epespad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Semana canalla segun la Capital

Segun el diario La Capital asi fue detallando la semana


Sabado 2 de Enero


Lucho Figueroa contestará hoy si acepta regresar a Central

Semana canalla segun la Capital

Luciano Figueroa pidió hasta hoy para dar una contestación a la propuesta económica que le realizó Central. El delantero dejó pasar las Fiestas Navideñas para entregar una respuesta sobre su regreso. El ofrecimiento canalla contempla tres años de contrato y una suma muy importante para el fútbol argentino. Todo indica que Lucho dará el anhelado sí y luego viajará a Italia para negociar la rescisión del acuerdo con Genoa, el club propietario de su pase.
   La dirigencia de Central, a través de Manuel Usandizaga, le hizo llegar por escrito a Jorge Figueroa, el padre y representante del jugador, la oferta formal y una serie de requisitos para darle forma a la negociación. En principio, lo ofrecido por Central estaría dentro de lo que pretende ganar el jugador, más allá de que en algún momento la idea de Figueroa era arreglar un contrato por dos años y medio por la misma cifra ofrecida.
   El miércoles y el jueves fueron días de intensos contactos entre el presidente Horacio Usandizaga y su hijo Manuel. Incluso, el jueves a la medianoche cuando la familia levantó las copas para recibir el 2010, uno de los deseos de los Usandizaga fue la vuelta de Lucho. Cuentan que el Vasco está muy embalado con la posibilidad de ver de nuevo a Figueroa con la camiseta canalla y convencido de que esta vez la vuelta está más cerca que nunca.
   Igual, desde el entorno del futbolista manejan el tema con sumo hermetismo. Figueroa cuida realizar declaraciones de las que después se puede arrepentir, aunque en la intimidad da por hecho que volverá a calzarse la camiseta auriazul. Es que Lucho se muere de ganas por regresar al club que lo catapultó a la fama futbolística y además Central le ofertó un contrato muy ventajoso en lo económico.
   En esta gestión hay un dato muy importante y es la manera en que Figueroa logre su salida de Genoa. En ese sentido, la estrategia es muy clara. Central sólo negociará con el jugador. Por eso en el ofrecimiento por los tres años de contrato está contemplado lo que el jugador resigna al romper seis meses antes su vínculo con los italianos.
   Un día más deberá esperar el hincha de Rosario Central para saber si gritará de nuevo los goles de Figueroa. Hoy es el plazo que pidió el futbolista y que aceptó la dirigencia canalla. La situación no se dilatará más porque las partes acordaron justamente eso para evitar el manoseo del último receso.


Chau a las vacaciones

Todavía sin refuerzos, el plantel de Central retomará hoy a las 17 los entrenamientos en el country de Arroyo Seco tras la licencia por vacaciones. El cuerpo técnico canalla no descuidó detalle y ya tiene programada toda la pretemporada de verano. Mañana, también por la tarde, la delegación se trasladará a la localidad cordobesa de La Cumbre para afrontar la etapa más exigente de la preparación física previa al torneo Clausura. Cuffaro tiene la intención de llevar un grupo de 30 a 35 futbolistas, con mayoría de profesionales. Con todos los colaboradores, la delegación sumará 51 pasajeros. El que ya no integrará el plantel es Choy González, a quien se le venció el préstamo con Central. El que se sumará a los trabajos es el delantero Milton Caraglio, quien ya se recuperó de su operación en la rodilla derecha por rotura del ligamento cruzado. Los que no viajarán son el arquero Jorge Broun y el zaguero Diego Braghieri, quienes continuarán sus recuperaciones en Rosario.

Central se quedará en La Cumbre hasta el sábado 9, el grupo más numeroso se alojará en el hotel La Viña y trabajará en doble turno: físico por la mañana, y gimnasio y técnico-táctico por la tarde. El 9 emprenderá el regreso. Tendrá un día libre y el domingo por la noche un grupo más reducido quedará concentrado en Arroyo Seco hasta el sábado 16. Del 17 al 23 hará lo propio en el mismo predio pero esa semana será utilizada para disputar algunos amistosos.


Abreu, el plan B

Sin dudas la prioridad de Central para reforzar el ataque es Luciano Figueroa. Pero como la dirigencia de Central sólo esperará hasta hoy la respuesta de Lucho, hay otros jugadores que interesan y que ya tienen el visto bueno del técnico Ariel Cuffaro Russo. Uno de esos delanteros es Sebastián Abreu. El uruguayo ya está enterado del interés de Central y estaría dispuesto a regresar al fútbol argentino.


Napoli, tras los pasos de Méndez

Jesús Méndez deberá presentarse hoy a la tarde para iniciar los trabajos con el plantel canalla de cara al 2010 (ver aparte), pero es difícil que el volante continúe en Arroyito. Si bien la posibilidad de ser transferido a Boca está caída, ahora apareció en escena Napoli de Italia. El ex club de Diego Maradona realizaría una oferta que se encuadraría dentro de las pretensiones canallas.
   Central le pidió a Boca cerca de cuatro millones de dólares por el pase de Méndez y si Napoli quiere llevarse al jugador tendrá que desembolsar una cifra similar. La dirigencia canalla ya fue sondeada por la entidad italiana y el jugador también estaría entusiasmado con la chance de jugar en un fútbol competitivo como el italiano.
   En su momento, Central y Boca no se pusieron de acuerdo porque la solicitud de Central era elevada para la tesorería xeneize. Central quería cerca de cuatro millones de dólares por el pase, pero también aceptó negociar por 2.200.000 dólares, más la cesión de Abbondanzieri y el préstamo de seis meses sin cargo y sin opción de Lucas Viatri. Todo quedó en la nada porque Boca se negó a prestar al atacante.


Domingo 3 de Enero


Central: Figueroa aceptó la oferta y ahora debe desvincularse de Genoa

semana

Ahora sí el camino está allanado para que Luciano Figueroa se calce de nuevo la camiseta de Central. Es que Lucho aceptó la propuesta económica que le realizó la dirigencia canalla y el último paso para cerrar el retorno es que el delantero logre la desvinculación de Genoa, el club propietario de su pase. La rescisión del contrato con los italianos es el único escollo que debe sortear el atacante para ponerle un moño a la negociación. Central esperará hasta el 12 de enero y antes de firmar el contrato, Lucho deberá someterse a la revisión médica de rigor. Si para esa fecha no logró destrabar el conflicto, la directiva buscará otras alternativas para la vacante de ataque.

"Con Central está todo arreglado. Falta la desvinculación con Genoa. Pero la realidad es que Figueroa quedó más cerca que nunca de volver", le confió a este diario una fuente cercana al jugador.

Figueroa se tomó su tiempo pero al final contestó afirmativamente la oferta económica que le realizó Central por un contrato de dos años y medio de duración. Las condiciones de la salida de Genoa son una pata importante en la operación. Lucho aún tiene seis meses de vínculo con los genoveses y la idea es lograr la rescisión para luego pulir los detalles del acuerdo con Central.

