TÁCTICAS OFENSIVAS EN JUEGO
En fútbol, atacar es en cierto modo hacer lo inesperado. A los jugadores creativos a menudo se les describe como "artistas" y suelen tener una gran popularidad. Las tácticas de fútbol ofensivo tienen como objetivo llevar el balón cerca de la portería contraria y lograr el mejor ángulo posible para marcar.

Pase y movimiento
Es la táctica de equipo más básica. En cuanto el jugador tiene la posesión del balón, debe ser rápido para decidir si debe pasar o no; tanto si pasan inmediatamente como si no, necesitan moverse siguiendo el movimiento del balón. Una vez que el jugador ha pasado la pelota, no debe permanecer estático sino moverse a una posición donde pueda recibir un pase de vuelta y así dar más opciones al jugador que tiene la posesión del balón.

Cambiar el juego

Táctica de cambiar el juego.
Dar pases de lado a lado del campo a un jugador con espacio libre es una forma muy efectiva de aliviar la presión y construir un nuevo ataque. El equipo defensor necesitará ajustar sus posiciones, y esto generalmente crea espacios que pueden ser explotados. En el ejemplo de la imagen, el jugador número 1 se ha movido fuera de su posición, permitiendo más espacio al jugador contrario. Cambiando el juego hacia ese lado (la línea curva representa un pase aéreo, permite al jugador que está libre explotar ese espacio.



Tacticas y Metodos de Juego (Para Entrenadores)



Romper el fuera de juego

Consiste en usar el espacio detrás de la línea defensiva del contrario. Dar pases en este área tiene diversas ventajas. Si un atacante alcanza el pase y evita el fuera de juego, tiene la posibilidad de encararse en un uno contra uno con el portero, o quedarse en una posición excelente para un ataque por las bandas. Incluso si un defensa alcanza primero el pase, el resultado podría ser bueno para el equipo que ataca. El defensor encara su propia portería, lo que podría conducirle a regalar un córner, hacer una falta, pasar de forma arriesgada a su portero o ser presionado cerca del banderín de córner. Generalmente, los equipos con atacantes más rápidos que los defensores contrarios intentarán este tipo de juego, mientras que los defensores intentarán mantener vigilados a los delanteros para evitar que ganen el espacio libre.

Balones en largo
tacticas

Táctica del balón en largo
Esta táctica ofensiva consiste en pasar desde el propio campo del equipo atacante lanzando el balón en largo por encima de la cabeza de los defensores contrarios. Los delanteros deben correr en una zona donde puedan recibir el balón. La táctica funciona mejor con delanteros fuertes y rápidos que tienen buenas posibilidades de de tomar control del balón, superar a los defensas y, eventualmente, marcar. En el diagrama de la imagen, el balón (línea roja) se lanza en frente del delantero más adelantado; la línea de puntos azules muestra su carrera. En este ejemplo, un pase en largo a ras de suelo sería interceptado por uno de los defensas (equipo negro) a causa de la poca distancia entre los dos defensas centrales.



Agujero defensivo

Pasar el balón al espacio entre los defensas contrarios y los centrocampistas. Normalmente, un delantero de espaldas a la portería recibirá el balón e intentará girarse con el balón o distribuirlo a jugadores que estén encarando la portería (en condiciones óptimas estos jugadores receptores estarían delante de los centrocampistas contrarios o incluso en movimiento en el espacio situado detrás de los defensas contrarios).

Triangulaciones.

Este es un movimiento táctico que permite un cambio rápido y seguro de los flancos ofensivos mientras se mantiene el control del balón. En el juego triangular (o triangulación), el balón se pasa entre tres jugadores para formar un triángulo. Pueden crearse muchos triángulos con varias combinaciones de jugadores de manera que el balón se mueva lentamente hacia delante sin comprometer la posesión. Esta táctica funciona bien cuando se intenta ganar el control del medio campo. Sin embargo, puede ser usada también para propósitos de ataque. Su efectividad se debe a que los defensores son incapaces de adaptarse rápidamente al estilo de juego del equipo que ataca.

Intercambio de bandas

Cuando un equipo tiene dos jugadores de banda flexibles, pueden intercambiar sus posiciones durante el partido. El objetivo de esta táctica es confundir a los defensores que están asignados para marcarles, lo que puede conducir a errores si el defensa se despista en los córners, faltas, saques de banda, etc, donde el jugador marcado se encuentra en posiciones diferentes. Además, si los extremos tienen diferentes estilos de juego (por ejemplo, un carrilero y un driblador), su utilización en bandas diferentes puede provocar una desestabilización de la defensa contraria.

Sobrecargar una banda

Enviar más jugadores a una banda para que estén en superioridad numérica pone en un aprieto al defensor de esa banda ya que uno de los atacantes suele quedarse sin la cobertura adecuada a menos que un centrocampista se ocupe de él. Esta táctica suele utilizarse cuando se detecta la debilidad de uno de los laterales.

Hombre clave

Cuando un equipo tiene un goleador de gran calidad con capacidad de atraer a dos defensas, esto crea espacios que pueden ser aprovechados por otros jugadores. Situando a dos extremos rápidos que abran el campo y desborden por las bandas se puede poner en aprietos a una defensa de cuatro hombres.

