El post que River merece, parte 1: La Historia

El post que River merece, parte 1: La Historia CLUB ATLETICO RIVER PLATE
Nace el más grande.
El 25 de mayo de 1901 se fundó River Plate.

En Buenos Aires, a veinticinco días del mes de mayo del año mil novescientos uno, con asistencia de los señores Enrique Salvarezza, Enrique Balza, Leopoldo Bard, José Pita, Livio Ratto, Juan Bonino, Abelardo Ceballos y Luis Jarrico en representación del club Santa Rosa y Bernardo Messina, Enrique Zanni, Carlos Antelo, Pedro Martinez, Alberto Flores, Pedro Pellerano y Enrique Somaruga, en representación del club Atlético La Rosales, ambos con asiento en la Capital, se realiza una Asamblea con el objeto de discutir y propiciar la fusión de los club ya nombrados; al efecto se nombra por mayoría de votos, Presidente de la misma al señor Enrique Salvarezza y secretarioal señor Bernardo Messina.

Después de un largo cambio de ideas el señor Livio Ratto opina que siendo uniforme la idea de fusión, y salvados los incovenientes económicos, sólo resta votar un nombre que ha de ser el que usarán en el futuro los clubes fusionados; al efecto propone la denominación de Club Atlético Forward.
El señor Pedro Martinez propone a su vez, otra denominación para la futura entidad y pide que se voten, la propuesta por el señor Ratto y la de Club Atlético River Plate que él propone. El señor Presidente pone a votación la moción del señor Livio Ratto y es rechazada, quedando por lo tanto la del señor Pedro Martinez. Dice el señor Presidente: Desde este momento queda fundado el Club Atlético River Plate, propongo pues, el nombramiento de los socios que han de formar la Comisión Directiva encargada de dirigir los destinos de la nueva institución. Se procede a la votación, resultando la Comisión formada por los siguientes socios cuya nómina lee el señor Presidente Salvarezza:
Presidente, Sr. Leopoldo Bard; Vice-Presidente, Sr. Albeto Flores; Secretario, Sr. Bernardo Messina; Pro-Secretario, Sr. Enrique Balza; Tesorero, Sr. Enrique Salvarezza; Pro-tesorero, Sr. Jorge Bonino; Vocales Titulares, Señores José Pita, Enrique Zanni, Pedro Martínez, Eduardo Rolón, Carlos Antelo y Livio Ratto.

Queda confirmado como terreno oficial para campos de ejercicios físicos del club, el que actualmente ocupa el Club Atlético La Rosales en la Dársena Sud, cabecera Este. Queda citada la nueva Junta Directiva para la próxima reunión a realizarse el día cinco de junio del corriente año a fin de organizar la administración, confeccionar reglamentos y formar teams de jugadores que representarán al club.
river Leopoldo Bard
Fundador, jugador y presidente
Fué uno de aquellos pioneros que lucharon desde el comienzo para crear este club de hoy, majestuoso, imponente, prestigioso.
Junto a Pedro Martínez propuso el nombre River Plate.

Todos los Presidentes
del CARP
Presidente Período
Leopoldo Bard 1901/1908
José Bernasconi 1909/1911
Antonio Zolezzi 1912
Benito Cassanello 1913
Enrique Zanni 1914/1916
Livio Ratto 1917/1918
Enrique Zanni 1919/1920
José Bacigaluppi 1921/1924
Antonio Zolezzi 1925/1927
José Bacigaluppi 1928/1931
Luis Minuto 1932
Ángel Molinari 1932
Antonio Vespucio Liberti 1933/1935
José Degrosi 1936/1938
A.V.L * 1939
José Degrosi 1940/1942
A.V.L * 1943/1952
Enrique Pardo 1953/1959
A.V.L * 1960/1967
Roberto Llauró 1967
Julián Kent 1968/1973
Rafael Aragón Cabrera 1973/1983
Hugo Santilli 1984/1989
Osvaldo Di Carlo 1989
Alfredo Davicce 1990/1997
David Pintado 1998/2001
* José María Aguilar 2001/
* Asumió en diciembre de 2001 y es el actual presidente de la Institución.
* A.V.L: Antonio Vespucio Liberti.
Historia del Profesionalismo

1931-1939: Nacen los Millonarios

Argentina
1932 Los Millonarios. El primer equipo de River campeón del profesionalismo, un año antes se habia ganado el apodo.
El gran Bernabé mandaba en el futbol argentino.
historia
1937 El tercer título en la era profesional para Los Millonarios y el primer bicampeonato. El de 1937 fue el último laurel en la vieja cancha de Alvear y Tagle ya que un año más tarde se mudaría al Bajo Belgrano, con el majestuoso estadio Monumental, a orillas del Río de la Plata.
Con la instauración del profesionalismo en el fútbol argentino en 1931, River Plate se convirtió en la institución más importante del país y un modelo a copiar en el mundo. Tenía el número más elevado de socios: 14.900, un estadio de lujo situado en las avenidas Alvear y Tagle, en Palermo, y un porvenir glorioso.
Con la compra del wing derecho Carlos Desiderio Peucelle por 10 mil pesos se ganó el mote de ¨Los Millonarios¨, y revolucionó el mercado de pases. En el primer torneo finalizó tercero pero en 1932 invirtió 105 mil pesos en la adquisición de varios jugadores y atrajo a multitudes a los estadios al ritmo de su primer título profesional.
El gran Bernabé Ferreyra (pagado en 35 mil pesos) causó una conmoción en el fútbol argentino y con él, River formó un gran equipo. La Fiera -asi lo llamaban a Bernabé- fue el goleador del campeonato con 43 conquistas (19 más que el segundo). River, que era dirigido por Víctor Caamaño, igualó en la primera posición con Independiente por lo que tuvieron que disputar un partido desempate en cancha de San Lorenzo, que finalizó por 3 a 0 a favor de River.
La primera victoria de River Plate sobre Boca Juniors en el profesionalismo fue en el campeonato de 1933. El Millonario no había hecho una buena campaña pero con ese triunfo por 3-1 sobre su clásico rival en la última fecha, se dio el gusto de impedirle a Boca lograr el título.
En 1935 volvió a dar la nota en lo que se refiere a transferencias y pagó 37.500 pesos por el mediocampista de Gimnasia y Esgrima La Plata, José María Minella. Además, surgieron del semillero dos futuras estrellas: José Manuel Moreno y Adolfo Pedernera, piezas clave para la conquista del primer bicampeonato (1936-1937).
Por la tercera fecha del Campeonato de 1936 River derrotó por primera vez a Boca como visitante, con un 3 a 2. También lo venció en Alvear y Tagle, con lo que consiguió postergar a su eterno rival en los dos partidos del año. El equipo de Emérico Hirschl se adjudicó el título tras vencer a San Lorenzo por 4-2 en cancha de Independiente.
El del 37 lo consiguió con una eficacia del 85 por ciento, obteniendo 31 de los 34 puntos en juego durante la segunda rueda. La figura estelar y goleador del equipo fue Moreno, un jugador muy completo que es considerado por muchos como el mejor de la historia. Era el último campeonato en la cancha de la avenida Alvear.
El 25 de mayo de 1938 River concretó un sueño: la inauguración del Estadio Monumental, junto al Río de la Plata, en un partido que finalizó 3 a 1 frente a Peñarol de Uruguay. También se mantuvo invicto en el Superclásico: 2-1 como visitante y 2-2 en Nuñez.
1939 sería el año que marcó el retiro del primer gran ídolo de la institución, Bernabé Ferreyra, quien convirtió 187 goles en 185 partidos, y el debut de Ángel Amadeo Labruna, acaso el máximo ídolo de la historia del club.
Una etapa con tres títulos, grandes compras y nuevas figuras fabricadas desde el semillero. El modelo siguió a lo largo de los años con más laureles.
1940-1949: La era dorada