Desde el entorno del jugador no quisieron dar precisiones sobre los términos en que se logrará la desvinculación, aunque las partes son optimistas en que Genoa no pondrá reparos a la hora de las negociaciones. En ese punto, la dirigencia de Central, a través de Manuel Usandizaga, dejó de movida marcada su pretensión. Arregló con el jugador los alcances del contrato y una importante suma de dinero para el mercado local. De las tratativas con Genoa se encargarán Gerardo Nolan, el asesor legal del Lucho, y Jorge Figueroa, el padre y representante del jugador. Ellos viajarían el miércoles hacia Italia para reunirse con los dirigentes de la entidad europea.

Ellos saben que no serán fáciles las tratativas con Genoa, aunque esta vez la posición de Figueroa es más ventajosa si se la compara con la del receso pasado. Es que está a seis meses de culminar su contrato y lo que resignaría en lo económico es menos que si se desvinculaba en junio de 2009. Además, el atacante aceptó el importe de dinero que le propuso Central y tampoco aparecen en escena elementos para que los genoveses se opongan a la salida, sobre todo porque están pagando un contrato alto por un jugador que no utilizan.

Al final se conoció la respuesta de Lucho. Le dijo sí y acordó con Central. Ahora tiene que lograr que Genoa acepte sin inconvenientes rescindirle el contrato.


Sin Ambrossi

"Paul Ambrossi se encuentra en Ecuador ya que padece una gastroenterocolitis aguda y además sufrió un proceso infeccioso dental porque le hicieron las extracciones de las muelas de juicio. Estuvo internado, pero ya está mejor y es factible que mañana (hoy) esté viajando para sumarse el lunes al trabajo. Si está bien lo acoplaremos a La Cumbre. Caso contrario, se quedará acá", dijo el médico del plantel, Francisco Campillo, sobre el defensor.


Volvieron y ya corrieron

Ni bien pisaron la cancha miraron el césped. Es como que trataron de aclimatarse y mentalizarse de movida, ya que desde mañana los espera en La Cumbre la etapa más exigente de la pretemporada en el aspecto físico. Sin embargo, el numeroso grupo de 37 jugadores que iniciaron la actividad laboral ayer en el country de Arroyo Seco sudaron más de lo imaginado.

"Vamos que están bien. No aflojemos. Están sueltitos, bien. Dale, dale", fueron algunas de las frases que utilizó durante el entrenamiento el profe Vigna para arengar a los jugadores, quienes no paraban de dar vueltas dentro de un circuito diagramado en la cancha.

La rutina comenzó cerca de las 17.30 bajo un sol que no tenía piedad. El plantel comenzó realizando algunos movimientos suaves, pero luego fueron pisando el acelerador por orden de los profesores. El que faltó a la primera cita fue el defensor Paul Ambrossi (ver aparte). El arquero Jorge Broun estuvo en el country. Fatu se dedicó de lleno a su recuperación de ligamentos cruzados, tras su operación. Y el defensor Diego Braghieri también trabajó aparte por la lesión ligamentaria que tuvo en la rodilla izquierda.

Bajo las miradas de Cuffaro Russo, Da Silva y Chamot, el grueso del plantel se movió ayer a buen ritmo. "Se los notó a todos muy bien, confío en que haremos un buen trabajo en Córdoba", dijo Vigna tras la primera sesión de 2010. Los canallas entrenarán hoy por la mañana en Arroyo Seco y luego del almuerzo partirán hacia La Cumbre, donde desde mañana y hasta el próximo sábado buscarán la base física para encarar el torneo Clausura.


Parma busca a Méndez

El futuro de Jesús Méndez estaría en el fútbol italiano. Si bien el volante arrancó ayer con los trabajos de pretemporada junto al resto del plantel en Arroyo Seco (ver página 3), en los últimos días tomó fuerza el interés de Napoli y ahora se sumó un sondeo de Parma.

No obstante, hasta ayer a la dirigencia canalla no le había llegado ningún pedido oficial por Méndez. Aunque el que más tendría intenciones de iniciar una negociación es Parma. El jugador manifestó ayer que tiene la cabeza sólo en Central y también dijo desconocer los rumores que lo vinculan a Parma y Napoli.

Manuel Usandizaga, quien lleva adelante las gestiones por las incorporaciones y ventas en Central, se reunió en su momento con el dirigente Marcelo London para negociar la posible transferencia de Méndez a Boca. Pero todo se frustró porque los xeneizes no aceptaron pagar los cuatro millones de dólares solicitados por Central. Tampoco prosperó la operación porque Boca se negó a desembolsar 2.200.000 dólares, más la cesión de Abbondanzieri y el préstamo sin cargo y sin opción por Lucas Viatri.


Se recupera

Mientras se cocina a fuego lento su regreso a Central, Figueroa continúa con los trabajos de recuperación tras someterse el 22 de diciembre a una intervención quirúrgica de los meniscos de la rodilla izquierda. Lucho concurre al sanatorio Mapaci para cumplir al pie de la letra con su rehabilitación. A principio de semana tiene previsto viajar hacia Italia junto a su padre Jorge y Nolan (asesor legal) para juntarse con los dirigentes genoveses.


Lunes 4 de Enero


Figueroa sabe que para volver a Central primero debe acordar su salida de Genoa

canalla

Luciano Figueroa se muere de ganas por gritar a los cuatro vientos que su regreso a Central está más cerca que nunca. Pero eligió ponerle freno a su alegría porque no quiere adelantarse a los hechos. Ya le pasó en el receso pasado y no quiere tropezar con la misma piedra. Por eso cada vez que salió a hablar públicamente sobre la concreta posibilidad de vestir de nuevo la camiseta canalla, lo hizo apoyado en su amor incondicional por los colores y sin meterse en la dura pelea que tendrá por delante para desvincularse de Genoa de Italia, el club propietario de su pase.
   Figueroa mantuvo una larga charla con Ovación, pero se excusó de realizar demasiadas declaraciones públicas sobre el tema de su salida de la entidad italiana. El delantero es consciente de que todavía debe dar el último paso para materializar su regreso a Central. Y también sabe que es el más difícil porque, si bien apenas le quedan seis meses de contrato, Genoa querrá negociar la desvinculación sin pagarle la importante deuda que mantiene con él.
   “No corresponde hablar mucho porque todavía soy jugador de Genoa y tengo que viajar a Italia para desvincularme. Todos saben lo que siento por Central, pero no quiero ilusionar a la gente porque antes debo acordar mi salida de Italia”, explicó Lucho en el diálogo con este diario.
   Luciano aceptó la propuesta de Central, pero ese arreglo está condicionado al acuerdo con Genoa. No será fácil lograr que los italianos accedan liberar a Figueroa. Es cierto que hace rato que el club europeo no lo tiene en cuenta, pero eso no significa que los genoveses rompan el contrato con él en la primera charla.
   La comitiva que acompañará a Figueroa tiene previsto viajar hacia Italia entre mañana y el miércoles con la firme intención de destrabar el conflicto antes del 12 de enero, la fecha tope que puso la dirigencia de Central para definir el tema. A la novela de Central y Figueroa le falta el último capítulo. El que escribirá el jugador con Genoa. Una vez sorteado ese escollo, entonces sí los hinchas podrán darle rienda suelta a la euforia de ver de nuevo a Lucho con la camiseta de Central.


