El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Con gran actuación y golazo incluido, Messi fue ovacionado.

La Pulga marcó el camino del triunfo con una gran "vaselina" sobre Pepe Reina y se llevó todos los aplausos del Monumental.
Con gran actuación y golazo incluido, Messi fue ovacionado.

Cuánto se habla de Lionel Messi. Por su forma de jugar, pero también por su rendimiento en la Selección Argentina. Porque aquella magia que siempre tiene con la camiseta del Barcelona, todavía no logró desplegarla en su totalidad con la celeste y blanca. Pero, ¿cómo cuestionar a un jugador de sus características? Lo cierto es que ayer, ante España, la Pulga se tomó revancha y pudo redondear un gran partido. Tal vez por eso la ovación de los simpatizantes, de pie y enrojeciendo sus palmas, cuando salió reemplazado a los 44 minutos por Andrés D’Alessandro.

El rival de turno, sin dudas, generó aún más murmullos. Pero la Pulga dejó rápidamente sin argumentos a sus desertores y, a los 10 minutos, marcó el camino de la goleada de Argentina. Tras una buena habilitación de Carlos Tevez, Messi definió por sobre el cuerpo de Pepe Reina con una exquisita “vaselina”. 1-0 y a cobrar.

Párrafo aparte para el beso en el escudo y el dedo levantado, haciendo un círculo en el aire. Sin dudas, fue un mensaje: acá estoy. Y justo, contra España. El país que le genera tantas controversias. Porque muchos de los argentinos aún dudan del sentimiento de Lio. Algunos piensan que los colores que lleva puestos no son los indicados. Pero de a poco, va demostrando que puede entregar lo mejor de sí. Una salvedad: los jugadores que acompañan a Messi en la Selección no son los mismos del Barcelona. Y aunque muchos argentinos estén al mismo nivel (o más alto) que ellos, entrenan juntos durante todo el año. Se conocen de memoria y tienen un sistema de juego diferente al del seleccionado. Datos no menores que hacen al buen rendimiento, o no, de La Pulga.

Críticas y análisis aparte, el rosarino pudo redondear un gran partido. Tuvo mucho contacto con la pelota, la pidió, bajó a buscarla, y hasta estuvo cerca de marcar el segundo gol en su cuenta personal cuando se moría el partido. Fue desde la derecha hacia al centro, una jugada habitual en él, pero se quedó sin energías para rematar, y el balón llegó manso a las manos de Víctor Valdés.

Era un partido clave para los jugadores y para Sergio Batista. Porque la eliminación del Mundial de Sudáfrica aún está latente. La herida sigue abierta. Pero Messi y compañía supieron tomarse el encuentro con seriedad y comenzaron con el proceso de cicatrización que será, por lo menos, hasta la próxima Copa América, donde están depositadas las nuevas ilusiones del hincha argentino.

3 comentarios - Con gran actuación y golazo incluido, Messi fue ovacionado.

@NESTOR_K
messi unicamente hace algo en partidos que no son importante