el post que se merece
1940-1949 Félix Loustau en acción en un superclásico ante Boca, equipo al cual le convirtió seis tantos. Wing izquierdo de la Máquina, logró ocho títulos con River entre 1942 y 1957.
recuerdos muy bonitos
1947 Alfredo Di Stéfano era veloz e incontrolable para las defensas rivales. En 1947, la Saeta Rubia, se consagró campeón y goleador del campeanato con 27 tantos. Con el tiempo, se convertiría en uno de los futbolistas más grandes del siglo pasado.
Los años brillantes del club fueron durante la década del 40, en la cual los formidables teams de River Plate se vistieron de gala y pasearon su elegante fútbol por todas las canchas del país.
El título de 1941 se lo adjudicó relegando a San Lorenzo por cuatro puntos. El conjunto entrenado por Renato Cesarini fue tomando forma con la inclusión en el centro de la delantera de Pedernera, por pedido exclusivo de Carlos Peucelle, un visionario del fútbol. Además, goleó a Boca por 5 a 1 en Núñez y se consagró campeón en cancha de Estudiantes de La Plata al ganar por 3-1.
Al año siguiente apareció ¨La Máquina¨, el mejor equipo del profesionalismo, que se coronó ganador del Torneo en la Bombonera con el empate en dos tantos (ambos de Pedernera) tras ir en desventaja de dos goles y con un hombre menos. Anteriormente, ya lo había derrotado en el Monumental con 4 a 0 categórico.
Ése fue el equipo más brillante de todos los tiempos, tanto en lo colectivo como en lo individual. Hacían bailar a los contarios con su famosa delantera integrada por Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau.
Labruna fue el goleador del Campeonato 1943 con 23 tantos, año en el que River fue subcampeón y en el que le ganó como local a Boca Juniors por 3 a 1. En 1944 Moreno y Bruno Rodolfi -centre half de La Máquina- se fueron a México, hecho que permitió la incorporación de un volante central de lujo, Néstor Rossi, que venía de las divisiones inferiores.
Los 25 goles de Labruna (goleador del año) en 1945 ayudaron al equipo para la obtención de otro campeonato, el sexto hasta ese entonces. Además, ganó nueve partidos al hilo y luego venció a Boca por 1 a 0 en Núñez. Ya para 1946, se produjo un hecho destacado: la vuelta del ¨charro¨ Moreno al club. 40 mil espectadores colmaron el estadio de Ferro en el partido que finalizó River 5 - Atlanta 1, con tres goles de Moreno. Aquella tarde, el público ingresó al campo de juego debido al derribe de los alambrados y a la euforia desatada.
El gigantesco delantero Alfredo Di Stéfano apareció como goleador en el año 1947, en el cual River obtuvo nuevamente la gloria de ser campeón. Sus 27 tantos lo convirtieron en el máximo artillero y fue muy bien secundado por Labruna, Moreno y Loustau. También, derrotó a Boca por 2-1 que fue subcampeón.
La hegemonía riverplatense se diluyó al final de la década pero hubo sucesos importantes en la misma, como los triunfos frente a Boca, primero en La Bombonera en 1948 y luego en Núñez en 1949 por 1 a 0 con gol de Labruna -máximo goleador en la historia de los Superclásicos con dieciséis anotaciones-.
La del 40 fue la década dorada de la Institución Millonaria, la de los mejores conjuntos, los más exquisitos y brillantes. Además del poder ofensivo, varios defensores sobresalieron es esa época, tales casos de Yácono, Vaghi y Ferreyra. Aquella delantera de la Máquina no tuvo la posibilidad de disputar Copas del Mundo ya que las guerras impidieron las previstas para 1942 y 1946. Los próximos períodos también serían envidiables.
1950-1959: El apogeo total