El PF Horacio Vigna habló de la pretemporada en La Cumbre

Se lo nota muy enchufado. Con ganas de sacar a relucir ya mismo lo que tiene programado en su mente. Su aporte será vital en la estadía que tendrá el plantel de Central en Córdoba. El profesor Horacio Vigna, quien estará respaldado por Julián Schinner, sabe que el grupo canalla estará en sus manos. La parte más exigente de la pretemporada se realizará a partir de hoy y hasta el sábado en la tranquilidad de las sierras cordobesas.
   “Estamos con muchas ganas de hacer un muy buen trabajo en la pretemporada en La Cumbre. Lo que buscaremos en estos días es implementarle al plantel fuerza, potencia y resistencia”, afirmó Vigna.
“Cuando regresemos a Rosario haremos hincapié en la puesta a punto para tener al equipo fino de cara al inicio del torneo. Este plantel es muy generoso a la hora de entrenar. Confío en que dejarán todo para desarrollar lo que tenemos planeado. Por la mañana trabajaremos en lo físico en seis circuitos, que serán desafíos de fáciles ejecuciones para los jugadores porque solamente tendrán que correr. Esta vez no tendrán que realizar repeticiones”.
   “Por la tarde haremos foco en lo que es el tren superior en el gimnasio, que se complementará con alguna rutina de técnica individual y ejercicios tácticos. Vamos a evitar en Córdoba jugar partidos de fútbol porque la idea es acentuar el aspecto físico”, remarcó.
   A La Cumbre siempre se le cuestionó el pésimo estado de los campos de juego. Las canchas no están en condiciones para que un equipo profesional desarrolle sus prácticas de fútbol con normalidad. En esta oportunidad, el plantel canalla encontró una solución.
   “Ya resolvimos ese tema. Es verdad que en su momento nos costó encontrar buenas canchas. Por suerte ahora iremos a un complejo que tiene Fabián Carrizo (el ex jugador de San Lorenzo e Independiente), que nos permitirá trabajar sin inconvenientes en lo táctico y técnico porque están muy bien condicionadas”, argumentó el profe. Con respecto a la elección de La Cumbre, Vigna aportó: “Hay poca gente y mucha tranquilidad. Nos sirve para que el grupo se una más aún y encima en el hotel estaremos sólo nosotros. Además, a Central por historia siempre le fue muy bien en Córdoba”, concluyó el profesor Vigna.


Milton Caraglio

Milton Caraglio trabaja junto a sus compañeros luego de recuperarse de la rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha. Vigna se refirió a la recuperación del delantero: “La idea es que siga entrenando con el grupo. Apuntamos a que llegue en condiciones físicas a fines de enero. Ojalá que la ansiedad no lo perjudique”, sostuvo.


Auriazules en zona de trabajo

Central llegó en medio de la calma y oscuridad que envuelve a La Cumbre. La nutrida delegación arribó a la zona serrana tras casi ocho horas de viaje. Ni bien el micro se instaló en el ingreso del hotel La Viña la comitiva se ubicó en sus respectivas habitaciones para dejar sus pertenencias y trasladarse hacia el comedor, ya que la cena estaba esperando. Los canallas harán desde hoy hasta el sábado la parte más fuerte de la pretemporada en esta zona. Por el momento sin incorporaciones y con la ausencia del ecuatoriano Paul Ambrosi, quien se sumaría hoy.
El plantel auriazul entrenó ayer en Arroyo Seco, almorzó en el country y a las 13.15 partió rumbo a La Cumbre, donde llegó a las 21. Antes arribaron el profe Vigna, el Polilla Da Silva y Spataro, quienes supervisaron las instalaciones. Los jugadores se fueron a descansar temprano, ya que hoy por la mañana empezarán a buscar potencia, fuerza y resistencia para encarar de la mejor manera el Clausura. El primer circuito que desarrollarán hoy será en las instalaciones de la estancia Del Rosario, mientras que por la tarde el grupo irá a un predio de canchas para cumplir diversas consignas tácticas y técnicas. Desde mañana el plantel se dividirá en dos o tres grupos para trabajar con mayor comodidad.
Once de los 36 jugadores que arribaron anoche, más Da Silva, el Rifle Castellano y el kinesiólogo Roque Roberti debieron ir a un hotel cercano porque La Viña no podía albergarlos a todos. El tesorero Ruggiero debió hospedarse en el hotel Casino.


Martes 5 de Enero


“Tengo que demostrar que el arco de Central no me pesa”, reconoció Galíndez

Desprende de sus juveniles palabras frases maduras. Elaboradas a fuerza de la impronta que lo envolvió en su momento. Hernán Galíndez tuvo que cubrir sobre el cierre del torneo pasado el arco canalla por la lesión de Jorge Broun, quien venía siendo el más destacado del equipo y uno de los mejores en su puesto en el fútbol nacional. Y al Gordo le tocó afrontar dos encuentros donde la inexperiencia le jugó una mala pasada. Tuvo responsabilidad en los goles frente a Vélez y Godoy Cruz. Esas acciones pusieron en jaque su continuidad, aunque él no baja la guardia como buen guerrero. “Estoy con muchas ganas de demostrar que el arco de Central no me pesa”, señala mientras mira el paisaje serrano. “Ojalá tenga la chance de seguir haciéndolo porque los errores ya quedaron atrás”, afirmó con convicción y a modo de deseo de ser uno del equipo en el Clausura.
   —¿Decís ojalá porque sabés que puede venir otro arquero?
   —No, porque nunca se sabe lo que pueda pasar de acá al inicio del torneo. Sobre todo en estos momentos donde recién arrancamos la pretemporada y somos tres que queremos el mismo objetivo. Ser el arquero titular.
   —¿Ya se te pasó o te dura la bronca por los errores cometidos ante Vélez y Godoy Cruz?
   —Trato de superar cada etapa de mi vida de manera positiva. Además, de los errores siempre se aprende. Justo en esos partidos me equivoqué, no sé si es bueno o no pero ya está. Me tocó eso y creo que los grandes deportistas tienen que tener la suficiente capacidad para superar los momentos malos. Confío en poder revertir esa imagen. Ahora tengo que demostrar que ya dejé los errores atrás. Siento que estoy bien para atajar.
   —¿Pensás que por esos errores ahora están buscando un arquero?
   —No sé si habrá sido por eso. Como también puede ser que puntualmente algo habrá tenido que ver. Pero también es verdad que se habla de la inexperiencia de los tres que estamos acá (los otros son Lupardo y Manuel García) y por eso es que quieren traer alguien experimentado. Sabía que de este tema se iba a hablar y por eso decidí concentrarme sólo en hacer una buena pretemporada para poder estar a la altura de las circunstancias. No puedo detenerme a pensar en eso porque no me corresponde, tampoco opinar sobre la posible llegada de un compañero, que si viene será para sumar porque lo más importante es dejar bien a Central en la tabla.
   —¿Te sentís cuestionado?
   —Nada de eso. Si aparece la chance, tendré que demostrar que sé atajar. Tal vez la gente tenga ahora un prejuicio por los errores que tuve, pero no creo que todo haya sido tan negativo como parece porque si ponemos todo en la balanza, el resultado no fue tan malo porque tanto frente a Vélez como con Godoy Cruz saqué algunas pelotas importantes. Así que ahora tendré que demostrar que el arco de Central no me pesa, pese a que hasta hace muy poco tiempo estuvo cubierto por uno de los mejores arqueros del fútbol argentino como Broun.


