El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

San Palermo

MARTIN PALERMO







Martín Palermo, con sólo 27 años fue el mayor goleador de Boca y de todo el país en torneos cortos.

Hincha de Estudiantes desde que nació, el club donde empezó a jugar a los 12 años. Ya antes jugaba al fútbol en un equipo de la Liga, For Ever.

Al secundario lo terminó, pero entre las materias que se llevó figuraba “matemáticas”, justo él, que es una máquina de sumar goles.

En el año 1992 con tan sólo 18 años, debutó en primera División, llegando luego de una vertiginosa carrera a convertirse en el delantero de Boca Juniors más eficaz de la década.

En 1997 llegaría a Boca, y con sus goles, el equipo saldría campeón del Apertura ´98, luego de 6 años de sequía. Martín, recuerda, que cuando estaba en Estudiantes, un entrenador le dijo que sólo servía para cortar el pasto.

No soñaba con ser una estrella, nunca lo imaginó ni lo pensó, las cosas fueron pasando.

Llegó a valer 25 millones de dólares pero lo quiso comprar la Lazio, de Italia, por 33 millones de dólares. También lo tenía en vista el Parma, de Italia, decían que era el mejor candidato para suplantar a Crespo.

Para poder ser futbolista, el padre de Martín le puso una condición: “- Si querés jugar al fútbol, jugá, pero primero terminá el secundario”. Promesa que cumpliría mitad de día y mitad de noche.

Fue un jugador que levantaba los brazos, los movía como aspas y erizaba a multitudes que algunos llaman Pueblo de Boca.


SUS PRIMEROS CONTACTOS CON LA PELOTA












SUS INICIOS EN ESTUDIANTES DE LA PLATA


Palermo ha salido de las inferiores de Estudiantes, pasó por todas las categorías, desde novena hasta llegar a primera. En declaraciones hechas a la Revista de Estudiantes, Martín cuenta como llegó al club:

En las inferiores de Estudiantes


"Yo de chico seguía los pasos de mi hermano, que era arquero en las inferiores de Estudiantes, y me metí también como arquero en las categorías infantiles del club. Pero mi hermano dejó el fútbol para jugar al vóley, y yo también me fui con él. Hasta que un amigo me invitó a jugar al fútbol en el club For Ever. Y allí jugué con los mellizos Barros Schelotto, con el Gato Sessa, Jhonsson.. Después unos se fueron para Gimnasia y otros para Estudiantes. A mí me había visto Daniel Epeloa, que me trajo a Estudiantes cuando estaba el Bocha Flores como técnico de las inferiores. Y quedé, al principio me costaba, pero después agarré la titularidad y seguí. Salimos campeones en varias divisiones, y con Serfaty éramos siempre los goleadores, desde la novena hasta la quinta. Después salté a la Reserva, donde volví a salir campeón, y goleador del equipo junto a Luis Suarez".

Palermo empezó a sacar chapa de goleador en las diferentes categorías. De esta manera se convirtió en el máximo artillero de cada una de las divisiones. Martín fue integrante de una camada de jugadores -la mayoría nacidos en el año '73- que se cansó de ganar todo en las inferiores.

Pero le costó muchísimo afianzarse en la primera de Estudiantes. Su debut en primera fue el 5 de julio de 1992, cuando sólo tenía 18 años. Fue por la última fecha del Torneo Clausura 1992 y su adversario era San Lorenzo de Almagro, en la cancha de Ferro. El partido terminó empatado y Palermo reemplazó a Freddy Vera al inicio de la segunda etapa.






DETALLES DE SUS GOLES EN ESTUDIANTES










IMAGENES CON LA CAMISETA DE ESTUDIANTES



SU LLEGADA A BOCA


Luego de disputarse con River la contratación, llegó a Boca en junio de 1997. Comenzó con más dudas que certezas, pero se terminó afianzando y convirtiéndose en ídolo xeneize. Allí fue bicampeón local, campeón de la Copa Libertadores y del Mundo, marcando los dos goles decisivos para quedarse con la Intercontinental.

