A 10 años de la Intercontinental


A 10 años de la Intercontinental




Desde Adentro, todo el viaje:


link: http://www.youtube.com/watch?v=8Zlbc5UHOnY&feature=player_embedded


Primer Gol:


link: http://www.youtube.com/watch?v=26wOAneMTCk


Segundo Gol:


link: http://www.youtube.com/watch?v=LRHu8YVselk


El Partido de Román:


link: http://www.youtube.com/watch?v=NCbn--oGGOs&feature=related


La Hinchada:


link: http://www.youtube.com/watch?v=SdCkUOXEgO0&feature=related


La multitudinaria caravana para recibir a Boca campeón del mundo

A 10 años de la Intercontinental

Con la epopeya de ganarle al Real Madrid consumada, sólo restaba un pequeño detalle. Que el plantel regrese a la Argentina, traiga la Copa Intercontinental para ser depositada en las vitrinas del club y sea recibido como corresponda. O sea cómo héroes. Ni más ni menos.
Así que el jueves 30 de noviembre fue la fecha señalada para vivir una fiesta popular de proporciones gigantescas. Algunos grandulones lo compararon con el regreso del General Perón en la década del 70. Lo concreto es que el pueblo boquense copó las calles y dio rienda suelta a un festejo descomunal e interminable si tenemos en cuenta las casi tres horas que demoró el coche 2059 de la empresa Flecha Bus en unir el Aeropuesto de Ezeiza con el hotel Los Dos Chinos en el barrio de Constitución. Pero empecemos por el principio.
A las 11.45 de la mañana los campeones descendieron por la escalerilla del avión. Obviamente los esperaba el micro pero también un par de ambulancias, la policía, un helicóptero sobrevolando la zona y desde un par de cientos de hinchas adentro del aeropuesto. Tras varios minutos de tratar de organizar lo inorganizable (?), llegó la orden y arrancó la caravana por la Richieri. Y la verdad que hay que reconcoer que todos los cálculos previos quedaron chicos ante semejante desborde de gente al costado de la autopista.
Pero mejor que hable (?) Adolfo Díaz (?), el chofer del micro: “...los jugadores tenían una alegría bárbara, una euforia tremenda... uno los ve como estrellas pero nada que ver. No sé cómo explicarlo de tan entusiasmados que estaban. Nunca había visto algo así. Era una barbaridad y más a medida que veían la cantidad de gente que los esperaba. Yo me imaginaba que iba a haber gente al costado de la autopista, pero pensé que serían algunas cuadras, apenas salís del Aeropuerto. Porque cuando nosotros entramos los micros a Ezeiza eran como las 9 y media, y ahí en El Trébol -el lugar hasta donde podían acceder los hinchas, justo frente al predio de la AFA- no había ni cien tipos. íDespués fue una cosa de locos! Im-pre-sio-nan-te... Se colgaban de los espejos, golpeaban los vidrios, se metían adelante del micro, lloraban, se arrodillaban...
Fue, por lejos, el trayecto más complicado que me tocó hacer con un plantel. Lo de hoy no tiene comparación y dudo que alguna vez me toque vivir algo parecido. Con los muchachos del equipo de fútbol de Boca habré hecho unos cuatro o cinco viajes, hará cuestión de un mes que los llevo. Hoy me tocó ir a buscarlos y, la verdad, me encantó. No soy de Boca (ojo, tampoco de River), pero fue buenísimo igual. Ellos estaban muy contentos, saltaban, cantaban, gritaban. Palermo me gritaba para que tuviera cuidado con la gente, que no fuera a pisar a nadie. Porque la autopista era un hormiguero, la gente aparecía por todos lados y un par de veces tuve que maniobrar para esquivarlos porque se me cruzaban con tal de acercarse a sus ídolos.
Cuando agarré 9 de Julio, casi no podíamos avanzar de la gente que iba corriendo a la par del micro. Ibarra los filmó a todos con una camarita que supongo que la trajo de allá. En general, ninguno podía creer la cantidad de gente que había.
Sinceramente, este es el mejor viaje que me tocó hacer en los dos años que llevo en la empresa...”.
Y si la cosa venía complicada en la autopista ni hablar cuando el micro agarró la bajada de la avenida San Juan y encaró por la 9 de Julio hacia el Obelisco. Las radios iban tirando la data de por donde andaba el micro y la gente bajaba de sus casas y de los laburos para no perderse la fiesta. Y cada vez más hinchas se sumaban a la procesión.
En primera fila iba sentado Carlos Bianchi y al toque Macri y Palermo. Los papelitos caían de los balcones. La gente terminó rodeando al micro y haciendo prácticamente imposible el recorrido. Si bien el desembarco en el Obelisco fue apoteótico, se quedó un escalón abajo de lo que fue la vuelta olímpica en Plaza de Mayo. Miles y miles que cantaban "...para Riquelme, la Selección..." pero al toque hicieron sonar un inolvidable "..para Gallego, la Conmebol...". Hubo vía libre para copar la Plaza porque De la Rúa estaba en México. De todas maneras capaz que ni se hubiera enterado.
El tránsito había colapsado hace rato pero a esa altura era lo de menos. Muchos automovilistas se bajaban de sus autos y saludaban a los campeones intercontinentales. Algunos medios pretendían pegarle a la cantidd de gente que participó del festejo pero era tirar numeritos al aire. Hablaron de 250.000 / 500.000 y hasta más de 700.000 personas. Imposible calcularlo. Como a esa hora los hinchas de River debían estar escondidos debajo de sus camas había mucha gente laburando en el centro, el efecto fue multiplicador.
La recta final por avenida San Juan y doblando en Chacabuco fue a pura orquesta y acompañada por un sol que rajaba la tierra y un autobomba de los Bomberos Voluntarios delante del micro. La llegada al hotel casi a las tres de la tarde fue tremenda, Con cuadras de gente de vereda a vereda siguiendo al Flecha Bus y sólo pidiendo poder ver la Copa que fue bajada del ómnibus en manos de Riquelme. El ingreso al hotel no auyentó a la multitud que se quedó un largo rato cantando en Brasil y Piedras.