Aferrado a la tradición canalla

Para mirar con suficiencia sus chances de futuro, Hernán Galíndez se apoya en los guiños que brindan la tradición y el pasado de la entidad canalla. Es que Rosario Central se caracterizó en los últimos años por apostar a arqueros jóvenes de su cantera y el resultado fue altamente positivo. “Broun, Alvarez y Ojeda también sufrieron algunos contratiempos similiares cuando les tocó entrar para mostrar sus condiciones en primera. Sin embargo, después demostraron ser grandes arqueros. Por qué ahora no puede pasar lo mismo y que mi caso sea el cuarto seguido”, se esperanzó en voz alta el Gordo, en uno de los salones del hotel La Viña, el búnker canalla en La Cumbre.
   —Pero la gente en muchos casos es ingrata porque siempre se acuerda de la última imagen.
   —Es verdad. Pero ojalá tenga la oportunidad de poder atajar bien, así entonces nos podamos acordar y reírnos todos de los errores que cometí en el torneo pasado.
   —¿Estás para decir que el arco es tuyo pese a que vendría otro arquero?
   —Seguro. Me tengo mucha confianza, vengo trabajando desde muy chico para esto. Estoy convencido de que estoy preparado para la situación y en el caso de que me toque jugar lo haré con mucho profesionalismo.
   —¿Qué le dirías al hincha?
   —La verdad es que me siento muy mal por los errores que cometí, pero que a su vez tengo bien en claro que son cosas que le suelen pasar a los arqueros. No es que los quise hacer a propósito y simplemente dejaré todo en la cancha para demostrar que Central es un grande y puedo estar acá.


Central cumplió con las exigencias del primer día de trabajo

Sentó base, plantó la bandera del optimismo y puso rápido manos a la obra. Central comenzó a desplegar ayer temprano su logística en la zona serrana. La idea de aprovechar cada instante de su estadía para adquirir lo que vino a buscar, potencia, fuerza y resistencia. Va en camino a cumplirse. El plantel cumplió la primera rutina al pie de la letra. Y eso abrió un manto de esperanza en el cuerpo técnico, que confía en que sus pibes lograrán una base física para encarar con buenas perspectivas el Clausura.
   Rostros exhaustos pese a haber sido el inicio de un exigente cronograma de actividades. El pelotón estuvo firme esperando instrucciones precisas en el doble turno que desarrollaron en los tres puntos de referencia laboral. Y cuando los profesores Horacio Vigna y Julián Schinner bajaron las líneas para poner en práctica, los jugadores se unieron para acatar las órdenes. “Salió todo bien. Ojalá sigamos así”, deslizó luego Vigna muy conforme.
   Por la mañana, el itinerario marcó una larga caminata desde el hotel La Viña hasta la Estancia El Rosario. Una vez ubicados en la puerta de la fábrica de los tradicionales alfajores, se refrescaron. En tanto, el plantel se dividió en tres grupos para retornar al búnker a buen trote. En total, recorrieron 12 kilómetros entre las montañas rocosas y el verde paisaje del valle.
   Luego del almuerzo, llegó la hora de la siesta, donde todos aprovecharon para recuperarse del cansancio de la mañana. Por la tarde, un grupo estuvo trabajando primero en un gimnasio y luego en un predio de canchas sintéticas.
   Los que comenzaron haciendo ejercicios de musculación fueron, entre otros, los que acarrean molestias físicas. Encabezaron la fila Caraglio, Astudillo, Franzoia, Bogino, Ocampo y Burdisso. Tras una hora de trabajo ese grupo se trasladó al predio de las canchas. El resto fue al gimnasio.
   Las consignas que cumplieron en las canchas fueron suaves. Más que nada aprovecharon para entrarle a la pelota, un poco de técnica individual y tenis-fútbol, más puntos tácticos específicos. En definitiva, para aflojar un poquito las cargas físicas. Todo el plantel cumplió con lo programado. El primer día en La Cumbre es historia. Hoy será el turno de afrontar el segundo, que será igual de intenso. Central vino a buscar potencia, fuerza y resistencia. Y, de seguir así, las encontrará.


En Central todavía hay arqueros en la mira

Mientras se aguarda con optimismo la posible incorporación de Luciano Figueroa, por lo bajo la idea de sumar un arquero sigue vigente. Es más, no habría que descartar que en breve comiencen las tratativas por algunos experimentados (del país y del exterior), y cuyos nombres están bajo llaves, salvo el de Abbondanzieri. En tanto, Andrés Franzoia tiene algunas propuestas para cambiar de aire y podría emigrar.
   Como Boca todavía no se resiste a no tener a Jesús Méndez, Basile está empecinado en llevárselo. Por eso la idea de que el Pato regrese a Arroyito todavía es viable.
   “No hay que descartar nada porque puede suceder cualquier cosa en cualquier instante”, le confió anoche una alta fuente a este diario. De no ser Abbondanzieri, la dirigencia trabaja sobre cuatro apellidos aunque sus nombres no desean ser revelados por el momento “porque después se encarecen o van otros equipos detrás”.
   Si bien el uno de Huracán, Gastón Monzón, sonó con fuerza, finalmente desde Arroyito no lo ven como una buena chance porque el Globo no quiere desprenderse de una de sus figuras. Es más, la dirigencia canalla habría apuntado ahí, ya que el quemero tiene deseos de llevarse a Franzoia, quien estaría analizando seriamente su posible regreso a Parque de Los Patricios porque está relegado en este ciclo.


La primera vez de nueve juveniles canallas

Nueve son los juveniles que realizan su primera pretemporada con los profesionales: Yamil Cosenza, Luciano Abecassis, Nicolás Fernández, Matías Mologni, Cristian Cuffaro Russo, Diego Migueles, Adrián De León, Cristian Godoy y Martín Cárcamo.

Dura lucha con internet
Algunos futbolistas desplegaron con alegría sus computadoras portátiles. Pero cambiaron rápido de cara cuando no podían entrar al mundo digital ya que es muy complicado conseguir señal de internet en el hotel.

Duermen en otro búnker
Como el hotel La Viña no cuenta con capacidad suficiente, once jugadores debieron hospedarse en otro hotel, custodiados por Da Silva y Castellano. Eso sí, para comer se juntan todos.



Miercoles 6 de Enero


Es otro Caraglio

La Capital

Este año será especial. Lo sabe. Su interior lo moviliza. Lo emociona. Todo pese a que su juventud intente disimularla. Lo espera su vuelta al fútbol, tras siete meses de receso obligado por la lesión ligamentaria que sufrió en su rodilla derecha. Y como plus será papá en seis meses. Milton Caraglio la pasó mal. Desde lo anímico y lo futbolístico. Un rumor injuriante que lo relacionó con un caso de dóping y una lesión fueron demasiados contratiempos para un joven goleador. Por eso sólo mira para adelante. Ahora piensa en volver. Y lo antes posible. Porque en su vida privada hay buenas noticias. Y esto lo motiva. “Sé que se vienen cosas fuertes en lo personal, pero trato de tomármelas con calma. Sobre todo lo que respecta a la vida privada porque por mi mente ya me pasan otras cosas. Senté cabeza. Ya es tiempo de dejar algunas cuestiones de lado y darle espacio a lo que vendrá. Hay que comenzar a ponerse del lado de padre y disfrutar este momento”, reflexiona el Gordo de manera sorprendente y como dejando en claro que está preparado para asumir los roles que le esperan.

