y con el paso del tiempo se convirtió en un participante regular en las ediciones siguientes.
En 1930, Paraguay participó en la primera Copa Mundial, organizada por Uruguay. En la primera ronda, Paraguay debutó y perdió 0-3 frente al equipo de los Estados Unidos, para posteriormente derrotar a Bélgica por 1-0, siendo en ambos dirigido técnicamente por el entrenador Luis Vargas Peña. Sólo un equipo de los tres debía avanzar a la próxima etapa, y ese fue EE. UU.

jugadores

Selección Paraguaya 1930


El primer gran éxito (1930-1970)
Después de buenas participaciones en los Campeonatos Sudamericanos de 1929, 1947 y 1949 (en la que terminó en el segundo lugar por diferencia de goles), Paraguay estaba listo para su siguiente intervención en la Copa del Mundo.

paraguay

Selección Paraguaya – Sudamericano Argentina 1946





futbol

Paraguay 1950


El regreso se producía en la edición de 1950, realizada en Brasil, donde Paraguay se enfrentó a Suecia e Italia por el grupo 3, fallando en su intento de avanzar a la siguiente ronda tras una igualad de 2-2 con el primero y caer por 0-2 ante el segundo.

historia

Paraguay Campeón – Copa América Perú 1953


Integraron la selección victoriosa los jugadores: Adolfo Riquelme, Robustiano Maciel, Antonio Cabrera, Manuel Gavilán, Victoriano Leguizamón, Ireneo Hermosilla, Angel C. Berni, Atilio López, Rubén Fernández, Juan Angel Romero, Antonio Ramón Gómez, Rubén Noceda, Alejandro Arce, Heriberto Herrera, Silvio Parodi, Domingo Martínez, Derlis Molinas, Melanio Olmedo, Pablo León, Inocencio González, Luis Lacasa, Milner Ayala.
El primer gran éxito se produjo en 1953 cuando Paraguay se coronó campeón del Campeonato Sudamericano realizado en la capital peruana, Lima. En su camino rumbo a la consagración, Paraguay venció a Chile (3-0), Bolivia (2-1) y Brasil (2-1); y empató con Ecuador (0-0), Uruguay (2-2) y el local Perú (2-2). Sin embargo, este último resultado no fue convalidado a causa de un cambio efectuado de más por parte del equipo paraguayo durante el transcurso del juego, por lo que finalmente perdió el punto. Entonces, debido a que Paraguay y Brasil terminaron con la misma cantidad de unidades, se debió recurrir a un decisivo partido de desempate que lo ganó Paraguay por la cuenta de 3-2, con goles de Atilio López, Manuel Gavilán y Rubén Fernández, para de esa forma alzarse con su primer trofeo oficial. Es de destacar que Paraguay consiguió tal hazaña derrotando dos veces al poderoso Brasil, un logro por de más inusual en un mismo torneo.
Para la Copa Mundial 1958, Paraguay, que era dirigida por el "Gran Capitán" Aurelio González, sorpresivamente se clasificó por delante de Uruguay, goleándolo por un rotundo 5-0 en el juego decisivo, habiendo alineado un equipo que contaba con un formidable ataque plagado de estrellas como Juan Bautista Agüero, José Parodi, Juan Romero, Cayetano Ré y Florencio Amarilla.
En su primer juego en Suecia, Paraguay se encontraba arriba por 3-2 sobre Francia, aunque finalmente el conjunto galo lo dio vuelta ganando por 7-3. Un 3-2 ante Escocia y un empate a 3 tantos con Yugoslavia dejó a Paraguay fuera de carrera al terminar en el tercer lugar de su grupo.
Más tarde, la salida de varias de sus estrellas (caso Eulogio Martínez) con destino al fútbol europeo (principalmente España) causó un cierto debilitamiento al potencial del equipo paraguayo, desembocando en la eliminación a manos de México en la última fase de clasificación (repesca) para el Mundial de Chile de 1962.
De todos modos, Paraguay cumplió poco después una destacada actuación en el Campeonato Sudamericano de Bolivia disputado en 1963, terminando en el segundo puesto.
Nueva conquista y retorno al Mundial (1970-1990)

Homenaje a la Selección Paraguaya


Al principio de esta nueva etapa, Paraguay seguía sin acceder a los mundiales subsiguientes, hasta que en 1979 se reencuentra con el éxito a nivel continental logrando por segunda ocasión la Copa América (al igual que uno de los clubes del país, Olimpia, que ese mismo año ganó su primera Copa Libertadores), reafirmando así su condición de sólido contendiente en la región.

El camino hacia el título comenzó tras finalizar en la primera posición del grupo C, compartido junto a Uruguay y Ecuador, con dos triunfos y dos empates. Luego, en las semifinales Paraguay derrotó a Brasil por un marcador agregado de 4-3. En Asunción ganó por 2-1, con goles de Eugenio Morel (de chilena) y Hugo Talavera. Mientras que en Río de Janeiro, obtuvo un empate a 2, con tantos de Milciades Morel y Julio César Romero (Romerito), que lo catapultó a la final del torneo. En dicha instancia, Paraguay doblegó a Chile a lo largo de tres partidos, arrojando como resultado una cuenta acumulada de 3-1. En el juego de ida disputado en Asunción, la Albirroja ganó por un contundente 3-0, por medio de un doblete de Romerito y el restante de Milciades Morel. En el de vuelta jugado en Santiago, Chile forzaba un tercer encuentro al vencer por 1-0. Finalmente, en la capital argentina, Paraguay consiguió el campeonato tras igualar 0-0, favorecido por su mejor diferencia de goles. Comandados por el entrenador Ranulfo Miranda, supieron ser una parte importante del equipo Julio César Romero, Carlos Kiese, Alicio Solalinde, Flaminio Sosa, Evaristo Isasi, Roberto Paredes, Juan Bautista Torales, Hugo Ricardo Talavera, Eugenio Morel, entre otros destacados baluartes.

