El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Megapost homenaje Ariel Ortega

Ariel Arnaldo Ortega


Megapost homenaje Ariel Ortega


Un tipo que nos enseñó que la gambeta es de las pocas mentiras que dan satisfacciones. El dueño de la cintura más temible, el creador del quiebre de cintura más efectivo...

Lo primero que debo preguntarme es si equipos como Parma, Valencia, Sampdoria y Fenerhbace son más grandes y gloriosos que River. La respuesta que me doy es que no. Y suponiendo que el sentido común se imponga y el que lea esta nota piense como yo, estará de acuerdo entonces que cuando se dice que Ortega sólo anda bien en River se le está regalando un soberbio elogio. Es harto merecido. No se niega el fracaso en Europa, solo se compara calidades y vitrinas. Ortega es para jugar en un equipo grande. Destacar las virtudes de Ariel a esta altura de su campaña no va a hacer de mí un observador perspicaz. Fue hasta hoy y por lejos, el mejor jugador que se puso la camiseta nacional desde el retiro voluntario de Maradona. Siempre fue el que en el imaginario colectivo podía aportar algo decisivo, grandioso, glorioso.

El Burrito coronó otro título con River y acalló con fútbol las dudas de los ingenuos que pensaban que el Burrito ya estaba de vuelta.

¿Como discutir al que brinda algo distinto dentro de este fútbol-atletismo que los amantes de los resultados han entronizado hace década y media? El hincha argentino suele ser un buen observador de fútbol, y lo imagino identificado con el fútbol que propone Ortega. Gambeteador, morfón muchas veces, hiper-habilidoso, inmaduro en las reacciones, es sin dudas Ariel un jugador distinto. El jugador distinto, de esos que justifican la erogación de una entrada, porque al fin y al cabo, uno paga para ver fútbol, algo que el burrito entrega sin reticencias.

¿Ese burrito? No es un burrito cualquiera. Es jujeño y tiene nombre. Se llama Ariel Ortega y brinda espectáculo dos horas por semana, y quiera Dios sea por muchos años más con la 10 de River en la espalda.


river


Biografía de un Ídolo

ortega


Ariel es el símbolo del fútbol espectáculo, del potrero, la alegría del despilfarro de gambetas, de la naturalidad en su máxima expresión.

Volante ofensivo y Delantero. Hincha de River desde la cuna. Nació a las 19:30 hs del 4 de marzo de 1974 en Ledesma, Jujuy. Casado con Danesa y padre de tres hijos: Sol, Tomás y Manuela, que lo esperan despiertos todos los domingos para darle el mejor de los abrazos.

A lo largo de su carrera ha convertido hasta el día de hoy 137 goles oficiales y ganó 12 títulos. El Burrito o simplemente Ariel. Una de las más deslumbrantes apariciones de la década del 90. Siempre se destacó por su forma de juego de "gambeta" y enganches y se consolidó como uno de los referentes de aquél equipo.

Siempre fue un jugador de apariciones durante los partidos. Antes eran más frecuentes, hoy siguen siendo decisivas. Formó parte del primer campeón de torneos cortos, el River del Apertura 91. Casi 17 años más tarde, fue pieza fundamental del último título de River, el primero de su tercer ciclo en su casa.

Ex medioscrum de Atlético Ledesma de Jujuy, Ariel Arnaldo Ortega es el último prócer de River Plate. Un lugar del que nadie podrá sacarlo.


homenaje



megapost


Trayectoria


Debutó en River Plate el 14 de diciembre de 1991 frente a Platense de la mano de Daniel Passarella, consolidándose como uno de los jugadores más determinantes de River Plate, que dominó el fútbol argentino de los años '90. Su actuación consagratoria en el clásico frente a Boca Juniors de 1994 le valió la convocatoria a la Selección Argentina que disputaría ese mismo año el Mundial de Estados Unidos. Desde aquel partido su marcador, Carlos Mac Allister, perdió su puesto en la Selección. Ganó la Copa Libertadores de América en 1996 y al año siguiente emigró a Europa, donde jugó en Valencia CF de la Liga española, convirtiendo uno de los mejores goles de esa temporada frente al FC Barcelona en el mismísimo Camp Nou.

Su relación con el entrenador valencianista Claudio Ranieri no fue buena, por lo que los españoles lo transfirieron luego a la UC Sampdoria de Italia, donde tampoco tuvo mucho éxito. En 2000, fichó por el Parma AC, adjudicándose una Supercopa de Italia.

Regresó a River Plate, donde volvió a ser una destacada figura, formando un potente cuarteto atacante junto a Juan Pablo Ángel, Javier Saviola y Pablo Aimar, que sería recordado como los "Cuatro Fantásticos". En su segunda etapa en Núñez logra el Clausura del 2002. Luego del campeonato mencionado fue transferido a Fenerbahçe, de Turquía, club con el cual no finalizó su contrato, volviéndose a la Argentina de improvisto. Este hecho motivó el reclamo de los turcos ante la FIFA, que lo inhabilitó para jugar profesionalmente.

En agosto de 2004 Newell's Old Boys negoció con el club turco y destrabó la inhabilitación que le había impuesto la FIFA por el incumplimiento de su contrato con el Fenerbahçe. Con los rosarinos ganó el Apertura de ese mismo año, en un equipo dirigido técnicamente por Américo Gallego, uno de sus referentes en el fútbol.


Ariel


Clubes


Megapost homenaje Ariel Ortega



river


En la Selección


En cuanto al Seleccionado, Ortega debutó en 1993, en un partido contra Alemania en Miami. De allí en más fue habitual jugador de la albiceleste, participando en tres campeonatos mundiales de la FIFA.

Ortega es recordado por haber sido quien reemplazó a Diego Maradona luego de su suspensión en la Copa Mundial de Fútbol de 1994 y por ser uno de los últimos grandes exponentes del potrero argentino.

Cuando Daniel Passarella, una de sus guías en el fútbol, se hizo cargo del equipo nacional, lo confirmó como reemplazante de Maradona con la camiseta "10". Entonces vivió momentos de esplendor, con una gran participación en los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta, formando una delantera de lujo junto a Hernán Crespo y Claudio "Piojo" López. Sin embargo, aquel equipo perdió la final con Nigeria.