—Broun destacó en su momento que cuando se enteró de que iba a ser padre comenzó a cambiar. A tal punto que su buen nivel, antes de la lesión, se debió en gran parte a eso. ¿Pensás que te sucederá algo similar?

—Ojalá. Pero sinceramente antes de enterarme de que iba a ser papá, era una persona y ahora soy otra. Siento que cambié. Es como que tomo algunas cuestiones con la responsabilidad que se merece. Pienso cosas a futuro para mi familia y en su bienestar.

—¿Es como que ahora empezás a entender la preocupación que tiene todo padre por su hijo?

—Sí, pero esto no es una frase hecha, es la pura verdad. Voy entendiendo algunas cosas que antes no entendía y eso es bueno porque uno ya sienta cabeza y se siente listo para asumir lo que le tocará con otra perspectiva.

—¿Sentaste cabeza de verdad?

—Sí, sinceramente. Pienso estar cerca de Giuliana durante el tiempo que dure el embarazo y también quiero estar muy cerca del bebé para disfrutar además de esta etapa hermosa. Cambié para bien. Yo lo noto y mi familia también Y eso es lo que más me importa.

“Lucho es uno de mis ídolos”

La posible vuelta de Luciano Figueroa no sólo genera expectativas en los hinchas de Central, también en los jugadores. Y más en Milton Caraglio. “De chiquito soñé con jugar algún día con Lucho. Ahora está la chance y espero que se pueda dar porque sería cumplir ese sueño”, afirmó.

“Lucho es uno de mis ídolos. Siempre lo admiré, sobre todo cuando formaba esa dupla letal con el Chelito. Ojalá pueda venir porque es una gran persona y después un muy buen jugador. Sería muy lindo compartir un plantel con él y un equipo con él”, amplió el Gordo sin mediar ninguna pregunta.

Cuando la consulta busca como respuesta la sensación de jugar con Figueroa, a Caraglio se le iluminan los ojos: “Sería muy lindo hacerlo, sobre todo por lo que representa Lucho como profesional. Pero también tengo en claro que antes debo ver la realidad y saber que para jugar antes debo ganarme el puesto como lo hice en su momento. Además, no hay que olvidarse de que tanto el Cachi (Zelaya) como Gonzalo (Castillejos) hicieron un muy buen campeonato y seguramente comenzarán jugando ellos como corresponde.

Quiere jugar lo antes posible

Apareció en escena y en un determinado momento de su carrera fue como todo comenzó a pasarle fugazmente. A pura velocidad, que es moneda corriente en el ambiente futbolístico. Pero sus destacadas actuaciones y goles, como la lesión ligamentaria, quedaron atrás. Milton Caraglio ahora centra su arrolladora potencia para volver al ruedo lo antes posible.

“Será fundamental hacer una buena base física para ir readaptándome al grupo desde todo punto de vista. Aunque me siento muy bien y trabajo duro porque quiero estar y ser mejor que antes de la lesión que tuve hace siete meses”, destacó el Gordo.

—¿Sos consciente de que el hincha tiene mucha expectativa con tu vuelta?

—No sé si es tan así. Además, en mi mente sólo tengo en claro que debo ponerme bien para que el DT me tenga en cuenta porque quiero jugar. Aunque en este aspecto no es que pretenda empezar entre los once, pero sí voy a trabajar duro para ganarme poco a poco un lugar en el equipo.

—Todo dependerá de vos porque Cuffaro Russo te quiere.

—Ojalá. Está bueno que confíen en uno. Por eso que quiero ponerme muy bien para no defraudar a ninguno de los que me tienen en consideración.

—¿Sentís que te espera una presión extra, ya que antes de lesionarte estabas en un gran nivel y la gente se quedó con esa imagen?

—La presión siempre está. Además, la gente de Central no se conforma con poco y por eso siempre exige y me parece bárbaro que así sea. Por lo tanto, trataré de hacer bien las cosas para poder volver y estar mejor. Quiero estar bien a tono y serle útil al equipo.


Cuffaro ya busca variantes

La idea madre de la estadía en este valle es obtener potencia, fuerza y resistencia. Pero Central también comenzó a hacer hincapié en la táctica. Ariel Cuffaro Russo y sus muchachos trabajaron en algunos conceptos que después serán utilizados en los partidos. Fue un trabajo de sincronización, movimiento y funcionamiento de equipo.

Cuffaro dio primero una charla técnica y luego paró dos equipos, que tuvieron que cumplir con algunas consignas específicas. De un lado estuvieron los que comenzarían jugando ante Racing. Es decir: Galíndez; Chitzoff, Burdisso, Valentini y S. García; Gómez, Méndez, Paglialunga y Núñez; Castillejos y Zelaya. En el otro lado: E. García; Danelón, Cuffaro Russo, Bogino y Cosenza; Ocampo, Astudillo, Zárate y Moya; Caraglio y De León.

El nutrido grupo realizó una fina sincronización entre cada una de las líneas. Los mentores de este trabajo fueron ajustando algunos movimientos a medida que las circunstancias lo requerían. El cuerpo técnico tenía en mente apelar a una amplia gama de variantes para poner en práctica ahora, pero decidió postergarlo porque los jugadores estaban exhaustos.

Cuffaro es consciente de que lo más importante que tiene Central, porque así lo demostró en el torneo Apertura, es el funcionamiento de equipo.

Este trabajo que se realizó ayer por la tarde sirvió además para analizar algunos nombres que están pidiendo pista. Como el de Milton Caraglio, quien se movió a buen ritmo y está demostrando que junto a Zelaya y Castillejos podrían formar un buen tridente. Ni hablar si a este grupo se suma Figueroa, pese a que las primeras tres o cuatro fechas no estaría a disposición por su operación en los meniscos.

Ensayaron en lo posicional con mucha determinación y énfasis. Cada movimiento fue observado por Cuffaro, Da Silva y Chamot. La jornada vespertina fue suave, pero se puso empeño y atención en la sincronización, movimientos y funcionamiento grupal. La idea es saber mover las tres líneas o cubrir los espacios.

Central comenzó a ensayar en lo táctico. Sabe que una vez que se levante el telón, los demás equipos tratarán de coparle el terreno. Y el canalla no quiere sufrir sorpresas. Por eso la intención es desplegar sus jugadas de laboratorio para terminar bien parados en cada encuentro y bien posicionados en las dos tablas. Pese a que el equipo está en la búsqueda de la puesta a punto en lo físico, también es cierto que el DT pone energía en lo táctico.

