River, en alerta por el descenso


River, en alerta por el descenso

La situación de River se agrava con el pasar de cada fecha. El equipo no entra en combustión, se mantiene sobre una línea que no asciende ni envía señales de reacción. Los dos superclásicos estivales ganados ante Boca quedan como un espejismo de verano que nada tienen que ver con la realidad raquítica que atraviesa el equipo. Se tambalea en cada sector del equipo -Vega puede llegar a ser la excepción- y preocupa especialmente su anemia creativa para encabezar los ataques y producir peligro. Los delanteros no hacen goles: dos los hizo Ferrari, uno Bou -originalmente volante- y el restante fue de Galván en contra. Únicamente venció a Chacarita, y con mucha angustia de por medio.

Ya empieza a mirar de lejos el actual Clausura 2010. Y observa al descenso de cerca, dado que le expira la temporada 2007/08, la última gran cosecha de puntos que logro cuando fue campeón con Simeone. Tan comatosa es la situación que, de terminar hoy mismo el torneo, River empezaría la nueva temporada en descenso directo, con el peor promedio de Primera División, sin contar a los equipos que ascenderían. Si la situación no comienza a ser revertida inmediatamente, River comenzará la temporada 2010/11 con la premisa de gambetear al descenso y a la promoción, en lugar de tener como objetivo principal luchar en la vanguardia.

Éste sería el tétrico panorama, según cuenta Canchallena.com:

* Vélez: 111 puntos
* Lanús: 110
* Colón: 102
* San Lorenzo: 99
* Newell´s: 96 (un partido menos)
* Estudiantes: 94 (un partido menos)
* Banfield: 94 (un partido menos)
* Boca: 94
* Independiente: 81Tigre: 78
* Arsenal: 77
* Argentinos: 75 (dos partidos menos)
* Racing: 75
* Gimnasia: 75
* Rosario Central: 74
* Godoy Cruz: 74
* Huracán: 74 (un partido menos)
* River: 67


Hace unos días, en el programa 90 Minutos de fútbol, de Fox Sports, deslizaron que desde la AFA ya estaban craneando algún tipo de salvataje para el equipo Millonario, aunque de ponerlo en marcha sería demasiado evidente: destruir de una vez la existencia de los promedios del descenso. Paradoja del destino, ya que en su momento se idearon justamente para evitar que perdiera la categoría (la terminó pagando Racing).

fuente