El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Boca campeon Intercontinental '00. Diario La Nacion parte

Miércoles 29 de noviembre de 2000 | Publicado en edición impresa


¡Campeón!: Boca se quedó con toda la gloria y es el mejor del mundo

Con un arranque arrollador e inteligente, que se plasmó con los dos goles de Martín Palermo, derrotó por 2 a 1 a Real Madrid

Boca campeon Intercontinental '00. Diario La Nacion parte

TOKIO.- Tocó el cielo con las manos. Se abrazó al éxito una vez más. Cantó, bailó y festejó como loco la obtención de este título mundial. Boca derrotó nada más y nada menos que a Real Madrid por 2 a 1 y volvió a ganar la Copa Europea-Sudamericana después de 22 años. Poco importarán los detalles de esta consagración xeneize, pero sí quedará para el recuerdo la vuelta olímpica frente a un equipo español lleno de figuras, el festejo enloquecido de miles de hinchas, la emoción liberada en todos los idiomas para poner en lo más alto los colores azul y oro.

El triunfo fue merecido. Por la capacidad goleadora de Martín Palermo para definir los partidos en los momentos justos y no desaprovechar ninguna oportunidad. Por la clase magistral de Riquelme, para apilar jugadores del Madrid entre pisada y pisada. Por el temperamento y el empuje de Bermúdez desde el fondo para sacar cuanto centro y situación de peligro se acercaba a Córdoba. Por la garra que se reparten Chicho Serna y Battaglia. Por el compromiso que asumen Ibarra, Traverso y Matellán. Por la atención de Córdoba para poner paños fríos en momentos complicados. Por la picardía del Chelo Delgado, que cada día se entiende mejor con Palermo y ya son muy pocos los que discuten su titularidad. Por la experiencia de Basualdo, el técnico que tuvo ayer Boca dentro de la cancha.

El equipo de la Ribera hizo su negocio porque salió a golpear a Real Madrid donde más le duele: el sector derecho de la defensa. Entonces, ante el primer pelotazo de Matellán para Delgado quedó Geremi en el camino y Palermo, de arremetida, empujó el centro del Chelo. Iban apenas dos minutos y los españoles se miraban asombrados sin entender nada. Pese a que quedaron algunas dudas en la posición de Delgado, ninguno de los españoles protestó.

Real Madrid intentó sobreponerse, pero cuando se levantaba recibió el segundo cachetazo: otra vez Palermo, pero en esta oportunidad con un tiro cruzado después de recibir un gran pase de Riquelme.

¿Había entrado el conjunto español a la cancha? En realidad, fue Boca el que realizó demasiado bien los deberes. Lo afirmó el propio Carlos Bianchi: "Tuvimos un comienzo demasiado perfecto".

Después de estar 0-2 a los seis minutos de juego, Real Madrid reaccionó y expuso su repertorio. Roberto Carlos apareció en todo su esplendor: primero con un remate en el travesaño y después con un golazo tras un error de Ibarra.

A los once minutos, las cosas que parecían demasiado seguras dejaban de estarlo. "Un gol de diferencia no es nada", dicen los entendidos. Bueno, sí lo fue aquí, porque tras los 11 minutos de esa primera etapa vibrante y emotiva, no volvería a moverse el marcador.

Boca siempre se mostró como un conjunto más seguro de sus convicciones, actitudes y planteos tácticos. Así y todo, situaciones hubo en los dos arcos. Primero, Raúl tocó por encima de Córdoba y la pelota se fue cerca; después fue Delgado quien se perdió el gol de su vida: Casillas le tapó un mano a mano cuando el Chelo había gambeteado a cuatro jugadores.

En el segundo tiempo, Del Bosque movió el tablero y mandó a la cancha a Savio y a Morientes. Si bien ellos no pesaron, Real Madrid tuvo tres situaciones claras mara empatar: un cabezazo de Guti que se fue desviado y el árbitro Oscar Ruiz anuló correctamente por off-side dos acciones, una de Geremi y otra de Raúl, que terminaron con la pelota en la red adversaria. Real Madrid lucía en el toque corto y en la circulación del balón, pero carecía de profundidad.

En medio de esos ataques, Riquelme se hizo un festival de pisadas y, con su trabajo, Boca controló el desarrollo sin demasiados sustos.

Festejó Boca porque fue más inteligente que Real Madrid. Por el trabajo de cada uno de sus jugadores y el de Carlos Bianchi. Por todos, por los que lo vivieron desde el banco y hasta los que ni siquiera se dieron ese gusto y tuvieron que ubicarse en el palco del estadio Nacional. O los que se quedaron en Buenos Aires por una lesión. Por esas 10.000 almas que desafiaron las distancias, para hacer que la Bombonera no quedara tan lejos. Por todos ellos, Boca gritó campeón y es el mejor. Por ellos el mundo está a sus pies...

Por Christian Leblebidjian
Enviado especial

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Las claves

* En el primer tiempo, el partido fue más abierto de lo esperado y Boca supo aprovechar mejor esa situación gracias al oportunismo de Martín Palermo. Los dos goles en seis minutos le dieron un envión anímico decisivo.

* Real Madrid manejó bien la pelota, pero en las zonas en las que no podía dañar a Boca. Además, cada vez que los españoles se acercaron al arco xeneize, Bermúdez, Traverso y Matellán respondieron con solvencia.

* En el segundo tiempo Boca planteó el partido de la manera que más le convenía. Buscó ampliar la diferencia, pero sin descuidar nunca la ventaja que tenía. Juan Román Riquelme fue fundamental para llevar la pelota lo más lejos posible de los hacedores de juego de Real Madrid.

* Las variantes que dispuso Vicente del Bosque en el segundo tiempo no modificaron el esquema de Boca. Ni Savio ni Fernando Morientes tuvieron la participación suficiente como para modificar el resultado.

campeon

Minuto a minuto

2 m: gol de Boca. Pase de Matellán para Delgado, que desde la izquierda habilita a Palermo, que vence a Casillas con un disparo rasante.

6 m: segundo tanto del equipo xeneize. Habilitación perfecta de Riquelme para Palermo, que define cruzado ante la marca de Geremi.

7 m: el travesaño salva a Boca tras un remate fortísimo de Roberto Carlos.

11 m: gol de Real Madrid. Centro de Luis Figo, despejado defectuosamente por Ibarra; Roberto Carlos toma la pelota y la coloca en el ángulo superior derecho de Córdoba.

16 m: remate de Raúl de emboquillada. La pelota pasa muy cerca.

22 m: disparo de Juan Román Riquelme. Responde muy bien Casillas.