Quiere jugar

Andrés Franzoia tiene algunas propuestas y si bien desea quedarse, también es consciente de su situación. “Ojalá pueda jugar y tener continuidad, sino será en otro club. Soy realista y sé que la prioridad la tendrán los que terminaron jugando. Además, están Figueroa y Caraglio, por lo que mis posibilidades serán menores”, dijo Franzoia.


Ambrosi se sumó al trabajo

Ahora sí el plantel canalla está completo. El defensor ecuatoriano Paul Ambrosi finalmente se sumó ayer al mediodía a la concentración de Central en La Cumbre. El jugador del seleccionado de su país demoró su llegada debido a que padeció una infección en sus molares y posteriormente sumó un cuadro de malestar estomacal que lo obligó a postergar otra vez su viaje.

Los inconvenientes que sufrió el defensor quedaron en evidencia cuando el cuerpo médico constató que regresó con un peso inferior al recomendable por su talla. “Estoy cansado por el viaje, pero me siento bien y listo para ponerme a trabajar. Tuve algunos problemas de salud pero por suerte ya estoy bien y a disposición del cuerpo técnico”, fueron las primeras palabras que deslizó el ecuatoriano apenas pisó suelo serrano.

Paul Ambrosi ayer a la tarde concurrió al gimnasio y luego realizó una caminata liviana para empezar a aflojar los músculos.

El ecuatoriano llegó al aeropuerto de Córdoba a las 9.30 y desde ahí se trasladó hasta el hotel La Viña en un remís. Llegó al búnker aproximadamente a las 12 y con evidentes signos de cansancio por el largo viaje, que tuvo escala en Buenos Aires por partida doble. Luego del aeropuerto de Ezeiza debió trasladarse hasta Aeroparque para tomar el vuelo que lo depositó en la ciudad de Córdoba.


Amistosos canallas

Central jugará su primer amistoso el sábado 16 de enero en Arroyo Seco ante Boca Unidos de Corrientes, a las 9.30. También gestionan encuentros frente a Tiro Federal y Atlético Rafaela.


Jueves 7 de Enero


Central: Méndez entrena con el equipo mientras se define su futuro

segun

Por ahora suda como el resto de sus compañeros y está a disposición de Cuffaro Russo, como uno más del plantel que está en La Cumbre haciendo la pretemporada. Pero la realidad marca que la salida de Jesús Méndez de Central es una chance concreta, aunque todavía con final abierto. El futuro del mendocino aún no tiene un destino cierto, pero la brújula de las posibilidades apunta en dirección xeneize. A los sondeos preliminares de Parma de Italia se suma el interés manifiesto de Boca por contar con sus servicios. Jesús busca su destino mientras a paso firme desanda cada una de las consignas físicas. "Sí, es cierto que hay muchas chances de que me vaya. Pero por respeto a toda la gente de este club en este momento trato de pensar solamente en esta camiseta", sostuvo Méndez con tono pausado y relojeando a su alrededor como para despejar su mente. Mientras se define su situación, el mediocampista trabaja con normalidad en La Cumbre. Aunque al ser consultado sobre cuál es su postura en la actualidad, fue tajante y se mostró muy sincero. "Ya les dije en su momento a los directivos que mi deseo es quedarme a vivir en Central. Pero si a ellos les surge una oferta que le sirva al club, no pondré obstáculos para irme", remarcó. "La prioridad y decisión la tiene el club. Así que ellos definirán qué harán conmigo. Yo no les pondré presión para irme", acotó con firmeza el volante de buen rendimiento en el último Apertura, donde incluso fue citado por Diego Maradona para jugar un amistoso con la selección argentina. El interés de Parma por Jesús pareció diluirse ayer. "No hay nada cierto sobre ese club", confió ayer una fuente canalla. "Pero no habría que descartar otra chance del exterior", agregó. En tanto, se confirmó que Boca (en especial el DT Alfio Basile) todavía no se resignó a no tener a Méndez, pese a que el diálogo está frenado luego de que la transferencia estaba prácticamente acordada hace unas semanas. Pero se cayó porque los xeneizes no se mostraron dispuestos a desembolsar más de dos millones de dólares, e incluso se mostraron reticentes a ceder al Pato Abbondanzieri. Ante esto, además del dinero la dirigencia canalla exigió el 30 por ciento de una futura venta, pero Boca tampoco aceptó. "Así es muy difícil", le dijo Manuel Usandizaga al directivo boquense Marcelo London. Claro que Jesús ya había acordado de palabra su contrato con los de la Ribera, y esto hoy gravita en la cabeza del futbolista. Por eso el pase de Méndez a Boca está abierto. ¿Entrará el Pocho Insúa en la operación? "No creo, es muy difícil", le respondió un dirigente de Central a Ovación. Nada está cerrado y hoy Méndez tiene en Boca a un puerto probable. Y el jugador sigue atento.


Si hay despedida será triste

Mientras se define su futuro deportivo, Jesús Méndez centra su fuerza en hacer una buena pretemporada. Aunque en su interior hay algunas cuestiones que lo movilizan cuando surge el tema de su posible transferencia. "Es que si me pongo a pensar que me puedo ir en cualquier momento, me pongo triste. Lo que se vive en este club no lo viví en ningún lado. No lo digo para quedar bien, pero este es uno de los mejores grupos que integré. Por eso es que se me mezclan un montón de sensaciones cuando se habla de que me puedo ir", remarcó. "Más allá de lo que siento por este club, estoy tranquilo. Pero por ahí se me cruzan un montón de sensaciones por la cabeza. Aunque tengo que estar más tranquilo que nunca porque también sé que mi meta es progresar, no sólo en lo deportivo sino en lo personal", agregó. —¿Tanto representa el club para vos? —Sí. Es más, a la gente de este club le estoy muy agradecido porque me recibió excelente desde el primer instante. No me conocían porque venía de Suiza y, sin embargo, me trataron como si hubiese salido de las inferiores. —¿Sentís bronca o nostalgia si te vas en estos días, ya que no podrás despedirte de ellos? —Un poco de todo. Pero tampoco me quiero hacer mucho la cabeza con eso porque más allá de que hay algunas ofertas, la realidad es que todavía sigo acá. —¿Te animás a dejarle un mensaje al hincha? —Todavía no porque no me fui. Pero llegado el momento que tenga que irme, les diré a la gente lo que siento por ellos y por este club.