Luego llegó la hora del Mundial de Francia de 1998, donde con jugadas de nivel superlativo parecía perfilarse a ser uno de los mejores del torneo. En el partido de cuartos de final disputado contra Holanda, en una jugada confusa cayó en el área sobre el final del encuentro, buscando que el árbitro sancionara un tiro penal. El juez no concedió la falta. Ortega se levantó con mucha furia del piso y le propinó un cabezazo al arquero Edwin van der Sar que le valió la expulsión. Casi inmediatamente Holanda convirtió el tanto que definiría el pleito por 2 a 1 y el equipo argentino quedó eliminado.

Su última participación mundialista fue en la copa de Corea-Japón 2002, luego de venir jugando muy bien en su segunda etapa en el conjunto millonario. La selección argentina, uno de los grandes favoritos, quedó afuera en la primera ronda.

Desde aquel momento no volvió a integrar el equipo nacional, ya que su campaña se iba desdibujando, estando incluso a punto de abandonar el fútbol luego de la sanción que le impuso la FIFA. Pero Diego Armando Maradona, nuevo entrenador del seleccionado a partir de octubre de 2008, le hizo saber a Ortega que lo tendría en cuenta para nuevas convocatorias si recuperaba su nivel.


ortega


Participaciones en Copas del Mundo


homenaje



megapost



Estilo


Con sus gambetas, sus quiebres de cintura y demás, el juego de Ortega se asemeja al del histórico Vicente de la Mata y a uno de los grandes wings del fútbol argentino: René Orlando Houseman. Posee una técnica maravillosa con la que burla a sus rivales. Ariel tiene también una gran capacidad asistidora, gracias a su perfecta visión del juego. Lo que lo destaca del resto es su fina y sutil definición cuando queda de cara al gol: Levanta suavemente la pelota para colocarla al lado de un palo o por sobre el cuerpo del arquero.

Ariel


Títulos

Torneos Locales

Megapost homenaje Ariel Ortega


Torneos Internacionales


river



ortega


Actualidad


A partir de agosto de 2006, ha vuelto a jugar en su club inicial, River Plate. En octubre del mismo año solicitó ayuda profesional y a sus compañeros del club para tratar de resolver ciertos problemas relacionados con el alcohol. Luego de dichos problemas volvió un 5 de noviembre frente a San Lorenzo de Almagro, por la 14° fecha del torneo Apertura, con una buena actuación del equipo riverplatense en el Monumental de Núñez (5-0), el "Burrito" ingresó por Fernando Belluschi a los 22' del segundo tiempo y más tarde anotando un autentico golazo picando el balón por arriba del portero rival Sebastián Saja, y así ganándose nuevamente el cariño de los hinchas.

Sin embargo, los rumores de que abandonaría el fútbol sobre fin de este año comenzaron a circular al punto de que el "Burrito" faltó a dos entrenamientos de River en forma consecutiva y sin aviso previo. Finalmente, el propio jugador pidió ayuda nuevamente y negó que fuera a retirarse de las canchas en breve.

En la pre temporada de enero de 2007 en la ciudad de Mar del Plata, trabajó, se esforzó por mejorar y se ganó un puesto para enfrentar a Racing Club por el Torneo de verano, partido en el que marcó un gol de penal.

En los días siguientes, faltó nuevamente al entrenamiento y regresó a Buenos Aires para recibir ayuda profesional por su problema con el alcoholismo.

Por la Copa Libertadores de América, estuvo en el banco, pero no pudo ingresar.

El día domingo 18, Ariel Arnaldo Ortega, regresó al fútbol grande, dándole la victoria al conjunto River Platense por 1 a 0 frente a Quilmes, con un gol sobre la hora y con la mano. Ingresó por Rubens Sambueza.

Ortega tuvo un destacado segundo semestre del año 2007 y el 7 de octubre jugando de forma sobresaliente el Superclásico contra el eterno rival de su equipo: Boca Juniors.

River Plate gana 2 a 0 y Ortega fue autor de uno de los goles y la figura del encuentro. Después de ese partido Ortega se lesionaría en la semifinal de la Copa Sudamericana contra Arsenal de Sarandí y ya no jugaría mas encuentros en lo que quedó de ese año.

River tuvo una campaña muy irregular y terminó el año sin títulos. Daniel Passarella dejó el cargo de entrenador y en su lugar asume un ex compañero del "Burrito" en la selección Argentina: Diego Simeone.

El nuevo entrenador dijo tener en sus planes a Ortega para afrontar todas las competencias que tenía River en el 2008 y le entregó la cinta de capitán.

Su primer gol en el 2008 lo anotó de penal el 2 de febrero en un amistoso en la ciudad de Mendoza ante el clásico rival Boca Juniors por la Copa Revancha de Verano que terminó siendo 3 a 2 el resultado final a favor de River Plate, en consecuencia el club ganó la Copa en juego. Ortega alzó el trofeo. Días atrás, el 30 de enero, Ortega también había alzado la Copa representativa al Pentagonal de Grandes, en la ciudad de Mar del Plata.

Luego empezaron la Copa Libertadores y el Campeonato en los cuales el "Burrito" venia haciendo muy buenos partidos hasta que una lesión frente a Racing lo marginó del equipo y en la etapa de recuperación, tuvo una recaída en su problema de alcoholismo. Posteriormente vuelve al primer equipo y consigue el Torneo Clausura 2008, luego de ganarle al club Olimpo de Bahía Blanca en lo que sería su último partido con la camiseta "Millonaria" en su 3er ciclo con el Club. No fue ubicado dentro del grupo de jugadores que enfrentaría a Banfield en la última fecha del campeonato debido a una nueva recaída en su problema. A raíz de esto comenzó una dura pelea mediática con el entrenador Diego Simeone que finalizó con ambos pidiéndose disculpas y comprometiéndose a dar lo mejor de cada uno para el bien común del club. Lamentablemente Ortega no pudo cumplir su compromiso ya que al regreso de la pretemporada se vio involucrado en un episodio de ebriedad durante una salida nocturna y posterior ausencia a un entrenamiento matutino. En esa oportunidad el cuerpo técnico no perdonó la indisciplina y lo obligó a realizar un tratamiento antes de volver a entrenar con el equipo profesional. Ariel decidió entonces abandonar el club y, tras rumores que lo vinculaban a Al-Ain Sports de Emiratos Árabes Unidos y a Talleres de Córdoba, terminó por ser prestado por un año a Independiente Rivadavia de Mendoza, club que participa en la segunda categoría, con un contrato que exige su tratamiento en Chile para mantenerse vigente. Su llegada a esta institución provocó conmoción en los seguidores del equipo mendocino y en la categoría de ascenso en general, debido a lo poco común de contar en ese torneo con un jugador de la jerarquía y experiencia internacional de Ariel Ortega. Al fín y al cabo se lo despide de Independiente de Mendoza y es recontratado por River Plate, hasta que él decida retirarse. En la pretemporada de cara al inicio de la temporada 09/10, regresó como titular y capitán del equipo jugando un amistoso internacional frente al Everton de Inglaterra, marcando un golazo de emboquillada que le dio la victoria a River por la mínima diferencia.


homenaje



La gloria y los Superclásicos

megapost

Ariel y Enzo, festejan la goleada en la bombonera


Dicen los que saben que los grandes jugadores aparecen en las más difíciles y éste jujeño, que por ese entonces tenía 20 años recién cumplidos, eligió un Superclásico para dejar de llamarse Orteguita.

