independiente campeon copa sudamericana 2010

INDEPENDIENTE CAMPEÒN | Copa Nissan Sudamericana | Final Independiente tiñó de rojo la noche y alcanzó la gloria en un año muy complicado. Fue ampliamente superior al Goiás de Brasil en el primer tiempo y conquistó la Copa Sudamericana al vencerlo por 5-3 en los penales, tras el 3-1 de los 120 minutos reglamentarios. Así, el Rojo conquistó su título internacional número 16 y el primero después de 15 años. Además, obtuvo el boleto para la Libertadores 2011, dejando afuera a Racing, su clásico rival.

independiente

campeon

Copa

Independiente salió a jugar como debía hacerlo. Salió preparado para jugar una final y para ganarla. Y el Goiás sólo apareció por Avellaneda para aguantar. Ahí se vio la diferencia del Rojo. La diferencia de un equipo que jugó el primer tiempo pensando en el arco de enfrente y otro que no supo qué y cómo hacer para mantener la diferencia de dos goles que sacó en Brasil.

Sudamericana

independiente campeon copa sudamericana 2010

Los goles llegaron por Julián Velázquez y Facundo Parra, quien facturó por duplicado. Pero los héroes fueron todos. Desde Hilario Navarro, que tuvo toda la acción en el segundo tiempo hasta Antonio Mohamed, pasando por el goleador de la noche. Porque el Rojo jugó un primer tiempo que le alcanzó y así ganó. Así se consagró campeón.

El ex Chacarita hizo el juego sucio en la puerta del área y aguantó una pelota que tocó para Mareque. El ex River se la devolvió y cuando un defensor intentó el rechazo, la suerte jugó para el delantero del Rojo, que sólo tuvo que poner el cuerpo para que la pelota le rebotara y se metiera por encima de Harlei.

Pero no iba a ser lo único del delantero de la noche. Parra, esta vez a los 36 de la primera etapa, guapeó dentro del área tras un centro de Patricio Rodríguez y desde el suelo clavó el 3-1 que dejó la serie en cero, como si nada hubiera pasado ni en Brasil, ni en Avellaneda. Pero sí, mucho había pasado y la historia estaba marcada a fuego por el Rojo

independiente

Toda esa voracidad del Rojo en la primera etapa se apagó en el segundo tiempo. Y ahí apareció la figura del hombre que tiene un alto porcentaje de mérito en los cruces que ganó Independiente en esta Copa. Hilario Navarro se encargó de apagar la reacción del Goiás y especialmente un remate de Moura, que dejó dos hombres en el camino y sacó un remate a las piernas del arquero.

En el segundo tiempo no se vio al Rojo de la primera etapa. Al contrario. Sufrió y mucho en ese complemento, en el que pareció que los jugadores no podían ni levantar las piernas. Todo lo contrario a lo que demostraba el equipo brasileño. Pero el moño de la hazaña roja iba a quedar para los penales, a los que llegaron porque ninguno pudo quebrar el cero en el segundo tiempo y en el alargue. Y allí fue el palo el que le dio la alegría más grande de los últimos años a Independiente. Maxi Velázquez, Parra, Leandro Gracián, Carlos Matheu y Eduardo Tuzzio convirtieron desde los doce pasos. Felipe erró y la fiesta fue toda del Rojo.

Independiente recuperò la memoria y volviò a las noches de Copa. Independiente, el Rey de Copas, ese Orgullo Nacional que siempre representò de la mejor manera al futbol argentino, volviò a ser quen siempre supo ser. La Historia se repite otra vez, por 16ta vez para ser màs preciso. Independiente es el campeòn Sudamericano 2010. SALUD ROJO!!!

"VOLVER A SER" relato de un dìa al Rojo Vivo

El día arrancó muy temprano. Diría que la noche anterior al mismo… donde mi subconsciente quizá me preparaba a lo que sería para mí una jornada histórica como hincha de mi querido Independiente de Avellaneda. Dicen algunos que los sentimientos, deseos y experiencias más profundos se dibujan en nubes de sueño, eso fuè exactamente lo que me pasó la noche previa al día Jueves.
Me desperté muy temprano, inexplicablemente, ansioso y exaltado sin razón –lógica- alguna… pero con un sentimiento de alegría y regocijo interno que anticipaba lo que iba a suceder horas más tarde en Avellaneda.

Al igual que otros días, me dirigí al trabajo, pero ese jueves mi mente, cuerpo y alma no podían hacer otra cosa que estar pensando en el partido histórico de las 21,30 hs., aunque sabía que la fiesta iba a empezar mucho tiempo antes.
No aguanté la presión de mí mismo, pasadas las 3 de la tarde emprendí rumbo a la ciudad Roja de Avellaneda. Poco antes de las 4 llegué, estacioné mi auto y previo paso por la confitería de Mitre y Alsina, comencé la peregrinación hacia la esquina de las calles Ricardo Bochini y Alsina, donde emerge el monumental templo místico del futbol llamado “Libertadores de América”.
Gracias a la ayuda de “Lito” -un amigo- pude conseguir una entrada. Fui –literalmente- la primera persona en llegar. Ni siquiera los encargados del “control” estaban en sus puestos… èsto me hizo vivir toda la previa y ver de qué forma, una vez más, el estadio se llenaba del fuego interno que nos caracteriza a los hinchas del “Rey De Copas”.