jugadores


Artículo principal: Paraguay en la Copa Mundial de Fútbol de 1986

paraguay


Años después, en 1985, Paraguay al clasificarse en las eliminatorias cortó una larga ausencia de 28 años sin participar en la Copa Mundial con un equipo dirigido por Cayetano Ré, el cual estuvo conformado por Roberto "El Gato" Fernández en el arco; César Zavala, Rogelio Delgado y Juan Bautista Torales en defensa; Jorge Amado Nunes y Vladimiro Schettina en el centro del campo, más arriba Romerito como conductor; y en punta Roberto Cabañas, Ramón Ángel Hicks y Rolando Chilavert (hermano mayor de José Luis Chilavert). En la primera ronda, Paraguay derrotó a Irak, con gol de Romerito, 1-0. Luego empató con el dueño de casa, México (1-1, nuevamente Romerito). En este partido, faltando poco para terminar, el Gato Fernández le atajó un tiro penal a la gran estrella del equipo local, Hugo Sánchez. Para cerrar la fase de grupos obtuvo otra igualdad, esta vez a 2 goles por lado frente a Bélgica (ambos tantos convertidos por Roberto Cabañas). Con estos resultados, Paraguay superó por primera vez la fase inicial de un Mundial, debiendo enfrentarse en la siguiente (octavos de final) a Inglaterra, ante la que se despidió del torneo cayendo por 0-3.
Evolución sostenida (1990-2006)
En los primeros años de la década del 90, Paraguay retrocedió a épocas pasadas en las que se veía habitualmente frustrado en su intento por clasificar a una nueva edición de la máxima cita del balompié mundial, esta vez para las de Italia 1990 y EE. UU. 1994.
No obstante, en 1992, la oportuna aparición de una nueva camada de jóvenes y talentosos jugadores como Carlos Gamarra, Celso Ayala, José Luis Chilavert, Francisco Arce, José Saturnino Cardozo, Mauro Caballero, Julio César Yegros, Guido Alvarenga, Jorge Luis Campos, entre otros, posibilitó revivir viejas glorias al ganar en calidad de anfitrión el torneo Preolímpico Sudamericano, permitido sólo para jugadores menores de 23 años. Dicho título le garantizó a mediados del mismo año su primera participación en un torneo de fútbol (también Sub-23) de los Juegos Olímpicos, estos celebrados en Barcelona, España. El equipo dirigido por el uruguayo Sergio Markarián terminó en el segundo lugar de su grupo y posteriormente fue eliminado por Ghana en los cuartos de final. Más allá del resultado, el aspecto más importante de aquella campaña fue la puesta en escena de este grupo de promisorias figuras que en el futuro se constituyó en la base de la denominada “generación de oro" que condujo a Paraguay a tomar parte de tres Copas Mundiales consecutivas, un hecho inédito para esta selección hasta ese momento. Tales actuaciones establecieron a la Albirroja como una de las más fuertes en Sudamérica, junto a Brasil y Argentina, especialmente por lo logrado en las fases de clasificación a los mundiales. Distinto es el caso de lo cosechado en la Copa América a lo largo del mismo período debido a que podría ser considerado como un rendimiento regular, algo lejano al óptimo, superando casi siempre la primera fase pero sin poder alcanzar al menos la semifinal, como por ejemplo sucedió en su propia Copa América de 1999.

futbol

Selección Paraguaya- Copa América Paraguay 1999


historia

Álbum de figuritas Copa América 1999


Artículo principal: Paraguay en la Copa Mundial de Fútbol de 1998

Homenaje a la Selección Paraguaya

jugadores

paraguay


Paraguay, conducido por el adiestrador brasileño Paulo César Carpegiani, se ganó el derecho a participar de la Copa Mundial de Francia en 1998 al terminar en el segundo puesto de la clasificación de la zona sudamericana, apenas un punto por detrás de Argentina. En la primera ronda se enfrentó a Bulgaria, España y Nigeria, empatando con los dos primeros sin abrir el marcador. Estos resultados obligaban a Paraguay a conseguir en la última jornada una victoria ante los africanos si pretendía seguir en carrera, la cual fue posible gracias a un favorable 3-1. Los goles que posibilitaron el paso a la fase de octavos de final, por segunda vez en un Mundial, llegaron por intermedio de Celso Ayala, Miguel Ángel Benítez y José Cardozo. Paraguay así se encontraría en la siguiente instancia con uno de los duelos más emocionantes que ha protagonizado en toda su historia, nada más y nada menos que frente al anfitrión y gran favorito, Francia, a la postre campeón del torneo. El equipo paraguayo en aquella memorable presentación se tornó sorpresivamente duro para el cuadro local, a tal punto que la resistencia del conjunto guaraní se mantuvo en pie hasta pasados los 90 minutos del tiempo normal, cediendo recién tras 113 minutos de ardua lucha, a través del tanto de Laurent Blanc, durante la segunda mitad del período extra, a escasos siete minutos de la definición por penales. Aquella anotación "in extremis" del defensa francés representó el primer gol de oro en la historia de los mundiales, el cual concedía el triunfo automático al momento de producirse. Gracias a tamaña actuación, el dúo de la zaga central paraguaya, Carlos Gamarra y Celso Ayala, más el arquero José Luis Chilavert, fueron seleccionados para conformar el equipo ideal de esa Copa Mundial.
Artículo principal: Paraguay en la Copa Mundial de Fútbol de 2002