Jugó en una Bombonera repleta de presión con soltura y alma de potrero; gambeteó y desparramó rivales jugando como wing derecho y no se cansó nunca de pedirla y de resolver en una baldosa. Dejó en ridículos a Mac Allister (¡pobre colorado!), Navarro Montoya y al experimentado defensor Juan Simón.

A los 14 minutos de la segunda mitad entró al área por la punta derecha ¿cuando no? y sacó un latigazo infernal que se clavó en el ángulo izquierdo de Navarro Montoya. Luego, siguió enloqueciendo rivales y provocó la expulsión de Peralta. Más tarde llegaría el segundo de Hernán Crespo para adornar el resultado.

Ese mismo año, el 11 de diciembre y con un Mundial encima, Ariel volvió a pisar la cancha de Boca. Esta vez, tenía a un compañero de lujo a su lado: Enzo Francéscoli. Nuevamente fue la figura del Superclásico, en aquella inolvidable goleada por 3-0 que le permitió al equipo de Gallego coronarse campeón invicto -por única vez en la historia- una semana después.

El Chango clavó un derechazo desde afuera del área por encima del cuerpo del mismo Navarro Montoya y colocó el 2 a 0 parcial. Anteriormente, le habían cometido el penal que Francescoli luego transformaría en gol.

Año 2002, tenía que volver el Burrito de las mil y un gambetas para alterar la historia y sacarnos de encima una mochila pesada otra vez después de 8 años. Con una actuación soberbia y participando activamente de los 3 tantos, Ariel fue el protagonista de otra goleada histórica en la Bombonera. Sirvió a Esteban Cambiasso (en el primer gol) y a Ricardo Rojas (en el tercero). Robó la pelota a Serna en la mitad de la cancha, la llevó al área rival, la abrió a Zapata a la izquierda, la volvió a recibir y dejó solo a Cavenaghi para que éste dejara a Coudet listo para empalmar el segundo. Tenía que regresar Ariel para poder gritar en La Ribera. Posteriormente, River gritó campeón por trigésima vez.

Pero en nuestro estadio le faltaba regalarse a sí mismo y al público riverplatense una actuación desopilante. Y fue el 7 de octubre del 2007, su tercera etapa con la banda sangre sobre el pecho, la de la gran actuación ante Boca en el Monumental. La coronó con un tanto a través del tiro penal que mandó a la red en el minuto 31 de la primera mitad. Y eso que dejó a los hinchas con el corazón a mil y el grito atragantado de tanto sufrir porque tuvo que patear dos veces la pena máxima, ya que en la primera, se había adelantado el arquero Caranta. Además, se lo había contenido el arquero rival, arrojándose a la derecha del Burrito. Pero en la repetición, el jujeño eligió el mismo palo y el arquero se tiró al otro. Gol y delirio. Saltó, Ortega, los carteles publicitarios, y se mandó atrás del arco que da al Río de la Plata, de cara a la tribuna local. Los hinchas no pararon de alentarlo y de gritar por él. Por este Burrito superclásico de 33 años y magia eterna. Por ese ídolo que no paró de bailar a sus marcadores de turno, que hamacaba la cintura para un lado y para el otro, y siempre salía airoso en esas incursiones.

Ariel


Sus comienzos

Megapost homenaje Ariel Ortega


A fines del 91 fue presentado en sociedad en el triunfo frente a Platense 1 a 0. Su fútbol de potrero siguió siendo apreciado por por el exigente hincha de River. Ortega siempre llevó en sus gambetas los colores de River. Tanto que cuando veía enfrente a boca se motivaba más. Desde su primer superclásico, el 4/5/92, cuando enloqueció a Juan Simón y a Diego Soñora, supo que este partido era diferente de los demás. Su momento cumbre en el clásico de los clásicos se dió el 14/12/94, en el 3-0 en la Bombonera en el que dio cátedra de fútbol junto a Marcelo Gallardo y Enzo Francescoli. Ese día el Burrito paseó a Fabri y a Mac Allister y como postre se llevó un golazo de emboquillada a Navarro Montoya. En su último partido jugado en la Bosteria con la camiseta de River, Ariel volvió a brillar en el 3-0 que culminaría con la obra maestra de Ricardo Rojas y su vaselina.

Ya la rompía con los grandes de Atlético Ledesma de su Jujuy natal, cuando en diciembre de 1990 le llegó la oportunidad de probarse en River. Ariel tenía en ese momento 16 años y unas ganas tremendas de triunfar con la camiseta que había soñado toda su vida. Luego del largo viaje desde su provincia, el coordinador de la Divisiones Inferiores, el brasileño Delem, le dijo que fuera a descansar y que otro día lo miraría. Pero no quizo esperar y al cabo de 15 minutos de quebrar la cintura y dejar chicos por el camino convenció al cuerpo técnico de que estaba destinado a triunfar en el club.

Se integró a la Sexta, en la que jugó 11 partidos antes de pasar a la Reserva, donde aquellos hinchas que van temprano a la cancha se empezaron a enamorar de sus indescifrables gambetas. Pronto tuvo la oportunidad de mecharse en algunos entrenamientos de la primera y dejar mal parados a los jugadores de experiencia. Entre Higuaín y Comizzo le hicieron pasar una prueba de fuego. Ortega le metió un caño al Pipa, que le respondió con una patada. Ariel se levantó calladito y los siguió encarando. Entonces Comizzo gritó: "No le peguemos más que este pibe tiene huevos en serio".

river



Su paso por Europa

ortega


En Marzo del '97 fue contratado por el Valencia de España por 12.500.000 dólares. Ariel fue protagonista hasta ese momento del pase más caro del fútbol argntino. Y en el club español marcó territorio en el primer partido. Ya había hecho un gol y llegó un penal para el equipo. Cuando lo iba a patear se le acercó Farinós y le pidió patearlo porque Ariel ya había hecho uno. Y Ortega le dijo: "Salí de aca que te cago a trompadas". El Burro pateó y convirtió el gol.
Allí en el Valencia convirtió uno de los mejores goles del año 97 frente al FC Barcelona en el mismísimo Camp Nou.

