Debido al viento la pelota se torna incontrolable.
Se sabe que los partidos que se disputan en el estadio Muncipal de Comodoro Rivadavia, donde la CAI hace de local por el Torneo Nacional de Ascenso, tienen siempre al viento como un condimento extra.
Pero en el encuentro del pasado sábado, en el que los patagónicos recibieron a Instituto de Córdoba, la cosa se fue de las manos: ráfagas de 120 kilómetros por hora fueron mucho más que un aliciente extra para espectadores y jugadores. Y si no pregúntenle a Jorge Carranza, el arquero de la Gloria, que quiso sacar desde el arco y la pelota se fue al córner!

Además, y contradiciendo totalmente aquel razonamiento que dice que los locales siempre estan más preparados para sacar ventajas de las anomalías que se puedan llegar a producir en su estadio, el ganador del partido fue Instituto. El equipo de Claudio Vivas, contra viento y marea, se llevó los tres puntos gracias al gol de Raúl Damiani.


link: http://www.youtube.com/watch?v=Hd0j_n4srnM