"Cuidé bicicletas, armé cajones y vendí ajo"

A Jesús Méndez nadie le regaló nada. La viene luchando desde bien abajo y desde muy pequeño. Hoy en día tiene un buen pasar gracias al fútbol y, si llega a emigrar, podría asegurarse su futuro económico. Pero Méndez no se olvida de las cosas que hizo de pibe para tener su mango y ayudar a su familia. "Siempre me gustó tener mi plata y por eso comencé a trabajar de chico. Me dediqué a cuidar bicicletas en la puerta de un supermercado, armé cajones de madera y vendí ajos. Hice un poco de todo. Lo hacía también para ayudar a mis padres", destacó. —¿Cómo vivís este presente teniendo en cuenta que puede cambiar tu futuro? — Tomo todo con calma y trato de no olvidarme nunca de mis raíces. De chico he sufrido, pero gracias a Dios nunca nos faltó nada en casa. Las cosas nos han costado siempre el doble, por eso es que ahora disfruto de ciertas cosas que antes no tenía. —¿Te preguntás qué hubiese sido de vos si no llegabas a ser un jugador profesional? —Siempre. Dejé el estudio para dedicarme al fútbol y por suerte me fue bien. Aunque también soy consciente de que hay que tener un estudio o estar preparado para cuando uno deje esta actividad. —Hay futbolistas que dicen que hay que estudiar, pero sin embargo la mayoría no lo hace. —Cuando me tocó irme a Suiza me sentí distinto porque veía que los demás sabían dos o tres idiomas o tenían mucha cultura. Y uno ahí se da cuenta de que hay que estar preparado para afrontar determinadas circunstancias. Por eso hay que estudiar, ya sea siendo jugador o teniendo otra profesión. —¿Cuando ves que un jugador derrocha el dinero que va ganando sos de hablarlo o aconsejarlo? —No, porque hoy en día la mayoría es inteligente y cuida la plata porque casi todos los que estamos en esta profesión venimos bien de abajo. Tratamos de ayudar a la familia, nada más. —¿Coincidís cuando se dice que ustedes son unos privilegiados? —La mayoría de la gente trabaja y sobrevive con lo que gana. En cambio, la profesión de futbolista te puede ayudar a hacer una diferencia.


El bautismo con la tijera

El rito sagrado de la pretemporada se cumplió. La mayoría de los juveniles que están desarrollando su primera experiencia física fuera de la ciudad pasaron por las tijeras de los jugadores experimentados. Salvo Cristian Cuffaro Russo, Adrián De León y Horacio Calcaterra, quienes pese a ser nuevos en esto ya fueron rapados cuando concentraron en su momento por primera vez junto al plantel profesional, los que padecieron ayer los raros cortes fueron: los defensores Luciano Abeccasis, Cristian Godoy, Yamil Cosenza y Rafael Delgado; los volantes Martín Cárcano y Diego Migueles; y los delanteros Nicolás Fernández y Matías Mologni.


Cumpleaños

El defensor auriazul Alexis Danelón tuvo su fiesta de cumpleaños número 24. Pero lo festejó con trotes cronometrados y una sesión en el gimnasio. Es una lucha.


Una intensa rutina física

La lluvia obligó a modificar la hoja de ruta que estaba programada para arrancar la jornada. En principio, la idea era hacer un trabajo de fuerza en la zona del mástil. Pero ayer a la mañana, el cuerpo técnico decidió que el plantel realizara finalmente la rutina física en otra zona. Por eso es que recorrieron 9 kilómetros a toda marcha hasta llegar al dique San Jerónimo. Por la tarde, el plantel se dividió en dos. Un grupo, integrado en su mayoría por juveniles, trabajaron bajo la supervisión de Cuffaro Russo, mientras que el resto lo hizo en el gimnasio. "Hicieron muy buenos tiempos en general. Hay algunos jugadores que nos están sorprendiendo con el rendimiento que están demostrando. Además, todos corrieron con normalidad", graficó con satisfacción el profe Horacio Vigna. Lo positivo para el cuerpo técnico es que tanto Martín Astudillo como Milton Caraglio estuvieron a tono con sus compañeros, lo que marca la pauta de que están recuperados de sus respectivas lesiones y se perfilan para ser una alternativa válida para el entrenador a la hora de hacer fútbol. Otro que trabajó sin inconvenientes, pese a haberse sumado recién anteayer, fue el defensor Paul Ambrosi. La sesión vespertina arrancó pasada las 16.30. Un grupo, integrado en su mayoría por los juveniles que componen esta delegación, hicieron ejercicios tácticos con Ariel Cuffaro Russo en el predio Tierra Deportes. Mientras que los demás desarrollaron tareas físicas en un gimnasio.


Viernes 8 de Enero


Central: "Puedo tener mi propio nombre", asegura Cristian Cuffaro Russo

Semana canalla segun la Capital

Su apellido no pasa desapercibido. Ni para los hinchas, ni mucho menos para los integrantes de este plantel canalla. A Cristian Cuffaro Russo su condición de ser el hijo de Ariel, el entrenador del equipo, lo condiciona de antemano a justificar que tiene condiciones naturales para estar dentro del grupo. Pero él quiere probar que su presencia no es fruto de la portación genética. Por lo menos así lo exterioriza el juvenil zaguero, quien además está haciendo su primera pretemporada profesional. "Cuando se habla de ciertas cosas que no tienen nada que ver con la realidad me dan más fuerza de cambiar ese rótulo. Tengo el hambre de progresar y jugar en la primera de Central. Quiero demostrar que puedo tener mi propio nombre en este club. Y lo voy a lograr", sostiene el juvenil con total convencimiento. —¿Y cómo tomás entonces esta pretemporada teniendo en cuenta que tu papá es tu técnico? —Con normalidad. Tengo ganas de progresar desde lo deportivo. En cuanto a lo familiar, los dos somos profesionales. Cada uno hace su parte, y el trato acá es de jugador a técnico, nada más. Eso sí, en casa tengo claro que soy su hijo, je. —¿Pero cuando estás entrenando, por ahí no pensás por dentro que el que te da las indicaciones es el que convive con vos? —No. Siempre tuve en claro cuál es mi lugar en Central. Sobre todo desde el momento en que pasé a ser profesional. Cada uno tiene sus roles marcados y debe cumplirlo. —¿Pensabas vivir algo así? —No pero siempre por dentro deseaba que sucediera algo así. En el fútbol no es muy común que un padre entrene a su hijo. —¿Te pesa ser el hijo de...? —No, al contrario. Me da fuerza para ganarme mi lugar. Si me pongo a pensar en eso, no sería productivo. Mi abuelo jugó en Central, mi tío (Roque) también y mi papá además salió campeón. Por eso, sólo pienso en hacer mi carrera y ganarme un lugar en este club, que amo porque todos en casa somos muy canallas. —¿En Central debés sentirte como en casa porque, además de tu papa, en reserva te dirige tu tío? —Sí, se dio que cuando asumieron ellos me tocó subir a la reserva. El trato es normal y si me tienen que retar, lo hacen. Soy un jugador más, no el hijo o sobrino de.... —¿Tenés bien en claro que trabajás además para que la gente te llame por tu nombre y no te relacione con tu papá o tu tío? —Seguro. Trato de superarme para demostrar que puedo jugar acá. Para eso entreno y cuando juego intento hacerlo de la mejor manera posible. Con esfuerzo y dedicación, confío que lo lograré. En la vida nadie te regala nada, pese a que a veces pueda parecerlo.


Un soldado enfermo

El cuerpo técnico canalla se encontró ayer con la novedad de que el mediocampista Diego Migueles amaneció con unas líneas de fiebre. De inmediato fue atendido por el aplicado médico auriazul Francisco Campillo y quedó haciendo reposo durante la mañana. Ya por la tarde, el joven volante esbozó una clara mejoría en sus síntomas y pudo realizar algunos trotes livianos. Si sigue evolucionando, hoy estará a la par de sus compañeros.


