Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)



Un recuerdo para los jugadores que se pusieron alguna vez nuestra camiseta en los `80,'90 y no hace mucho tiempo atrás.Algunos pintaban para cracks.Otros fueron un fracaso.Que fue de ellos y por donde andan hoy.Espero que les guste




recuerdo


Vicente Rubén Principiano


racing



Excelente nombre, augurios de una carrera brillante, día de gloria, escándalo en Chile y bizarrísimo paso por el fútbol sudafricano. Se comenta que cuando sale del país en su ficha de migración pone baldosero como profesión. Y nadie se lo discute.
Enganche criterioso pero inconstante, apareció en la Primera de Racing de la mano de Gustavo Costas en 1999 y luego tuvo más rodaje con el Pampa Jorge de entrenador. Atrevido y donante de frescura para el ataque de La Academia, fue mechando buenas actuaciones con incómodas suplencias, completando 40 partidos y 1 gol (en un raro 6 a 0 contra Unión de Santa fe). Si bien colaboró con la ardua tarea de salvar al conjunto de Avellaneda de la Promoción en el Clausura ‘01, ante la llegada de muchos nombres de peso perdió la posibilidad de integrar el plantel campeón del Apertura.
Su intento por volver a ser el de antes trajo aparejado un exilio poco simpático por tierras chilenas, donde vistió la casaca blanca del Colo Colo (2002), institución en quiebra que por ese entonces se reforzaba con jugadores de poca monta.
La labor del volante fue escasa y se ve que da tanto ir al banco se aburrió porque de la única manera que pudo llamar la atención fue gracias a una situación indecorosa fuera de la línea de cal. En octubre de ese año, el ex Racing fue detenido por los carabineros por conducir en estado de ebriedad, acompañado (en otro auto) por su compatriota y compañero Nicolás Tagliani. El caso rápidamente se transformó el causa de estado para los medios de comunicación, sobre todo para los sensacionalistas, y la bombra repercutió en los vestuarios del club. Después de varios días de dimes y diretes, los dirigentes colocolinos resolvieron sancionar a los argentinos de manera muy severa: una reducción del 50% en el sueldo de ambos. Principiano aceptó resignado. El Nico, en cambio, saltó ante la injusticia de recibir una pena sin comerla ni beberla, ya que en ese incidente había estado involucrado pero sin responsabilidad. Por esa razón se negó a cobrar menos hasta la finalización de su contrato y los popes terminaron echándolo. El ex Pincha no se la bancó y saltó con los tapones de punta contra el enganche: “Yo pensé que en el momento en que él se la tenía que jugar, iba a decir ‘las cosas me pasaron a mí. Nicolás no tuvo nada que ver‘”. Y agregó: “ni siquiera estaba de acompañante, yo estaba en mi auto y Vicente en el suyo. A mí me sintieron el olor en la boca y vieron que no tenía nada, así que yo pasé desapercibido. A Vicente le salió la alcoholemia y a él le paso todo esto. Pensé que Principiano era mi compañero, pero al final me mató“.
Un mes después, Princi o el Vicho, como lo apodaban, apareció en el entrenamiento con unos papeles en la mano y les dijo a todos: “Me entregaron los análisis de sangre y el resultado arrojó 0,74, que quiere decir que no estaba ebrio. La jueza me dijo que me iban a devolver la fianza y el carnet de conducir. Además, me señaló que no me tendrían por qué haber detenido“.
Por supuesto que su estadía en Chile logró una fecha de vencimiento después de ese acontecimiento lamentable y en el verano de 2003 volvió a Racing sin generar demasiadas expectativas. Para colmo, en su primera práctica se rompió los ligamentos y tuvo que comerse otro garrón. Sin embargo, en su camino hacia el letargo absoluto había una nueva chance de asomar la cabeza. Y en cierta medida la aprovechó. En su regreso oficial, el 28 de octubre de 2003, ingresó en el segundo tiempo de un partido ante Chicago para agregarle más manejo al equipo dirigido por Ángel Cappa. Principiano fue soberbio. En 45 minutos metió 3 asistencias (a Mariano González, Diego Milito y Lisandro López) y fue la figura excluyente de la victoria por 4 a 0.
Notas en los diarios, una entrevista en el programa de Niembro y la ilusión de los hincha de Racing empujaron al enlace hacia otra etapa en su carrera. Que no sería muy distinta a la anterior.
En su período 2003/04 disputó 16 partidos y luego la robó por todos lados. Además de un intento innecesario con la camiseta de Morón (2006/07) en la Primera B, representó a la Argentina en el exterior con las camisetas de Atlético Universidad de Perú (peleó el descenso en el 2004), Olmedo de Ecuador (sólo 3 meses en 2005) y Sundowns de Sudáfrica (2005/06), donde se reencontró con Cappa, el DT que lo había dejado vegetar en Reserva antes de consagratorio match ante el Torito de Mataderos.
En la actualidad se encuentra en el Monagas, tradicional equipo venezolano que posee algunos simpatizantes que, sin respetar regla ortográfica alguna, suelen ingresar a un foro para escribir cosas como: “verga el principiano. esta pasado e marisko se cae mas q arango“. Si alguien entiende, que traduzca. Igualmente sospechamos que “verga” no significa “crack”.

jugadores

Juan Pablo Pizzuti


frustración

Hijo de Juan José Pizzuti, el creador del mítico Equipo de José, no pudo evitar el designio familiar y terminó poniéndose la camiseta del Racing Club aunque, vale aclarar ante la presencia de cualquier desprevenido, no hizo ni un 0.5 % de lo que hizo su padre.

Nacido el 13 de octubre 1972, empezó como volante izquierdo en las inferiores de Lanús hasta que se fue poniendo grandecito y en 1992 cayó en la tentación de probar sus condiciones en La Academia. Con 20 años, empezó a alternar en la Cuarta de Racing y hasta se dio el lujo de dar una entrevista a una revista partidaria: “Indefectiblemente la gente va a caer en las comparaciones pero yo trato de estar alejado de ellas porque sé lo que fue mi padre como jugador y el respeto que se ganó como técnico. Tengo mi propia personalidad y trataré de imponer mi estilo de juego dentro de las posibilidades“.

Un año más tarde se convirtió en habitué de la Reserva. No tardaría demasiado en subir al plantel profesional y en 1994, favorecido por la conducción de Rodolfo Della Picca (un interinato que duró 7 encuentros), llegó a ir al banco de suplentes en un match de Primera División.