Un año más tarde pasó por la Sampdoria de Italia (1998-1999), donde vivía en un castillo frente al mar. En este club marcó otro grandisimo gol, al mismisimo Inter y elegido uno de los mejores tantos del año '99 a nivel mundial y el más hermoso de toda su carrera. (Ver Video 10 mejores goles del Burro).

De ahí se fue al Parma en el '99 donde fue compañero de Hernán Crespo y ganó la Copa UEFA y la Supercopa.

homenaje



El regreso

megapost


Siempre se lo extrañó como a un hijo. Hasta que a mediados del 2000, en una tarde lluviosa frente a Rosario Central, en la goleada 4-1, volvió a tener su oportunidad, como aquella tarde del 90. El día que reapareció, ante los rosarinos, la rompió como si nunca se hubiera ido. Su incorporación resultó toda una novedad, pensando en el fútbol que podía dar junto a Saviola, Aimar y Angel, tanto que se los llamó los cuatro fantasticos.

Fortaleció su relación con los hinchas hasta llegar a la categoría de ídolo máximo. Siguió siendo un indiscutido por su talento y sus permanentes muestras de amor hacia el club de su vida.


Ariel


Turquia y la llegada a Newell's

Megapost homenaje Ariel Ortega


VIDEO - Golazo de Ariel en Newell's



river



La vuelta mas esperada

ortega


En agosto de 2006 volvió al club que lo vio nacer, su River Plate. En Octubre del mismo año solicitó ayuda profesional y de sus compañeros del club para tratar de salir de ciertos problemas personales que lo aquejan. Luego de dichos problemas volvió un 5 de Noviembre frente a San Lorenzo de Almagro, por la 14° fecha del torneo Apertura , con una actuación soberbia del equipo de River en el Monumental (5-0), el "Burrito" ingresó a los 22' del segundo tiempo y enseguida dio muestras del talento que lo caracteriza anotando un golazo picando la pelota al arquero rival (S.Saja).



En la pretemporada de enero de 2007 en la ciudad de Mar del Plata, trabajó, se esforzó por mejorar y se ganó un puesto para enfrentar a Racing Club por el Torneo de verano, partido en el que marcó un gol de penal.

El domingo 18 de marzo, Ariel Arnaldo Ortega, regresó al fútbol grande, dándole la victoria a River por 1 a 0 frente a Quilmes, con un gol sobre la hora y con la mano.

Una vez comenzado el 2008, Diego Simeone dijo: "Ortega será el capitán del equipo", cuando lo consultaron sobre quien era el elegido para llevar la cinta, esa que él tanto tiempo lució en el seleccionado argentino y en otros tantos equipos. "Está en una edad justa, ha pasado por un montón de situaciones, tiene hambre de ser el que todos conocemos y las responsabilidades hay que asumirlas y él está para eso", afirmó el Cholo.

River se terminaría consagrando campeón del Torneo Clausura, con Ortega como gran figura del equipo, siendo vital en casi todos los partidos del campeonato.

Pero una vez terminado ese torneo, Diego Simeone, contradiciendo las palabras que él mismo había dicho un tiempo atrás, decidió excluir del plantel al último ídolo de River. Sin lugar en el equipo, el Burrito fue cedido a préstamo a Independiente Rivadavia de Mendoza.

Simeone pagó muy caro echar a Ortega del equipo, ya que el Apertura fue su peor fracaso como DT. Por la ausencia de Ortega, jamás pudo encontrar el funcionamiento del equipo, tanto que a la 10º fecha del torneo, River ocupaba el último lugar de la tabla, siendo el peor arranque en la historia del glorioso River Plate.

homenaje



Las Frases

megapost


"Me encanta sentir ese vientito de la pierna del jugador rival cuando lo gambeteo".

"La relación con la gente de River es increíble. Antes, me paraban en la calle y me pedían: "Volvé a River, por favor". Y cuando arreglé, pensé que se iba a cortar. Pero no. Se me paran adelante, me abrazan y se ponen a llorar".

"El error más grande de mi carrera fue irme de River. Donde más feliz, fui y soy es en River. Son errores que uno comete. Si pudiera empezar otra vez mi carrera, no me voy más. River es lo más lindo del mundo".

"Si me preguntan como quien me gustaría jugar, contestaría como yo, como Ortega. Le agradezco a Dios por haber hecho que juegue así. No le envidio nada a nadie".

"Sabía que muchos me iban a decir fracasado, pero volvería a River cien veces más. Soy mucho más feliz acá que en cualquier otro lado. Siento que el respeto es de casi todos los hinchas del fútbol, también me pasa con los jugadores de otros clubes".

"Con mi nombre se tapan muchas cosas que pasan en el club. No quiero ser suplente. El puesto no lo perdí en la cancha. Si digo lo que pienso se arma un lío bárbaro".

"Por ahí escucho a los periodistas hablar de la diferencia de categoría, pero para mí el fútbol es siempre igual. Tenés buenos, mediocres y malos jugadores, en Primera y en Europa, el fútbol es igual en todos lados".

Ariel



Su llegada a Mendoza

Megapost homenaje Ariel Ortega


Luego de que Simeone lo excluyera del primer equipo de River Plate, el Burrito arribó a Mandoza y llegó Independiente Rivadavia a préstamo por un año y sin opción. Tranquilamente pudo Ariel quedarse en su casa, pero su amor hacia la pelota de fútbol pudo más y se fue a jugar al Nacional B.

La llegada del "Burrito" provocó un gran conmoción en el fútbol mendocino y en la parcialidad de la "Lepra" que comenzó a adorar al gran ídolo de River. El domingo 27 de agosto del 2008, Mendoza tuvo uno de los días más importantes de su historia futbolística. Es que Ariel Ortega hizo su estreno con la camiseta de Sportivo Independiente Rivadavia, uno de los equipos más populares de la provincia cuyana.