El post que River merece, parte 1: La Historia
1954 El uruguayo Walter Gómez apremia a Musimessi, arquero de Boca, en un goleada superclásica por 3-0 en 1954, disputada en Núñez. El crack oriental se convirtió en ídolo riverplatense durante los seis campeonatos que disputó. Ganó los títulos de 1952, 1953 y 1955.
river
1957 En 1957 Ángel Amadeo Labruna conquistó el último de sus nueve títulos como jugador de River. Auténtico símbolo riverplatense, Labruna es el máximo goleador de la historia del club con 292 tantos, en 515 cotejos. También, es el jugador con más tantos en un superclásico con 16. Aquí lo vemos venciendo a Musimessi en un River 5, Boca 3 en 1957.
La inolvidable década del 50 será siempre recordaba por la increíble marca que establecieron los equipos de River Plate, que lograron cinco títulos en seis años. De no haber sido por 1954 -año en el cual se cortó la racha triunfadora- el récord se mantendría aún vigente.
En 1950 los dirigentes compraron al delantero uruguayo Walter Gómez, un goleador muy guapo y habilidoso, en 750 mil pesos. Nuevamente, venció a Boca en los dos partidos del año, con sendas actuaciones brillantes del arquero más grande de la historia del club, Amadeo Raúl Carrizo.
A partir de 1951 comenzó a gestarse el gran team que luego dominaría la década, con la compra del wing derecho Santiago Vernazza (goleador del año con 22 conquistas). Ese mismo año River desarrolló una gira ilustre por Europa que dejó seis victorias, siete empates y tan sólo una derrota. Además, uno de los triunfos fue ante el Manchester City por 4 a 3 y de esta manera, el conjunto dirigido por José María Minella se convirtió en el primer equipo argentino en ganar en Inglaterra.
Ahora sí, con Vernazza, Eliseo Prado -un volante del Semillero-, Walter Gómez, Labruna y Loustau en la delantera, River se encaminaría a un nuevo bicampeonato (1952-1953). Carrizo en el arco y delante de él, Alfredo Pérez, Lidoro Soria y Yácono. Y en el medio jugaban Julio Venini y Héctor Ferrari.
Pese a no haber salido campeón en 1954, derrotó en los dos cotejos a Boca Juniors: 1-0 en la Boca con gol de Prado y goleada 3-0 en Núñez. A su vez, River era el club que contaba con mayor cantidad de socios, 61.577.
Para 1955, repatrió a Néstor Rossi y contrató al zaguero Federico Vairo. Labruna era el conductor y goleador del equipo y estaba muy bien auxiliado por Enrique Omar Sívori. Ese año, se coronó campeón en La Bombonera tras vencer a Boca por 2-1 con goles de Labruna y Roberto Zárate.
Lanús fue, curiosamente, el rival a vencer en 1956. Faltando seis fechas para la conclusión del torneo, River lo derrotó 3-1 en el sur y se mantuvo arriba. En la primera rueda había ganado el superclásico por 2 a 1.
River Plate logró su primer tricampeonato de la historia en 1957, y con él, cerró un ciclo increíble. El último pergamino de la década del 50 consagró a Zárate como goleador absoluto con 22 tantos. Otro hecho importante fue la goleada por 5 a 3 sobre Boca en la vigésima quinta jornada en Núñez con gran labor de Labruna.
Durante esos tres años de reinado absoluto se mantuvo invicto en el Monumental, superando la marca de Banfield de 49 partidos y desplegando un poderío categórico dentro del fútbol criollo.
A partir de ahí, comenzó la historia negra de la institución que se prolongaría durante dieciocho largos años y muchos sinsabores. Nuevamente, el cierre de la década (como las dos anteriores) no fue el ideal para el club, que jamás pensó que la racha nefasta duraría tanto tiempo.
El 12 de octubre de 1959 Ángel Amadeo Labruna se retiró del fútbol profesional a los 41 años. Su trayectoria en River fue excepcional con 292 goles -primero en la historia del club- en 514 partidos. Regresaría como entrenador.
1960-1969: La década maldita

Argentina
1968 Más de veinte años en el arco más grande del mundo. Amadeo Raúl Carrizo inventó la función del arquero moderno y fue el primer arquero de renombre en usar guantes. Es, con 521, el jugador con más presencias en la historia del club y atajó 18 penales. Carrizo ganó 7 títulos y se retiró en 1968 a los 42 años. El más grande del arco.
historia
1960-1969 Oscar Más está a punto de conquistar un gol con la banda roja. Es el segundo goleador de la historia del club con 198 tantos. Pinino tenía una zurda espectacular y sus remates eran violentísimos y muy bien dirigidos.
Sin ningún lugar a dudas, la década del 60 fue la más funesta en la historia del club, en la cual River no logró ni un solo campeonato y se quedó con varios segundos puestos. Fue una época basada en la búsqueda del ¨fútbol espectáculo¨.
En 1960 el presidente Antonio Vespucio Liberti decidió pagar la cifra récord de 2.500.000 pesos por José Varacka, entre otros jugadores. Pese a las importantes inversiones, River se quedó con el segundo lugar, detrás de Independiente.
La gira que realizó River Plate por Europa en 1961 fue muy exitosa, ya que derrotó al Real Madrid de Alfredo Di Stéfano y a la Juventus de Enrique Omar Sívori. Un año más tarde, le ganó al Santos de Pelé en el Monumental por 2 a 1.
También en 1962, y con la contratación de Luis Artime -goleador del torneo con 25 goles-, los Millonarios se quedaron de nuevo con el segundo puesto. Pese a eso, venció a Boca en Núñez por 3-1, tras convertir tres goles en cinco minutos.
River ganó la primera rueda del Campeonato 1963, pero el título se lo llevó finalmente Independiente. Artime fue el máximo artillero con 25 conquistas. Otro gigantesco producto de la cantera riverplatense fue la figura estelar del equipo y de la década, Ermindo Ángel Onega.
Nuevamente, River estremeció el mercado de pases tras pagar la increíble suma de 33 millones de pesos por el uruguayo Matosas, además del otro oriental Cubilla. Pese a eso, la sensación fue el juvenil puntero izquierdo formado en el club, Oscar Más.
Otros dos subcampeonatos obtuvo el club en 1965 y 1966. En el primero había ganado la primera rueda y luego decayó en la segunda y en 1966 no pudo frente al Racing Club de Juan José Pizzuti, al que venció y le cortó una racha de 39 partidos invicto. Además, ganó en la Boca después de doce años por 3 a 1.
En 1966 llegó a la final de la Copa Libertadores de América en su primera participación y la perdió frente a Peñarol de Montevideo por 4-2 en Chile, tras ir con una ventaja de dos tantos. Daniel Onega, hermano de Ermindo, con 17 tantos se convirtió en el jugador con más goles en la historia de una edición de Copa.
El 23 de junio de 1968 se produjo la mayor tragedia en la historia de nuestro fútbol: 71 personas murieron, en su mayoría por asfixia, y otras 66 resultaron heridas después de un River-Boca en el Monumental. Ese mismo año, el conjunto de Núñez se quedó nuevamente en la puerta de otro campeonato. Una grosera mano del jugador Gallo de Vélez Sarsfield (ignorada por el árbitro Guillermo Nimo) que tenía destino de red, impidió el festejo.
El 22 de diciembre de aquel 1968 se retiró del fútbol grande Amadeo Carrizo tras participar en 521 encuentros (récord histórico del club), atajar 18 penales y lograr siete títulos. Tenía 42 años.
Nuevamente, en 1969 fue subcampeón en los Campeonatos Metropolitano y Nacional. Chacarita y Boca fueron los verdugos en estas ocasiones.
1970-1979: El despegue definitivo