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Leonardo Daniel Selenzo (Chaleco)

recuerdo

Si bien el máximo logro de este delantero fue ponerle el sobrenombre “Pato” a Roberto Abbondanzieri, también realizó una carrera que vale ser repasada.
Oriundo de la provincia de Santa Fé, realizó las divisiones inferiores en Rosario Central y ya desde muy joven, algunos le auguraban un prometedor porvenir. De esa forma, fue que llegó a la selección juvenil Argentina . En el Sudamericano Sub 17 de Ecuador, en 1988, la rompió, marcándole dos goles a Colombia, dos a Uruguay, uno a Bolivia y otro a Paraguay. Clasificados al Mundial del año siguiente en Escocia, volvió a integrar el plantel junto figuras de la talla del mencionado Abbondanzieri, Gabriel D’Ascanio, Leonardo Díaz, Néstor Holweger, Pablo Lavallén, Luis Medero, Claudio París, Walter Paz y Gustavo Insaurralde. En ese campeonato, llegó a marcarle un gol en cuartos de final al Portugal de Luis Figo, pero lamentablemente quedaron eliminados.
Sin oportunidades, pasó a Estudiantes de La Plata (1989-1990) donde apenas pudo disputar 3 partidos y por eso, buscó nuevos horizontes.
Extrañamente llegó a Racing Club (1991-1992), quizás más por su pasado que presente, pero lo cierto es que el incipiente Luis Alberto Carranza no le dejó muchas oportunidades. En 24 encuentros, marcó 1 gol y si bien no ratificó lo que se esperaba de él, su director técnico de aquel momento, Roberto Perfumo lo recuerda bien por haberlo mandado al campo en un partido de la Liguilla frente a Vélez, donde la descoció, colaborando para que la Academia deje en el camino al Fortín dando vuelta una serie complicada.
Pero a pesar de todo, ese año volvió a ser convocado para representar al país, con la selección Argentina que participó del Sudamericano Sub 20 de Venezuela. Algunos de sus compañeros de aquel entonces fueron Mauricio Pochettino, Marcelo Delgado, Nacho González, Juan Esnaider, Gabriel Schurrer, Claudio Marini, Javier Bellino, Diego Cocca, Juan Distéfano, Nuno Molina y Héctor Zapiola, entre otros.
Ya para 1993 optó por retornar a su provincia , a pesar de bajar de categoría, para actuar en Atlético Rafaela, donde permaneció hasta 1995, marcando algunos goles.
En 1996 decidió armar las valijas y comenzar un viaje por el continente. Inicialmente firmó para el Junior de Barranquilla (1996) en Colombia, donde formó dupla de ataque con el voluminoso Iván René Valenciano. Pero a los 6 meses ya andaba por Bolivia, defendiendo los colores del Jorge Wilstermann (1996) y luego del Blooming (1997-1998).
Teniendo una mejor base económica y habiendo inflado algunas redes, desembarcó en San Martín de Mendoza (1998) para acompañar a Leonardo Aguirre y Ricardo Dillon en el Nacional B.
Indudablemente las cosas no salieron bien, por lo que volvió a agarrar la valija y recaló otra vez en Bolivia. El Real Potosí (1999) fue su nueva aventura pero al tiempo ya volvió a la Argentina para quedarse de forma definitiva.
De acuerdo a registros un tanto dudosos, habría pasado por Banfield, Deportivo Morón, Municipal de Perú y Defensores del Oeste de San Luis.
Lo que si se puede precisar es que , bien cerca de su casa, jugó el Argentino B para Defensores de Belgrano de Villa Ramallo en el 2004 y actualmente quema sus últimos cartuchos en Matienzo, de la misma localidad (2005-2006).
Quienes lo han visto jugar, aseguran que no se trata del Enzo, sino apenas de Selenzo.


racing


Leonardo Gastón Fiorotto

jugadores

Delantero entrerriano nacido en Gualeguaychú que comenzó tan derecho en su carrera que pensó que sería un carnaval.
Es que siendo muy joven fue fichado por un club grande como Racing de Avellaneda y en sus primeros partidos debutó en la red ante San Lorenzo de Almagro en una victoria de la Academia por 2 a 1.
Sin embargo, por algún motivo la suerte le fue esquiva y el nacido en 1970 tuvo el mismo destino que su compañero de camada Carlos “La Rata” Kohary.
Fue por ese motivo que con 3 encuentros disputados y 1 gol debió dejar la institución y se mudó a unas cuadras pero dos categorías más abajo.
Pasó a Arsenal de Sarandí (1991-1992) donde una inesperada situación lo haría feliz a final de temporada. Sin tener demasiados minutos en cancha, terminó siendo parte del plantel del Viaducto que logró el ascenso al Nacional B tras vencer a Alvarado en Mar del Plata en la final del zonal sudeste.
En ese equipo también estaban entre otros Gabriel Viscovich, Oscar Ibáñez, Néstor Maciel, “Fito” González y José Rizzo.
Si bien el motivo de la victoria fue netamente deportivo, algunos aseguran que mucho tuvo que ver el entonces presidente Carlos M…., padre de Zulemita, quien había anticipado: “me inclino por Alvarado, sería lindo que una ciudad tan hermosa como Mar del Plata, pudiera contar en poco tiempo con un equipo en Primera División. En cambio, Avellaneda ya tiene dos: Independiente y Racing Club”.
No obstante, sus expectativas de sumar minutos en la segunda división del fútbol argentino se fueron por la borda y por lo tanto su permanencia en el club “oficialista” también.
Fue así que tras tener pocas posibilidades, volvió a cambiar de club pero continuando en la zona sur del Gran Buenos Aires. Recaló en Dock Sud (1992-1994) en donde también peleó por subir y volvió a tener compañeros de renombre como Kobistyj y Gauna. Pero finalizada su segunda temporada dejó la institución y tras su salida, el auriazul realizó una campaña aún mejor y perdió las finales con Atlanta.
Tras ese episodio, nunca más se supo de él como jugador, aunque se lo vinculó al poderoso Alcides Vigo de Perú , dato que no pudo ser comprobado.
Ya retirado de la actividad y de nuevo en su pueblo, fue entrenador de Sud América y según cuentan, vive los partidos a full al punto de quedarse sin voz. Es que Fiorotto nunca fue líder, apenas titular y ahora aprovecha para gritar por todo lo que no pudo como jugador.