25 m: se salva el equipo merengue. Gran apilada de Delgado, que deja tres hombres en el camino, queda cara a cara con el arquero, pero Casillas lo tapa a tiempo.

31 m: remate desviado de Roberto Carlos. Muy lejos.

34 m: dispara Serna, pero el remate es débil y se pierde afuera sin peligro.

41m: tiro libre de Riquelme que contiene sin problemas el guardavalla merengue.

Segundo tiempo, 2 m: otro tiro libre de Riquelme y Casillas despeja de manera espectacular en el ángulo superior izquierdo.

3 m: disparo cruzado de Guti. Se va junto al palo izquierdo del arquero xeneize.

7 m: Iván Helguera, tras una buena jugada personal, remata desviado.

11 m: se salva Boca. Tras un córner ejecutado por Figo, Raúl se lo pierde solo de cabeza frente a Córdoba.

19 m: le anulan un tanto al camerunés Geremi por posición adelantada. Acierto del árbitro Oscar Ruiz

22 m: le vuelven a anular un tanto a Real. Esta vez el que quedó en posición prohibida es el delantero Raúl. Ruiz acierta nuevamente.

29 m: jugada individual de Savio por la izquierda. Su remate pega en la cara externa de la red.

36 m: buen desborde de Savio, que no encuentra bien ubicado en el área a ninguno de sus compañeros

43 m: remate de Palermo. El balón se pierde afuera.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Estos goles los guardaré en el corazón para siempre"

Martín Palermo, ganador del premio al mejor jugador del partido, y toda su felicidad

real madrid

TOKYO(de un enviado especial).- Y un día también conquistó el mundo...

Hizo goles en todas partes, de las formas más variadas, con festejos alocados, con gritos hasta el límite de las cuerdas vocales, con alegría, con delirio. Si algo le faltaba era vivir un 28 de noviembre de 2000 de esta forma, con los ojos del mundo clavados en sus zurdados, ese del toque corto, ese cruzado como un latigazo fulminante. Martín Palermo y el gol: un copyright que ya es mundial.

Varias imágenes quedarán grabadas para siempre, además de sus tantos. Como sus lágrimas conmovedoras apenas finalizó el encuentro, que le imposibilitaron pronunciar ni una palabra ante la prensa. Luego, como un emperador con su conquista en la mano, mostró orgulloso la llave de la camioneta Toyota que ganó como el jugador más valioso del partido. El vehículo lo canjeará por 21.000 yens, 22.000 dólares al cambio monetario, que los repartirá entre todos sus compañeros.

Cuando el corazón volvió a acomodarse, cuando las lágrimas dejaron en paz a los ojos, Martín Palermo dejó un puñado de frases contundentes made in Tokio. "Cuando ya no exista el fútbol para mí, pasaré los videos de ese partido y se los mostraré a mis nietos. Porque todos los goles son lindos, pero éstos los guardaré en el corazón para siempre". Vaya palabras: ¡Toda una metáfora para reflejar la inmortalidad de sus goles!

Más terrenal, siguió: "Estoy viviendo un gran momento, porque esta es una de las grandes alegrías de mi vida. Ser campeón mundial no es cosa de todos los días. Este instante es de una felicidad suprema. Hemos logrado algo muy importante en nuestra carrera, que seguramente valorizaremos aún más con el tiempo".

Con ganas de festejar, festejar y festejar, se animó a realizar un comentario analítico de la final intercontinental. "Fue fundamental la ventaja inicial. Ellos manejaron bien la pelota, pero supimos controlarlos en el medio por la solidaridad y la concentración que tuvimos durante los noventa minutos. Siempre estuvimos atentos y pusimos todo en la cancha. No dejamos que ellos hicieran su juego", expresó como de memoria. Pero su verdadero sentir de esta final, quedó en claro con otra frase: "Este partido quizás no era necesario jugarlo bien sino ganarlo, y nosotros fuimos merecidos triunfadores por el esfuerzo colectivo".

Enseguida, como lo hicieron todos sus compañeros, y como lo sabe y siente cada uno de los protagonistas -directos o indirectos- de esta historia con final feliz, se refirió al glorioso ciclo que desmbocó en este título. "Esta es la culminación exitosa de un proceso que demandó tres años". Entonces, hubo agradecimientos y reconocimientos hacia los que lo apoyaron en los malos momentos, cuando el 13 noviembre de 1999 los ligamentos de su rodilla derecha le quebraron el alma. "Estoy muy emocionado por el esfuerzo de mis compañeros, el de mi familia que estuvo cerca de mí, el del cuerpo técnico. Ellos fueron mi sostén para volver a estar en mi mejor nivel", remató.

Para terminar, envió una dedicatoria amplia "al pueblo argentino, porque no solamente los hinchas de Boca, sino todo el país debe estar feliz, ya que les llevamos la copa para allá". Luego volvió a conmoverse, los ojos rojos se le ahogaron una vez más, y no tuvo más lugar para las palabras. No hacía falta: su copyright otra vez había dicho todo. Palermo y el gol. En todas partes. De todas formas. Y un día también conquistó el mundo...

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Uno por uno

Martín Palermo (10): Su presencia goleadora se comprobó cuando abrió el marcador sorprendiendo por el medio del área y cuando a la carrera marcó con un remate cruzado el segundo gol. Tanto en ataque como en defensa no sorprendió su entrega. A la hora de defender mostró el mismo empeño que puso para definir.

Juan Román Riquelme (10): Otro pilar de Boca que se destaca en las difíciles. Su habilitación preparó el escenario para el segundo gol. Con mucha personalidad llenó de creación el campo de juego y en el final cuidó la pelota con su sello personal: la pisadita. A tal punto que en el segundo tiempo desairó varias veces a Geremi, que le cometió infracción y fue amonestado.

Jorge Bermúdez (10): El patrón fue fundamental para controlar los avances del Real Madrid. Fue la columna del ordenamiento defensivo de Boca. Sacó todo en el juego aéreo y, junto con Traverso, anuló a Raúl.

Marcelo Delgado (9): Cada vez que tuvo a Geremi adelante lo complicó. Alternó por las puntas y supo ubicarse bien lejos de los defensores para sorprenderlos con sus desbordes. De uno de ellos nació el primer tanto de Boca que marcó Palermo, con quien se asociaron a la perfección.

Cristian Traverso (7): Arrancó seguro y después fue intermitente. Nunca dividió el balón. Controló a Raúl cuando se ubicó en su sector.

Aníbal Matellán (7): Otro de los más regulares de la defensa. Le tocó una tarea difícil, como es marcar a Figo, y el portugués lo superó pocas veces.

Mauricio Serna (7): Tuvo altibajos para contener a Guti, pero terminó como dueño indiscutido del medio campo.