futbol

historia


Luego de cuatro años, la Selección, una vez más con Sergio Markarián al frente, clasificó por segunda vez consecutiva para la Copa Mundial de Corea-Japón 2002, al ocupar el cuarto lugar en las clasificatorias sudamericanas, detrás de Argentina, Ecuador y Brasil. Sin embargo, tras la inesperada derrota sufrida como local por 0-4 ante Colombia en la última fecha de la competencia (estando ya clasificado de antemano), la Asociación Paraguaya de Fútbol decidió destituir al entrenador uruguayo y en su reemplazo contrató al italiano Cesare Maldini, para dirigir a la Albirroja en el Mundial. En éste, Sudáfrica fue su primer rival, con el que igualó 2-2 con goles de Roque Santa Cruz y Francisco Arce. En el segundo juego, Paraguay perdió ante España por 1-3. Y finalmente, al igual que en el mundial anterior, necesitaba ganar para pasar de ronda, y así nuevamente se repetía la historia al derrotar a Eslovenia por 3-1, con dos tantos de Nelson "Pipino" Cuevas y otro de Jorge Luis Campos, arribando a la segunda ronda, por tercera ocasión en su historia. En ella, otro eventualmente finalista, Alemania, con un gol al minuto 88, acabó con los sueños de Paraguay de escalar a la fase de cuartos de final por primera vez en una Copa Mundial.

En 2004, la selección Sub-23 dirigida por Carlos de los Santos Jara Saguier obtenía su boleto para los segundos Juegos Olímpicos de su historial. Fue durante el Preolímpico de Chile jugado en enero, en donde logró su clasificación en la última fecha venciendo a Brasil por 1-0, marcador con el cual dejó afuera de la justa al equipo verdeamarillo. Fue así que a mitad de año, en Grecia, aquel equipo de Paraguay, reforzado con tres jugadores que sobrepasaban el límite de edad establecido, Carlos Gamarra, José Cardozo y Julio César Enciso, realizó una de sus mejores campañas en un torneo de categoría mundial, llegando hasta la final en la que perdió ajustadamente por 0-1 ante Argentina. De esa forma, el cuadro albirrojo hacía historia al lograr una inédita medalla de plata olímpica para el deporte de su país.

Homenaje a la Selección Paraguaya


Artículo principal: Paraguay en la Copa Mundial de Fútbol de 2006
En 2006, con Aníbal "Maño" Ruiz a la cabeza, Paraguay llegaba a su tercer Mundial al hilo, esta vez realizado en Alemania, luego de clasificar (en la penúltima fecha) terminando nuevamente en la cuarta posición de la fase eliminatoria. Este hito acabó siendo lo más resaltante de aquella campaña al tener que retornar a casa más temprano de lo pensado. Dos derrotas al inicio contra Inglaterra y Suecia (ambos 0-1) no dieron opción de continuar avanzando. El único consuelo llegó en el juego de despedida, venciendo a Trinidad y Tobago por 2-0.

jugadores

paraguay

futbol


Ciclo actual (2007-presente)

historia

Homenaje a la Selección Paraguaya

jugadores


En marzo de 2007 se inició una nueva etapa para la selección paraguaya con la asunción del argentino Gerardo "Tata" Martino como director técnico. El primer desafío a afrontar fue la Copa América de Venezuela en la que se obtuvo resultados ambiguos. Tras un comienzo alentador con victorias de 5-0 y 3-1 sobre Colombia y Estados Unidos, respectivamente, sin embargo, el panorama cambió radicalmente al perder ante Argentina (0-1), al cierre de la primera fase, y frente a México (0-6), en cuartos de final, quedando así eliminado.

De esta manera, con las dudas sembradas por el duro revés sufrido, a partir de octubre de aquel año se encaraba el siguiente compromiso llamado Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010. Pese a ello, así como en el pasado torneo continental, el inicio no pudo ser más auspicioso al convertirse en uno de sus mejores en una fase de clasificación mundialista. De hecho, Paraguay se mantuvo como líder del selectivo durante ocho fechas, entre la cuarta y la duodécima, llegando a sacar al cabo de la décima ronda una ventaja máxima de seis puntos por sobre su inmediato perseguidor, que en ese momento era Brasil, al cual le quebró el invicto en la quinta jornada ganándole por 2-0 en Asunción, el 15 de junio de 2008.


No obstante, una serie de resultados adversos registrados en la primera mitad de 2009 redujo el margen a favor que tenía en la tabla, descendiendo hasta la tercera posición, aún en zona de clasificación directa al Mundial.
Más tarde, en septiembre, la escuadra guaraní se reencontró con el triunfo al doblegar, primero al seleccionado de Bolivia, y cuatro días después al de Argentina, ambos por 1-0 y en condición de local. La victoria sobre el combinado albiceleste selló de manera definitiva el pasaje de Paraguay al certamen sudafricano, a falta de dos fechas para el cierre de la eliminatoria.

Categoría principal: Futbolistas de la Selección de fútbol de Paraguay

Sus Figuras

Arsenio Erico


paraguay

El futbolista más virtuoso que haya nacido en suelo paraguayo: Arsenio Erico. En la Argentina, donde ofreció lo mejor de su repertorio, defendiendo la casaca del Independiente de Avellaneda. En su memoria, ABC Color ofrece hoy datos y anécdotas de su admirable trayectoria.

futbol

Una de las virtudes más admiradas de Erico: Su impresionante salto, para llegar siempre más alto que todos.
Fallecía en el Hospital Argerich de la ciudad de Buenos Aires el que es y será seguramente por mucho tiempo más el más grande futbolista paraguayo de todos los tiempos, Arsenio Pastor Erico Martínez. Sus sobresalientes virtudes futbolísticas y humanas recordaremos en las siguientes líneas:
Erico es gloria paraguaya y uno de los grandes del fútbol mundial. Pero por esas cosas del fútbol que nunca entenderemos, nunca pudo jugar por la selección nacional.
Erico fue de esos hombres predestinados para la gloria. Desde pequeño, su inmensa habilidad para jugar al fútbol lo situó como una estrella potencial, y su vida, su carrera, y su historia impulsaron al célebre Pa’i Pérez a decir de él que sería el más grande futbolista del Paraguay.