Hubo cambio de planes

En principio, Central tenía previsto trabajar hoy en Cuchi Corral en horario matutino. Pero ayer se decidió modificar el cronograma de actividades. Por lo tanto, realizarán una rutina en un circuito chico de La Cumbre, mientras que por la tarde subirán caminando hasta el Cristo Redentor. Recién mañana, irán todos al Cuchi Corral para cerrar la etapa más dura de la pretemporada en esta zona serrana.


Esos que siempre están

Desde que la delegación canalla arribó el pasado domingo a la pintoresca localidad de La Cumbre, ya pasaron varios grupos de simpatizantes de Central por la zona de la concentración. Y no solamente hinchas que están radicados en Rosario, sino en distintos puntos del país. Los fanáticos aprovecharon cada actividad que cumple el plantel para sacarse fotos y recibir autógrafos de sus jugadores favoritos. En definitiva, los fieles siempre aparecen, en todos lados.


Reunión clave por Figueroa

Los ojos de todos los canallas están puestos en Italia, donde Luciano Figueroa está llevando adelante las negociaciones para lograr su salida de Genoa. Por el momento, el padre del delantero (su representante) estableció los primeros contactos formales para conseguir la salida de Lucho. Todo marcha lento pero a paso firme. Incluso hoy está prevista una reunión clave entre Jorge Figueroa y el presidente del club genovés. Las autoridades auriazules esperan novedades antes de que se termine el fin de semana. En tanto, las tratativas de Boca por Jesús Méndez se encuentran estancadas. Ayer la entidad de La Ribera realizó una oferta concreta a Argentinos Juniors por el volante Juan Mercier. Ofreció dinero y la cesión de Leandro Gracián y Fabián Monzón. Los de La Paternal todavía no respondieron, y las chances de Méndez crecerían sólo si no prospera lo de Mercier.


Ruta de montaña

Los rostros van cambiando con el paso de las horas. La exigencia física se torna cada vez más extenuante. Ni el silencio de misa que predomina en esta parte de las sierras puede arrancarle una sonrisa a los jugadores de Central en horas del mediodía. La rutina matinal es la más rigurosa. Y ayer no fue la excepción. Arrancaron con el ascenso al mástil, en la zona de Los Cocos, y cerraron el cronograma mañanero a todo trote hasta la concentración de La Cumbre. Casi 9 kilómetros a todo ritmo. Recién a la tarde, cuando tuvieron contacto con el chiche que los puede: la pelota, lograron soltarse y distenderse. Los dobles turnos no les están dando tregua a los canallas. Aunque el momento menos deseado es cuando arranca el día. Los jugadores ya saben que los espera un arduo recorrido cronometrado por cumplir.    Ayer, el día comenzó con un rígido ascenso al mástil, en Los Cocos. En total fueron 1.600 metros. “Te mata subir y bajar. Es muy duro todo acá. Nos están dando de lo lindo. Qué manera de correr”. Estas frases reflejaron la vivencia una vez que descendieron de la montaña.    Una vez que se oxigenaron e hidrataron bien, el grupo caminó varios metros hasta el centro. Hicieron base en la puerta de las aerosillas y ahí emprendieron el retorno a toda marcha hasta La Cumbre. Fueron casi ocho kilómetros.    Y, si bien todo el plantel pudo realizar el trazado sin inconvenientes, hay que destacar que Gervasio Núñez, Castillejos, Méndez, Chitzoff, Vallejo, Ocampo, Astudillo, Paglialunga, Paul Ambrosi y Abeccasis lograron sobresalir del resto del pelotón.    Luego del almuerzo y siesta obligada, el grupo se trasladó en varias combis hasta el predio de Villa Bautista, cerca de Villa Giardino, para realizar unos trabajos tácticos con pelota. Cuffaro Russo ordenó que la sesión termine con tres equipos participando de un fútbol informal (todos mezclados) como para terminar con la mejor cara el riguroso día de trabajo. Por la noche, el plantel salió a cenar afuera.


Opinión

Cristian está dentro de un grupo de una buena camada de jugadores como Caraglio, Burdisso, Zárate, Valentini, Paglialunga y el Yacaré Núñez, entre otros. Es lógico que algunos ya tuvieron su oportunidad, pero él tiene que seguir trabajando porque tiene condiciones y además veo que podrá tener posibilidad de jugar. Pero acá es uno más del plantel, no es que somos padre e hijo. Eso lo tenemos en claro los dos porque somos profesionales y cada uno hace su parte. En ese aspecto no me cuesta separar las cosas porque nunca tuve que decirle nada, ni en mi casa lo hice. Y eso tiene que ver porque sabe separar las cosas. Por eso, cuando entro a un vestuario y lo veo, lo noto como uno más de los chicos que tengo a cargo. En cuanto a las oportunidades, hoy por hoy tiene otros jugadores por delante. Pero como vamos a afrontar un campeonato que será corto y posiblemente habrá variantes, tendrá que estar preparado. Tiene que estar listo, pero no solo él sino también el resto de los pibes que vienen de abajo porque no es fácil jugar en Central. Tienen que redoblar los esfuerzos día a día para poder ganarse un lugar. Por suerte, todos vienen bien preparados de las divisiones inferiores y si están acá por algo será.


"Me hacen sentir uno más"

La visión externa marca que en ocasiones se debe tornar complicado compartir un plantel o un vestuario donde hay muchos jugadores que no pueden jugar por diversos motivos y saben que no pueden decir nada porque comparten el momento de la intimidad con Cristian Cuffaro Russo, quien además de ser un compañero más, es el hijo del entrenador. Pero el zaguero asegura no es así. "Con la mayoría de los chicos venimos jugando de las inferiores y ellos saben cómo pienso y siento algunas cosas. Acá las cosas están muy marcadas. Cuando estoy en Central, soy uno más de ellos y así me lo hacen sentir casi todo el plantel. Lo familiar queda de lado cuando nos ponemos la ropa de entrenamiento. Después, si algún jugador está molesto porque no juega u otra cosa lo respeto porque todos trabajamos para poder jugar", remarcó. —¿Cuál es tu objetivo? —Jugar, porque tengo muchas ganas. Ojalá tenga este año la oportunidad de hacerlo, mientras tanto entreno para poder estar en la consideración del entrenador. Este es un plantel donde hay muy buenos jugadores, pero por suerte la competencia es muy sana. —Cuando mirás y ves que delante tuyo tenés a Burdisso, Valentini o Bogino, ¿no pensás que estás en desventaja? —Sé que vengo desde atrás. Pero la lucho con esfuerzo y convicción porque quiero jugar. Ellos están bien y ya demostraron que son buenos jugadores y por eso hoy en día están donde están. Aunque eso no me quitará las ganas para seguir peleándola porque mi meta es jugar en Central. —El punto a favor que tenés es que este cuerpo técnico le da oportunidades a los chicos que vienen de las inferiores. —Por suerte es así. Ellos miran constantemente a los jugadores de las inferiores y esa es una motivación extra. Por eso creo que la oportunidad de jugar ya me va a llegar. Es cuestión saber esperar el momento, mientras tanto hay que entrenar duro para poder estar en consideración.


semana
canalla

4 comentarios - Semana canalla segun la Capital

iskirc
execelente post +10