José Basualdo (7): Pasan los años y el volante mantiene su vigencia ganadora. Cubrió tácticamente su sector. Ayudó a Riquelme cuando al equipo le costaba tener la pelota.

Oscar Córdoba (6): Falló en algunos centros y en algunas salidas le erró al campo de juego. Terminó con solidez brindando seguridad.

Hugo Ibarra (6): Varias veces perdió con Roberto Carlos y por un error compartido con Battaglia llegó el descuento del brasileño. Mejoró bastante en el segundo tiempo y colaboró con Battaglia y a veces con Delgado por el sector derecho.

Sebastián Battaglia (6): No tuvo la actuación de los últimos partidos, pero aportó su habitual cuota de sacrificio a la hora de recuperar el balón. Mejoró en la segunda etapa.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Con la batuta de Riquelme

Entre pisadas, cambios de frente y el pelotazo a Palermo para el segundo gol, el volante fue otra de las figuras

intercontinental

TOKIO (De un enviado especial).- Las canciones del cuartetero cordobés Rodrigo y de los grupos Ráfaga y Green sonaron en el Lejano Oriente. La cábala volvió a funcionar a pleno. En los vestuarios del estadio Nacional y en el piso 41 del hotel Keio Plaza Internacional. Ya se ha vuelto una costumbre que Juan Román Riquelme musicalice los ratos libres del plantel xeneize y también maneje la batuta en la cancha. Otra vez se movió con su minicomponente de un lado para el otro. Y nuevamente Boca giró al compás del ritmo que él propuso.

Con 10 puntos resultó otro de los pilares en la consagración de Boca.Y a pura personalidad, si era necesario, demostró que es capaz de destacarse en las paradas más difíciles. "No sé si seré el mejor jugador del país, pero sé que tengo que aprender mucho todavía. Ahora estoy muy contento porque pudimos ganar, que era lo más importante", aclaró el volante, de 22 años. Emocionado por la victoria e inmensamente feliz, igual Riquelme aclaró que la mayor alegría de su vida fue el nacimiento de su hija Florencia, de 2 años.

En los 90 minutos que jugó casi nunca pudieron controlarlo los hombres de Real Madrid. Ni Makelele ni Helguera, que se escalonaron en su marca. Tanto que en algún momento se desesperaron y, por ejemplo, a los 44 minutos de la parte final, el camerunés Geremi fue amonestado por no poder encontrarlo. De todos modos, no lo golpearon mucho. "Los jugadores del Real me trataron muy bien; en un momento, cuando se terminaba el partido, me sorprendió que Hierro me dijera que después de los dos goles nuestros el partido estaba hecho para mí. Eso me puso muy bien", contó Romy.

Pisadas por aquí, enganches por allá y la asistencia para Palermo con un largo pelotazo en el segundo gol resultaron algunos toques de su repertorio. Boca pudo descansar en él en los instantes de mayor apremio. "Tuvimos la suerte de hacer un buen partido, estuvimos muy concentrados; sacamos la ventaja de entrada y eso fue muy importante. Real tiene muy buenos jugadores como Figo, Roberto Carlos, Raúl y otros que también juegan demasiado bien. Tuvimos la suerte de ganar y ahora lo festejamos porque este grupo se lo merece. Queríamos que termine rápido el partido, aunque creo que en los últimos minutos ellos ya no podían llegar a nuestra área", analizó.

Después de compartir otro capítulo de los festejos con Marcos Franchi, su representante, Riquelme ya se apresuró por mirar un poco más allá. "Somos profesionales y ya tenemos que ponernos a pensar en el partido con San Lorenzo -el domingo próximo-, que tal vez sea clave para el Apertura", advirtió. Pero, ¿cómo no disfrutar con intensidad este momento? "Seguramente con los años se dimensionará más este título y se volverá más importante de lo que creemos ahora", reflexionó.

La imaginación vuela y se da licencia para creer que tras una actuación así, los días de Riquelme en Boca están contados. "Quiero seguir jugando en Boca", se limita a contestar él. Y por la Ribera sonríen.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Bianchi, el socio de la victoria

"Las finales no hay que jugarlas bien, hay que ganarlas", dijo el entrenador, que además se dedicó el éxito
2000

TOKIO (De nuestro enviado especial).- "Creo que en el conjunto de los noventa minutos, Boca fue un justo ganador. Recuerdo las palabras de Alfredo Di Stefano: las finales no hay que jugarlas bien, hay que ganarlas. Y Boca la ganó". Asegura el protagonista, entre los micrófonos, las cámaras y los grabadores. La epopeya ya finalizó...

"¡Boca es el campeón del mundo, c...!" El grito, desaforado, a puro éxtasis, sale desde el alma del personaje. Eleva sus brazos, para nada nerviosos, que sostienen casi sin esfuerzo el venerado trofeo, el más anhelado, el décimo de su cuenta personal. Es Carlos Bianchi el hombre que salta, casi como un jugador más del glorioso plantel. Los futbolistas gritan, cantan, bailan a su alrededor. Y el Virrey se anima. Sí, por momentos la sana locura lo cubre por completo. Como nunca.

"Este es un triunfo para todo el pueblo argentino, no solamente para la parcialidad boquense. Ahora todos los argentinos tenemos que estar contentos porque el fútbol nacional es campeón del mundo", dice, mientras busca entre tanta dicha a su amigo, a su compañero. A Carlos Ischia, su ayudante de campo; lo encuentra allí, perdido entre todos. Y lo abraza, lo besa, le agradece los años de exitoso trabajo.

Se aparta un segundo de la algarabía que le pertenece. Quiere gritar otra vez, se empeña en mostrarse diferente, extasiado, desbordado de alegría. Pero lo atacan con más preguntas. Y Carlos Bianchi responde, por única vez apartado del conocido bajo perfil. "Soy egoísta: esta copa se la dedico a mi familia y a mí. Sufrimos mucho para llegar a esto y ahora tenemos el pleno derecho de disfrutarlo", explica el hombre criado en Vélez, un viejo amigo de la gloria.

Se suceden las frases. Se lo interroga por el desarrollo, por el vértigo de los primeros minutos. "Tengo que ser sincero, el escenario del comienzo fue demasiado perfecto para nosotros. Porque es difícil que en una final de esta naturaleza se conviertan dos goles en seis minutos. Pero si el destino lo quiso así, no íbamos a desaprovecharlo. Sabíamos cómo teníamos que jugar el partido", confiesa primero.