frustración


Walter Orlando Giulidori


Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Viernes por la noche en Avellaneda, clima de clásico ante San Lorenzo, a pesar de que La Acadé presentaba algunos juveniles en la fecha 16 del Apertura ‘90. Esa noche el local formó con Goycochea; Claudio Marini, Sozzani, Fabbri y Míguez; Hugo Lamadrid, Perico Pérez, Ortega Sánchez, Meza, Fabio Giménez y Selenzo.
El partido lo estaba ganando el local 1 a 0 (gol del Flaco Lamadrid) cuando a los 39 minutos del primer tiempo se lesionó el Pato Míguez y tuvo que ser reemplazado por…Giulidori. ¿¿¿Quien???, se preguntaban en la popu. ¿¿¿Y ese???, exclamaban en la platea.
Después de la victoria 2 a 1 con gol de Fiorotto, el número 13 evacuó las dudas en la Revista Racing:


“MI nombre es Walter Giulidori, tengo 20 años y provengo de un pueblo llamado Álvarez que se encuentra a 20 kilómtros de Rosario. Llegué a Racing en el ‘89 y me probó Beto Martínez. Tuve la suerte de quedar y en la actualidad estoy jugando en la Cuarta. Vivo en la concetración y ésta de hoy es mi mayor alegría“.

- ¿De qué jugás?

Habitalmente lo hago de marcador de punta derecha. En cuarta era suplente de Juan Distéfano y cuando el “Yaya” subió a Primera quedé como titular. Al jugar de 3 se me dio vuelta la cancha pero de todas formas traté de cumplir con las indicaciones del técnico.

- ¿Cuál es tu situación en el club?

Me encuentro a préstamo y mi pase tiene una opción de cuatro mil dólares. Mi mayor deseo es quedarme en Racing y voy a hacer todo lo posible para lograrlo.

- Un par de veces nos colocaste al borde del colapso al intentar salir jugando en la puerta misma del área.

Sí, tengo la costumbre de no “bartolear” la pelota. Me gusta salir jugando y apoyar al compañero mejor ubicado. Por suerte no perdí ninguno de esos balones.


Se ve que las cuatro lucas nunca aparecieron porque Giulidori jamás volvió a ser visto por el Cilindro y recién lo encontramos en diciembre de 2007 en un listado de la OSPIM…¡la Obra Social del Personal de la Industria de la Madera!

recuerdo

Guillermo Andrés Tambussi


racing

Es probable que los hermanos Tambussi hayan apostado alguna vez por cuál de los dos aparecería primero en este sitio. Si eso ocurrió, queremos decirle a Leonardo que se ponga contento, que ya puede cobrar lo suyo, porque el turno de Guillermo ha llegado.
Marplatense nacido en 1982, vivió con admiración la ascendente carrera de su hermano mayor, que siendo muy joven prometió en la Primera del Racing Club de Avellaneda. Él sabía que poníendole ganas no pasaría mucho tiempo para que le sucediese lo mismo. A lo sumo tendría que esperar un año…o dos. Lo cierto es que este delantero veloz y de gambeta desprolija integró el plantel racinguista desde 2000 hasta fines de 2005, pero el debut nunca llegó. En el medio le tocó vivir de todo. Desde falsas expectativas generadas por entrenadores como el Pato Fillol, hasta un préstamo condenatorio a uno de los clubes más baldoseros de la historia, La Plata Fútbol Club, en la temporada 2004/05.
Allí ascendió al Torneo Argentino A y luego de un retorno sin gloria a La Academia, volvió a la ciudad de las diagonales para jugar un semestre en el 2006. Ese último campeonato al lado de figuras como Nicolás Ayr, Darío Cajaravilla, Martín Mazzuco, Agustín González Tapia, Gustavo Paruolo y Mauro Amato, le dio el valor suficiente para cerrar los ojos y entregarse a lo que fuese. Pero no le fue mal. Firmó para el Deportivo Italiano (2006/07) y arrancó algunos aplausos que luego se desvanecieron cuando, al finalizar la temporada, no se puso de acuerdo con la renovación de su contrato y quedó a la deriva.
Su destino más próximo, pese a lo que parecía ser un repunte en su trayectoria, terminó siendo Río Cuarto. Primero coqueteó con Estudiantes y luego firmó con Sportivo Atenas, conjunto cordobés que participa del Argentino B. Se nota que le sobra talento para actuar en una categoría superior. Pero a esta altura ya es tarde. Su hermano está cobrando la apuesta.


jugadores

Germán Arangio


frustración

Promesa incumplida que desplegó su fútbol por varios países del continente americano sin obtener un real reconocimiento en su tierra. La “Shirley Temple del gol” para algunos, el “Sergio Gendler del fútbol” para otros, Germán Arangio hizo de su pelo rubio y ensortijado una marca registrada.
Apareció con fulgor en el inicio de la era Pekerman a cargo de los equipos juveniles argentinos. Integró aquél plantel que se consagró campeón en el Mundial Sub 20 de Qatar, en 1995. Casi paralelamente debutó en Racing y en poco más de una temporada llegó a jugar 8 encuentros con 1 tanto en su haber. Compartir el plantel con el Turco García y el Puma Rodríguez, ser dirigido por Pedro Marchetta y estar bajo el ala protectora de Juan Destéfano (foto) lo debe haber nutrido de experiencias inolvidables. Pero también es cierto que ese no era el mejor ámbito para poder triunfar. Por eso no desestimó la oferta del fútbol mexicano en 1996, cuando partió hacia el norte para vestir la roja camiseta del Toros Neza. Allí fue protagonista en todo sentido, pero particularmente del recordado episodio de 1997 que involucró al conjunto de Lussenhoff, Mohamed y el Pony Ruiz con el seleccionado de Jamaica. En un partido de carácter amistoso, Arangio respondió a la agresión de un Reggae Boy y desencadenó una batalla campal difícil de igualar en la historia del fútbol mundial. Los amantes de peleas bizarras, agradecidos.
En 1999 sufrió el descenso a Primera A en carne propia. Pero no sería la única vez, porque se sumó al Atlante (23 partidos, en la 2000-01), que también perdió la categoría la temporada siguiente. Resignado, volvió al Toros Neza (2001-02) para tratar de ascender pero se quedó en el intento. Se fue de la institución con 159 partidos en sus espaldas. Obstinado, no tuvo problemas en jugar un año más en la segunda categoría, con los colores del Zacatepec (39 partidos, en el 2002-03).
Cuando parecía que su trayectoria se moría en el fútbol mexicano, lo contrató un equipo de Emiratos Árabes, que también descendió y por lo tanto, obligó al blondo atacante a pelearla de nuevo desde abajo. En el interín, hizo de todo para volver a México. Pero nadie lo contrató.
Increiblemente, en marzo de 2005, el Gremio de Porto Alegre lo tuvo a prueba durante 30 días con la intención de hacerle firmar un contrato en caso de mostrar un óptimo nivel. Pero eso no sucedió. El DT de conjunto brasileño, Hugo de León, lo conocía de su paso por tierras aztecas y lo llevó con la mínima esperanza de que le devuelva la confianza con buen fútbol. Iluso, terminó bajándole el pulgar tras el período de evaluación.
Fue su amigo Antonio Mohamed quién le tiró una soga en julio de 2005 para que se sume a Huracán de Parque Patricios. Otra vez en el ascenso, otra vez tratando de subir. Su paso por el Globo fue demasiado breve. Pocos partidos y ninguna flor. Por lo menos se dio el gusto de reencontrarse con viejos compañeros de su etapa juvenil como Mariano Juan y Walter Coyette.
A comienzos de 2006 se incorporó al Audax italiano de Chile, donde comió mucho banco gracias a las pocas posibilidades que le dio el entrenador Raúl Toro. Por esa razón, fichó hace un par de semanas para Palestino, quizás con la firme ilusión de poder consagrarse definitivamente en un equipo de orígen árabe.