Martín no entró a Boca con el pie derecho. Su pase tardó más de un mes en concretarse. Estudiantes no quería desprenderse de él, pero finalmente lo hizo por la suma de 4 millones de dólares. En junio de 1997 dejó el club de sus amores para viajar al equipo más grande de Argentina. Boca lo esperaba en medio de una crisis que se reflejaba en los cinco años sin ganar un campeonato. Tardó en adaptarse y los medios de difusión nacionales empezaron a poner en duda su juego. Todo parecía indicar que iba a terminar como otros tantos delanteros que pasan por Boca sin pena ni gloria. Le criticaban que sólo sabía cabecear.





SU PRIMER GOL EN BOCA



Su primer gol con la camiseta de Boca fue el 30 de septiembre de 1997 en la séptima fecha del torneo Apertura, el rival era Independiente y el arquero Faryd Mondragón. A partir de ese momento Palermo iba a demostrar que no estaba dispuesto a pasar desapercibido por Boca

La gente de Boca dudaba de la capacidad de Palermo. Era criticado por sus actuaciones y porque no cumplía -según ellos- con la función que tenía, que era hacer goles.








EL BAUTISMO A RIVER


En la décima fecha del torneo Apertura 97, Boca tenía que enfrentar a su archirrival. El partido contra River era una prueba de fuego para Martín, y, como siempre, respondió con lo que mejor sabe hacer: goles. River se puso en ventaja con gol de Berti. En el segundo tiempo el “Huevo” Toresani empató el partido. A los 22 minutos Martín consiguió el triunfo. En un corner para Boca, se produjeron muchos forcejeos en el área, y en ese instante, Palermo se elevó más alto que todos los demás y con un cabezazo de pique al suelo decretó el gol. Se sacó la camiseta y bajo la lluvia festejó con todos los hinchas, quizás con un poco de bronca acumulada porque las cosas, hasta ese momento, no le había salido como él esperaba.




EL VERDUGO


LA NOCHE INOLVIDABLE


El 24 de mayo de 2000 quedará guardado en la memoria y en el corazón de todos los hinchas Xeneizes, como uno de los días más gloriosos en la historia del club y particularmente como el día de: Martín Palermo.

Se jugaba la revancha de los cuartos de final de la Copa Libertadores ante River. Boca debía ganar por dos o más goles de ventaja para pasar automáticamente a las semifinales de la Copa (en el encuentro de ida había caído 2 a 1, en el Monumental). Cuando el reloj marcaba 77’ ingresó al campo de juego Martín Palermo, luego de 6 meses de inactividad por la rotura de ligamentos cruzado. En ese momento la Bombonera explotó, menos el sector visitante, que se quedó mudo del miedo que le agarró. La noche no podía ser más perfecta: Apenas ingresó, Riquelme (de penal) puso el partido 2 a 0. Pero eso no era nada a comparación de lo que faltaba venir. A siete minutos del final del encuentro, Palermo recibió la pelota dentro del área rival, giró muy lentamente, ante la mirada atenta de los defensores millonarios, le pegó al balón y lo colocó junto al palo derecho del arquero Bonano...... GOOOOL, 3 a 0 ¡¡¡y a festejar!!! Palermo lloraba de la alegría, la 12 gritaba como nunca, y no era para menos, Boca pasaba a la semifinal de la Copa Libertadores de América y dejaba afuera a River, su eterno rival..

Si para ese entonces, Palermo ya era muy querido por todos los boquenses, esa noche, sin lugar a dudas, se metió definitivamente en el corazón de la Mitad Más Uno.





SIEMPRE A GIMNASIA





Gimnasia y Boca se enfrentaron en la fecha decimosexta del torneo Apertura 97. Los dos equipos peleaban, junto a River el campeonato; el que perdía se olvidaba. Además de estos factores que influían en el partido, se agregaba uno más: era el primer partido de Martín Palermo contra Gimnasia jugando para Boca. Es de público conocimiento que Palermo es hincha fanático de Estudiantes, por lo que la hinchada de Gimnasia lo recibió muy mal. Para exteriorizar aún mas su fanatismo, ese día tenía puesto unos botines rojos con vivos blancos.