El buzo de Oscar Córdoba

Riquelme

Seguramente muchos se habrán dado cuenta ese mismo 28 de noviembre de 2000 durante el partido. Otros, pariendo (?) delante del televisor, tal vez no estaban para esas pequeñeces. Y algunos recién varios años después nos dimos cuenta del detalle. Por eso bienvenido sea el aviso de Felipe acerca de la cuestión.
El tema es que Oscar Córdoba salió a jugar frente al Real Madrid con un buzo Nike donde predominaban el negro y el gris. Bárbaro (?). Pero los interminables 45 minutos finales mostraron al gran Oscar con el ya mítico buzo negro y amarillo que usara previamente en la consagración de la Libertadores de ese año frente al Palmeiras y siete meses después en el bicampeonato frente a Cruz Azul. ¿Cábala? Seguramente. Ahora, ¿por qué no lo usó desde el arranque y listo? No sabemos, pero mejor. Así podemos chorear subir otro post.


La Carta del Diego

aniversario


El Pálpito de Panchito Maciel jaa

real madrid


La extraña cobertura de los medios para una final del mundo

intercontinental

La final intercontinental entre Boca y Real Madrid tuvo una rara cobertura mediática. Visto a la distancia queda claro que era otra época. Internet era muy lenta y para pocos. Pensar en ver videos online en Internet era una locura. Los celulares tenían poco alcance. Nada de usarlo para fotos ni mensajes de texto. Los creadores de Facebook y Twitter estaban en la escuela primaria. Por suerte, la TV en directo vía satélite hacía tiempo que estaba instalada. Pero no todo fue color de rosa (?). Para que el país pudiera ver el partido tenía varias trabas: no fue por TV abierta (era habitual que Canal 9 transmitiera la intercontinental, así pasó con la que ganó Vélez en el 94 y con la que perdió River en el 96). Cablevisión tenía la exclusividad, aunque el encuentro se pasara por el canal PSN y esta señal también estaba en la grilla de Multicanal, la otra gran operadora de cable.