el post que se merece
1970-1979 Cabeza levantada, gambeta hacia adelante. Norberto Osvaldo Alonso y su zurda mágica para causar daño al rival. El Beto ganó nueve títulos con la banda roja en el pecho. Jugó 372 partidos y marcó 149 goles. Ídolo de piez a cabeza, se retiró tras ganar la Copa Intercontinental en 1986, como un ganador.
recuerdos muy bonitos
1970-1979 Daniel Alberto Passarella fue el defensor con más goles en la historia del fútbol argentino, con 99 conquistas. Defensor rudo, caudillo, con muy buen cabezazo en las dos áreas, ganó siete títulos como jugador y tres como entrenador. Gran pateador de penales y tiros libres. El gran capitán, para todos.
Los años del 70 marcaron un antes y un después en la vida de River Plate. A partir del bicampeonato de 1975 se consolidó como el club más importante y ganador del país y aventajó a sus seguidores por varios cuerpos.
El Metropolitano de 1970 lo terminó perdiendo en manos de Independiente por un gol de diferencia. Para el Nacional de ese mismo año, asumió a la dirección técnica el brasileño Didi, impulsor del famoso ¨jogo bonito¨. Didi ascendió a varios juveniles del semillero que luego serían piezas vitales a lo largo de los años, como los volantes Juan José López y Norberto Osvaldo Alonso.
En 1971 River derrotó a Boca en el Metropolitano por 2-1 en cancha de Racing Club porqué tenía su estadio clausurado. También lo doblegó por 3 a 1 en el mismo escenario por el Nacional, en un recordado clásico debido a que River jugó con varios jóvenes frente a los experimentados boquenses.
El superclásico más impresionante y cambiante de la historia se disputó el 15 de octubre de 1972 en cancha de Vélez, por la primera fecha del Nacional. Fue victoria millonaria por 5 a 4 tras remontar una desventaja de 2-4. También lo derrotó en las semifinales, pero en la final no pudo frente a San Lorenzo.
En 1973 y apoyado en los goles de Más (goleador del Metropolitano con 17) River venció a Boca por 3-1 en Núñez y luego 1-0 en Vélez por el Nacional. Carlos Morete (máximo anotador del Metropolitano del 74 con 18) le anotó tres goles a Boca Juniors en la victoria por 3-1 y fue un exponente del gol en los setentas.
Ángel Labruna volvió al club como técnico en 1975 para devolverle la alegría al pueblo riverplatense. River contrató a Roberto Perfumo, Pedro González -entre otros- y repatrió a Más del Real Madrid. Volvió a ganarle a Boca de visitante después de nueve años por 2 a 1 (goles de Morete y Alonso) y se llevó la primera rueda del Metro del 75 por ocho puntos. Mantuvo la ventaja en la segunda y se consagró campeón en cancha de Vélez ante Argentinos (1-0) con un equipo amateur. Por el Nacional, volvió a vencer a Boca en la Ribera por 2-1 y se adjudicó el torneo al derrotar por 2 a 1 a Rosario Central, en cancha de Newell´s, con goles de Luque y Reinaldi.
River disputó las finales de la Copa Libertadores de América de 1976 frente al Cruzeiro de Brasil. En el partido desempate perdió por 3 a 2 en Chile.
El conjunto de Labruna retomó la senda triunfadora y se asignó el Metropolitano 1977 tras vencer a Boca en La Bombonera por 2-1 con goles de Daniel Passarella -el gran capitán- y Pedro González, en tiempo de descuento.
Además, hizo nuevamente doblete en 1979 (Metropolitano y Nacional), dándole pie al segundo tricampeonato de la historia que conseguiría en 1980.
La década del 70 fue inolvidable para el público millonario, tan necesitado de una alegría. Regresó Labruna, y con él, los títulos. Las atajadas de Ubaldo Fillol, la dura defensa de Passarella, Perfumo, Héctor López y Comelles, el mediocampo de Alonso, Merlo y J.J. López, y los goles de Morete, Más y Pedro González fueron marca registrada en aquella época -además de los triunfos en superclásicos-. Todavía existía una cuenta pendiente que era la consagración internacional.
1980-1989: Llegan las copas


