Llenó de goles la Copa


Just Fontaine hizo historia en el Mundial 58 al convertir 13 goles, una marca hasta ahora nunca superada. Se retiró muy joven por una grave lesión.

maximo goleador en mundiales de futbol

SONRISA DE GOL. Fontaine marcó solo más goles que la selección francesa campeona en el 98.

Just Fontaine ostenta una marca que, probablemente, nunca sea superada. Es el máximo anotador en un único Mundial, con sus 13 goles en Suecia 1958 marcados en apenas seis partidos. Su hazaña fue de tal magnitud que, para superarlo, Gerd Muller (14) y Ronaldo (15) debieron disputar dos y tres certamenes, respectivamente.

Nacido en Marrakesh, Marruecos, Just Fontaine comenzó su carrera en el amateur USM de Casablanca y en 1953 fichó para el Niza de Francia. Ese mismo año debutó en la selección de ese país, con tres goles en un amistoso ante Luxemburgo. Permaneció por tres temporadas en su nuevo equipo, donde marcó 43 goles en 69 apariciones y luego fue traspasado al Stade de Reims. En sus seis temporadas en ese club marcó 121 goles y, además de la Copa de Francia de 1958, fue campeón y máximo anotador de la liga en 1958 y 1960.

Sus actuaciones en la liga local lo llevaron, lógicamente a ser tenido en cuenta para el representativo francés en el Mundial de Suecia 1958, donde Fontaine alcanzaría su mayor gesta. Cuenta la historia que inicialmente ‘Justo’ iba a ocupar un lugar entre los suplentes, dado que los titulares eran Raymond Kopa, del Real Madrid, y Rene Bliard. Sin embargo, este último sufrió un fuerte esguince en un tobillo que le impidió viajar a Suecia y Fontaine ocupó su lugar.

Fueron en total trece goles. Ocho con la derecha, cuatro con la izquierda y uno de cabeza. Tres en el debut ante Paraguay (7-3), dos a Yugoslavia (2-3), uno a Escocia (2-1), dos en cuartos ante Irlanda del Norte (4-0), uno en la semifinal ante Brasil (2-5) y los últimos cuatro por el tercer puesto ante Alemania (6-3). Con su marca superó al húngaro Sándor Kocsis, quien había conseguido 11 goles en Suiza 1954, y se mantiene hasta hoy como el máximo goleador en un solo Mundial.

Otro dato llamativo: el sólo convirtió en Suecia 58 más goles que los que marcó cuarenta años más tarde en la cita mundialista la selección de su país. Fue en ese certamen que los franceses consiguieron, como locales, el primer y único título en Mundiales con 12 tantos.

Curiosamente, Suecia fue su único Mundial. En marzo de 1961 sufrió una doble fractura de tibia y peroné que lo marginó hasta el año siguiente, pero nueve meses más tarde, en su regreso a las canchas sufrió la misma lesión, lo cual precipitó su retiro a los 27 años, “a una edad en la que otros empiezan su mejor etapa”, según sus propias palabras. Tiempo después alcanzaría un nuevo récord, esta vez como entrenador y definitivamente menos glorioso: en 1967 se hizo cargo de la selección de Francia, y luego de dos derrotas en sendos amistosos, fue despedido.