"El gol que convirtieron ellos, seis minutos más tarde, tampoco hizo que nosotros nos equivocáramos y jugáramos diferente de lo que habíamos programado. Sabíamos del potencial de Real Madrid, especialmente cuando tiene espacios. Tiene jugadores muy buenos, como Figo, Mc Manaman, Guti, Raúl, que tienen un poderío ofensivo muy grande", relata después el hombre de 51 años, que nació humilde, que se cansó de gritar goles por todas partes y que encontró en la dirección técnica su continuidad triunfal en el mundo del fútbol. Un mundo que lo luce ya millonario, pero que se resiste en mostrarlo diferente. Puro bajo perfil. Y mucho, mucho trabajo.

Se obsesiona con el juego. "Si nosotros les dejábamos espacios, tal vez ellos podían jugar como pretendían. Y el segundo tiempo, digamos que sabíamos que teníamos que jugarlo tácticamente a la perfección. ¿Y así lo jugaron?..." Responde con una sonrisa. Más tarde, abrazó a su mujer Margarita, explotó otra vez en el vestuario, champagne incluido. "Me da placer formar parte de la familia de este club. No se me pasa por la cabeza irme. Acá estoy bárbaro", repite mil veces Bianchi, el hombre que se adueñó de la gloria.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Ruiz cumplió bien su tarea

boca

TOKIO (De un enviado especial).- El árbitro colombiano Oscar Ruiz tuvo un buen desempeño en este partido tan significativo, con la Copa Europeo-Sudamericana en juego. No tuvo incidencia directa en el resultado y tuvo la capacidad suficiente para mantener el partido controlado en la mayor parte del tiempo.

En muchas ocasiones, acertadamente, Ruiz adoptó con buen criterio la postura de no cortar las acciones. Privilegió, ante todo, la continuidad de las jugadas para no quitarle ritmo al partido y eso, en definitiva, favoreció al espectáculo.

En el final del partido fue contemplativo a la hora de sacar tarjetas amarillas. A quince minutos de concluir el encuentro, la tensión de los jugadores se hizo presente en roces y en golpes por llegar a destiempo.

En ese momento, Ruiz cometió algunas incorrecciones cuando debió sancionar con amonestaciones algún que otro exceso de fuerza. Por ejemplo, dejó pasar un par de infracciones de Fernando Hierro, así como un golpe de atrás que Mauricio Serna le propinó a Savio. Todo esto en el segundo tiempo.

Con la ayuda de sus asistentes, Ruiz anuló correctamente dos goles de Real Madrid que fueron convertidos en posición fuera de juego. A los 19 y a los 22 del segundo tiempo, no convalidó los tantos que marcaron Geremi y Raúl, respectivamente, ambos por estar en off-side.

Mucho se habló y se criticó la designación de un árbitro sudamericano para esta Copa . Pero no hubo nada que reclamarle ayer al colombiano Ruiz, de 31 años y abogado. Más allá de algunos puntos negativos, no cayó en errores gruesos. Tuvo varios aciertos y por eso aprobó el duro compromiso que tuvo que dirigir.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Fue uno de mis mejores partidos"
Marcelo Delgado, vital en el triunfo xeneize

TOKIO (De nuestro enviado especial).- Apenas iban dos minutos cuando corrió por el sector izquierdo, burlándose de la defensa merengue, y le cedió el gol a Martín Palermo para que el sueño comenzara a hacerse realidad. Cada pique suyo, cada gambeta, lo fue transformando en una de las figuras del partido que todos los jugadores de Boca soñaron. Por eso se entienden las declaraciones de Marcelo Delgado tras el triunfo ante Real Madrid por 2 a 1: "Este fue uno de mis mejores partidos; de los mejores de mi vida."

Bianchi apostó por él y Delgado le respondió de la mejor forma: con buen fútbol dentro de la cancha. "Todavía no puedo creer lo que ganamos. Esto es increíble, inolvidable", admitió el delantero.

"Por suerte se nos pudo dar -explicó Delgado-, y nos vamos muy contentos, con la misma humildad de siempre para seguir trabajando y darle nuevas alegrías al pueblo boquense." Claro, el Chelo no se olvida que al regreso de Boca desde Japón, lo espera la punta del torneo Apertura, que ya parece estar destinado a las vitrinas del club de la Ribera.

Otro de los que se mostró muy emocionado con el logro fue el juvenil volante Sebastián Battaglia. "Nunca nos sentimos campeones de antemano, ni menospreciamos al rival. Sólo empezamos a sentirnos campeones cuando el árbitro pitó el final", señaló el mediocampista, mientras intentaba aferrarse a la Copa que lo desveló durante las últimas noches.

"Estoy muy feliz por mi familia. Y también lo estoy por este grupo que mantuvo siempre el hambre de gloria, a pesar de que ganó muchas cosas", explicó Battaglia.

En los momentos sublimes, las sensaciones son más fuertes que las palabras. Difícil es explicar lo que pasa por la cabeza o, aún más complicado, lo que siente el corazón. "Esta es la alegría más grande de mi vida", intentaba explicar Hugo Ibarra, al borde del llanto al recibir la medalla que lo consagró como campeón del mundo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Vélez y Boca, unidos por Bianchi

De regreso a América: la victoria conseguida por los xeneizes señala el regreso de la Copa Europeo-Sudamericana a las vitrinas de un club de esta parte del mundo por primera vez desde 1994, cuando Vélez Sarsfield, también de la mano de Carlos Bianchi, venció a Milan por 2 a 0.

Argentinos, los más ganadores: los equipos de nuestro país son los que más veces alzaron la Copa: ocho (Independiente -2-, Boca -2-, Racing, Estudiantes, River y Vélez). En la tabla, el segundo es Italia, con siete, y terceros figuran Brasil y Uruguay, con seis cada uno.

Los que alcanzaron la trilogía: Sólo tres equipos ganaron en tres ocasiones este trofeo: Milan, de Italia (1969, 1989 y 1990); Peñarol (1961, 1966 y 1982), y Nacional, de Montevideo (1971, 1980 y 1988).

Guerra continental: contando las victorias por continente, América del Sur se impone a Europa por 21 títulos a 18. La competencia se realiza desde 1960 y sólo en 1975 y 1978 no se disputó.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La noche de los bailes con kimonos azules y amarillos

Unos 10.000 hinchas coparon el estadio y hubo quienes se vistieron con la prenda japonesa con los colores xeneizes

TOKIO (De un enviado especial).- La temperatura marcaba apenas un grado en el estadio Nacional. Pero la sensación térmica en las tribunas era muy elevada. No es para menos: unos diez mil hinchas de Boca que llegaron desde la Argentina y varios puntos del mundo coparon la cancha y, más allá de que los japoneses hincharon por Real Madrid, se puede afirmar que los xeneizes fueron locales en esta ciudad, a 1000 de kilómetros de la Bombonera.