El post que River merece, parte 1: La Historia
1986 Norberto Osvaldo Alonso vence de cabeza a Gatti en la Bombonera y marca el histórico gol a Boca con la pelota naranja, por el campeonato de primera división 1985/86. Aquella tarde, inaugurada con la vuelta olímpica, River ganó 2 a 0 con sendos goles de Alonso.
river
1986 River Plate Campeón Intercontinental de Clubes 1986, tras derrotar por 1 a 0, con gol del uruguayo Antonio Alzamendi, al Steaua Bucarest de Rumania, en el Estadio Nacional de Tokio. De esta manera, aquel 14 de diciembre, el equipo de Héctor Rodolfo Veira cerró un año espectacular e inolvidable ya que, anteriormente, había ganado el torneo de primera división y la Copa Libertadores de América. Los once que llegaron a la cima del mundo. Arriba: Gordillo, Gallego, Gutiérrez, Pumpido, Ruggeri y Montenegro. Abajo: Alzamendi, Héctor Enrique, Funes, Alonso y Alfaro.
Hacia los inicios de los años 80, River mantenía una notoria hegemonía por sobre los demás conjuntos del fútbol argentino, pero todavía en el plano internacional no había inscripto su nombre en la lista.
Con la obtención del Metropolitano de 1980, el equipo de River de Ángel Labruna se adjudicó una nueva triple corona. Con dos goles de Ramón Ángel Díaz, un delantero zurdo, veloz y definidor, dos más del uruguayo Juan Ramón Carrasco y otro de Ortiz, River goleó 5-2 a Boca en la Bombonera. También lo venció en Núñez por 2-1 en la segunda rueda.
Para 1981, la dirigencia millonaria realizó las incorporaciones de Mario Alberto Kempes en 4 millones de dólares, Julio Olarticoechea y Américo Rubén Gallego. También el técnico era nuevo, el gran Alfredo Di Stéfano. Con un Fillol implacable y una muy firme defensa, River se alzó con el Nacional de ese año sin tanto brillo. Con un gol de Kempes en Caballito, venció a Ferro 1-0 en la segunda final y sumó su decimonovena conquista, pero sus finanzas quedaron hundidas.
1982 y 1983 fueron dos años de transición para River Plate, que necesitó desprenderse de varias de sus figuras, que habían sido la base del exitoso ciclo de 1975-1981, en el cual logró siete títulos en catorce torneos. Sin embargo, la incorporación del uruguayo Enzo Francescoli del Wanderers, el retorno de Alonso de Vélez y la contratación del técnico Héctor Rodolfo Veira fueron papeles decisivos para los años siguientes del club.
River Plate se consagró campeón de la temporada 1985/86 apoyado en los goles de Francescoli (goleador del torneo con 25 tantos) y Morresi, la solidez defensiva, con la llegada de Oscar Ruggeri, el control en el mediocampo con Gallego, Héctor Enrique y Raúl Roque Alfaro y las voladas de Nery Pumpido en el arco. En la primera rueda venció a Boca Juniors en el Monumental por 1 a 0 con un zapatazo del lateral izquierdo Alejandro Montenegro. Pero la nota la dio en la Boca en el triunfo por 2-0, que incluyó la vuelta olímpica. En esa ocasión, Alonso convirtió los dos tantos del encuentro -el primero de cabeza con la pelota naranja y el segundo de tiro libre- y fue la gran figura.
También en 1986 se adjudicó por primera vez en su rica historia la Copa Libertadores de América, superando en las finales a América de Cali, Colombia. Ya sin Francescoli, pero sostenido en las buenas actuaciones de Alonso y los goles del uruguayo Antonio Alzamendi y Ramón Centurión se abrió paso para llegar a las instancias finales, eliminando a Boca, entre otros. El gol de Funes en la segunda final hizo estallar a las 85 mil personas que colmaron el Monumental. El 14 de diciembre derrotó por 1-0 con gol de Alzamendi, tras una habilitación de Alonso, al Steaua Bucarest de Rumania en Tokio y se consagró Campeón Intercontinental de Clubes. Ahora sí, en la cima del mundo.
En 1987 River goleó por 3 a 0 al Deportivo Alajuelense de Costa Rica e hizo suya la Copa Interamericana, cerrando así un ciclo inolvidable. Ese año, se retiró Alonso en un partido homenaje ante 80 mil almas riverplatenses, en Núñez.
Con Reinaldo Merlo como técnico, River se encaminaría hacia una nueva consagración en la temporada 1989/90 y seguiría reinando en el fútbol local.
1990-1999: Campeón del siglo

Argentina
1994 Golazo de Ariel Arnaldo Ortega a Navarro Montoya de Boca por el Torneo Apertura de 1994. Es el segundo de la goleada por 3 a 0 en La Bombonera en el único título invicto de la historia. Ortega fue el principal protagonista de los dos triunfos superclásicos disputados en La Boca de 1994. Habilidad increíble, gambetas indescifrables, goles de todo tipo para un jugador que volvió de Europa para ser campeón y regalarle magia al público riverplatense.
historia
1996 Enzo besa la copa Libertadores de 1996
La década del 90 fue la más ganadora en la historia de River Plate con títulos nacionales e internacionales. La clave del éxito estuvo en la contratación de técnicos que pasaron por el club como jugadores, los cuales promovieron a muchísimos nuevos talentos de la fábrica de cracks de River, el semillero.
Daniel Alberto Passarella asumió a la dirección técnica a principios de 1990 y en su primer campeonato llevó al equipo hacia una nueva consagración. La temporada 1989/90 se la quedó River gracias a los goles de Ramón Ismael Medina Bello y el gran mediocampo, integrado por Gustavo Zapata, Leonardo Astrada, Héctor Enrique, Juan José Borreli y el uruguayo Rubén Da Silva.
En 1991 retornó al club un consagrado goleador, Ramón Díaz. Con sus 14 goles (goleador del Torneo Apertura) River se alzó con un nuevo título. Fueron fundamentales para ese logro las atajadas de Ángel David Comizzo y las labores defensivas de Jorge Nicolás Higuaín, Carlos Enrique y Fabián Basualdo.
También en 1991, River llegó a las finales de la Supercopa pero fue derrotado en Belo Horizonte por Cruzeiro por 3-0 y se quedó a un gol de los penales, ya que en Núñez había ganado por 2 a 0.
El Torneo Apertura de 1993 River lo obtuvo recurriendo al semillero y Passarella tuvo mucho que ver en esto. Con Ariel Arnaldo Ortega como abanderado de los nuevos genios, las buenas actuaciones del volante Sergio Berti y los goles de Medina Bello consiguió el título en la última fecha del certamen.
En el Clausura 1994 River ganó en la Boca después de ocho años por 2-0 con una majestuosa actuación de Ortega (un gol) sobre la punta derecha del ataque. Para el Apertura, volvió al club Francescoli, quien luego se convertiría en la figura del equipo de Américo Gallego, y en el goleador del torneo con doce tantos. Aquel conjunto, que en la penúltima fecha goleó a Boca en la Bombonera por 3 a 0 con otra soberbia labor de Ortega, se convirtió en el único campeón invicto en la historia de River, con doce triunfos y siete empates.
La Copa Libertadores de América de 1996 se quedó en las vitrinas del Monumental tras el triunfo en la final ante el América de Cali por 2-0, con dos goles de Hernán Crespo. Con Ramón Díaz como entrenador, y con Francescoli, Ortega y Crespo en el ataque, River alcanzó su segunda Libertadores.
Además, hizo suyo el Apertura 1996 con un juego contundente y lujoso. Sin embargo, no pudo con Juventus de Italia (0-1) en la Copa Intercontinental.
River ganó los torneos Clausura y Apertura de 1997 (un nuevo tricampeonato) con los goles del chileno Marcelo Salas y Francescoli, y apoyado en el despliegue de Juan Pablo Sorín y la conducción de Marcelo Gallardo.
También conquistó la Supercopa 1997 derrotando en la final 2-1 a San Pablo, con dos goles de Salas, y de esta manera cerró un ciclo inigualable: cinco títulos en un año y medio. Al conjunto se lo conocía como ¨El equipo de Ramón¨.
Ya con nuevas figuras como el volante de enganche Pablo Aimar y el delantero Javier Saviola (goleador del torneo con 15 goles y tan sólo 18 años), River fue campeón del Apertura 1999, en cancha de San Lorenzo. Previamente, había derrotado a Boca en Núñez por 2-0 con goles de Aimar y Juan Pablo Ángel.
2000-
River Plate cerró la década del 90 con un título y abrió el 2000 con un nuevo bicampeonato. El Torneo Clausura se lo adjudicó bajo la dirección técnica de Gallego, quien retornó al club después de seis años. El ataque conformado por Ángel, Saviola y Aimar era un deleite para los aficionados.
2000 ...