Más de 30.000 personas le dieron la ovación al Burrito en el Estadio Malvinas Argentinas. Ese día Independiente Rivadavia empató 3-3 contra Defensa y Justicia, en un encuentro vibrante, que tuvo grandes apariciones de Ortega, quien fue determinante al marcar la igualdad definitiva desde los doce pasos. El "Burrito" jugó todo el encuentro y mostró algunos destellos de calidad.

Después del partido, Ortega habló en conferencia de prensa: "Me sentí muy bien, un poco ansioso por querer jugar y por todo lo que había sucedido. Era todo un poco nuevo, a medida que pasó el partido me fui sintiendo bien y con el paso de los encuentros vamos a ir mejorando. Hice una muy buena pretemporada, tengo mucho para mejorar", explicó.

Pero el Burrito nunca se sintió cómodo, ni contento. Fueron 25 partidos y 4 goles. A principios de mayo, en común acuerdo con los dirigentes, rescindió su contrato con la entidad mendocina, cuando aún le quedaban dos meses.

"Tuvimos que tomar decisiones que son dolorosas. Los nueve meses que estuvo fueron buenos, la llegada de él es un antes y un después. No cualquiera deja un equipo después de salir campeón para jugar en el ascenso. Deportivamente no dio todo lo que se esperaba, pero el saldo es positivo”, declaró Vila, presidente de Independiente Rivadavia de Mendoza.

river



La Selección

ortega


En cuanto al Seleccionado, Ortega debutó en el mismo en 1993, en un partido contra Alemania en Miami y reemplazando nada más ni nada menos que a Diego Armando Maradona. Ese día el Burrito usó la casaca número 17. De allí en más fue habitual jugador de la albiceleste participando en tres campeonatos mundiales de la FIFA.

Ortega, es recordado por haber sido quien reemplazó en nuevamente a Diego Maradona luego de su suspensión en la Copa Mundial de Fútbol de 1994 y por ser uno de los últimos grandes exponentes del potrero argentino. Con esta camiseta participó de tres mundiales (Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Cora-Japón 2002) y anotó 17 goles.

En el Mundial de Francia '98 enfrentando a la poderosa Inglaterra por los 8º de final, el Burrito tiró 4 caños deliciosos. Fantasías propias de un jugador como Ortega, que regala esos lujos en partidos calientes y en certamenes tan importantes como lo es una Copa del Mundo. Es que el juego de Ariel, es ese, y nunca lo va a cambiar.

En una gira con la Selección, a la hora de repartir las habitaciones, a Maradona le dieron una para él solo. Pero el Diez pidió: "Quiero estar con Orteguita". Ariel recuerda siempre que cuando Maradona se dormía, él se quedaba mirándolo. "Te hipnotiza, los ojos se te van hacia él", decia el Burrito.

homenaje



Simplemente Ariel

megapost

Ariel y su obra de arte. Tremendo caño a Paletta. Un plomero por acá...


Si existe una palabra que pueda definir a Ortega es desequilibrio. Su habilidad, su quiebre de cintura y su gambeta endiablada representan un permanente dolor de cabeza para cualquier defensor. Además, su gran dosis de coraje lo transforma en un jugador muy respetable, ya que nunca "arruga".

Jugar al fútbol es la principal filosofía deportiva de Ariel. No es mezquino; siempre trata de mostrar todo el potrero que tiene encima, logrando así llevarle alegrías a las distintas aficiones del mundo, cansadas de jugadores-amarretes, ultratácticos-y repetitivos.

Orteguita es sencillamente diferente. Ariel será siempre de River y River será siempre para Ariel. El burrito, un símbolo del buen fútbol riverplatense.

Este es mi humilde homenaje para el último ídolo de River Plate: Ortega... o simplemente Ariel.

VIDEOS - Goles a Boca


Clausura 94



Apertuta 94



Apertura 2006



Ariel



"El ídolo" - Fragmento del cuento narrado por el escritor uruguayo Eduardo Galeano
Y un buen día la diosa del viento besa el pie del hombre, el maltratado, el despreciado pie, y de ese beso nace el ídolo del fútbol. Nace en una cuna de paja y choza de lata y viene al mundo abrazado a una pelota. Desde que aprende a caminar, sabe jugar. En sus años tempranos alegra los potreros, juega que te juega en los andurriales de los suburbios hasta que cae la noche y ya no se ve la pelota, y en sus años mozos vuela y hace volar en los estadios. Sus artes malabares convocan multitudes, domingo tras domingo, de victoria en victoria, de ovación en ovación. La pelota lo busca, lo reconoce, lo necesita. En el pecho de su pie, ella descansa y se hamaca. Él le saca lustre y la hace hablar, y en esa charla de dos conversan millones de mudos. Los nadies, los condenados a ser por siempre nadies, pueden sentirse álguienes por un rato, por obra y gracia de esos pases devueltos al toque, esas gambetas que dibujan zetas en el césped, esos golazos de taquito o de chilena: cuando juega él, el cuadro tiene doce jugadores.- ¿Doce? ¡Quince tiene! ¡Veinte! La pelota ríe, radiante, en el aire. Él la baja, la duerme, la piropea, la baila, y viendo esas cosas jamás vistas sus adoradores sienten piedad por sus nietos aún no nacidos, que no lo verán.


Megapost homenaje Ariel Ortega



Entrevistas

river


BUENOS AIRES -- "Voy a hablar con ustedes porque se los había prometido antes de la gira, pero no quiero hacerlo con nadie hasta que juegue". Luego de culminar el breve monólogo, Ariel Ortega miró con gesto de resignación. Detuvo su marcha y se paró frente al grabador. Aunque el Burrito no es muy afecto a las entrevistas, los años le dieron la suficiente experiencia como para comprender que forma parte de su trabajo. Que es el único camino para que su palabra llegue a los hinchas, a aquellos que disfrutan de su fútbol con una envidiable devoción. Y en esta ocasión sentía la necesidad de cumplir con la palabra empeñada. Del primer cruce de palabras informal, nació la conversación con ESPNdeportes.com: "La verdad es que estoy muy contento, porque realmente me pone feliz estar acá, jugando con la camiseta de River. La gente me demuestra un cariño grandísimo y eso es agradable, resulta muy lindo trabajar así".

-Hay jugadores que parecen tener su lugar en el mundo cuando llegan a un determinado club. Te sucede eso a vos, ¿qué sentís cuando te pones la camiseta de River?
-Como decía, lo más importante es que uno se siente cómodo. La gente me brinda cariño. Además soy hincha de River y me gusta jugar acá, así que me pone bien.