UPDATE

En Palestino sólo estuvo seis meses, cuando parecía que se quedaba sin jugar esta primera parte del año, sorpresivamente, a fines de febrero firmó con el América de Cali que es dirigido técnicamente por el paraguayo Roberto Cabañas. Llegó a Cali diciendo que en 262 partidos en su carrera profesional marco 87 goles y que “No soy el salvador del equipo, esa palabra no va conmigo”. A mediados de marzo, según el portal www.enlajugada.com, “…todavía no termina de convencer… El viernes se le va a dar otra oportunidad para determinar si por lo menos está en el banco suplente.”
Confirmado, de salvador, no tiene nada.

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Nicolás Ignacio Diez (Nico)

recuerdo

Enganche surgido de las fructíferas divisiones inferiores de Argentinos Juniors. En 1993 participó del Mundial Sub 17 representando al seleccionado nacional junto a Milton Acosta, Rodrigo Vilariño Norberto Orrego, Andrés Grande, Kurt Lutman, Ariel Ruggeri, José Moreiras, Ruben Cantero, Pablo Rodríguez y Fernando Della Sala, estandartes de un equipo muy baldosero.
Debutó muy joven en el equipo de La Paternal donde disputó 10 partidos. En 1996 todavía siendo una promesa pasó a Racing Club. Un año después se consagró campeón del mundo Sub 20 en Malasia jugando al lado de Pablo Aimar, Juan Román Riquelme, Esteban Cambiasso, Walter Samuel, Diego Quintana, entre otros.
En la Academia no dejó mucho, apenas el recuerdo de un gol en un partido ante River que terminó 4 a 3 a favor del conjunto Millonario.
Cuando estaba recuperando el nivel, en el verano del ’98 (nada que ver con el programa) tras un choque con Guillermo Barros Schelotto se fisuró el tobillo izquierdo.
“Al principio me costó mucho adaptarme; delante de mí había grandes jugadores como Capria y De Vicente y se me complicaba bastante entrar entre los titulares. De todos modos, en la época de Basile jugué algunos partidos y con Babington directamente quedé relegado, sin chances de poder entrar”, contó en aquel momento.
Para jugar más, en 1999 pasó a préstamo a Ferro. En Caballito conoció a Sartori, Kobistyj, Cordon, Martens, Grana, Giaccone, Mandra y Guerra, entre otras glorias.
“Con él tendremos muchas variantes, ya que si se juntan dos jugadores con con mucha técnica, como Chaparro y Nico, se puede armar algo lindo. La idea es volver a jugar con dos enganches para que el equipo tenga fútbol” dijo Cacho Saccardi, que lo pidió expresamente. Sin embargo, pasó sin pena ni gloria (fue testigo privilegiado de la bandera “Hagan un gol”) y contribuyó a lo que sería el posterior descenso del equipo verde.
Retornó a la Academia pero no tuvo lugar. En el 2000 estuvo a prueba en el Brescia italiano, “No hubo acuerdo para que me quede actuando en el fútbol europeo. Fue una experiencia bárbara, de la que aprendí muchísimo, pero por el pasaporte de comunitario o falta de entendimiento en lo económico, me tuve que volver”, dijo a la vuelta.
En 2001 con la llegada de Mostaza Merlo pasó el Gueugnon de Francia para jugar al lado de Andrés Grande y Gabriel Lettieri hasta 2003.
Ese año viajó hasta Colombia para sumarse al Deportivo Pereira. Tuvo un buen comienzo pero luego escasean los datos. A la temporada siguiente llegaría a Chile donde encontraría su lugar en el mundo. Primero defendiendo los colores de Everton (2004/2006) donde jugó 68 partidos y, desde mediados de 2006, en O’Higgins.
“Era un lujo verlo. No se la podían sacar. Fue de lo mejor que vi acá” dijo hace poco Ramón Maddoni cuando le preguntaron sobre los mejores jugadores que descubrió.

racing


Roberto Carlos Galarza(el Kiki)


jugadores

Talentoso enganche surgido de las inferiores de Racing Club. En su debut en 1993 fue figura y marcó dos goles. Pero una expulsión de Dalla Líbera hizo que Ferro le empate y lo deje con las manos vacías. Así el equipo de Avellaneda comenzó a despedirse del campeonato que lo tenía como puntero.
En 1995 le hizo un gol a Boca para romper la racha negativa de 20 años sin ganarle al xeneize en la Bombonera. Remató desde lejos, se desvió en Fabbri y sobrepasó a Navarro Montoya. El gol fue una casualidad. Esa tarde El Chavo tenía apenas 19 años y el equipo que dirigía la dupla Maradona-Fren. “Cuando llegamos al vestuario, sonó el teléfono celular de Fren. Era el Diego. Y pidió de hablar conmigo. Me felicitó, me dijo que estaba muy contento y que nos lo merecíamos. ¡El Diego! Ese llamado es algo que no voy a olvidar en toda mi vida”, cuenta.
“Ese día nos salió todo como lo habíamos pensado. Jugamos un partido bárbaro y lo supimos manejar después de ponernos en ventaja. Cumplimos el sueño de ganarle a Boca y en mi barrio estaban todos emocionados. Festejamos toda la noche. Sin embargo no pudo sacarse el mote de “el del gol a Boca” y eso le pesó.
Bajó al Nacional B para jugar en Quilmes (1995-1996) y duró poco tiempo. De allí a Olimpo de Bahía Blanca (1996-2001) donde jugo muy bien los primeros años siendo la figura pero luego su nivel fue decayendo con su edad. En un clásico frente a Villa Mitre en el 2000 se acercó al alambrado a realizar un lateral y se lo vio con la lengua afuera y totalmente agotado en el primer tiempo. Un invitado para lo ocasión se despachó con un rotundo “¿éste el es ídolo de ustedes?”.
Pasó a Ferro donde estuvo la temporada 2001-2002. Ese año el equipo de Caballito debutó en la Primera B luego de haber descendido y a punto estuvo de volver al Nacional pero perdió las finales con Deportivo Español.
En el 2002-2003 intentó ser el conductor de Almirante Brown de Arrecifes y si bien por momentos lo fue, el equipo de la ciudad tuerca terminó en el Argentino A.
Paso después por Sportivo Las Parejas (2003) con Sandro Ojeda y ahora despunta el vicio en Colegiales (2005).