Valla expresión esa. Sin dudas, para nosotros, la palabra “Copa” es la más representativa de nuestra rica historia. Basta saber que Independiente juaga un partido de un torneo internacional para que a los hinchas nos fluya ese cosquilleo y orgullo particular que nos hace simplemente distintos a los demás. Todo èsto recorría mi cuerpo. Todas las historias que como hincha joven solamente pude conocer por fotos, videos y relatos… esa tarde se materializaban.
La noche iba acercándose y pasadas las 7 de la tarde las puertas del Libertadores se abrieron para la gran Marea Roja que llegaba exaltada e ilusionada por otra epopeya internacional. Faltando más de una hora para el encuentro, el estadio ya estaba a pleno, repleto de ilusiones y de gargantas diabólicas que comenzaban a musicalizar la Luna de Avellaneda de himnos propios.

Finalmente, llegó la hora de la verdad. El Estadio estaba completamente repleto de hinchas Rojos. “El Libertadores” era una bomba de tiempo a punto de explotar… cuando se infló la manga y los jugadores entraron al túnel el cemento Rojo comenzó a moverse… la fiesta era realmente espectacular, muy difícil de explicar con palabras. Era la estadía más real en el mismo Infierno. Todo se tiño re rojo… miles de banderas reboleadas, cientos y cientos de bengalas y fuegos artificiales hicieron explotar en gritos la noche… Independiente, el mítico Rey de Copas… ese Orgullo Nacional que representó de la mejor manera al futbol argentino estaba pisando el verde césped. Con la mística del saludo de los brazos el alto –creada por jugadores de nuestro Club, imitadas por los demás- por parte de los jugadores, los fanáticos Rojos estaban en su máximo clímax… en ese momento me invadieron las lagrimas… al grito de “Será siempre Independiente el Orgullo Nacional” lloré de alegría…todas las batallas coperas del pasado volvían a ser realidad en ese momento…


link: http://www.youtube.com/watch?v=jxZ0WcNMI


link: http://www.youtube.com/watch?v=RG6_pt9foE4


link: http://www.youtube.com/watch?v=MT_CCri1ehw



El partido fue vibrante. Nos pusimos en ventaja con un gol que hizo –una vez más- explotar a la multitud... en el estadio no cabía un alfiler… Pero al final del primer tiempo un gol contrario puso un mar de suspenso entre nosotros.
Sólo bastaba con inclinar la cabeza y ver qué escudo estaba estampado en mi Corazón. Ése mismo escudo que significa –entre muchas otras cosas- proezas futbolísticas. “Esto es Independiente, lo vamos a dar vuelta” me dijo un hincha de al lado que peinaba canas… Comenzó el segundo tiempo y a pocos minutos el estadio volvió a estallar con su grito de gol. Era el 2 a 1. Resultado que nos clasificaba directamente.
El segundo tiempo, sin dudas, no fue apto para cardiacos. Más de un hincha parecía desmayarse de la tensión… pero todo era alegría, todo era cantos y griterío en el “Libertadores”. Todo era Rojo.

Llegó el final del partido… y ahora sí estimados: ¿Cómo hago para explicar ese momento? Sinceramente no puedo. Nuevamente las lágrimas me invadieron… grité y lloré como nunca antes en mi vida. Independiente, mi amor inexplicable… esa pasión que está grabada en mi Alma Roja era finalista de una Copa Internacional… no podía hacer otra cosa que saltar… gritar… llorar… y ver a esa multitud reboleando remeras y banderas … las bengalas y fuego artificiales hicieron arder nuevamente ese infierno que explicaba y demostraba que Independiente es un club grande… Enorme… GIGANTE. El mismo que durante muchos años supo ser el máximo campeón internacional EN EL MUNDO ENTERO y que seguramente volverá a serlo, estaba en una final sudamericana.
Nos quedamos en el Carnaval Rojo desplegado en cada tribuna del Estadio varios minutos… nadie quería irse, todos estábamos en Casa. Lentamente fuimos emprendiendo el regreso… las calles de Avellaneda eran completamente Rojas, la fiesta continuó con la caravana que avanzaba sobre Alsina hacia la avenida Mitre a puro canto.
Sin dudas, la noche del jueves fue la visión más exacta del paraíso para mí. Estaba tocando el cielo con las manos… o mejor dicho EL INFIERNO…
Esto es Independiente. Este inexplicable amor incondicional. Esa pasión que me mueve todas las emociones y pensamientos, ese sentimiento que me eriza la piel cada vez que pronuncio su nombre. Esa sangre que fluye por mis venas tiñendo mi cuerpo de Rojo Pasión. Agradezco una vez más a Dios y a la vida misma por darme la oportunidad de haber descubierto éste AMOR que, sin lugar a duda, me va a acompañar hasta el fin de mis días.

Ese jueves Independiente volvió a ser quien es. Ese jueves recuperamos la memoria y nuevamente llegamos al lugar que la historia nos encomendó.
Ese jueves, VOLVÌ A SER.

Bueno,eso fue todo,INDEPENDIENTE CAMPEON COPA SUDAMERICANA 2010 espero que les haya gustado saludos a todos los hinchas del rojo