-Cuando volviste de Mendoza habían muchas personas que decían que no estabas para jugar en River porque no triunfaste en la B Nacional. Sin embargo, en el primer partido que jugaste demostraste tu vigencia...
-Pero yo no le hago caso a esas cosas, trato de seguir pensando como siempre, de ser uno más dentro del grupo como lo fui a lo largo de mi carrera, busco hacer lo mismo que hice en toda mi vida: jugar al fútbol y no darle importancia a la gente que está para destruir, para tirar mala onda. Pienso siempre en positivo y no le doy trascendencia a todo lo que se dice.

-Se puede tamizar eso, separar las cosas.
-Sí, sin dudas, como ocurre en todo ámbito. No tan sólo en el fútbol hay gente que se dedica a tirar mala onda. Acá lo más importante es que yo estoy bien, muy contento, feliz y ansioso por volver a entrar a la cancha de River.

-Da la sensación, además, de que contagiás algo distinto, porque a muchos de tus compañeros se los ve relajados. Por ejemplo, Buonanotte ya manifestó que se siente de otra manera, como si no le pesase tanto la responsabilidad. Otra cosa, dijiste públicamente que había que hablar menos y jugar más, a lo cual Fabbiani respondió con un "Ariel tiene razón". No confrontó. Algo ha cambiado.
-Ellos son grandes jugadores, muy inteligentes, juegan bárbaro, a lo mejor necesitan hacer un clic, ojalá que lo puedan conseguir pronto para que nosotros mejoremos. Esto es un grupo y no todo pasa por los que juegan, no hay que olvidarse de aquellos que se quedan afuera también. Tenemos que afrontar dos campeonatos y lo más importante será que todos nos encontremos unidos y con ganas.

-Otro tema del que se habló antes de tu regreso fue el de la relación con Gallardo, se decía que no tenían la mejor onda. De todas formas se los observa relacionándose sin inconvenientes.
-Esa es otra de las cosas que se dicen por decir. Nosotros toda la vida jugamos juntos y no tuvimos problemas. No hay que darle importancia. El está bien, sin dolor, y eso los pone contento a todos.

-¿Esto de tratar de superar las adversidades sin conflicto lo aprendiste con la experiencia, fueron los años los que te enseñaron a tomar lo bueno y a dejar a un costado lo malo?
-Son cosas que se van dando naturalmente. Cada vez que me tocó estar en River me fue bien, gracias a Dios salí campeón casi siempre, ojalá que pueda continuar por ese camino ahora que es el que más deseo. Vengo para eso. Llevo hecha una gran pretemporada y lo que ahora me tiene un poco ansioso son las ganas de volver a jugar. Por surte todo lo demás está bien.

-¿Y en lo futbolístico cómo te encontrás, te parece que lograrás mantener el nivel que exhibiste en el amistoso de Canadá?
-Yo creo que sí, ojalá pueda mantenerlo e, inclusive, mejorarlo. Porque a medida que vaya jugando, sin dudas me voy a ir sintiendo mejor. El ritmo de competencia me vendrá bien.

-¿River para qué está?
-Siempre tiene que pelear el campeonato, salir campeón, el que no tiene esa mentalidad y no se convence de que es así, no puede estar en River. Los que jugamos en este club debemos estar convencidos de que hay que mantenerlo en un podio de primero y segundo puesto, pero si es campeón, mejor.

-Suena lógico, pero más allá de los deseos, ¿lo ves a River para pelear arriba? Es que no tuvo una buena temporada, en la anterior salió último...
-Estamos en ese camino. Los de mayor experiencia venimos charlando mucho con los más pibes. El grupo está bien, ha mejorado, cambió mucho. El miércoles tenemos un lindo compromiso por la Sudamericana para empezar este camino.

-No les tocó un rival sencillo para buscar la recuperación, Lanús es un equipo armado.
-Es cierto, pero tenemos que pensar en lo que podemos hacer nosotros. Yo confío en el equipo porque tiene buenos jugadores y, además, muchas ganas.

-Te cambio un poco de tema. Los jugadores dicen que cuando entran a una cancha no sienten tanto los nervios, pero cuando tienen que ver un partido desde afuera se les hace más difícil. ¿A vos te sucede algo así cuando mirás jugar a tu hijo Tomás? -(Se ríe) No, no, porque es chiquito, entonces trato de que disfrute, que juegue, que se divierta, como lo hago yo. Estoy contento porque le gusta el fútbol, ojalá siga por este camino.

-Entonces no sos el tipo de padre que lo vuelve loco desde afuera.
-Para nada, sólo trato de ayudarlo, de apoyarlo, de estarle siempre encima para lo que necesite. Quiero que la pase bien. Me parece que no hay que cargarlo de cosas.

-Además va a tener que llevar siempre la cruz de ser el hijo de Ortega, las comparaciones serán inevitables.
-Está bien, en algún momento van a venir, pero trato de que ahora no las sufra.

-Cerramos con un mensaje tuyo para el hincha que se pegunta si la magia sigue intacta.
-Sí, seguro, ojalá que empiece a funcionar el miércoles otra vez.

ortega




"Sin esta camiseta no puedo vivir"

homenaje


"Hasta a mí me sorprende lo que me pasa cuando juego en River", dice. Se siente tocado por una varita y... "Yo les avisé: la magia sigue intacta". Volvió el show.

"Es natural. A mí en la cara se me nota todo. Tanto cuando estoy bien como cuando estoy mal. Es el reflejo de mis sentimientos".

Así explica Ariel Arnaldo Ortega esa sonrisa ancha que nadie le puede borrar. La que se estira cuando habla de su lujosa definición ante el Everton, la que se babea cuando le dedica todo este momento único a toda su familia, la que se agigantaba mientras festeja con la Edmonton Cup por más que se trate de un simple trofeo amistoso. No hace falta preguntarle al Burrito cómo se siente: con sólo mirarlo a la cara se encontrará la respuesta. Si no fuera por esas canas que cada vez le dan un toque más ceniza a su melena, cualquiera diría que es un pibe que acaba de debutar y no un hombre que ya cuenta con varias idas y vueltas encima. Y en ese vaivén, los capítulos de la vida del último ídolo de River parecen destinados a una novela donde el protagonista renace una y otra vez. "Pasé un año muy difícil. En Mendoza me trataron bárbaro, los hinchas y la gente de Independiente Rivadavia me dieron todo, pero yo extrañaba estar acá. Esta es mi casa, mi lugar. Cuando tengo otra camiseta es distinto. Sin la de River no soy el mismo", explica y enseguida besa, para el flash de Olé, esa tela que le funciona como un traje de superhéroe.