El partido era muy trabado y sin goles. Parecía que el mayor favorecido era River, ya que sacaba dos puntos de diferencias a su inmediato perseguidor, Boca. Pero todavía quedaban algunos minutos y Martín los sabe aprovechar.

Luego de un centro desde la derecha y con la tribuna de Gimnasia detrás, Palermo se elevó y con un cabezazo cruzado estableció el 1-0 definitivo. Pero no termina ahí.

Mas allá de lo que el gol significaba para Boca, porque seguía en la lucha por el campeonato, Palermo lo festejó con alma y vida por su pasado Pincha.

Salió desaforado gritando el gol frente a toda la hinchada gimnasista, se dirigió al banco de suplentes de Gimnasia, y le dio la mano a Grigoul, en un gesto de grandeza. Después frente a la platea techada de Gimnasia, se besó los botines albirrojos, lo que provocó la ira de los hinchas locales. El 7 de diciembre de 1997 no fue un día mas en la vida de Martín. La gente de Estudiantes no se olvida de ese gesto. Porque el corazón de Palermo es rojo y blanco.

Palermo se enfrentaba por segunda vez a su rival particular. Esta vez fue nuevamente el jugador imprescindible para poder ganar. Boca ganaba 1-0 con gol de Fabbri. El “Pampa” Sosa se encargó de empatar el partido, todavía en el primer tiempo. En la etapa final, Palermo se enchufó e hizo dos goles. En el primero recogió un rebote dentro del arco y de zurda venció al arquero del “Lobo”, Enzo Noce. El segundo fue un gol típico de él: luego de un centro desde la derecha, se elevó, y con un gran cabezazo introdujo la pelota en el centro del arco. Para sorpresa de todos y para que dejen de criticarlo por sus festejos excéntricos, sólo gritó los goles, aunque en uno hizo como si se hubiese desmayado. De esa manera, Palermo hizo los dos goles para sentenciar la victoria de Boca contra Gimnasia, y él en particular con la hinchada tripera, que lo había insultado todo el tiempo.








LA PRIMERA TEMPORADA





Con el pasar de los partidos y a fuerza de goles se fue ganando la confianza del técnico y de los hinchas. En su primera temporada con la camiseta de Boca convirtió 8 goles.

En el segundo torneo con Boca, Palermo se afianzó junto con su ex-rival Guillermo Barros Schelotto y formaron una dupla temible, quizás la mejor de toda Argentina. Conviritó doce goles, pero no fue el máximo artillero del campeonato. Boca no consiguió ganar el título y el técnico Héctor Veira tuvo que dejar su cargo. Llegó Carlos Bianchi (goleador de Vélez en la época del '70) y Palermo aprendió mucho de él. El nuevo DT le dio toda su confianza, y él respondió con lo que mejor sabe hacer: goles.





EN EL PRIMER CICLO CON CARLOS BIANCHI


En su primer torneo como director técnico de Boca, Carlos Bianchi consiguió el tan ansiado título que hacía ya seis años que los hinchas xeneizes lo estaban buscando. Gran parte de ese campeonato se lo deben a Martín Palermo, que le dio varios puntos con goles importantísimos en los últimos minutos. Se recuerdan dos partidos en especial: el gol del triunfo contra Talleres de Córdoba, en tiempo de descuento (fecha 15º); y los dos goles ante Rosario Central, específicamente el segundo de palomita faltando un minuto para la finalización del encuentro (fecha 16º).





