Es sabido Riquelme está aislando al Titán porque no tolera que la cancha de Boca ovacione a Martín antes que a él. Tanta mala leche tiene que hasta le regaló un perro a sus hermanos y lo bautizó Palermo.


Lindo regalito del Capitan frio Riquelme


Con las crisis, los trapos sucios salen al sol. Y aunque la guerra fría entre Martín Palermo y Juan Román Riquelme ya lleva diez años, lo cierto es que ahora la disputa entre los ídolos de Boca se agravó al punto de hacerse intolerable. Tanto es así que en el camino fueron quedando técnicos, jugadores, al tiempo que lo único que el equipo cosechó con esta interna fueron malos resultados.

La polémica entre el Titán y Román tiene historia, y data de los tiempos de Carlos Bianchi, cuando juntos lograron ganar cuanto título se propusieron. Corría el año 2000, y Riquelme ya había armado su cofradía con Ibarra y el Chelo Delgado, mientras Palermo armaba rancho aparte con el mellizo Guillermo Barros Schelotto y Sebastián Battaglia.

fuente:Editorial Perfil