-¿Sentís que estás tocado por una varita mágica?
-Sí, creo que algo de eso hay. Mi señora (Danesa) y los que me conocen me lo dicen siempre. "Vos tenés un ángel aparte, te ponés la camiseta de River y sos otra persona. Tenés una suerte, un culo increíble". Pero estas cosas no te las regala nadie, eh, yo trabajo para lograrlas. Ponerme esta camiseta me da un plus. Hasta a mí me sorprende lo que me pasa cuando juego en River. Siempre digo que con esta camiseta me tengo una fe ciega y confío en mí, pienso que vamos a ganar, que voy a pasar a todos por arriba y, la verdad, jamás se me cruza por la cabeza que nos va a pasar algo malo.

-¿La 10 te transforma en Superman?
-No, Superman no, pero me siento muy bien. La camiseta sola me da un plus, sea el número que fuera. Si es la 10, la 7 o cualquier otra, eso no es lo importante. Siento un amor muy grande por estos colores, vestirlos es lo máximo que me pasa en la vida y, sinceramente, lo quiero disfrutar. Me la pongo y soy feliz, me divierto. Ojalá pueda seguir haciéndolo por mucho tiempo más.

-¿Cómo se explica todo lo que te cambia con sólo estar en River?
-Te juro que es algo natural. Acá pasé mis mejores momentos, en ningún otro club rendí como en River, y hasta pareciera que no sirvo si tengo otra camiseta. Acá soy libre, me miman mis compañeros, me miman los utileros, la gente me quiere. Y eso es único. No es fácil ni normal que los hinchas demuestren tanto ese amor que me tienen. Ni que siempre coreen mi nombre. Ganarse eso es difícil, eh.

-Y ahora te ganaste hasta a los canadienses...
-Sí, es cierto, je. Me sorprendió cómo me aplaudieron cuando salí, porque la gente de acá se me hace medio fría. Estuvo bastante callada durante el partido, pero en el cambio algunos hasta se pararon.

-¿Estabas muy ansioso antes del partido?
-Sí. Jugar me produce mucha ansiedad. Siempre digo que a los partidos los arrancaría sin hacer la entrada en calor. Empezaría directamente como en el potrero, a la cancha de una..

-Al entrenamiento no le esquivás, pero te desvivís por patear una pelota.
-Jamás le esquivé al entrenamiento. Hoy, al nivel que se juega, no podés estar más o menos. Sobre todo por mi forma de jugar, de arrancar, de frenar, de encarar. Para eso necesito estar mil puntos físicamente, pero más allá de ser consciente de lo importante que es no dar ventaja en lo físico, lo que más amo es jugar a la pelota.

Sí, el Burrito juega a la pelota, no al fútbol. ¿Que es lo mismo? No, el que juega a la pelota se divierte, afronta a los partidos de otra manera. En esas palabras se nota el sentimiento que el ídolo tiene por esta profesión, a la que toma con responsabilidad, aunque para él se trate de su mayor diversión. Y sabe muy bien que si él es feliz, muchos más se sentirán de igual forma: "Los goles te generan un momento de felicidad única y, la verdad, hacía un montón de tiempo que no metía uno con esta camiseta. Por eso estoy muy contento. Y esto es para toda la gente de River que siempre me bancó, para mi señora y mis tres hijos (Sol, Tomás y Manuela). Especialmente para Tomi, que mañana cumple años. Este gol es para él, es el mejor regalo que le podía hacer".

-¿Qué fue lo primero que pensaste después de meter esa vaselina?
-Se me cruzaron un montón de cosas por la cabeza. Me puse muy contento. Enseguida vinieron todos los muchachos a abrazarme, me felicitaban, se reían y me decían que había hecho un golazo. Y, la verdad, era cierto, je.

-Enseguida besaste el escudo de la camiseta.
-Porque la amo. Soy hincha de River y me sale del alma. Sin esta camiseta no puedo vivir, la siento como parte de mí.

-¿Y ahora? ¿Qué sigue?
-Seguir disfrutando y entrenando a full como hasta ahora. Es un lindo momento, pero mañana (por hoy) hay que seguir con este ritmo porque se vienen muchas cosas lindas y que nos entusiasman, como el torneo y la Copa.

-Con el golazo que hiciste, seguro que los hinchas de River en la Argentina ya se están ilusionando.
-Tranquilo, no hay que volverse locos. Lo más importante es que me prepare bien para el Apertura y la Sudamericana. Me puso contento todo lo que pasó: jugamos un buen partido ante un rival importante, ganamos y eso suma para llegar bien al campeonato. A estos chicos les tocó pasar malos momentos y esto hay que disfrutarlo.

-¿Te sentís con la responsabilidad de darle un salto de calidad al equipo?
-Siempre fue así. Esta vez no va a ser la excepción.Tengo que ponerme bien y jugar. Esa es la ilusión que tenemos la gente y yo. Y quiero demostrarlo no sólo en un amistoso. Todos los domingos quiero...

-¿Te propusiste ser el jugador que se cargue el equipo al hombro y que lo saque campeón?
-Eso se da naturalmente. Yo puedo decir un montón de cosas, como que vamos a salir campeones o que voy a jugar como Maradona, pero si no trabajás, si no te sacrificás, si no estás bien físicamente, no sirve de nada. Eso hay que demostrarlo en la cancha.

-No mentiste: habías dicho que volvías porque la magia seguía intacta...
-(Interrumpe). Viste, yo se los avisé, la magia sigue intacta. Chau, nos vemos.

Y se va, nomás. Con la sonrisa ancha como a un nene al que le regalaron el mejor juguete. Aunque él, para el Día del Niño, se conforma sólo con una pelota y la camiseta de River. "La amo, es mi vida".

http://www.ole.clarin.com/

megapost



"Lloro cuando estoy solo"


'Lloro cuando estoy solo', confesó el delantero argentino Ariel Ortega, quien desde hace un tiempo intenta recuperarse de su adicción al alcohol y que el pasado fin de semana volvió a jugar en River Plate tras varias semanas de ausencia.