EN LA AGONIA FRENTE A TALLARES



En la fecha número quince del torneo Apertura 1998. Boca buscaba el tan ansiado campeonato. El rival de turno era Talleres. En una tarde lluviosa, el partido comenzó con un gran gol de Guillermo Barros Schelloto. El equipo cordobés empató el partido. De ahí en más se dedicó a defenderse y Boca no encontraba la manera de romper la valla del arquero Cuenca. El tiempo se acababa y el partido parecía que iba a terminar con un empate, con sabor a derrota, con jugadores dirigidos técnicamente por Carlos Bianchi. Pero en los minutos adicionados apareció el gran goleador. Adrián Guillermo robó una pelota y se fue por la derecha. Desbordó y tiró el centro al primer palo. Allí la fue a buscar Palermo y con un toque de zurda, mandó la pelota dentro del arco. De ahí en mas fue un delirio incontrolable. Martín, en medio de la locura, se dirigió al banco de suplentes y abrazó a su técnico. De esta manera, Boca seguía soñando con un campeonato que con el pasar de las fechas se iba convirtiendo en realidad.








link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=chcb8wfC17E






Y CONTRA ROSARIO CENTRAL



El partido contra Central en Rosario definía el campeonato; con un triunfo, Boca quedaba muy cerca del campeonato. Pero los locales se pusieron en ventaja con un gol de Maceratesi. Palermo se hizo presente en el marcador y estableció el empate de penal en una cancha donde a Boca siempre le fue mal con los tiros desde los doce pasos. Martín demostró su personalidad, tomó la pelota y con un fuerte zurdazo al medio del arco puso la transitoria igualdad. Al minuto, Diego Cagna hizo el segundo gol y colocó a Boca adelante en el marcador. En la parte final, Central llegó nuevamente al empate y parecía que el partido estaba terminado. Aunque en realidad, para Palermo faltaba todavía lo mejor. Serna tiró un centro del lado izquierdo, casi de la mitad de cancha. Era un centro común, esos que son siempre rechazados por los defensores sin ningún problema. Pero Palermo estaba en el área y eso es peligroso. Fue a buscar la pelota y con una hermosa palomita, mandó la pelota a la red. De ahí en más, todo fue como siempre.


No sólo brilló en ese campeonato, sino que también fue el goleador con 20 goles en 19 partidos (en realidad fueron 18 partidos porque hubo uno en el cuál no jugó por estar suspendido). Esa cantidad de goles todavía no fue superada y por su destacada labor dentro de la cancha fue nombrado por los periodistas de todo el continente el Mejor Jugador de América en año 1998.








link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=xH9DmDmSgN4






SIMPLEMENTE EL LOCO



Había que defender la punta del campeonato Clausura y el invicto de más de 30 partidos. El partido con Newell’s se había tornado complicadísimo. Palermo había entrado poco en el juego durante el partido. Pero se sabe, los grandes goleadores son así. A los 38 minutos del segundo tiempo se produjo el gol salvador de Martín. En un centro frontal se elevó entre el área grande y la chica, cabeceó de espaldas al arco y la clavó en el ángulo izquierdo del arquero, que no pudo hacer nada. La pelota se dirigió al fondo de la red. Luego se fue expulsado por el árbitro Elizondo por festejar el gol demasiado tiempo y por dedicarle el tanto (supuestamente) a la hinchada de Newell’s. El triunfo le permitió a Boca seguir en la punta del torneo.






EL BICAMPEONATO Y EL MAS COTIZADO



Con la tranquilidad de haber conseguido un campeonato con Boca, el equipo de Carlos Bianchi encaró el torneo Clausura 1999 con mucha tranquilidad. Logró el bicampeonato jugando de gran manera. Palermo ya se había transformado en una pieza fundamental, imprescindible para el funcionamiento del equipo. Logró 12 goles, pero no jugó todos los partidos porque pasó algunas semanas con la Selección Nacional preparándose, sobre la base de amistosos, para la Copa América que se iba a realizar en Paraguay.

Se convirtió en el jugador más importante del país, su corte de pelo era imitado por todos los chicos y se vendían máscaras con su cara. Empezaron a llegar las ofertas de los clubes más poderosos del mundo, como el Atlético de Madrid, la Lazio o el Milan. Su pase se cotizaba en más de 25 millones de dólares y todo el país copiaba sus festejos y peinados.