De las canchas de Salesianito saltó a la fama. Fue el primero, y tras sus huellas, muchos otros se hicieron también famosos. Comenzó a jugar fútbol en las canchas de Salesianito, y de allí pasó a Nacional junto con sus hermanos, Armando y Enrique.

Pero la hora gloriosa de Erico comenzó a gestarse en 1932 cuando, con el equipo Azul, de la Cruz Roja, realizó una extensa gira por el territorio argentino, para recaudar fondos. Su habilidad, sus goles, su extraordinaria condición atlética y su inconmensurable calidad humana pronto lo hicieron famoso.

Independiente se llevó a sus filas un diamante guaraní al que solo le faltaba el escaparate de la gran urbe porteña y desde Avellaneda su fama se extendió a todo el continente y a todo el mundo.
historia

Saliendo al campo de juego con sus maravillosos compañeros de Independiente, al que llevó dos veces a ser campeón.
En 1933 fue contratado por Independiente donde jugó hasta 1946, marcando el récord de goles del fútbol argentino: 293, en 330 partidos, marca aún no igualada.
Su récord de goles en una sola temporada, 47 goles en 34 partidos (promedio de 1,34 por partido), de 1937, fue superado recién en 1975: Héctor Scotta anotó 48 goles en 49 partidos (0,98 por juego).

Erico, en el centro de una constelación de estrellas, formó la delantera más contundente que equipo alguno haya tenido en la Argentina: Maril, De la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla. Entre los tres marcaron 556 goles. El periodismo argentino no escatimó adjetivos: "Saltarín Rojo", "El Paraguayo de Goma", "Semidiós de Avellaneda" fueron algunos de los calificativos más usados.

Cuando Erico, años después de dejar el fútbol, era reconocido en la platea de Independiente, el estadio entero se ponía de pie, coreaba "paragua... paragua..." y aplaudía a rabiar. Sus goles y su fama permanecen frescos aún hoy, en todo el continente.

Para Alfredo Distéfano, uno de los mejores futbolistas del Siglo XX, no hay dudas: "El mejor fue Erico". Para Leonidas, el célebre brasileño: "Erico foi o melhor". Lo afirma hasta ahora Delfín Benítez Cáceres, el inolvidable "Machetero" de Boca Juniors y la guardia vieja del periodismo argentino, lo exalta y magnifica.

Un día, Fioravanti, cuando el homenaje que le brindaron AFA y Liga Paraguaya en Asunción, dio una conferencia sobre Arsenio y dijo: "¡Ha! ¡Si Erico hubiera sido argentino!" y recordó que su pase costó una donación de 2.000 pesos para la Cruz Roja y que su prima, por dos años, fue de 2.500 pesos.

Erico fue grande entre grandes, maestro en entre maestros, brilló con luz poderosa en una constelación de fenómenos del fútbol que difícilmente vuelva a reunirse.

Por eso, Erico es hasta hoy, a más de medio siglo de sus hazañas, sinónimo de gol, y un nombre familiar para identificar al fútbol. Lástima que nunca pudo vestir la Albirroja. En el mundial del ’30, tenía apenas 15 años, y con 18, fue contratado por los "Diablos Rojos". Desde entonces jugó en la Argentina, y como en ese tiempo los que jugaban afuera no podían jugar por la Selección, el fútbol paraguayo nunca pudo alinear a su máxima figura, en su equipo nacional.

Elaboración: ABC Color
Recopilación histórica: José María Troche
Un genio del gol y jugador símbolo de todos los tiempos al que Independiente debe gran parte de su enorme popularidad. Al igual que Bochini, protagonista de una verdadera historia de amor con los hinchas, quienes lo amaron incondicionalmente. Nunca la adquisición de un futbolista resultó tan redituable como la suya. Con apenas 18 años llegó al club en 1924 proveniente de Nacional de Asunción.
Integrando un conjunto de la Cruz Roja paraguaya que realizó una gira por Argentina para recaudar fondos de asistencia a las víctimas de la guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay, fue observado por dirigentes de Independiente, quienes de inmediato dispusieron su incorporación. Erico respondió asi: en 325 partidos oficiales entre 1934 y 1946 marcó 293 goles, la marca máxima para un futbolista en la Argentina.
Pero si los números son contundentes, la fantasía de su juego era mucho más demoledora. Nadie que vió el arte incomparable de Arsenio Erico se refirió jamás a sus goles sino a su juego. Personalísimo, hábil, cimbreante, saltarín increíble que llegaba más alto con su cabeza que los arqueros con sus manos. Marcó una época y fue la superestrella de un Independiente pleno de grandes figuras.
Tuvo Arsenio Erico una particularidad que pinta su condición de crack de todos los tiempos: miles de simpatizantes de otros cuadros concurrían a los partidos de Independiente sólo por verlo a él. Erico desmintió rotundamente aquello de que el goleador debe ser un jugador de físico grande, de fuerza y con pocas condiciones técnicas. El rey del gol fue un exquisito.
Marcó seis goles en un partido ( a Quilmes en 1937, con un resultado final de 7-1) y cinco en otros dos encuentros.
Arsenio Erico nació en Asunción, Paraguay, el 30 de marzo de 1915 y su estreno en Independiente se produjo el 6 de mayo de 1934 ante Boca Juniors, en encuentro que terminó igualado 2 a 2. Junto a Vicente De la Mata y Antonio Sastre compusieron un trío de fábula. Entre los tres marcaron 556 goles. Goleador elegante, cabeceador histórico, habilísimo en espacios cortos, de estilo alegre y agresivo. Arsenio Erico, tal vez el futbolista paraguayo más famoso de todas las épocas, falleció en Buenos Aires en 1977, a los 62 años de edad.
Los goles de Erico
Años en Independiente: 12 temporadas (1934-1946)
Partidos jugados: 325 (con el club Independiente)
Goles marcados: 293 (marca no superada hasta el momento)
Goleador en 1937: 47 goles (34 partidos)
Goleador en 1938: 43 goles (30 partidos)
Goleador en 1939: 40 goles (31 partidos)
Homenaje a la Selección Paraguaya