Los hinchas se agruparon desde muy temprano y tuvieron en su repertorio todo tipo de canciones: desde los cuartetos adaptados de Rodrigo hasta los clásicos temas de cancha: "Vamos Boca vamos, ustedes pongan h... que ganamos, vamos a llevar la Copa a la Argentina, la Copa que perdieron las gallinas, las gallinas..."

Después, minutos antes de que saliera Boca a la cancha, La 12, la barra brava xeneize, que se ubicó en la tribuna popular este, desplegó la bandera que Diego Maradona le regaló en 1992, con la leyenda: "Podrán imitarnos, pero jamás igualarnos. Firmado: La Número 12".

En medio del asombro japonés, aparecieron hinchas vestidos con kimonos azules y amarillos, y varios simpatizantes mostraron orgullosos la bandera de Japón, pero en lugar de ser blanca y roja, era de color azul y con el círculo amarillo.

También se vio a muchos japoneses con la camiseta de Boca, que se entretenían aprendiendo cantitos de insultos contra los jugadores de River, en especial hacia Roberto Trotta y Juan Pablo Angel.

Hubo más de 250 banderas desplegadas en todo el estadio con los colores del equipo argentino. Algunas decían "Sáenz Peña presente", "Aguante San Justo", "El papá del siglo", "Argentina", "Primero soy de Boca y después argentino", y "Gracias Boca, Río de Janeiro".

También se colgaron trapos de todas partes del país: de Berisso, Mendoza, Budge, Boulogne, Villa Corina, Lafferrére, Flores, Colegiales, Munro, Midland, Lomas de Zamora, Mármol, Adrogué y Llavallol.

En el estadio había gente que llegó hasta vender el auto para pagarse el viaje a Japón; otros que sacaron un crédito a 48 cuotas para no perderse la final de la Copa Europeo-Sudamericana.

Todos estuvieron y festejaron en la tribuna con bombos y platillos. En medio del frío, pero con la calefacción del sentimiento. Alcanzaron la locura con los goles de Martín Palermo y se desahogaron con el silbatazo final del árbitro colombiano Oscar Ruiz. Boca ya era el mejor del mundo.

Nadie se quería retirar del estadio, pero la fiesta continuó en el hotel Keio Plaza Intercontinental, donde está alojado el plantel xeneize. Más de 500 hinchas se metieron en el lobby y cantaron y festejaron hasta la madrugada.

A nadie le importaba ni el frío ni el viento. Era el momento de la celebración, del festejo y del homenaje a los jugadores que quedarán por siempre en la historia del club y del fútbol argentino. Fue en Tokio, donde 10.000 hinchas de Boca le hicieron conocer al mundo una pasión única...

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Gracias a la abuela

TOKIO (De un enviado especial).- La emoción por la conquista de la Copa Europeo-Sudamericana se adueñaba de dos hinchas de Boca, que emprendieron un largo viaje hasta estas tierras y se van con el sueño cumplido. Se trata de Javier Rozzi, de 21 años, y Luis Santamaría, de 29, que viven en Ramos Mejía. Festejaron y vibraron con los goles de Palermo en el estadio Nacional.

"Esto es increíble, estar acá y ver a los japoneses, que son tan estructurados, gritando y saltando por Boca no me lo voy a olvidar nunca más", contó Javier, estudiante de abogacía, que le pidió un préstamo a su abuela Ofelia para hacer realidad su estada en Tokio. "Gracias a ella, que me financió el viaje, se salvó mi auto, porque lo había puesto a la venta para juntar los 2400 pesos que costaba llegar hasta acá", recordó.

La emoción también invadió a Luis, un experimentado en esto de viajar con el equipo que dirige Carlos Bianchi. "Tuve el mismo presentimiento que en San Pablo, cuando ganamos la final de la Copa Libertadores: estaba seguro de que íbamos a ser los campeones. La gente lloró de emoción en las tribunas y nos abrazamos con cualquiera. Por suerte no hubo disturbios y la organización fue excelente", contó.

Para Javier, no era un viaje más la excursión a Tokio. "Cuando tenía 15 años dije: "El día que Boca gane la Intercontinental, voy a estar allí". Y cumplí la promesa. Mi mayor felicidad es haber dejado helado a todo el mundo, porque La 12 fue la primera hinchada que trajo una bandera tan grande a esta final".

"Estamos casi sin dormir y el festejo después del final no lo voy a olvidar nunca. Si hasta nos abrazamos con los policías", aseguró aún asombrado Luis.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mañana, a las 10.20, en Ezeiza

A esa hora llegará el plantel al país


TOKIO (De nuestro enviado especial).- Hoy, a las 19 hora local (las 7 de la Argentina), el plantel de Boca emprenderá el viaje de regreso a nuestro país. La llegada al aeropuerto internacional de Ezeiza está anunciada para mañana, a las 10.20.

La delegación xeneize, con la Copa Europeo-Sudamericana bajo el brazo, abordará en esta ciudad el vuelo N° 837 de Varig con destino a Los Angeles, donde deberá aguardar más de tres horas para subirse a otro avión de dicha compañía brasileña, que la trasladará a San Pablo.

En Brasil, los flamantes campeones del mundo realizarán un segundo transbordo a otra aeronave de la misma empresa (vuelo N° 940), de la cual por fin descenderán en suelo argentino.

No se sabe aún si los futbolistas efectuarán mañana ejercicios físicos livianos o el DT Carlos Bianchi les dará el día libre y practicarán pasado mañana.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Salpicados por la euforia

Del desenfrenado festejo xeneize en los vestuarios no se salvó ni el presidente Mauricio Macri

Palermo

TOKIO (De nuestro enviado especial).- Entre Cacho Laudoño, Carlos Capella y Roberto Prado, integrantes de la utilería del club, intentaban reordenar lo que había quedado del vestuario xeneize.

Los jugadores se habían despachado a gusto con los festejos que les permitieron descargar la presión producida por el compromiso y ni siquiera el elegante traje del presidente Mauricio Macri se salvó de las salpicaduras. Es que Roberto Abbondancieri, Antonio Barijho y Chicho Serna fueron impiadosos con las botellitas de Gatorade y agua mineral y celebraron como si estuvieran en un podio después de haber ganado un Gran Premio de la Fórmula 1, mientras -de fondo- seguían sonando los acordes del tema "We are the champions", del grupo Queen, en honor a Boca.