GOL Nº 100


Martín Palermo llegó a su gol Nº 100, el 13 de noviembre de 1999, jugando para Boca ante Colón de Santa Fe. Paradójicamente, en ese mismo partido, sufrió una de las lesiones más grave de su carrera: rotura del ligamento cruzado anterior de la pierna derecha.






link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=bLZMxSb5Cxg





LA COPA LIBERTADORES 2000


Pasaron 22 años desde la última vez que Boca llegó a la cima de América. Veintidós años de gritos ahogados. Pero algún día el triunfo tenía que llegar. Y llegó. El miércoles 21 de Junio del 2000, en el estadio Morumbí, en San Pablo, Boca Juniors derrotó a Palmeiras 4-2 en la serie de penales, y se consagró como el ganador de la Copa Libertadores de América. Una hazaña emocionante e inolvidable.

Terminó el segundo tiempo, llegaron los penales, Martín pateó el cuarto, todos estaban muy nerviosos, pero El Loco no tuvo problemas y lo convirtió.

Llegó el último penal de Boca, lo pateó Bermúdez, si lo metía ya éramos campeones, lo metió, todo el país contento, por Boca, todos gritando, en el obelisco, en la bombonera, en todo el país. El capitán corre para abrazarse con sus compañeros. En la media cancha estalla la locura. Samuel, Córdoba y Arruabarrena se abrazan, el mellizo Guillermo revolea una camiseta, Matellán y Moreno se asocian. En la tribuna, los hinchas lloran y ríen, en un sentimiento inexplicable.

Todos comparten la gloria esperada. Boca se encuentra en lo más alto de América después de 22 años. Martín levanta la Copa, esa copa tan esperada, por la que tanto lucharon, por la que todos deseaban. Martín con su amada Copa Libertadores. Para no olvidar jamás.






LA COPA INTERCONTINENTAL 2000


Después de ganar la Copa Libertadores de América, Boca va por la Intercontinental.


Quiere ser el mejor equipo del mundo. El lunes 20 de noviembre, los jugadores partieron hacia Japón, donde se jugará la final.

Fueron despedidos por casi mil hinchas y en medio del caos y el desorden, el plantel de Bianchi, viajó rumbo a Japón, donde jugará contra el Real Madrid el martes 28. Los 21 jugadores llegarán a Tokio el miércoles 22 y comenzará con tareas de adaptación.

El plantel de Boca, hizo escala en su viaje. Primero paraban en Brasil, luego en Los Ángeles. Y finalmente llegaron a Japón.

El partido contra el Real fue durísimo, pero nuestro técnico xeneize supo plantar a nuestro equipo de igual a igual. Era su obra. Por eso, Carlos Bianchi se acercó una vez más al borde de la cancha para vivir de cerca, los últimos instantes del partido, mientras que asus espaldas todos los integrantes del banco de suplentes agitaban frenéticamente sus brazos anunciando el final, la gloria, la locura que se venía como un torrente incontrolable.

Era el Boca de Bianchi que llegaba a la cúspide. Ese Boca modelado a imagen y semejanza, que ganaban como suelen ganar los equipos de Bianchi, con inteligencia, humildad, solidaridad y hasta con una buena dosis de sufrimiento.





EL PARTIDO SOÑADO



Al goleador se le piden goles. Y Martín Palermo cumplió. Se los cedieron Delgado y Riquelme, y esos dos tantos, valieron una Copa. Lo demás fue sacrificio para un equipo que lo necesitó provocando el desgaste de los defensores madrileños.

Una luz en el camino. Marcelo Delgado encontró un candidato para sacarle provecho: Geremi. Se fue a la izquierda, lo buscó, lo encaró, y lo ganó. Abrió una brecha cada vez que tenía la pelota y Boca tubo un desahogo en sus andazas. Pero le dejó libre el lateral a Roberto Carlos, quien durante 20 minutos del primer tiempo, hizo temblar al equipo de Bianchi con sus subidas y sus disparos.