frustración


Rodrigo Fabio Gambirassi (El Palito)

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Nació en Coronel Suárez y arrancó jugando en la Liga Regional de la zona, de la que salieron entre sus figuras más destacadas el malogrado arquero Schulmeister, el Pícaro Fernández, el Vasco Odriozola y Roberto Trotta.
En 1989 pasó por Racing Club de Avellaneda del cual no se tiene mucho registro, salvo que en la última fecha de la temporada convirtió un gol frente a San Lorenzo. El partido finalizó 2 a 2 con goles de él y Pérez para la Academia y Siviski y Villarreal para el Cuervo.
Tiempo después pasó Sarmiento de Junín (1991) donde conoció a Daniel Cangialosi. Luego arrancó una especie de retirada. Porque poco a poco se fue acercando a su lugar de origen. Pasó por Atlético Cipolletti (1993-1994) club en el cual hizo buena amistad con Gerardo Solana, Liniers de Bahía Blanca en los viejos torneos del interior, y luego por Deportivo Patagones.
Actualmente, el longilíneo delantero es supervisor general de su club de origen, el Automoto de Tornquist.


recuerdo

Guillermo Pablo Guendulain


racing

Volante derecho nacido en Córdoba que pasó por gran cantidad de clubes dejando sólo el recuerdo de su apellido. Es que fue siempre del montón y cuando tuvo la chance de mostrarse en un grande apenas pasó los 50 partidos en cuatro años. Estuvo en Gimnasia y Esgrima de La Plata (1985-1990/135 partidos 9 goles), Racing de Avellaneda entre 1991-1994 (68 partidos, 1 gol) dándose el gusto de jugar con Ventoso, Olimpia de Paraguay, Deportivo Mandiyú de Corrientes (1995/16 partidos), Huracán de Parque Patricios (1995-1996/5 partidos), Chacarita Juniors (1996-1997/28 partidos) cobrando su deuda año después de dejar el club a través de una inhibición, y Belgrano de Córdoba (1997-1998/55 partidos) con ascenso incluído aunque siendo muy cuestionado por la tribuna. Allí tampoco cobró a tiempo y debió proceder igual que con la institución anterior.
Su último registro marca un paso por Gimnasia y Tiro de Salta (1999-2000/28 partidos) en el que descendió al Argentino A.
Retirado dirigió al Atlético Banda Norte de Córdoba y a Estudiantes de Río Cuarto donde tuvo a su ex compañero Claudio Spontón como dirigido.
No tiene muchos momentos emotivos o ridículos en su trayectoria, pero seguramente millones de anécdotas que nunca sabremos. Es que éste rubio de prolijo peinado, llamativo jopo y complicado apellido supo rodearse de grandes estrellas de nuestro fútbol. Vale la pena citar algunos ejemplos como en La Plata donde estuvo con Galvagni, Saraiba, Pighin, Abdeneve, Airez, Gambier, Siboldi y Saturno. En Corrientes jugó junto a Baena, Umpierrez, Medrano, Marinilli y Pozzuto.
Ni hablar en el Funebrero al lado de Néstor Merlo, Galoppo, De Felipe, Leeb, Mendez, Anconetani y Ucero. También en el Pirata hizo buenas migas con Garcete, Ragg, Zaccanti, Alarcón, Medina, Testa, Javier Lavallén, Julio López, Jarast, Sala, Luis Fernando, Avalos, Leo Torres, Ruffini, Manrique, Rueda, Avalos y Carnero.
Ya sobre el final de su extensa y dilatada carrera, para no perder la costumbre defendió al Lobo salteño con Viana Beledo, Cuadrado, Trasancos, Leone, Gil, Daniel Mozas, Bonnet y Claudio Spontón.
Una perlita es que Guillermo ha inspirado a manejos oscuros. Un hincha de Independiente apodado “Guendulain” fue prohibido en las canchas durante dos meses por arrojar una botella de gaseosa ante Racing e intervenir en incidentes con simpatizantes de Rosario Central.
Un baldosero de ley que jamás dejó en banda a sus iguales. Aquel que algunos nombraban como si tuviera diéresis, pero más bien parecía que hacía diálisis.

jugadores

Henry Hommann


frustración

Enganche, de buena calidad, pero con la edad que tiene( 35), sólo es amado en Cipolletti de Río Negro. Siempre fue una de sus piezas importantes para poder luchar por el ascenso al Nacional B. Jugó en Racing, Platense, Cerro, Defensor( Uruguay), Alianza Lima( Perú), Puebla( México), y desde hace muchos años, está en Cipolletti

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Carlos Esteban Kohary (La Rata)

recuerdo

Marcador de punta izquierdo de excelente apellido y efímero paso por la Primera de Racing. Sin embargo, le podrá contar a sus hijos que salió en un album de figuritas. En La Academia llegó a jugar 16 partidos, dede 1990 a 1992. No convirtió, lo suyo no era la llegada. Era muy propenso a las amonestaciones.