Arsenio Erico contratado para una publicidad de Aristócrata, en Revista El Gráfico del 9 de Mayo de 1967, en la edición número 2483

Delfín Benítez Cáceres

jugadores


Este jueves 8 de enero (2004), en Caracas, se apagó definitivamente la luz de una estrella futbolística de portentosas dimensiones: Delfín Benítez Cáceres, el célebre "Machetero", inolvidable ídolo de Boca Juniors y gloria del fútbol paraguayo y de América.
Benítez Cáceres residía desde hace muchos en Venezuela, a donde llegó a fines de los años 40 para quemar los últimos cartuchos en su condición de infalible artillero. Sin embargo, con avanzada edad, también allí brilló y permaneció un largo período actuando y dirigiendo al equipo de La Salle, con el que fue repetido campeón.
El diminuto y mortífero atacante tenía 93 años y era aquejado por una prolongada enfermedad.
"NACÍ EN UNA CANCHA"
"Puede ponerlo sin temor porque es así: prácticamente nací en una cancha de fútbol. Fue el 24 de septiembre de 1910 en el barrio Mariscal López, de Asunción. Mi casa estaba justo frente a la cancha del club Libertad y todo era abierto. Era como mi patio, cruzaba la calle y la tenía ahí. Allí aprendí a caminar y a jugar al fútbol, vivía allí dentro". Lo contó a fines de 1989, cuando volvió al Paraguay durante un tiempo. Luego regresó a Caracas, donde residen todos sus hijos.
Con 19 años, el "Machetero" tomó parte de la sensacional victoria de Paraguay sobre Uruguay por 3-0. Uruguay estrenaba su título de campeón olímpico logrado en Amsterdam y el vencedor jugó todo el partido con diez hombres por lesión de un zaguero. En aquel tiempo no había cambios de jugadores. Al año siguiente disputó en Montevideo el primer Campeonato Mundial de fútbol.
UNA CARRERA DE LEYENDA
paraguay

Benítez Cáceres al cumplir 90 años, condecorado por la CONMEBOL con la Orden al Mérito del Fútbol Sudamericano, en septiembre de 2000.

De baja estatura pero fuerte complexión y unas piernas de acero, el pequeño Delfín llegó a la Primera División de Libertad. Así lo recuerda: "Yo siempre jugaba en mi categoría y me quedaba a esperar por si faltaba alguien en la siguiente. Así fue mi debut, en 1927, frente a Olimpia. Tenía 17 años. Se lesionó Gerardo Rivas, que era de la Selección Paraguaya y los muchachos de la Primera me pidieron a mí para reemplazarlo. Entré como insider izquierdo, hoy número diez. Ganamos 2 a 1 y yo marqué el segundo gol. Desde ese día hasta mi retiro siempre fui titular en todos los equipos donde jugué".
En 1932, en un pase sin mucho ruido, fue transferido a Boca Juniors. Pocos sabían que estaba en el en la institución hasta que un domingo el popularísimo club debía enfrentar a River Plate. Otra vez la lesión inesperada de un jugador le dio la chance. Ingresó Benítez Cáceres y marcó los dos goles del triunfo por 2 a 1. En adelante nunca más dejaría el primer equipo, en el que compuso un trío legendario con Francisco Varallo y Roberto Cherro.
Tras doce años en la Argentina (también actuó en Racing Club y Ferro Carril Oeste) regresó a Libertad, en Paraguay. Luego marchó a Venezuela y posteriormente a Colombia, donde actuó en Sporting de Barranquilla y Boca Juniors de Cali. Como entrenador fue campeón con Independiente Medellín en 1955. En 1958 retornó definitivamente a Venezuela.
El suyo es un caso de esplendor y longevidad de escasos antecedentes. Jugó 25 años ininterrumpidos, siempre marcando goles.
EL "MACHETERO"
A comienzos de los años 30 estalló la Guerra del Chaco, donde los soldados paraguayos combatían a punta de machete. Tras una sensacional victoria de Boca sobre Vélez Sarsfield (que tenía su estadio invicto por mucho tiempo) con dos goles de Benítez Cáceres, un diario tituló en su portada: "El fortín de Vélez Sarsfield cayó en poder del machetero Benítez Cáceres". De allí, para siempre lo acompañó el apodo.
futbol

Surgido de Libertad de Paraguay, el "machetero" fue campeón y goleador en la Argentina, y además brilló en Uruguay, Venezuela y Colombia.