¿Qué era PSN? Definitivamente un canal hecho para lavar guita, para transmitir grandes eventos. Duró dos años, llegó con bombos y platillos y se fue en el más absoluto silencio. Más allá de tener los derechos (de hecho la Libertadores ganada por Boca también la transmitió PSN, aunque además Canal 13 lo hacía por aire) para esta ocasión dieron verdadera pena. Los cronistas eran Ricardo Ortiz, Eduardo Biscayart y Omar Flores, un trío que no estuvo a la altura de las circunstancias. Pifiaron nombres (le dijeron "Marchant" a Matellán), relataron todo con una monotonía insoportable, no dieron ningún tipo de información y cuando tuvieron que opinar expresaron "es un partido difícil de explicar" (???).


link: http://www.youtube.com/watch?v=wotxr6yAYls&feature=player_embedded


La cobertura visual fue igual de tétrica: mal con las repeticiones, imagen pobre y el colmo de mostrar un par de veces a la dupla de comentaristas saludando a cámara mientras se jugaba el partido!!

Hasta aquí, se contó como fue la transmisión, pero no de las restricciones. El que no tenía Cablevisión no podía ver el partido (eso significa más de medio país). Tanta sensación de injusticia hizo que a Víctor Hugo Morales se le ocurriera pasar en su programa "Desayuno" por Canal 7, imágenes tomadas directamente de PSN. Obviamente se desató un escándalo por esto, con juicios de por medio. Pero para los que no tenían chance de ver la final fue una bendición lo que realizó Víctor Hugo.

Los excluidos del sistema pudieron ver el partido en diferido por América (a las 22) y con el relato de Sebastián Vignolo y Juan Pablo Varsky. Tiempo después Varsky contó que hasta último momento había una oportunidad de que ellos fueran la dupla principal de PSN y por eso igualmente hicieron los relatos desde el estadio. Hubiera sido ideal que ellos estuvieran en vez de bancarse a los impresentables de PSN... en fin. También los españoles dieron su visión de lo que fue la final y a juzgar por este video, aquello de que "a los europeos no les interesa la Intercontinental" queda de lado. Vean sino:


link: http://www.youtube.com/watch?v=s_UiTM6F5vQ&feature=player_embedded

El canal Crónica TV no se quedó afuera del acontecimiento y dio un contundente mensaje editorial:

10 años

Y la otra forma de seguir en directo aquel Boca-Real Madrid quedó para las radios. Mitre, con Fantino y un desafinado Leto, era la más destacada. También transmitieron La Red (que cruzó al entonces presidente De La Rúa con Palermo...), Rivadavia, Continental y El Mundo.
La prensa gráfica generó mucho material en los días siguientes. Olé y El Gráfico tuvieron sus ediciones especiales además de las regulares, y hasta una revista que no tuvo mucha historia llamada Pasión Deportiva generó un motivo más para coleccionar.

tokyo

Y obviamente, la prensa española hizo lo suyo. Que Boca haya aparecido en los diarios Marca o As o en la revista Don Balón con tantos elogios y palabras de alabanzas forma parte de otras de las cosas destacadas que dejó aquella intercontinental. Si hubo un momento para guardar absolutamente todos los diarios y revistas que se editan en Argentina (y en España o Japón), lo que se generó el 28 de noviembre de 2000 fue la gran ocasión.
delgado

Nota en Revista Don Balón - Edición 1312 - 4 de diciembre de 2000



Fuente:
ImborrableBoca.blogspot.com
YouTube.com

Fuentes de Información - A 10 años de la Intercontinental

Dar puntos
5 Puntos
Votos: 1 - T!score: 5/10
  • 0 Seguidores
  • 821 Visitas
  • 2 Favoritos

1 comentario - A 10 años de la Intercontinental

@Pablo_cabjj Hace más de 3 años
Que momentooos...yo tenia 7 años y ya me daban estas clases de alegria(L)


Te AMOOO BOOOCA(L)