el post que se merece
El 25 de mayo de 2001 Un dia que el sentimiento fila india frente al obelisco. Todos se hicieron uno, y llegaron al Monumental como si hubieran llegado a Tierra Prometida.
recuerdos muy bonitos
El 10 de marzo de 2002 River humilla por 3-0 a Boca en plena Bombonera por la sexta fecha del Clausura, que finalmente se terminaría adjudicando bajo la dirección técnica de Ramón Ángel Díaz. En la foto, el misionero Ricardo Rojas empalma el balón por sobre el cuerpo de Abbondanzieri y logra el último gol del partido.
El 25 de mayo de 2001 el Club Atlético River Plate cumplió cien años de vida -un siglo de gloria- y lo festejó con ¨la caravana monumental¨. Más de 40 mil hinchas de River caminaron desde el Obelisco (en el centro porteño) hasta el Monumental, transportando una bandera de mil metros. El partido ante Peñarol de Montevideo cerró una fiesta inigualable, que duró casi todo el día.

El 10 de marzo de 2002 River goleó a Boca por 3 a 0 en la Bombonera y se encaminó definitivamente hacia una nueva vuelta olímpica. Con Ramón Díaz en el banco y Ariel Ortega como líder indiscutido dentro de la cancha, River logró su trigésimo campeonato de AFA. Además, contó con las grandes presencias de los juveniles Andrés D´Alessandro y Fernando Cavenaghi (goleador del Clausura 2002 con 15 tantos).

El 29 de junio de 2003 River se alzó con su trigésimo primer título de A.F.A., al derrotar por 2 a 0 a Olimpo, en Bahía Blanca, con goles de Víctor Zapata y Diego Barrado. Con el ingeniero chileno Manuel Pellegrini como entrenador, y con muchos chicos de las divisiones inferiores, como Andrés D´Alessandro (máxima figura del torneo), Fernando Cavenaghi (goleador del equipo) y Martín Demichelis (mejor defensor), River se encaminó a la consagración después de lograr una racha de ocho victorias seguidas.
También serán recordados los primeros cuarenta y cinco minutos ante Boca (empate final en dos), la goleada por 4 a 0 ante San Lorenzo y el 4 a 3 a Lanús, en el Sur, el día que River saltó definitivamente a la punta, en lo que fue el mejor partido del certamen. Por último, la joyita de D´Alessandro en el gol ante Gimnasia y el bombazo de Zapata, ante Olimpo.
Además, fueron muy importantes Luis González, Ariel Garcé, Horacio Ameli, Eduardo Coudet y Esteban Fuertes. La frutilla del postre fue el retiro del jugador más ganador de la historia del club, Leonardo Astrada, quien dejó el fútbol con un título más.

El 16 de mayo de 2004 el equipo de Leonardo Astrada se coló definitivamente en la punta del Clausura al derrotar 1 a 0 a Boca, en la Bombonera. El gol de cabeza de Fernando Cavenaghi terminó con el invicto de Boca en la fecha catorce del torneo. River tuvo que esperara hasta la última fecha para gritar Campeón por 32° vez en su rica historia.

El 27 de junio de 2004 River Plate empató en el estadio Monumental 1 a 1 con Atlético de Rafaela y llegó al título ante 70 mil personas. Con los goles de Cavenaghi (con 9 tantos fue el goleador de River), las vueltas de Marcelo Gallardo y Marcelo Salas y el toque de distinción de Luis González y la excelente zaga central con Horacio Ameli y Eduardo Tuzzio, River fue el mejor equipo del país y estiró a doce la ventaja en títulos por sobre Boca Juniors.
El post que River merece, parte 1: La Historia El 16 de mayo de 2004. River Plate derrotó a Boca Juniors por 1 a 0 en la Bombonera. El festejo de gol de Cavenaghi y sus brazos en alto. Tan alto como River.
river El 27 de junio de 2004. River logró su 32° título profesional. Gallardo abrió la cuenta ante Rafaela en el estadio Monumental por la decimonovena fecha del Clausura 2004.
Fotografías. El Gráfico, Revista Goles, La Nación, Olé.
Historia del Monumental

Argentina 1901 Croquis de la canchita de la Dársena Sur.
historia 1923 La histórica cancha de Av. Alvear y Tagle.
el post que se merece 1938 ... hoy Estadio Monumental de Nuñez, estadio olímpico.
Allá por 1934, River ya levaba 33 años de vida. Ya había obtebido un título amateur y otro en el profesionalismo. Ya era identificado como los millonarios por sus espectaculares contrataciones. Ya era presidente Liberti, el primero de sus cuatro períodos. Ya la cancha de Alvear y tagle quedaba chica para semejante fervor popular.

El 31 de octubre de 1934 se firmó el boleto de compra de los terrenos (83.950 metros cuadrados, 35.000 de ellos cedidos por la Municipalidad, donde se iba a levantar el nuevo estadio en Nuñez. Como por allí debía pasar la avenida Centenario como camino nacional, River quedaba exento del pago del afirmado.
La obra para muchos una quimera en ese lugar inhóspito y despreciado, ya tenía escrito su primer capítulo. El 25 de mayo de 1935 se colocó la piedra fundamental en el predio de avenida Centenario y Río de la Plata. El 1 de diciembre de ese año la Comisión Directiva presentó a los socios, en una Asamblea Extraordinaria, los planos aprobados y la reseña detallada de las obras a realizar. Se obtuvo un préstamo de $2.500.000 pesos del gobierno y el 27 de setiembre de 1936 se inició la cosntrucción, bajo la dirección de los arquitectos José Aslan y Héctor Ezcurra.
Y así se fue ganando la dura batalla al río. El costo inicial de la obra alcanzaba la cifra de 4.479.545,80, aunque se redujo unos 3 millones de pesos cuando la comisión resolvió suprimir en ese momento la edificación de la tribuna norte.