Julio Cesar Romero "Romerito"


LUIS ÁLVARES
Julio César Romero “Romerito”, aún sigue en los corazones de todos los paraguayos que pudieron estrechar su mano, fotografiarse y hablar con él cuando visitó Japón a principios de mayo para la Fiesta Nacional de su país. “Romerito”, una de las más grandes estrellas del fútbol guaraní regresó, pero aquí quedan sus recuerdos y sueños.
Japón lo vio por primera vez cuando llegó con su selección al Mundial Juvenil de 1979, el torneo que encumbró al joven Maradona y que dejó “Romerito” como el segundo goleador.
Después volvió para un partido de exhibición con el Cosmos de Pelé, Chinaglia, Neskens y Beckenbauer, y en 1987 llegó a Tokio para la Copa Kirin vistiendo la camiseta de aquel glorioso Fluminense que había arrasado con todos los campeonatos brasileños.
El cuadrangular cervecero tuvo a la selección de Camerún, Torino de Italia y a los dueños de casa. El FLU venció 2-0 a la selección japonesa y repitió el score en la final ante el Torino.
En total, “Romerito” ha pasado por Japón cinco veces y no sólo conoce del sushi y el tempura. “En Paraguay conozco a la gente japonesa de la colonia y sé de sus costumbres, su historia, su educación y del respeto que tienen por sus semejantes. Siempre fui admirador de este país”, afirmó “Romerito”.
Tiene 43 años y dejó el fútbol profesional apenas el año pasado, cuando en octubre se vistió por última vez de corto con las sedas del Cerro Cora.
Un mes después, cuando apenas si se adaptaba a su nueva vida, “Romerito” entabló los primeros contactos para visitar nuevamente Japón. La propuesta lo sorprendió. “Acá, como es lejos no tan fácil llegar y me alegró mucho lo que escuché. Que habían hecho una encuesta entre los paraguayos residentes en Japón y que habían decidido que yo debía estar en las fiestas por el aniversario del país”, manifestó con satisfacción.
La Asociación de Residentes Paraguayos de Sano-Tochigi anotaron el gol de la temporada porque la invitación fue aceptada y la llegada del ex astro del fútbol se produjo sin contratiempos.
Es admirador de Stroessner
El 4 de mayo se produjo la mayor concentración de paraguayos del año. Ninguna distancia fue larga para llegar a Sano y ver en persona a “Romerito”. No sólo encontraron a un personaje humilde y sencillo sino también honesto, sensible y polémico como político. Dejó la exigencia del fútbol, pero se ha ganado el lío de la política. Ahora es concejal.
“Los políticos de nuestro país están destruyendo Paraguay y ya es hora que entremos a trabajar. Yo lo hice como concejal en mi ciudad, Luque, muy cerca a Asunción. Allí estamos en medio de un pueblo orgulloso de sus costumbres, pero que necesita ayuda social para la educación y el combate contra la pobreza”, declaró.
Luego se confiesa admirador del general Stroessner, el octogenario dictador paraguayo que está asilado en Brasil y que enfrenta la peor acusación de haber formado en los 70, con Pinochet de Chile y otros militares de la época, parte de la Operación Cóndor para perseguir y matar a opositores de esos regímenes.
“Después de que Stroessner salió todo se vino abajo. Lo que dicen de él son sólo mentiras”, dijo “Romerito”.
“Chilavert no es serio”
Pero si estos son sus gustos, sus disgustos los genera Chilavert, el iracundo arquero de la selección paraguaya de fútbol que ha expresado muchas veces su intención de postularse como presidente de la República.
“Jamás votaría por Chilavert. Necesitamos gente seria y él no es serio. Habla mucho”, señaló en tono concluyente.
Como concejal de Luque cree que la mejor manera de trabajar por el futuro es con los niños y para ellos ha diseñado un proyecto de deportes y esparcimiento que requiere de ayuda financiera.
Dijo que no se atrevería a pedir la ayuda económica de los paraguayos residentes en Japón, pero que sí solicitaría el respaldo ante las autoridades japonesas que deseen apoyarlo.
“Quiero educar a los niños en los valores de la vida a través del deporte. Allí debemos comenzar para cambiar el futuro del país. Proyecto torneos de fútbol, vóley, concursos de canto, poesía, dar becas de estudio y hasta fomentar intercambios de niños entre Paraguay y Japón. Hablo de unos 50.000 dólares por única vez porque tenemos capacidad para después autogestionarnos y vivir con nuestros propios recursos”, concluyó “Romerito”.
historia

Romerito con la Copa do Brasil


Homenaje a la Selección Paraguaya

Un Rey en movimiento


Rolando Chilavert


jugadores


Un volante creativo de los buenos
Artemio Villanueva
¡Cuándo no en Luque! Primero fueron los Aurelio González, ‘‘Atita’’ Villalba, José y Silvio Parodi (+), Américo Godoy, ‘‘Raco’’ Ortiz, ‘‘Romerito’’, Raúl Amarilla entre estos monstruos y otros más que vendrían luego.
Y entre estas luminarias llegó un día Rolando Chilavert en el año 1974, iniciándose en las inferiores, donde luego se acoplaría su hermano, el gran arquero: José Luis.
‘‘Esos primeros años me sirvieron de mucho y en el Luqueño cimenté mi juego para ir perfeccionando en los años’’, explicó.
Fueron 9 años de vestir el azul y oro del Luqueño y de demostrar sus grandes condiciones de mediocampista y ser el líder en el mediosector, encargándose de los tiros libres, perfectos e inatajables. ‘‘Y llegó el gran día, en que nos clasificamos vicecampeón (1983), porque desde hacía años que el Luqueño buscaba llegar a eso, y lo conseguimos. Lastimosamente, el título se muestra esquivo desde el año 1953. ¡Ojalá se dé alguna vez!’’, comentó.
EN GUARANI Y CON LA ALBIRROJA, LA GRAN ALEGRIA
En su primer año con Guaraní, ya consigue su primer título, en 1984. ‘‘Fue algo inolvidable, porque también se buscaba afanosamente la consagración, luego de mucho tiempo y en esta me tocó’’, puntualizó.
Con el Aurinegro jugó en los años 1984, ’85, ’89, ’93 y 1994, temporada en que le diría adiós al fútbol. A pesar de estar en otros clubes luego, en ese lapso de tiempo logró consolidar su juego en los seleccionados juveniles y de mayor, clasificando para estar en el Mundial de México 1986, bajo la orientación de Cayetano Re. ‘‘Lo de México fue algo espléndido, porque hacía tiempo que no se llegaba a esa instancia, aunque ahora de nuevo la Albirroja está para ir a Corea-Japón 2002, y anteriormente estuvimos en Francia. Eso nos obliga a creer en nuestra selección y trabajar por los jóvenes, para que puedan emular a las grandes figuras y ser útiles a nuestra sociedad’’, enfatizó.
UN ESPECIALISTA EN BALONES QUIETOS Y EXCELENTE EN EL MEDIOCAMPO
Rolando siguió luciendo alto y recorrió otros equipos, consiguiendo títulos y vicecampeonatos. Con el Olimpia cumplió a cabalidad y logró resaltar su enorme riqueza técnica y liderazgo en el mediosector, colaborando para la obtención del campeonato del año 1988, junto a otros grandes del Rey de Copas. Alejado del Decano, continuó su periplo de ir de un club a otro, siempre trasmitiendo su personalidad de caudillo y gran jugador, logrando también vestir la casaca del club más popular del país: Cerro Porteño, en el año 1991, para luego recalar con las estrellitas de Presidente Hayes y retornar al Guaraní en 1992 y decirle adiós a los campos de juego profesionales.
Su liderazgo, su técnica y sus excelente disparo de balones quietos dejaban de ser tales, ‘‘para dar paso a otras figuras jóvenes’’, declara en un momento.
Marciano Rolando Chilavert González hoy sigue trasmitiendo lo que aprendió y aplaudiendo todo lo bueno, destacando la gran labor de su hermano José Luis Chilavert, el que rompió el molde en el arco, y compartiendo junto a su hermosa familia todo lo hermoso que nos da el Señor.