Macri disfrutó de la celebración tanto como los jugadores y realizó un pedido: "Les pido a todos los hinchas que vayan a recibir a los jugadores al aeropuerto de Ezeiza. No se olviden de que ganamos la Copa que perdieron las gallinas", ironizó el titular de la institución y siguió: "Para mí, este título es la frutilla del postre en mi gestión. Estoy muy feliz por todo esto y por eso quiero que el domingo la gente llene la Bombonera en el encuentro con San Lorenzo".

Serna comentó: "Se dio gracias al trabajo serio y organizado de un grupo que desde hace dos años y medio, con la llegada de (Carlos) Bianchi, planificó culminar una tarea, gracias a Dios, con un gran título. Entramos en la historia grande de Boca. Ahora debemos festejar, porque hemos luchado mucho, pero ni bien subamos al avión ya estaremos pensando en el partido ante San Lorenzo", manifestó el colombiano, que también recordó a ex compañeros que considera parte de este ciclo: Cristian Muñoz (ataja en Los Andes), Alfredo Moreno (pasó en préstamo a Racing), Walter Samuel (Roma, de Italia) y Rodolfo Arruabarrena y Diego Cagna (Villarreal, de España).

"Esta copa no es sólo de Boca: Colombia aportó tres representantes que, por suerte, siempre estuvieron a la altura de cada compromiso, dando lo mejor de sí no sólo dentro de la cancha sino también afuera. Hemos tratado de ser buenos profesionales. Por eso para mi país también va esto. Sé que allá están celebrando", aseguró Serna.

Carlos Bianchi, orgulloso por el trabajo realizado, no se cansó de aplaudir a sus jugadores durante toda la noche japonesa. Daniel Fagiani intentó un baile carioca en el ómnibus que trasladó a los campeones desde el estadio Nacional al hotel Keio Plaza. Los Mellizos Barros Schelotto, aunque hubieran querido ser titulares, también se fueron contentos por el logro obtenido.

En las plateas hubo un público especial: Mónica, la esposa de Oscar Córdoba; Carlos y Mary Palermo, los padres del goleador Martín; Margarita Pila, la esposa de Bianchi, estuvo junto a sus hijos, Brenda y Mauro, y sus nietos, Louis y Paul; el papá de Julio Marchant; algunos familiares de Sebastián Battaglia; Bárbara, la esposa de Carlos Ischia... Nadie quiso perderse la gran final.

Alrededor de las cuatro de la madrugada, y luego de varios festejos, los jugadores se fueron a dormir y los hinchas a recuperar energías para seguir hoy a toda máquina. Como escenografía quedaron los árboles de Navidad gigantes, que se armaron en el lobby del hotel. Boca, desde Tokio, ya trae un regalo anticipado.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nadie se olvida los colores

Arruabarrena y Samuel, campeones de América con Boca, vibraron desde Europa

Boca campeon Intercontinental '00. Diario La Nacion parte

Los colores futbolísticos de Boca andan por el mundo. Dicen que a 407 kilómetros de Madrid, en la ciudad de Villarreal, se escucharon dos estruendosos gritos de "¡gooool!". Eran Rodolfo Arruabarrena y Diego Cagna, que seguían el partido por una cadena de radio española, mientras regresaban desde el entrenamiento en la camioneta BMW azul que el club español le facilitó al Vasco.

"Casi nos matamos. Nos abrazamos, gritamos y por poco me voy del camino. No podía creer que a los seis minutos íbamos 2 a 0. Encima el amargo del relator español, decía: gol de Boca, con una voz de ultratumba, y nosotros nos preguntábamos fue o no fue gol. ¡Qué grande Palermo! La verdad fue una alegría increíble esta victoria", cuenta Arruabarrena en una conversación telefónica con La Nación .

"Ahora deben estar todos locos en el Obelisco. Que grande Boca", se escucha como fondo. Y el Vasco aclara enseguida de que se trata de Diego Cagna.

Y sigue. "La casa está revolucionada. Yo llegue a los 15 minutos del primer tiempo y Marisa, mi mujer, y las nenas, Camila y Candela, estaban con la camiseta de Boca puesta. Fue una locura.".

"Bianchi -afirma Arruabarrena- demostró ser un técnico ganador e inteligente. Es el mejor entrenador que hay en la Argentina". Y revive las pisaditas de Riquelme. "Hizo lo que quiso. A Geremi lo volvió loco. Para acá, para allá...".

Como un hincha más, Arruabarrena festejó con cantitos y algo más... "A lo lejos, uno se argentiniza mucho más y canta algunas letras de la hinchada. ¡Que bárbaro lo de los hinchas! Coparon casi todo el estadio. ¿Viste la bandera gigante? Fue todo a pedir de Boca. A pesar de que acá no le dan la misma importancia que en nuestro país, Real quería ganar la Copa Intercontinental y está caída será difícil de digerir", sentenció Arruabarrena.

Roma también fue centro de festejos boquenses. Walter Samuel se retiró antes de la práctica de Roma, junto al goleador Gabriel Batistuta, y vivieron paso a paso en la casa del máximo artillero del calcio la hazaña de Boca.

"Que grande los muchachos. En un momento me dio ganas de estar allá. Debe ser una sensación única. Estoy muy feliz por este nuevo título y me alegra haber puesto mi granito de arena en la Copa Libertadores ", recordó Samuel.

Como si fuera un discurso universal, su pensamiento coincidió con el de Arruabarrena: el triunfo fue justo y legítimo. "Real Madrid no pudo hacer nada. Es más: no mostró variantes para empatarle a Boca. Creo que se sorprendió al verse tan desbordado. Todos los muchachos jugaron de siete puntos para arriba. Fueron unas fieras", señaló Samuel en la despedida. Y el celular paso a manos de Batistuta, que también -ver aparte-, se sumó a la satisfacción por el triunfo de Boca en Tokio.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La alegría de Bati

El delantero Gabriel Batistuta revivió con nostalgia su pasado xeneize y felicitó a todo el plantel. Ah... y recordó que todavía sueña con terminar su carrera en la entidad de la Ribera. "Viendo a este equipo cada vez me dan más ganas de terminar mi carrera en Boca. No cualquiera le gana una final del mundo a Real Madrid. Todos los jugadores se merecen un gran reconocimiento",comentó Batistuta, ahora con más acento italiano que argentino.

El capo canonnieri del fútbol italiano elogió a Martín Palermo, autor de los dos goles. "En las dos ocasiones definió bárbaro. Creo que después de esta final nadie va dudar de la capacidad goleadora de Palermo. Me alegra que las cosas le hayan salido bien", sostuvo Batistuta.

Boca sorprendió a todo el mundo con el espectacular triunfo en Tokio, frente a Real Madrid, pero no a Batistuta.