No sólo él sino que el equipo fue la figura. Ellos demostraron que tienen ese plus que distingue a los grandes. Por eso son los legítimos dueños de la Intercontinental.








MARTIN X 1


Iban apenas 2 minutos, y llegó el primer gol de Boca y de Palermo para ir convocando a la gloria.

Unos metros adentro del campo del Real Madrid, Matellán metió un pase profundo y recto que el Chelo Delgado picó a buscar desde el medio hacia la izquierda. Sin marcas, el ex delantero de Racing tuvo tiempo de llegar hacia el fondo, levantar la cabeza, y meter el centro justo a media altura para que Palermo inaugurara su gran día, tocándola de zurda al gol.









link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=wotxr6yAYls





MARTIN X 2


A los 6 minutos la locura estallaba en Japón, en la Boca y en buena parte del país. El Pepe Basualdo agarró una pelota cerca del área propia y la abrió para la magia de Riquelme. El 15, de repente, sacó un pelotazo de 40 metros, que encontró la carrera de Palermo en tres cuartos de cancha, apretado por la marca de Geremi. Pero Martín no le dio tiempo para nada al defensor del Real, y apenas pisó el área sacó en zurdazo cruzado que dejó impotente la tirada del arquero Casillas. Con dos apariciones, Palermo puso a Boca en la cima del mundo. En Tokio, Martín festejaba y hablaba sobre uno de los momentos más importantes de su vida: "Ésta es la culminación de un ciclo que será inolvidable. Entramos en la historia grande de Boca, y eso ya es inmodificable. No lo quita nadie".

El Loco Palermo una vez más demostró que es el más capo a la hora de definir. Y por eso, en Japón, con dos goles le dio a Boca su segunda Copa Intercontinental. GRANDE MARTIN!!!! Toda la hinchada de Boca te lo agradece...









link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=zhh8XrALWRI&feature=related







SU PASO POR EL VILLAREAL


A principios de 2001, Martín, pasó al fútbol español como el fichaje 'bomba' del Villarreal, un equipo modesto que buscaba un salto de calidad con la contratación del argentino.

Su debut oficial fue frente al Deportivo Alavés, con una victoria por 2-0. Palermo no pudo anotar, pero marcó la asistencia en el primer gol y le cometieron dos claros penales, que no fueron sancionados por el árbitro.


En su primera temporada, disputó diecisiete partidos de Liga y marcó seis goles, un porcentaje anotador satisfactorio y muy prometedor para el torneo siguiente, en el que el jugador podría hacer la pretemporada con el equipo y culminar su adaptación al fútbol europeo.

El arranque del campeonato liguero de la temporada 01-02 parecía confirmar esta predicción cuando "El Loco" marcó tres goles, en los cinco primeros partidos.

Sin embargo, la mala fortuna se cebó sobre él. Tras unos partidos sin convertir, se reencontró con el gol en el torneo de la Copa del Rey, ante el Levante, y durante la celebración del tanto junto a los seguidores del equipo, la avalancha de éstos provocó la caída de un pequeño muro de ladrillos sobre la rodilla del futbolista, lo que lo mantuvo algo más de cuatro meses inactivo.

El argentino afrontaba su segunda lesión grave en menos de tres años (ver Las Lesiones) e hizo gala de un gran coraje para sobrepasar los malos momentos, lo que le permitió reaparecer en el tramo final del campeonato de Liga, disputar cuatro partidos y marcar en la penúltima jornada un gol, que junto al de su compatriota Arruabarrena, le permitió al Villarreal asegurarse la permanencia en la Primera División. Sus estadísticas en esta campaña ofrecieron un balance de 20 partidos, entre Liga y Copa, en los que anotó siete goles, cinco en el torneo de la regularidad y dos en el copero.