JOSE LUIS CHILAVET


paraguay

EN LOS '90 APARECE UNO QUE ROMPE EL MOLDE EN EL ARCO
Desde el ``vergel luqueño'', ciudad de ilustres hombres de la música, el fútbol y otras enormes cualidades, nace una de las más grandes figuras que con el correr del tiempo pasa a constituirse en el mejor del mundo en su puesto.
No sin antes pagar tributo a todas esas circunstancias que depara este popular deporte.Tuvieron que pasar varios años para que JOSE LUIS CHILAVERT llegue a demostrar todas sus excelentes condiciones de gran arquero. En el fútbol argentino encuentra su consagración definitiva con el SUPERCAMPEON VELEZ SARSFIELD. Campeón de la Copa Libertadores de América, Intercontinental y otros títulos que confirman ese gran momento. Y para rematar el momento de gloria, clasificarse con la selección paraguaya para el Mundial Francia '98 y ser elegido por segunda vez como el NUMERO 1 DEL MUNDO, en su puesto, no sin antes conseguir otro galardón, el del REY DE AMERICA.
Hoy por hoy, el ``CHILA'' es orgullo del balompié guaraní y el mejor del mundo. Con él se rompieron todos los esquemas del arco, por sus goles sensacionales, ya sea de 60 metros, de 20 o de penal. Lleva marcados más de 30 tantos y es todo un récord y no solo los transforma en goles, sino también los ataja. Los penales parados demuestran sus extraordinarias condiciones. Hoy por hoy, posiblemente ha ganado todas y tendrá la oportunidad de demostrar todos sus recursos en el arco, en junio, cuando Paraguay compita en el Mundial de Francia.
Está comprometido a mantener todo lo ganado en años de sacrificio y seguir siendo el mejor. Chilavert debutó por primera vez en la selección de mayores el 27 de agosto de 1989, cuando Paraguay ganó 2-1 (con goles de Javier Ferreira y Chilavert, de penal) a la selección de Colombia por las eliminatorias para el Mundial de Italia '90. El último partido que disputó fue ante Venezuela, con triunfo de la Albirroja por 1-0, en el Defensores del Chaco. En los 10 partidos que le tocó jugar con la selección cumplió con creces y fue factor preponderante, como todos los componentes del plantel, para realizar esta gran campaña, que de nuevo es el despertar del fútbol paraguayo. Un sueño largamente acariciado se cumplió, y el pueblo deportista goza, ríe, llora, en este momento de explosión futbolística.En el año 1989 llegó a jugar dos partidos en las eliminatorias para el Mundial del '90; en el año 1991, el Sudamericano de Chile; en 1993 Sudamericano de Ecuador y la eliminatorias para USA '94 y cerrando un extraordinario momento en el arco con la querida ALBIRROJA (1997).