"Era un partido difícil, pero tenía la convicción de que el ganador iba a ser Boca. Real Madrid juega muy bien, pero, a mi manera de ver, el equipo de Bianchi es más sólido y sabe lo que quiere. De arranque fue a buscar el partido, a conseguir la diferencia que necesitaba y le salió bárbaro. Es un justo campeón y no me llama la atención", concluyó.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La TV, con clima de amistoso

La transmisión de PSN fue deslucida

Fueron 22 años los que esperó Boca para llegar a una final Europeo-Sudamericana. Más allá de darle crédito o no a aquello de "La mitad más uno", se sabe que es el conjunto xeneize uno de los que tiene más arrastre popular.

Sin contar a los pocos afortunados que viajaron para vivir el encuentro en el estadio Nacional de Tokio, varios millones de personas tenían pensado aferrarse a la cobertura televisiva para poder sentirse cerca de aquel partido. Toda una pasión, está claro.

Pero la noticia de la transmisión en directo sólo por PSN y para los abonados a Cablevisión dejó a muchos sin el partido deseado durante tanto tiempo. Pero esa es otra historia. Los que pudieron acceder al servicio -que no tiene tendido de cable en varias ciudades- se encontraron con una transmisión fría y con pocas precisiones.

La conducción estuvo a cargo del relator Ricardo Ortiz, ex comentarista de los partidos de la NBA por ESPN; Eduardo Biscayart, en los comentarios, y Omar Fuentes, con notas en el campo de juego. Más de una vez los encargados de la transmisión tuvieron problemas para reconocer a los jugadores. Se pudo escuchar que en Boca jugó Aníbal Marchant -por Aníbal Matellán- o Juan Ramón Riquelme. Y en reiteradas oportunidades se confundió a José Basualdo con Sebastián Battaglia o se mencionó a Marcelo Delgado cuando la pelota la llevaba Juan Román Riquelme.

Pero salvados estos inconvenientes, el mayor problema fue que la televisación fue extremadamente fría.

Se entiende que el relato tenga una mirada global, ya que PSN es una cadena panamericana -de Winnipeg a Tierra del Fuego-, pero no es aceptable que se desconozca la realidad del conjunto argentino.

En más de diez oportunidades se mencionó que hacía mucho frío en Tokio y los especialistas ensayaron un análisis sobre por qué Boca jugaba con camisetas de mangas cortas.

En definitiva la opción más saludable fue la que tomó la gran mayoría. Bajar el volumen de la televisión y poner los relatos por las radios argentinas.

De la otra manera, el frío de Japón se trasladaba por la pantalla para un consumidor demasiado caliente.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Colombia, como un logro propio

Hasta el presidente Andrés Pastrana celebró el triunfo de Boca y el de sus compatriotas Serna, Bermúdez y Córdoba

campeon

BOGOTA (AFP).- Encabezados por el presidente Andrés Pastrana, muchos colombianos celebraron como propio el título obtenido por Boca en la Copa Europeo-Sudamericana, aunque la alegría fue desbordante en las casas de Jorge Bermúdez, Oscar Córdoba y Mauricio Serna, los tres colombianos que integran el plantel que dirige Carlos Bianchi.

Pastrana, un aficionado al fútbol y admirador declarado de los futbolistas que se desempeñan en el club argentino, dijo, tras el triunfo de Bocan ante Real Madrid por 2 a 1, estar "muy orgulloso de tener a tres compatriotas que puedan ser parte de esta alegría".

El primer mandatario de Colombia habló por radio Mitre de la Argentina y sus declaraciones fueron retransmitidas por muchas emisoras colombianas.

"El capitán es colombiano", exclamó en alusión a Bermúdez, mientras que felicitó a Serna porque tras el partido recorrió la cancha haciendo flamear una bandera colombiana.

"El país en buena parte madrugó para ver el partido por televisión", dijo Pastrana. Además, el árbitro del encuentro fue otro colombiano, Oscar Ruiz.

El presidente añadió:"Los colombianos hacemos como propio el triunfo y estamos muy contentos por la conquista".

Por otro lado, el mandatario recordó que el ex presidente argentino Carlos Menem "se sentía el padrino de otro jugador colombiano en la Argentina (Juan Pablo), Angel, y siempre hacía mención a cómo se desempeña" el delantero de River.

Los familiares de Bermúdez, el capitán de Boca, también se expresaron muy orgullosos por la actuación del defensor en el estadio de Tokio y por el hecho de que éste haya levantado la Copa y portado la bandera colombiana durante la celebración.

Asimismo, los medios periodísticos de Quindío, en el centro-oeste del país, de donde el Patrón Bermúdez es oriundo, propusieron declararlo por anticipado como el deportista del año en la región.

La madre del arquero Córdoba, Nidia , se declaró desde la ciudad de Cali "muy feliz y dichosa" por el triunfo de Boca.

"Es increíble la sensación que tengo en este momento y me imagino las vivencias de mi hijo", enfatizó.

Los padres de Serna, William y Esnelia, que vieron el partido por televisión en su casa de la ciudad de Medellín, dieron gracias al cielo por el título logrado por su hijo y los otros futbolistas de Boca.

"Dios es muy bueno con nosotros, hombre. ¿Qué más le podemos pedir?", dijo William Serna poco después de que el Chicho declarara desde Tokio, casi vencido por las lágrimas:"En Colombia hay gente que recuerdo mucho: mis viejos, mi familia", mientras agitaba una bandera de su país.

El volante no sólo gritó y saludó a los miles de hinchas que se llegaron a la capital japonesa para seguir a su equipo en la definición del título. También se trepó al travesaño del arco que daba a la tribuna ocupada por los simpatizantes xeneizes y levantó la enseña nacional colombiana.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Los ecos en Bogotá

BOGOTA (AFP).- La radio y la televisión de Colombia recogieron con amplio despliegue el triunfo de Boca ante Real Madrid por 2 a 1, por la Copa Europeo-Sudamericana, y destacaron la labor de Oscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio Serna.

"Colombia tiene parte en el triunfo de Boca", señaló el noticiero de la cadena radial Caracol, de esta ciudad, poco después del final del partido en el Estadio Nacional de Tokio.

Los comentaristas también destacaron el hecho que Córdoba, el Patrón Bermúdez y el Chicho Serna le hayan dedicado el título de la Copa Europeo-Sudamericana a "todos los colombianos".

La televisión pasó varias veces a Bermúdez y Serna portando la enseña nacional en el estadio de la capital japonesa.

Córdoba, Bermúdez y Serna se convirtieron en los primeros futbolistas de este país en festejar la obtención de la Copa Europeo-Sudamericana.