En la última temporada en el Villarreal (2002/2003) su rendimiento estuvo muy por debajo de lo esperado. Las lesiones, la falta de acoplamiento al sistema táctico del equipo y, sobre todo, la ausencia de efectividad goleadora provocaron, no sólo que perdiera en el último tramo del campeonato la titularidad, sino el desinterés del club por mantenerlo dentro del plantel, por tal motivo, Palermo llegó a un acuerdo con los directivos del Villarreal y el 20 de agosto de 2003 se desvinculó definitivamente de la institución.. Un día después, para sorpresa de muchos, "El Loco" fue presentado en el estadio Manuel Ruíz de Lopera como nuevo jugador del Real Betis, también de España. Las cosas no le fueron muy binen (un gol en 12 partidos) y se fue al Alavés (Segunda División), ahí tuvo un mejor rendimiento futbolístico pero no anduvo derecho con el arco (dos goles en 12 partidos).

Ahí finalizó su experiencia europea y decidió volver al club que lo llevó a la fama y donde pasó los momentos más felices de su vida: BOCA JUNIORS.

En el primer semestre terminó goleador del equipo (6 goles en 13 partidos, por el Apertura 2004) y el 17 de diciembre ganó la Copa Sudamericana derrotando en la final al Bolívar (Bolivia) por 2-0 (hizo el primero de cabeza).






En Villarreal (España):Jugó 39 partidos y anotó 18 goles.








IMAGENES CON LA CAMISETA DEL VILLAREAL
San Palermo
m
IMAGENES CON LA CAMISETA DEL BETIS
E

r

DETALLES DE TODOS SUS GOLES EN BOCA JUNIORS



En Boca: Marcó 169 goles por Torneos Locales y 43 por Torneos Internacionales.

Total: 212 goles convertidos


VIDEOS DE ALGUNOS GOLES EN BOCA JUNIORS





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=RtMzxCDMjQ0





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=y5yFa9BVjd8&feature=related






link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=GHUQLNGOtLo





GOL Nº 200





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=k02dgyRVwAg





LOS GOLES MAS LINDOS






link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Qupc8tnBYK8





GOL A VELEZ DE CABEZA DESDE CASI MITAD DE CANCHA





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=ZS_4aZ_FTpE






IMAGENES EN BOCA

l
i
o
LA SELECCION
p
Palermo ha sido internacional con la Selección argentina en 10 partidos marcando 6 goles.

Debutó el 3 de febrero de 1999 en un partido amistoso contra Venezuela, siendo convocado en el inicio del ciclo de Marcelo Bielsa como entrenador, el partido terminó con victoria argentina por 2:0. Posteriormente jugaría ante México y Lituania en otros dos amistosos.

Luego fue convocado a jugar la Copa América 1999, donde a pesar de marcar 3 goles (dos a Ecuador y uno a Uruguay) en 4 partidos (siendo el goleador del equipo en la competición), quedó marcado por el récord Guiness negativo de malograr tres penales en un mismo encuentro ante Colombia (Col. 3 - 0 Arg.).

Diez años más tarde, el 1 de septiembre de 2009, Palermo entrenó con la Selección argentina, tras ser convocado por el entrenador del seleccionado, Diego Armando Maradona, con mira a los partidos contra Brasil y Paraguay por la clasificación al Mundial de Sudáfrica 2010.

Ante una convocatoria a un partido amistoso frente a Ghana el 30 del mismo mes, fue la figura del encuentro marcando los dos goles que dieron la victoria al seleccionado argentino, siendo confirmada su presencia por el entrenador Maradona en futuras convocatorias,como los encuentros del 10 de Octubre ante Perú como local y el del 14 del mismo mes en Montevideo ante la selección uruguaya. En el correspondiente contra Perú, en un marco lluvioso y cargado de tensión, marcó el 2-1 final en la ultima jugada que le permitió a la selección Argentina, seguir con posibilidades hasta la última fecha.





GOLES CONTRA GHANA






link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=x8jMv_c3xKo





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=7h-Fyk1AlSs





EL GOL CONTRA PERU EN LAS ELIMINATORIAS





link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=ZK5CequPNNw

1 comentario - San Palermo

melist
Digan lo que digan, es un GRANDE