Un rasgo característico de la construcción fue que se optó por la fundación directa, a seis u ocho metros de prfundidad, con excavación a cielo abierto, por permitirlo la estabilidad del terreno, y con achique por bombeo del agua que hacía irrupción. La construcción de las tres tribunas se realizó en dos años. Se ejecutaron 50 kilometros de gradas, con 26.000 metros cuadrados de hormigón y una armadura de casi 3000 toneladas de acero. Pocos años después, cuando estaba en plena ebullición la Segunda Guerra Mundial, el acero utilizado hubiera costado más de lo que costó todo el estadio.

Mayo siempre fue el mes de River: por lo que fue el mes de la inauguración. El miércoles 25, cerca de 8.000 personas presenciaron la entrega de una bandera argentina y otra del club, costeadas por un grupo de asociados, y entonaron el himno nacional y la marcha de River. Y al día siguiente , la fiesta inolvidable reunió a cerca de 70.000 emocionados espectadores. Después de diferentes actividades la gran tarde se completo con el partifdo disputado entrer River y Peñarol. Ganó River 3 a 1.

El Monumental fue según Adolfo Pedernera, el primer gran paso del gigante. La herradura se cerró parcialmente en 1958, bajo la presidencia de Enrique Pardo, y para esa nueva construcción, la platea Colonia, fue decisivo el dinero ingresado (10 millones de pesos) por la transferencia de Enrique Omár Sivori al Juventus. Alrededor de 100.000 personas podían ubicarse en el imponente anillo.

Si algo le faltaba a ese símbolo argentino que es el Monumental, la realización del Mundial se lo ofreció en el 78. Con otra cara, con la edificación de la bandeja que restaba, con menos capacidad, el mayor número de plateas llevó la cifra total a 76.609 espectadores, pero con las comodidades que no se conocían por estos lados.
La inolvidable apertura fue el 1 de junio (alemania Occ vs Polonia), otros siete encuentros más, la consagración argentina, Las vueltas olímpicas de River, más los títulos internacionales

El 29 de noviembre de 1986 se hizo un gran acto de justicia, la obra majestuosa recibió su nombre: Antonio Vespucio Liberti.

Estadio Monumental "Antonio Vespucio Liberti"
Capacidad Total: 65.645 espectadores
Capacidad Cubierta: 25568 asientos
Año de Construcción: 25 de Mayo de 1938. El partido inaugural fué River Plate versus Peñarol (Montevideo - Uruguay ).
Año de Reconstrucción: Mundial 1978 en argentina, fué la sede central del Mundial.




Leyendas de River


El caso Centurión
Corría el año 1986 y River iba a disputar la Copa Intercontinental en Tokio. Centurión, jugador del club millonario había sufrido una suspensión por la AFA. El presidente del club de la banda roja consultó con la entidad que había sancionado al jugador y dijo que dicha suspensión no tenía rigor para la Copa. Por lo que Centurión partió de Buenos Aires el domingo 7 de diciembre con el segundo grupo. En el interín parece que la AFA avisó a un dirigente de River que el jugador estaba inhabilitado. Pero el mensaje se traspapeló y Centurión llegó a Tokio. Allí se enteró que no podía jugar. ¿Para qué me hice semejante viaje?, se dijo. La noticia causó una sorpresa desagradable en todo el plantel y por supuesto en el propio Veira que no podía creer lo que le estaba sucediendo.

El "Búfalo" no andaba con vueltas
En el partido que River venció al América de Cali por 1 a 0 y que lo consagró Campeón de América en 1986, el "Búfalo" Funes no anduvo con vueltas y le entró fuertísimo a Cabañas porque según el mismo Funes, no le gustaba que le peguen a sus compañeros y el jugador del América le había repartido codazos a Alonso y Alzamendi. Y en defensa de ellos el tierno Juan le hizo saber a Cabañas que nadie lo lleva por delante y le dejó de recuerdo la venda y las medias un poco rotas. "Por delante no me lleva nadie. O no se dio cuenta de que al ganarle a su equipo, el América, también estábamos terminando con el mito de las gallinas. A nosotros nos van a ganar porque son mejores, no por bravos", agregó Funes.

De jugador a contador de River
Vicente Locaso debutó en la primera división el 31 de mayo de 1931 en el partido que River venció a Atlanta por 1 a 0. Mediante un zurdazo marcó el primer gol de River Plate en el profesionalismo. Lo curioso es que ese tanto sería el único de toda su carrera futbolística ya que una lesión en su rodilla izquierda le impidió seguir jugando.
Se retiró del fútbol el 6 de enero del 1932 e ingresó a la Facultad Ciencias Económicas, se recibió de contador público en 1942 y al poco tiempo se convirtió en contador de River.

¿Adónde vas Goyco?
Cuando Gilberto Funes convirtió el tercer gol del partido River 3 Independiente 2 por la Copa de Oro, en enero de 1987, el banco de suplentes millonario no pudo controlar su euforia. Ya vivía el partido de una forma muy especial. Pero ese momento fue único. Goycochea, Erbín, el Nano Areán, Troglio, Gallego, todos invadieron el campo de juego. El caso extremo fue el de Sergio Goycochea que se fundió en un abrazo con el Cabezón Ruggeri y regresó, fuera de sí, gritando y zapateando al estilo brasileño, repiqueteando contra el suelo, al banco de suplentes. Pero cuando levantó la vista y pensaba ubicarse en su lugar, se encontró con una sorpresa: se vió frente a frente con el Pato Pastoriza técnico de Independiente. Goyco quedó petrificado.
Resulta que ambos bancos de suplentes estaban a una muy corta distancia y debido al festejo alocado el arquero se confundió... Y bueh, un error lo tiene cualquiera.

Una equivocación la tiene cualquiera
Se jugaba un partido contra el equipo de Villa Ballester. A la hora de iniciarse el encuentro faltaba un jugador, que, casualmente era el arquero. Entonces decidieron invitar a Enrique Salvarezza, "el hincha número uno". Comenzó con tanta mala suerte que el primer tiro que enviaron de se convirtió en gol. Entonces, Leopoldo Bard, que era capitán del equipo decidió pasarlo a la línea de ataque. A los pocos minutos Salvarezza recibió una pelota y queriendo remediar el error comenzó a correr, pero hacia su propio arco. Corría tan rápido que no había forma de pararlo verbalmente, y por eso, Pellerano tuvo que arrojarse sobre él para detenerlo.