Después de jugar en Avellaneda anduvo por distintos clubes del ascenso. Entre ellos, Dock Sud y Laferrere. Todavía no hallamos las razones de su apodo.

racing


Leonel Andrés Liberman (El Colo)

jugadores

Volante nacido en Capital Federal el 26 de mayo de 1972. Un trotamundos, mentiroso y baldosero de ley. Se desconoce en cuantos equipos hizo las divisiones inferiores antes de debutar en Primera división con la camiseta de Argentinos Juniors en la temporada 1992/1993.
En un presagio de lo que sería finalmente su carrera al año siguiente ya estaba en Racing Club de Avellaneda, club del que es hincha. No datos certeros sobre si llegó a participar en algún encuentro.
En 1995 partió rumbo a Medio Oriente para jugar en Maccabi Petah Tikva (1995/1996) y Hapoel Jerusalem (1997).
A comienzos de 1998 arribó a Ecuador para jugar seis meses en Técnico Universitario. Durante el segundo semestre defendió los colores de Independiente Santa Fe de Bogotá de Colombia.
En 1999 llegó a Bolivia donde haría una interesante carrera en Unión Central donde convirtió 24 goles y es ídolo junto con Gustavo Romanello.
Al año siguiente pasaría a Oriente Petrolero. Disputó el Torneo Apertura 2000 para Almagro, jugó poco y ante Chacarita desperdició un penal.
Durante seis meses defendió los colores de Liga Deportiva Universitaria de Quito de Ecuador. Retornó a Bolivia para ser subcampeón y convertir 19 goles con la camiseta del Bolivar.
Al año siguiente fichó con Náutico de Brasil donde fue dirigido por Muricy Ramalho. Apenas llegó despotricó contra su ex club: “Bolivar nunca pasa la primera fase de la Libertadores. Tenían problemas financieros y me deben tres meses de sueldo. Cuando pregunté recibí buenas referencias sobre Nautico y estoy muy contento por venir. Tengo plena confianza de que podré demostrar mi fútbol acá. Será un placer jugar en Brasil”. Lo compararon con Raí y hasta se animó a opinar de política argentina: “Siguen los mismos políticos. Al pueblo no le quedaba otra que reaccionar”. A mediados de 2002 tuvo su primer paso por el Deportivo Cuenca ecuatoriano.
En 2003, jugó seis meses en Uruguay en Defensor Sporting. Lo mas destacado fue un gol a Newell’s en un amistoso y dos tantos de penal en el campeonato charrúa. El segundo semestre lo encontró nuevamente en Deportivo Cuenca donde convirtió algunos goles y se fue reclamando una deuda.
Arrancó el 2004 jugando para Guaraní de Brasil junto a Diego Loscri, ambos jugadores llegaron a través de un video. En julio retornó a Ecuador para jugar en Emelec pero fue separado del plantel por bajo rendimiento e indisciplina, pidió permiso para ir a Argentina y se fue a Colombia de vacaciones. Al menos se dio el gusto de jugar al lado de Fernando Zagharian. Nuevamente se fue reclamando una deuda. Terminó el año en Chacarita, en la B Nacional, donde rescindió a los pocos partidos.
En 2005 se lo vio en la calles de Tandil y en la cancha disputando el Torneo Argentino B para Deportivo Santamarina. Arrancó bien y terminó mal, cuando se fue, el equipo logró el ascenso al Argentino A. Dejando de lado el fútbol hizo buenas migas con el Toti Saavedra y Juan Marcos Forchetti.
A comienzos de 2006 fue sondeado por Racing de Olavarría, sin embargo, prefirió volver a Brasil, para jugar en América de Río de Janeiro, donde es dirigido por Jorginho. Además jugó en All Boys y Deportes Arica de Chile.
Paralelamente, y como si no alcanzara con todo lo anterior, formó parte del plantel de la selección argentina que ganó la “World Master Cup of Soccer” en Estados Unidos en 2006 teniendo de compañeros a Nelson Agoglia, Favio Fernández, Hernán Manrique, Daniel Tilger, entre muchos otros.
Pero esto no es todo, a la hora de presentarse en los clubes, en más de una ocasión ha chapeado con un pasado en Boca, River y San Lorenzo que no posee, claro que no Independiente, porque es hincha de la Academia.

frustración


Cristian Hernán Naranjo


Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)


Sacále jugo, Naranjo en flor, Naranjo mecánico y otras frases similares podrían ser titulares de un diario cada vez que el jugador en cuestión brille. Sin embargo, hasta ahora eso nunca sucedió y tal cual lo muestra la foto, el éxito le dio la espalda.
Nació en 1978, justamente el año en que Fillol demostró al mundo sus cualidades y quizás eso marcó su destino bajo los tres palos.
De chico ingresó en las inferiores de Racing Club, pero su llegada al plantel profesional debió esperar más de lo normal, ya que recién en el 2000 Gustavo Costas lo promovió junto a Leonardo Tambussi, Arano, Barsottini, Luciano Castillo, Cucit, Musa, Orellano, Arce y Diego Milito. El chiste fácil pero efectivo, indicaba que los técnicos buscaban a un Naranjo más maduro.
Sin embargo, tapado por Sessa, Pezzutti y Cáceres, entre otros, no tuvo lugar y a fin de año Reinaldo Merlo le avisó que no sería tenido en cuenta al igual que Neira, Vega, Diez, Zanello y Zubeldía.
Pasó al siempre candidato Quilmes (2001), pero allí tampoco contó con posibilidades y terminó abandonando el club junto a Luciano Abalos, Mazzuco y Alejandro Domínguez.
No concebía ser desconsiderado por todos los técnicos, y su esfuerzo dio frutos (otro chiste). En El Porvenir (2002-2003) finalmente empezaría a jugar, inclusive postergando a Fernando Dubra en un plantel que también integraban Gastón Leva, Zarif y Santa Cruz.
Pero la ilusión duró poco y una vez más debió levantar campamento, realizando un proceso similar en Los Andes (2003-2005) con actuaciones discontinuas y luego en Deportivo Morón (2005-2006) junto a figuras como Raposo, Akerman, Seccafien y Zagharián.
Junto a éste último, uno de los armenios más famosos, pasó a medidos del 2006 a Brown de Adrogué pero Bangert le ganó la pulseada por el arco. Y a mitad de camino una decisión dirigencial de optar por los pibes lo alejó del club, dejando amistades como Oscar Villamayor, Lucas Hure y Adrián Zen Bonacorsi.
Sin ser Cristian “El Cochinón” Naranjo, presunto autor del crímen de una anciana de 85 años en Mendoza, el homenajeado mantiene abierta la Escuelita de Fútbol Los Naranjitos, cuyo lema es “divertirse y aprender jugando”. ¡¡Chupate esa mandarina!!
Pasando el chivo:
Si su hijo tiene entre 5 y 15 años de edad y desea que patee una pelota, puede llevarlo a Los Naranjitos en Quilmes, en Primera Junta y Brown de los lunes y jueves de 17 a 21. Para obtener mayor información comunicarse a los teléfonos 4257-8272 o al 4257-5471.