En entrevistas que publican hoy los diarios Olé y Clarín, el 'burrito' admitió que le duelen las críticas y le molesta cuando en los medios de comunicación 'se enseñan con buscar la vuelta' a su adicción.

'Soy una persona como cualquiera, que tiene problemas como cualquiera. Y trato de resolverlos lo mejor que puedo. O vivir lo más feliz que puedo', dijo.

Explicó que no está 'blindado' ante las opiniones de los periodistas y señaló que las respeta porque es su trabajo, aunque aclaró: 'Tengo sentimientos y me duelen muchas críticas, sobre todo por mi familia'.

Ortega también habló de su intimidad y reveló que cuando está mal se aferra a sus hijos y a su esposa, o intenta hablar con amigos, como su compañero de equipo Matías Almeyda.

'Me descargo así, contando cosas y llorando, llorando también. Cuando estoy solo, lloro. Muchas veces dicen que te hace bien, ¿no? Me descargo como puedo', apuntó.

Sin entrar en detalles sobre su adicción al alcohol, el punta de River reconoció que es 'feliz jugando a la pelota'.

'Es lo que más me gusta, es lo que más disfruto. El fútbol es mi lugar en el mundo', resumió.

Ariel



Homenaje


Megapost homenaje Ariel Ortega


Diego llenó al Burrito de muestras de cariño y elogios. No estuvo solo: Francescoli lo reconoció como una de sus debilidades, Verón aseguró que el jujeño le robó el campeonato a Estudiantes y D`Alessandro agradeció que no jugara ante San Lorenzo por la Copa. Todos le ofrecieron tributo en Estudio Fútbol.

Diego Maradona: "Ariel es parte de mi vida, lo adoro. Es el símbolo de este River campeón y nadie tiene más merecido que él este título, por todo lo que luchó. Felicito a la gente de River porque supo mantener al ídolo".

Enzo Francescoli: ”Me alegra lo que le está pasando a Ariel. Y que pelee como está peleando. Siempre fue una de mis debilidades. Se merece terminar su carrera en River”.

Juan Sebastián Verón: “Ariel nos robó el campeonato. Me encantaría que jugara en Estudiantes. En un fútbol en el que se coore y mucho y se piensa poco, él está entre los que piensan".

Andrés D`Alessandro: "Lo tenía en posters en casa y después lo tuve como compañero. No digo nada de sus cualidades como jugador porque son conocidas, pero como persona es mucho mejor. Excede los limites de la camiseta. Los hinchas de otros equipos lo quieren. Si Ariel hubiese estado en el 2-2 en el Monumental, cuando dejamos a River fuera de la Copa, habría sido otra cosa. Menos mal que no jugó".

river



Ariel Ortega y su problema con el alcohol


Siempre lo digo y lo voy a repetir sin cansarme: Ariel Ortega es uno de los mejores jugadores que he visto en mi vida, con el valor agregado de ser uno de los ídolos indiscutidos del equipo del cual soy hincha y al cual reconozco como portador de una magia única, incalculable, de esas que no tiene ningún otro futbolista, bajo mi modesto entender. Por eso mismo, a punto de cumplir sus 36 años, para muchos de nosotros es un auténtico regalo, un bonus track, el hecho de seguir viéndolo portar la elástica del Club Atlético River Plate. Pero el mal que lo aqueja desde hace tiempo ha vuelto a aparecer, como siempre sucede año tras año, y lo ha marginado del encuentro que tenía que disputar ante Rosario Central.
Tal y como ha venido sucediendo de un tiempo a esta parte, Ariel Ortega volvió a tener una de sus clásicas recaídas. Para aquel que no lo sepa, desde hace ya varios años que el “Burrito”, este fuera de serie que no ha sido valorado en continente europeo en su justa dimensión, viene luchando contra el alcoholismo. Y la llegada en tiempo tardío a la concentración de cara al partido del domingo se debió nuevamente a su adicción. Leonardo Astrada, el entrenador del equipo, no dudó y lo dejó fuera de los convocados.

Todos los años se repite la misma película y el “Burrito” no puede sobrellevar el problema que lo aqueja. Han intentado con todo y no lo han conseguido. Ni siquiera el hecho de estar jugando el fútbol consigue alejarlo de este inconveniente que sobreviene una y otra vez de cuando en cuando. E incluso cuando parece que está por regresar en plena forma.

¿Qué es lo que debe hacer River con uno de sus ídolos máximos? Esta es la gran pregunta que se hacen todos en estos momentos en la sede del Monumental. Ariel es como una especie de hijo para el presidente Passarella, que seguramente lo aconsejará y tomará la decisión que más le convenga a todos. Ortega se ha negado sistemáticamente a una internación por tiempo indeterminado, lo que lo alejaría del fútbol, quizás en forma definitiva (está a punto de cumplir 36 años). ¿Qué es lo que pasará con él? Vaya uno a saber. Simplemente resta desearle lo mejor para su vida, aunque tenga que abandonar la práctica deportiva si es que hace falta.

FUENTE: http://www.taringa.net/posts/deportes/4912571/Ariel-Arnaldo-Ortega-y-El-alcohol.html

Imagenes


ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost

Ariel

Megapost homenaje Ariel Ortega

river

ortega

homenaje

megapost


Videos




HAY COSAS QUE EN LA VIDA SON IMPOSIBLES DE ESPLICAR
Megapost homenaje Ariel Ortega
Porque siempre eligió a River. Porque deleitó con sus gambetas, sus desparpajos y sus goles. Porque se fue, regresó y jugó tan bien o mejor que antes. Porque su habilidad fue digna representante del estilo de la Banda y nunca le pesó la camiseta. Porque formó parte de equipos brillantes, que hicieron que River sea el más grande. Porque su juego es síntesis de nuestra historia. Simplemente Gracias Ariel, por cada gambeta, por cada taco, cada sombrero, cada caño, cada quiebre de cintura. Gracias por tanto potrero y por tanto amor a la camiseta de River.


river

3 comentarios - Megapost homenaje Ariel Ortega

COTOALEX1
ES MEJOR MIL VECES LEO MESSI, NI MODOS
Sebasetc
SI EL ESTE TIPO SE HUBIESE SIDO MAS PROFESIONAL ... SIN DUDAS ESTARIAN DISCUTIENDO ENTRE MARADONA , MESSI Y ARIEL
14millo22
Hizo mucho mas que Messi en la seleccion!!! Ojo, Messi, tambien, es un fenomeno para mi eh!!1 Pero "el burrito" para mi es un grande!!!!