Todo por la habilitación
Corría el año 1906 y River fue expulsado de la Dársena Sur, los avatares de una pintoresca vida de peregrinos llevan a los integrantes del flamante y modesto club de la banda roja al terreno de Sarandí. Ahí, tras los preparativos de instalación reglamentaria del campo de juego, arribó el señor F. A. Williams, de la Asociación de Foot - ball para inspeccionar y comprobar que se cumpla con los requisitos reglamentarios.
Pese a que el predio estaba cerca del arroyo, el lugar era un desierto y era imposible poder sacar agua de allí.
Sobre el terreno había caños y huellas que simulaban una supuesta futura instalación de cañería, pero todo eso era falso.
Williams llegó hasta un baño y no tuvo mejor idea que abrir una canilla. Los miembros del club que estaba junto al inspector transpiraban por miedo al bochorno, pero inesperadamente de la canilla salió agua y el inspector satisfecho firmó la habilitación.
Lo que nadie sabía era que Enrique Salvarezza y Alfredo Zanni (hermano del vocal Enrique, pionero del club) habían acordado que al escuchar el chillido de la roseta, Zanni iba a arrojar agua por un caño instalado precariamente. Así lo hicieron y River logró que el estadio de Sarandí sea el primero propio de su historia.

Bernabé Ferreyra
La Fiera debutó en River el 14 de marzo de 1932, el mismo día en el que el equipo jugó, por primera vez en torneos oficiales, con la camiseta de la Banda Roja. Fue el inicio de un camino de leyenda, marcado a fuego con dos goles. En sus primeros doce partidos con esa camiseta, hizo 19 goles y no dejó de convertir en ninguno.
Su presencia en River desató una locura colectiva. La entrada valía un peso y al tercer partido el club recuperó los 10.000 que le dio de prima al jugador. Fue un fenómeno social de tal magnitud que cuando el equipo iba de gira por el interior, el cachet variaba según jugara Bernabé o no. El público y la prensa comenzaron a llamarlo El Mortero de Rufino. El periodista del diario Crítica lo llamó La Fiera. Crítica además estableció un premio para el primer arquero que no fuera derrotado por Bernabé.
Sus secretos profesionales

Su falta de habilidad quedaba mejor disimulada en los días de lluvia, y a él le fascinaba jugar con la pelota mojada y embarrada para que pesara más. Por eso, cuando la lluvia no aparecía y River jugaba de local, se preparaba la pelota.
En aquel tiempo el balón era de tiento y llevaba una cámara dentro. Bernabé la desinflaba y la colocaba dentro de otra, que no tenía pico. Ponía estas dos cámaras dentro del cuero, lo cosía y esa "pelota especial" descansaba las 48 horas previas al partido en un balde con agua. El día del partido esa pelota especial era una bomba.
El Mortero de Rufino calzaba cuarenta y sus pies eran finos. La costumbre de jugar descalzó, traída de su pueblo, hizo que los botines le sacaran ampollas, por eso debía usar un calzado a medida, hecho de una cabritilla muy fina y con los tapones exteriores más altos que los interiores, con lo que lograba que su pie se sintiera como desnudo.
Otra parte de su vestimenta que arregló él mismo fueron las medias. Las de Bernabé eran de seda y llegaban hasta un poquito más arriba del tobillo. A partir de allí, seguían las medias normales de fútbol. Las costuras que formaban las dos medias en una era hecha por el jugador.
La Fiera jamás usó protección en sus piernas y tampoco se vendaba los tobillos.


Títulos: Las copas de River


1908: Obtuvo el ascenso a la Primera División del Fútbol Amateur.
1920: Único título de River en el amateurismo.[/align]
recuerdos muy bonitos Campeón absoluto 1936
Copas Internacionales
2 Copas Libertadores 1986 y 1996
1 Copa Intercontinental 1986
1 Copa Interamericana 1987
1 Supercopa 1997

Campañas de las diferentes Copas Libertadores
1966 Subcampeón
1967 Semifinales
1970 Semifinales
1973 Primera Ronda
1976 Subcampeón
1977 Primera Ronda
1978 Semifinales
1980 Primera Ronda
1981 Primera Ronda
1982 Semifinales
1986 CAMPEON
1987 Semifinales
1990 Semifinales
1991 Primera Ronda
1993 Primera Ronda
1995 Semifinales
1996 CAMPEON
1997 Octavos de Final
1998 Semifinales
1999 Semifinales
2000 Cuartos de Final
2001 Cuartos de Final
2002 Octavos de final
2003 Cuartos de final
2004 Semifinales
2005 Semifinales
2006 Cuartos de final
2007 Primera Ronda
2008 Octavos de final

Campañas en las Copas Sudamericanas
2002 Octavos de final
2003 Subcampeón
2004 Octavos de final
2005 Octavos de final
2006 Octavos de final
2007 Semifinal
2008 Cuartos de final

Campañas en las distintas Supercopas
1988 Semifinal
1989 Octavos de final
1990 Octavos de final
1991 Subcampeón
1992 Cuartos de final
1993 Cuartos de final
1994 Cuartos de final
1995 Semifinal
1996 Octavos de final
1997 CAMPEÓN

Recopa Sudamericana
1997 Subcampeón
1998 Subcampeón

Campañas en las Copas Mercosur
1998 Cuartos de final
1999 Primera fase
2000 Semifinales
2001 Primera fase

Copas Intercontinentales
1986 Campeón
1996 Subcampeón
El post que River merece, parte 1: La Historia Copa Intercontinental 1986 river Copa toyota 1986
Argentina Copa Interamericana 1987
historia Super Copa 1997
el post que se merece Copa Libertadores de America 1986-1996
recuerdos muy bonitos Enzo besa la copa de 1996
Bueno esta a sido la primera parte luego se vendra la segunda que se basa más en el river de ahora, espero que les haya gustado comenten y sí es posible dejen puntos, que hacer este post costo laburo, desde ya muchas gracias, atentamente: Brian Velázquez

Fuentes de Información - El post que River merece, parte 1: La Historia

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 742 Visitas
  • 0 Favoritos

5 comentarios - El post que River merece, parte 1: La Historia

@helldiego Hace más de 5 años -2
:cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold: :cold:

me agarro escalofrios con este post
@tiojuli Hace más de 5 años -3
ya lo postiaron 150 veces y encima es malisimo! hacete uno de boca que vas a tener mas exito!
El post que River merece, parte 1: La Historia
@nahuy00 Hace más de 1 año
amigo sos de boca y estas en un post de river.. dan vergunza
@andreaaav Hace más de 3 años +2
che bostero raja, que ganas de joder que tiene
@nahuy00 Hace más de 1 año
Muy buen post