recuerdo


Maximiliano Zanello

racing

Enganche criterioso, de gran técnica y poco temple. Demasiado lagunero pero con grandes asistencias.
Surgió en Racing. Fue prestado a Platense, donde cumplió en el aspecto personal, aunque no pudo evitar el descenso.
Pasó por el Cobreloa y Santiago Morning (Chile). Hoy juega en el Cartagena (España).

jugadores


Marcelo Vega

frustración

Volante chileno. Le decían “Gordo” por razones obvias. Llegó a Racing en 2000 para jugar al lado de su compatriota Manuel Neira. Hábil pero lento. Nunca superó las expectativas, ni siquiera cuando adelgazó (como 1 kilo) para jugar un partido importante.
UPDATE

A Racing llego desde la poderosisima MLS, y después de su fracaso en Avellaneda volvió a Chile a la Unión Española (tercer paso) y después también jugo en Cienciano de Perú y en la Universidad de Chile.

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)


Manuel Alejandro Neira

recuerdo

Delantero chileno de dilatada carrera en distintas partes del Mundo. Casi siempre se las arregló para firmar con equipos medianamente importantes, aunque en muchas ocasiones decepcionó con la misma magnitud.

Surgió en Colo Colo , donde tuvo varios períodos (1994, 1995, 1997-1998, 1999 y 2003-2004). En el interín, tuvo tiempo para pasar por San Pablo de Brasil (1995), Everton de Viña del Mar (1996), Las Palmas de España (1998/99), América de Cali (2001/02), Jaguares de Chiapas, México (2004), Hapoel Tel Aviv de Israel (2007) y Unión Española de su país (2001, 2005/06 y desde 2007 hasta la actualidad).

Su experiencia en Argentina se produjo en el Clausura 2000, cuando se incorporó al enquilombado Racing dirigido por el Pampa Jorge. Neira disputó 9 encuentros, convirtió 2 goles (uno ante Boca y otro frente a Estudiantes) que significaron sendos empates. Cuando el trasandino dejó de jugar en La Academia, los técnicos eran Oscar López y Oscar Cavallero.
Si bien su paso por Avellaneda no fue trascendente, al menos dejó una imagen menos mala que la de su compatriota Marcelo Vega.


racing

Martín Perezlindo (El Galgo)


jugadores

Delantero con un apellido peculiar, iniciado en las inferiores de Unión de Santa Fe. Debutó en Primera División en la temporada 1996/1997. A mediados del ‘97 integro el plantel sub-21 argentino que se consagró campeón en el Mundial de la especialidad en Malasia. Fueron parte de ese plantel los después mundialistas mayores; Riquelme, Aimar, Milito, Samuel, Franco, Cambiasso, Scaloni pero también los baldoseros Muñoz, Ellfand, Rodríguez y Quintana.
El título juvenil y sus buenos inicios en la primera tatengue hicieron que pase a Racing en 1998 para jugar el Clausura bajo la conducción técnica de Ángel Cappa. Si bien jugó algunos partidos, estuvo muy tapado por la dupla titular, Marcelo Delgado y Martín Vilallonga. A mediados de año volvió a Unión y ahí se quedo hasta mediados del 2003 con un breve paso de seis meses por el Bella Vista uruguayo en 2001.
Nunca terminó de explotar y con el descenso del equipo santafesino partió buscando la diferencia económica. Su primera escala fue Millonarios de Bogotá, donde lo recuerdan de mala manera aunque duro toda la temporada 2003/2004. Después estuvo seis meses en cada de los siguientes equipos: Deportivo Pasto, Macara de Ecuador, Cortula de Colombia y Espoli de Ecuador.
A mediados de 2006 volvió a Argentina y a su provincia para defender los colores del recientemente descendido Tiro Federal de Rosario en el Nacional B. Aún sigue en el Barrio Ludueña donde es compañero de Sebastián Pena, Diego Erroz y Andrés Bressan; y es uno de los goleadores del torneo.

frustración


Roberto Carlos Saavedra (El Mencho o Tati)


Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Nació en Sunchales, provincia de Santa Fé y tuvo la posibilidad de elegir entre varios de los equipos importantes de su provincia. Por ello se acercó hasta el Atlético Rafaela (1991-1996) donde logró ser visto por gente de Racing de Avellaneda (1996-1997). Más famoso que buen jugador, tan solo hizo 2 goles en 18 partidos. Así comenzó a deambular por algunos clubes estirando hasta el hartazgo su trayectoria. En el ascendido Argentinos Juniors (1997) duró poco, y solo mojó 4 veces en 14 encuentros. No tuvo mucha suerte por lo que bajó a pelearla nuevamente en el Nacional B.
El corpulento y morocho delantero, más bien intimidante fichó en Olimpo (1997-2000) y permaneció discretamente durante tres temporadas. Hizo algunos goles y en Bahía dejó buenos recuerdos que lo llevarían a volver años más tarde. Ello agregado al gustazo que se dio de competir por el puesto en los diversos torneos con baluartes como Sandro Novarese, Sergio Watson, el Puma Rodríguez, el Pícaro Fernández, Martín Gorozo y Daniel Bazán Vera.
Pasó sin pena ni gloria por Juventud Antoniana (2000-2001) y La Serena de Chile (2001-2002).
El Mencho andaba pensando en retirarse, y un allegado a la baldosa lo cruzó sentado en la puerta de la municipalidad de Bahía Blanca fumando un cigarrillo. Ante la pregunta sobre que hacía allí, el delantero contestó que estaba por dejar pero que Villa Mitre tenía interés en el así que optó por prolongar todo. Participó en el tricolor por el Argentino A (2002-2003) y una vez eliminado y contra su voluntad dejó la institución supuestamente por razones presupuestarias. Alguna vez en el Mundialista de Mar del Plata frente a Aldosivi no quedó entre los 16 y ante la negativa de entrar al vestuario por parte de la seguridad, se alejó al grito de “yo soy jugador”. No obstante sus días en el sur de la provincia se extendieron, porque pasó a Puerto Comercial (2003-2004). Se desempeñó en la liga local bahiense aunque también tuvo participación en el Argentino B.
Año después pasó a Racing (2004-2005) pero de Olavarría, para seguir recorriendo la provincia, casi más que el propio gobernador.
Actualmente forma un trío envidiable en Ramón Santamarina de Tandil (2005). Junto a él, la rompen Patricio Bedrossian y Leonel Liberman

recuerdo


Los Hermanos Yáñez

Los Laudrup de Escalada. Esmirriados atacantes de vasta trayectoria en el ascenso que no pudieron dejar una marca consistente en la elite de nuestro fútbol cuando tuvieron la pequeña posibilidad de hacerlo.