TÁCTICAS OFENSIVAS A BALÓN PARADO
Saques de banda

Hay diferentes tácticas para obtener provecho ofensivo en los saques de banda:

En campo propio el objetivo de un saque de banda puede ser retener la posesión para construir el próximo ataque y evitar peligro defensivo cerca del área. El lanzamiento debe ser hacia delante, orientado a un jugador no marcado y que esté de espaldas a la portería contraria. Bajo presión, sin embargo, el balón suele lanzarse lo más lejos posible.
Si el lanzador no está marcado, una táctica simple es hacer un lanzamiento de banda corto al pie o al pecho de un jugador marcado que inmediatamente devolverá el balón al lanzador.
En el último tercio del campo un jugador con capacidad para hacer un lanzamiento largo de banda puede poner presión sobre los defensores lanzando el balón hacia el área de penalti, lo que resulta en una ocasión similar a la que se obtiene con un saque de esquina. Hay que tener en cuenta que no hay fuera de juego cuando se lanza de banda.

Faltas

Las faltas se producirán muchas veces a lo largo de un partido y el equipo debe tener unos movimientos entrenados para ellas. Si se sacan rápidamente, en general se hace en corto a un jugador que esté de espaldas y desmarcado; así se avanza poco pero se retiene la posesión. Un saque de falta más largo hacia el centro del campo es más común y es vital que el centrocampista receptor esté en una buena posición para recibir el balón.

Saques de esquina

Un saque de esquina es una buena oportunidad de gol, y es esencial saber quién es el jugador más adecuado para rematar en el lado derecho e izquierdo del campo. Un buen córner se lanza alto hacia el área y al menos uno de los delanteros debería estar cerca de la línea de gol. Una táctica simple en los saques de esquina es dejar al mejor goleador en una posición trasera para tener a la defensa preocupada por los que suben de frente. El jugador que recibe el saque de esquina hace un pequeño pase atrás al goleador, que tiene tiempo y espacio para hacer un buen disparo.

TÁCTICAS DE EQUIPO - FORMACIONES
Las formaciones en fútbol son un método de posicionar jugadores en el campo para permitir que un equipo juegue según una táctica preestablecida. Pueden usarse formaciones diferentes dependiendo de si la táctica va a ser más atacante o más defensiva. Las formaciones pueden alterarse durante el juego, pero esto requiere una adaptación de los jugadores para que se ajusten al nuevo sistema.

Es frecuente señalizar las formaciones mediante números separados por guiones, empezando con los jugadores que integrarán la línea defensiva, después el mediocampo y finalmente la delantera. Por ejemplo, formaciones comunes son la 4-4-2 (4 defensas, 4 centrocampistas y 2 delanteros), 4-3-3, 3-2-3-2 (3 defensas, 2 mediocentros, 3 centrocampistas y 2 delanteros) y 4-5-1. Hay muchas variaciones de estas formaciones.

En los orígenes del fútbol las formaciones tenían más atacantes que defensas, como por ejemplo la 2-3-5 ó la 2-2-6, pero poco a poco se fue evolucionando hacia un aumento de la seguridad defensiva. Hay países donde suelen verse formaciones más ofensivas que en otros. Por ejemplo, Brasil y Holanda son dos ejemplos de países con equipos acostumbrados a las formaciones ofensivas, mientras que Italia es famosa por sus equipos especializados en la defensa

TÁCTICAS DE EQUIPO - ESTILOS DE JUEGO

esquemas

El contraataque.
Fútbol de contraataque
El fútbol de contraataque tiene como objetivo coger desprevenido al oponente. Cuando el equipo contrario pierde la posesión en el centro del campo o en ataque, los defensas tienden a estar alejados de su zona habitual para apoyar el ataque, siendo este el momento oportuno para iniciar un contraataque mediante pases largos y precisos o bien utilizando a un jugador muy veloz que logre romper la línea defensiva. Para jugar al contraataque pueden ser necesarios uno o dos delanteros cerca de la línea de medio campo para recibir el balón cuando se inicie el contraataque o para atraer la atención de los defensas y abrir huecos. En el dibujo de la izquierda se muestra un ejemplo típico de contraataque, donde el portero del equipo blanco lanza un balón en largo aprovechando que el equipo negro está volcado en ataque; un delantero blanco permanece en línea con la defensa para no caer en fuera de juego, y en cuanto vea que le lanzan un balón en largo intentará irse en velocidad y quedarse en un mano a mano ante el portero.

En el contraataque no sólo participan los delanteros, sino que también los defensas y centrocampistas pueden participar intentando ir hacia delante en superioridad numérica y moviendo el balón de forma rápida e inteligente. La velocidad es un factor muy importante para este estilo de juego, tanto para quien lo utiliza como para quien quiere contrarrestarlo. Los equipos que juegan bien al contraataque suelen presionar de forma contundente para que los centrocampistas pierdan el balón.

Fútbol de posesión
Este estilo de juego se caracteriza por retener el control del balón el mayor tiempo posible, arriesgando poco en el pase (casi siempre en corto) y creando la jugada poco a poco hasta que se tiene una oportunidad clara. Para utilizar este estilo es necesario tener en el equipo jugadores habilidosos en el control del balón y precisos en el pase. Si se mantiene bien la posesión, los jugadores contrarios se irán cansando ya que tendrán que correr y esforzarse más para robar balones.

Fútbol directo
El estilo directo consiste en mantener poco tiempo el balón en los pies antes de pasar o tirar a puerta. También suele llamársele "fútbol al primer toque". Requiere, sobre todo, tener en el equipo a jugadores con precisión en el pase en corto y delanteros efectivos capaces de materializar las oportunidades.


Fuente: GranFutbol