Hola gente! hace mucho tiempo que no posteo en T! y quería aprovechar la oportunidad para acercarles a través de un post una historia (anecdota) que me contó mi viejo (uruguayo) y que me interesó mucho como futbolero que soy. Se las traigo en forma de una nota muy buena que encontre en la red. Que disfruten



Mundial del´50: el "negro" barbosa, el arquero que murió dos veces


Buenos Aires, 7 de abril (Télam, por José Luis Ponsico).- Todos los mundiales desde 1930 a la fecha dejaron "gloria y drama" entre los claroscuros de ganadores y perdedores, felices y desdichados. Pero ninguno, quizá, como el Mundial que organizó Brasil, en 1950.

El 16 de julio se jugó la recordada final entre Brasil y Uruguay y un arquero "murió" civilmente.

Un partido evocado por la épica de la selección de Uruguay, con el caudillo Obdulio Jacinto Varela, el 5 y capitán, apodado "Negro Jefe".

Fue la gran figura de la final. Uruguay ganó 2 a 1, faltando doce minutos y un jugador brasileño "la pagó" para toda la vida, su arquero Barbosa Moacyr Barbosa, cuyo deceso ocurrió hace algo más de 9 años, en la pobreza, discriminación, olvidado por la prensa, vivió una de las peores experiencias de toda la historia al ser responsabilizado de la derrota en la final. El veloz delantero uruguayo Alcides Ghiggia fue su "verdugo" para siempre.

Brasil con el empate era campeón. Había 200 mil personas en un flamante estadio "Maracaná" construido a partir de 1948 para "la gran fiesta" brasileña de 1950. Cuando caía la tarde de aquel domingo 16 de julio el "Negro" Barbosa padeció "su primera muerte".

El Mundial se disputaba por puntos y hubo una ronda final de cuatro semifinalistas con los dos equipos sudamericanos. La Argentina no participó por razones políticas. A raíz de un conflicto nunca debidamente aclarado con Brasil, la Confederación Brasileña de Deporte nos dejó afuera.

Brasil aplastó a Suecia (7 a 1) y a España (6 a 1) en tanto Uruguay le ganó ajustadamente a los suecos 3 a 2 y empató angustiosamente con los españoles. Fue por un "bombazo" del gran Obdulio desde fuera del área, faltando poco. Terminó 2 a 2.

Eran "tan fija" Brasil que el célebre francés Jules Rimet, titular de la FIFA, había preparado su discurso -para la entrega del trofeo- antes del final. Barbosa tenía 28 años y junto con Antonio Ramallets, arquero de Barcelona y de la selección española, era considerado uno de los mejores del mundo.

Esa tarde se sumó Roque Gastón Máspoli, el gran arquero uruguayo. Fue el artífice junto con Obdulio y la línea defensiva, Víctor Rodríguez Andrade, moreno de gran calidad, Matías González, Luis Tejera y Schubert Gambetta.

Faltando algo más de diez minutos y estando el partido 1 a 1 con Uruguay "esperando", Brasil "atacando" casi ciegamente, se produjo "el zarpazo" de la historia. Una pelota que jugó Omar Míguez, delantero dotado de inteligencia y habilidad, dándole el pase y oportunidad a la corrida inolvidable de Ghiggia. Brasil estaba adelantado.

La escena en "súper 8" es una de las imágenes más vista de la historia de los mundiales. El veloz y delgado puntero derecho uruguayo, cierra su línea y desde una posición oblicua mete un derechazo fuerte, abajo, a la "ratonera" junto al palo izquierdo de Barbosa. Todo fue muy rápido.

La lápida para el "Negro" Barbosa, también. Aunque Uruguay, adelante, tenía a Juan Alberto Schiaffino, mágico y exquisito delantero de enorme talento. Fue el "Pepe", media vuelta impresionante el autor del empate aquella tarde.

El manotazo del arquero brasileño, un lungo de 1.85, en estirada muy tardía -Barbosa no esperaba la "corazonada" de Alcides Ghiggia -que en el´47 se había probado en Atlanta sin convencer- y determinó el 2 a 1. Una trampa del destino, para Barbosa.

El puntero derecho uruguayo produjo la sentencia de "muerte civil" de Barbosa en Brasil. Por 20 centímetros no pudo sacarla y perdió para siempre. Lo culparon a él, casi exclusivamente, de la derrota. Una injusticia.

En 1994, subsidiado como empleado en el estadio Maracaná -vaya ironía- varios "mundialistas" le negaron el saludo antes de partir para el Mundial de Estados Unidos. Todos se acordaban del acontecimiento que había ocurrido 44 años antes y lo tildaron "mufa".

Moacyr Barbosa murió hace algo más de 9 años en Praia Grande, cerca de Santos, triste, solo, discriminado y olvidado. Un destino que perfectamente lo podría haber escrito el inolvidable Osvaldo Soriano, autor en 1973 de "Triste, solitario y final" best seller en los´70. El pobre ex arquero tenía 79 años.

Seguramente, Soriano hubiera dicho del "Negro" Barbosa "el hombre que murió dos veces" título que utilizó la "Folha de San Pablo" en el año 2000. Sólo faltó que le imputaran los 49 suicidios que hubo en Río de Janeiro, en la madrugada del 17 de julio del´50.



Fuente

El pobre de Barbosa

Barbosa: El hombre que murió dos veces


Este acotecimiento, El Maracanazo, nunca me deja sorprender... sin duda alguna (mas alla de Maradona, y el 86, etc) es el momento mas recordado en la Historia de las Copas del mundo y quedara en la memoria de todos para siempre (sobre todo los brazucas )

Adios!

PD: Esta sería la parte del post donde pongo imágenes que dígan "COMENTA O MATO AL GATO", o peor, te pido puntos, pero no voy a hacer ninguna de los dos, voy dejar que hagas lo que se te cante, como lo hago yo como usuario de T!