Hugo Ricardo Talavera


Artemio Villanueva
Hugo Ricardo Talavera Valdez nació un 31 de octubre de 1949 (barrio Sajonia mi desvarío...) y, como todos los grandes, fue formándose en los picados vecinales.
``Recuerdo que empecé a jugar con seriedad en el colegio Cristo Rey (ahí cursó sus estudios) y constantemente el profesor Livio Ramírez y Lorenzo ``Cachito'' Recalde me decían por qué no iba al Nacional. Me gustó la idea y acepté''.
Ahí comenzó un futuro alentador tras la pelota.
Nos comentaba el ``Tala'' que lo llevaron como número ``3'' (era el puesto que ocupaba en el colegio) y ni se imaginaba que llegaría a ser uno de los grandes ``10'' que tuvo el fútbol paraguayo.
Luego de un año en la Academia estuvo por el Guaraní de la época de oro. ``Guaraní tenía para formar dos equipos y a pesar de eso llegué a jugar unos partidos'', afirmaba.
Fueron momentos difíciles por tener que sobrellevar el fútbol con el estudio, pero a pesar de estas circunstancias supo equiparar ambas cosas. La pelota ya no era un proyecto para él, como los planos arquitectónicos, el escalímetro y otros. La realidad estaba presente y el desafío, enorme.
LOS PRIMEROS AÑOS, BRILLANTES CON EL CICLON
En el año 1971 firma por Cerro Porteño. Llega con esa humildad que lo caracteriza y se entremezcla con tremendos jugadores de la talla de Arrúa, Jara Saguier, Hugo González, Enciso y otros. Y lo hace de 6 u 8, porque la número 10 tenía dueño en aquel entonces.
``Solamente cuando el `Nino' (Arrúa) fue transferido al fútbol europeo pude ocupar ese puesto'', nos decía. ``Suplantar a ese extraordinario jugador me obligaba a redoblar esfuerzos'', corroboraba.
Pero así y todo, se anotó en el tricampeonato de los años 1972, '73 y '74, cuando los hinchas azulgranas gozaban con esas luminarias de los años '70.
LO INSOLITO DE AQUEL ENTONCES: DE CERRO A OLIMPIA
La rivalidad existente entre los hinchas de los dos grandes del fútbol paraguayo no permitía una transferencia de club a club. Pero el destino -por decirlo así-, quiso que Hugo Talavera pasara al Olimpia, junto con Alcides Bareiro y Silverio Troche.
Al respecto recordaba: ``En el año 1975 asumió el Dr. Zapag como presidente de Cerro Porteño y transfirió en forma masiva, desmantelando el equipo y tuvimos que irnos'', aclaraba.
Y en esta nueva etapa de su carrera deportiva llega a consolidarse en el puesto y vivir los años brillantes de su carrera deportiva con la franja negra.
Los títulos y las tardes de gloria lo confirman. ``Con el Olimpia llegué a campeonar en los años 1978, '79, '80, '81, '82, '83 y 1985, más la Copa Libertadores de América, la Intercontinental y la Interamericana'', recordaba.
El cambio de casaca le sirvió para consolidarse en el mundo futbolero y ser una de las principales estrellas del Decano.
DEJANDO ATRAS LAS GLORIAS, BUSCAMOS EL PRESENTE
La arquitectura y el fútbol, el sueño de toda una vida, se vio cristalizado. Actualmente posee una empresa de construcciones.
``No me puedo quejar, trabajo tengo. Tampoco dejo de observar el fútbol, una pasión de toda la vida'', nos dice.
Y le lanzamos la pregunta sobre la situación actual del fútbol paraguayo y contesta sin pelos en la lengua: ``Nuestro fútbol está cada vez peor, a nivel local. La gente ya no acude a las canchas porque se le ofrecen pobres espectáculos'', afirma.
Prosigue diciendo: ``Por suerte la selección de mayores está cumpliendo un excelente papel en estas eliminatorias, y todo por tener en el plantel futbolistas de categoría que están jugando con suceso en el extranjero'', corrobora.
Luego se despacha en realidades que atañen a los dirigentes: ``Mientras los clubes grandes como Cerro Porteño y Olimpia no manejen los destinos del fútbol paraguayo desde la Liga Paraguaya, veo difícil que mejoremos''.
Estas afirmaciones pueden causar roncha, pero son opiniones de alguien que conoce mucho de fútbol y está empapado de él.
EL LIDER QUE FUE Y SIGUE SIENDO EN SUS APRECIACIONES
Un equipo de fútbol necesita un líder y Hugo Talavera así se manifestaba dentro y fuera del gramado. En los viajes, las concentraciones, cuando había que pelear por un premio, ahí estaba presente. Y como antes, desea que nuestro fútbol retorne por la senda de grandes campeonatos y que las divisiones inferiores tengan el apoyo de los dirigentes, el Gobierno, las grandes empresas, para que volvamos a creer en el fútbol y en la formación de grandes estrellas.
Así como sus potentes disparos fueron certeros y sacudían redes, que sus apreciaciones sirvan para levantar en algo a esa juventud que espera ser motivada para un futuro mejor.
Cristo Rey, Nacional, Cerro Porteño, Olimpia, Newell's Old Boys de Rosario (Argentina) y el recuerdo de las competencias universitarias suman los grandes pergaminos y el pasado de este gran número ``10'', que como todos tiene uno o muchos proyectos, ``para lo cual falta una motivación'', nos decía al despedirse.

_______________________________________
Otros Grandes Jugadores Paraguayos del Pasado


Ever Hugo Almeida
Osvaldo Aquino
Néstor Benítez
Silvio Benítez
Angel Berni
Salvador Bregalia
Marcos Centurion
Teresio Centurion
Cristin Cibils
Carlos "Lobo" Diarte
Martin Duarte
Ruben Fernandez
Gerardo González
Carlos Huespe
Justo Jaquet
Adolfo Lazzarini
Oscar López
Miguel Martinez
Osvaldo Pangrazio
Pedro A. Pérez
Ricardo Quiñónez
Adolfo Riquelme
Eliseo Báez Riveiro
Pedro Rodriguez
Vicente Rodriguez
Angel Jara Saguier
Juan de la Cruz Sanabria
Modesto Sandoval
Rafael Toñanez
Juan Bautista Torales
Gustavo Torres
Carlos Uliambre
Adolfo Vaccaro
Antonio Vidal
Joel Villalba
Juan Bautista Villalba

Videos



Seleccion Paraguaya contra sudamerica, video de animacion para alentar a la albirroja,espero que les guste


Soy albirrojo nde infeliz!! buenisimo el tema


Gol de Romerito para la victoria de 1-0 de Paraguay sobre Irak en partido de fase de grupos, Mexico 1986.


Medalla de Plata en las Olimpiadas de Atenas 2004



fuentes: http://es.wikipedia.org
http://www.albirroja.com

Suerte albirro!!!

6 comentarios - Homenaje a la Selección Paraguaya

ruli_cde
Te pasaste macho! Feliicitaciones por el post! mereces muchisimos puntos por el laburo del post nomas !
lgiubi_py
esta bueno el post maestro, hacelo un poquito mas prolijo nada más.