El equipo colombiano Atlético Nacional, de Medellín, dirigido por Francisco Maturana y con René Higuita en el arco, accedió en 1989 a la definición en Tokio, pero perdió ante Milan 1 a 0.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Todos reconocen a Bianchi y el oportunismo de Palermo

Ex jugadores y técnicos coincidieron: el DT, el goleador y Riquelme fueron fundamentales

real madrid

El técnico ex campeón Intercontinental con Boca Juniors, Juan Carlos Lorenzo, y el emblemático caudillo Antonio Ubaldo Rattín sufrieron y gozaron con las alternativas del encuentro que consagró al equipo xeneize ante Real Madrid, en el centro Cultural Japonés de Buenos Aires.

"Fue justo el resultado, tanto por la capacidad del equipo de Boca como por la sabiduría de Bianchi en la conducción", manifestó Rattín al final del encuentro, cuando el desahogo dejó paso a la reflexión.

Lorenzo estuvo más tranquilo durante el desarrollo del partido, ya que manifestó que lo veía en la piel de "un simpatizante más, no con la responsabilidad que tiene Bianchi en este momento" y que él padeció "hace ya más de dos décadas".

Lorenzo se emocionó con el permanente aliento de los hinchas de Boca. "Es increíble escuchar esto", se conmovió.

intercontinental

Rattín, con lágrimas, destacó: "El mejor jugador en el campo de juego fue Riquelme, y también me gustaron el Chelo Delgado y Palermo, por los dos goles que convirtió". Lorenzo, coincidiendo con Rattín afirmó que "Riquelme siempre estuvo en el partido y fue el mejor".

Pese a la alegría, Rattín le dedicó algunas palabras a la gente de River: "Espero que River revierta su situación y sea finalista de la Copa Mercosur. En partidos internacionales siempre aliento al equipo argentino, pero en el clásico Boca-River estoy con Boca".

El ex capitán boquense y del seleccionado argentino que participó del Mundial de Inglaterra en 1966 también elogió al técnico Carlos Bianchi, definiéndolo como "un hacedor de equipos de primer nivel".

El DT de Independiente, Osvaldo Piazza, opinó: "¿Qué puedo decir yo sobre Bianchi? Me puso contento que Boca haya ganado la Copa, pero no me sorprende otro éxito de Carlos, hizo tantas de éstas... sólo puedo felicitarlo. A Boca lo vi decidido desde el arranque. Supo mantener la diferencia y cuidó bien la pelota. Además, enfrente no tuvo un equipito, era Real Madrid, y eso realza la victoria".

Piazza, al comparar este logro con el título de Vélez, en 1994, en el que Piazza era parte del cuerpo técnico, dijo: "Lo de Boca se agiganta por la cantidad de hinchas; lo de Vélez fue un gran éxito porque se logró con jugadores hechos en la institución".

2000

César Luis Menotti se sumó a los elogios: "Boca lo superó como equipo. Real Madrid no tiene identidad ni sentido colectivo. Quizá el equipo madridista tiene valores destacables, pero no juegan colectivamente. Si no se imponen esas individualidades no puede aspirar a mucho y eso se hizo evidente ante Boca. Hay que reconocer que Real Madrid no defendió, no jugó y tampoco atacó bien".

En cuanto a las figuras, Menotti se inclinó por Serna: "Más allá de la capacidad goleadora de Palermo, creo que fue muy importante Mauricio Serna, que con seguridad y picardía estuvo en los espacios y cubrió muy bien el sector que está delante de los centrales de Boca. También quiero destacar a Riquelme, que representa a una raza distinta que conmueve a todos los que gozamos con el fútbol. Uno se da cuenta que Riquelme se divierte con este juego".

Roberto Mouzo, ex defensor de Boca Juniors y uno de los campeones del mundo en 1978, dijo que el técnico Carlos Bianchi "una vez más acertó con el planteo previo e impuso diferencias técnicas con ello". El ex defensor, que pasó toda su carrera deportiva en Boca, confesó a Télam que no pudo dormir en toda la noche esperando el partido y que se levantó a las 4 para ir a pasear sus dos perros ovejeros y así despejarse un poco.

Juan Simón, defensor, campeón con Boca Juniors en 1992 con la dirección técnica de Oscar Tabárez y ahora representante de futbolistas, señaló que el plantel "entró en la historia del fútbol argentino" y también destacó la figura de Juan Riquelme: "Aparece en los momentos más complicados del partido demostrando toda su calidad. Es un fuera de serie", indicó.

Desde otros ámbitos se escucharon repercusiones. El gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, comentó: "Hay que felicitar a Boca porque representó muy bien al país" , aunque admitió ser simpatizante de River. "Soy de River -afirmó- y aunque no vi el partido estoy contento más allá de las hinchadas. Creo que el triunfo es muy bueno para todos los argentinos"..

El senador nacional del PJ Antonio Cafiero, reconocido hincha de Boca, tuvo una visión particular de la conquista: "El triunfo es un respiro para un país angustiado".

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Parte 2

20 comentarios - Boca campeon Intercontinental '00. Diario La Nacion parte

@TeJodoLaMatrix
YngwieJMalmsteen dijo:Q Equipazo!


:alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba:
@procon
Che ta prendido el aire acondicionado aca adentro o es el clima normal?
@kuesmar22 +1
me acuerdo que muchas gallias gozaban a las 7 de la mañana y se metieron el cafe con leche y las medialunas en el medio del ........por lo menos muchos bosteros lo vimos en vivo y a color
@DIOS_EOLO
aguante boca la re puta madre!!!! como grite los goles del titan!!!!, gallinas te querias matar!!!!!!!
@piojos087
TeJodoLaMatrix dijo:
YngwieJMalmsteen dijo:Q Equipazo!


:alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba: :alaba:
@DIOS_EOLO
holier dijo:campeon

gallina vos sos del 96 y lo viste solo una vez con suerte pecho frio.
@dario2494
DIOS_EOLO dijo:
holier dijo:real madrid

gallina vos sos del 96 y lo viste solo una vez con suerte pecho frio.

si loco tenes razon
pd: a los boludos hay qe darles la razon
@chris_downloader
me acuerdo como si fuera ayer que tenia 5 años, llegue del cole y le pregunte a mi viejo en el negocio como habia salido el partido
@maurechi
uuuu recuerdo este cheee... +10
@pablo0017
para que vivir del recuerdo...
@eltopoeloy
Yo la verdad queria que ganara el real madrid pero mirandolo a la distancia me alegro que boca haya derrotado al franquista y agrandado real madrid
@aslan13
Grande el Boca!!! Un saludos desde Costa Rica mi Saprissa y el Boca los equipos de mis amores.