racing

Damián Gustavo Yáñez

El mayor y el más prolífico. Delantero en sus comienzos y volante ofensivo después, se inició en Talleres de Remedios de Escalada, donde conoció el rigor del Nacional B, gracias al técnico Norberto D’Angelo, que lo promocionó en 1990. Allí, en su segunda casa, estuvo hasta 1994, cuando pasó a All Boys junto a su hermano Diego. En Floresta dejó la puerta abierta para retornar varios años después, con mucha más experiencia. A la temporada siguiente pasó a Chacarita (1995/96) y a pesar de que se trataba de una institución importante nadie imaginó que de ahí saltaría al fútbol grande.
Su carrera tomó ribetes inesperados cuando increíblemente Racing incorporó a los dos Yáñez, quizás con la intención de que se convirtieran en los futuros Barros Schelotto. Por supuesto que eso no ocurrió. La actuación de ambos fue breve, por no decir insignificante, aunque Damián se dio un gustito. Tuvo su momento de gloria en la decimocuarta fecha del Torneo Clausura 1997, cuando convirtió su único gol en la Primera División, en un partido de noche ante el Deportivo Español y fue tapa del Diario Olé al día siguiente. Se recuerda la conquista de cabeza en la primera pelota que tocó (el partido estaba chivo y La Academia no podía abrir el marcador) y el correspondiente festejo a lo Bebeto, típico de una persona que está esperando un bebé en la familia.
Luego peregrinó por el fútbol chileno, una tierra bastante generosa a la hora de recibir futbolistas argentinos. Jugó en Cobreloa (1997/98) y luego en Temuco (1998/99). Regresó con cierta chapa y se puso los colores de Defensa y Justicia (1999/2000) en la B Nacional. Su anunciada vuelta a All Boys (2000/02) no fue la mejor. El equipo perdió la categoría y se tuvo que conformar con jugar otra vez en la Primera B. Resignado, quiso subir con el Deportivo Morón (2002) pero no pudo. Armó el bolso y cruzó la cordillera de vuelta para actuar en el Cobresal de Chile (2003). Continuó con su aventura sudamericana en el Aurora de Bolivia, donde incluso disputó la Copa Sudamericana de 2004 y coronó su pasaporte con una participación en la Copa Libertadores con el Olmedo de Ecuador (2005), junto a sus compatriotas Juan Manuel Zandoná, Fernando Rodríguez y Vicente Principiano.
A mediados del año pasado regresó al club de sus amores pero por esas circunstancias que ligan a la violencia con el fútbol, tuvo un percance que quizás lo hizo arrepentir de su vuelta al fútbol argentino. En febrero de 2006, Talleres visitaba a San Telmo por una nueva jornada de la Primera B, cuando la parcialidad local comenzó a tirar piedras sobre la reducida parcialidad del conjunto de Escalada. Varios proyectiles cayeron sobre la humanidad de Yáñez que, al querer huír, fue agredido y cayó desde la parte superior de la platea, sufriendo varias heridas. El infome médico determinó que el futbolista presentó traumatismo de cráneo sin pérdida de conocimiento, con una herida cortante de tres centímetros en la región occipital, una herida cortante de 1 centímetro en arco superciliar derecho y escoriaciones en ambas rodillas.
Hoy sigue en el equipo (incluso hace goles) y comparte el plantel con grossos como Lino Billordo y Hernán Ricotta.

jugadores

Diego Yáñez

La pose de hombre asaltado que adoptó para la foto de la revista El Gráfico fue en realidad un presagio del gesto que muchos hinchas de Racing practicaron cuando lo vieron entrenar. Evidentemente no tenía nivel para jugar en Primera División. Pero por esa insana costumbre en los 90’s de comprar todo lo que andaba revoloteando, el hermano menor de los Yáñez cayó en el paquete. Y no solo eso, sino que además le ganó de mano a su hermano y se incorporó primero, en 1995, cuando la gestión de Otero y Lalín auspició la llegada de refuerzos por doquier, como Bernardo Ragg, Ricardo Echazú, Walter Viqueira, Mariano Armentano y el Twetty Carrario, entre otros. Nunca jugó en La Academia y la tuvo que luchar en el ascenso, su hábitat natural.
Antes y después de su frustrante paso por Racing actuó en Talleres de Remedios de Escalada e incluso vistió los colores de Barracas Central (1999/2000), en la Primera C.

frustración


Carlos Fabier Soca

Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

Lateral uruguayo, que formó parte de los fracasos de Racing, cuando le caían del cielo jugadores desconocidos. Paso totalmente inadvertido, y solo estuvo un año. Previo a Racing, jugó en Argentinos, también sin pena ni gloria.
Jugó en Nacional, Peñarol, Juventud( Uruguay) y Juventude( Brasil).


recuerdo






racing


jugadores


frustración


http://enunabaldosa.com/


Dedico este post a todos los hinchas de RACING,y muy especialmente a....


Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

recuerdo

racing

jugadores

frustración




Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)



recuerdo






racing



jugadores



frustración



Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)recuerdoracing


mirá la 2ª parte:http://www.taringa.net/posts/deportes/3773064/Racing:Te-acordás-de____-(2ª-parte).html[/font][/size][/color][/align][/b]

8 comentarios - Racing: Te acordás de...??? (3ª parte)

@Porreca
estos recuerdos si que hacen llorar frustración
@dx_quilmes
Naranjo es un hijo de puta en persona,yo jugue con el en quilmes oeste(porque ademas de los naranjitos tiene otros 3 clubes es como una dinastia),y el forro nos echo una vez a las 20 dia de lluvia,y sina visarle a nuestro padres...
@Lexotanil
principiano, arangio, guendulain henry homann y el gordo vega me gustaban...

me acuerdo q el mechito saavedra la rompia en reserva!!

y a neira lo putee ampliamente



abrazo!
@Chichoo69
Gracias por avisar! Te dejo 5!
@Sitioweb
que linda que linda perezlindaaa!!!

Quiero saber de Ademir Roque Kaefer
@fabri321
muy bueno los tres post kbeza.

A ver si alguien sabe que fue de la vida del cabezon Allegue????