[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!

Hola a todos!
Bueh, alrededor del mundo como saben hay diversos partidos que adquieren una índole más emocionante y mayor importancia que el resto de los encuentros. Estos partidos son denominados 'clásicos' o 'derbis'... Si preguntamos cuál es el más apasionante, el que más te gusta, obtendremos diversas respuestas, dependiendo de la localidad, de tu país, de tus gustos futbolísticos, etc... Por ej, como chileno, me encanta el clásico Universidad de Chile vs Colo Colo, pero también no me pierdo otros como Racing vs Independiente, River vs Boca, Nacional - Peñarol, etc. jaja
A continuación, les dejo una larga lista (y re pajosa) de los clásicos más importantes en Sudamérica!

[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!

gol
Cada duelo entre Boca Juniors y River Plate es más que un derbi. De hecho, el partido ha adquirido el estatus de Superclásico. Hasta un diario británico lo calificó tiempo atrás como uno de los cincuenta eventos deportivos dignos de ser vistos antes de pasar a una mejor vida... La rivalidad tiene un origen claro: el barrio. River Plate nació en La Boca, en las afueras de la Capital Federal, el 25 de mayo de 1901, como fusión de dos instituciones que practicaban el deporte rey. Boca Juniors vio la luz allí también pero cuatro años después, el 3 de abril de 1905, producto del deseo de un grupo de inmigrantes de crear su propio club del fútbol. Para algunos, su primer enfrentamiento fue el 2 de agosto de 1908 en la cancha que tenía Boca en la dársena Sur, y lo ganó el local 2-0. Sin embargo, la versión más fidedigna afirma que se jugó el 24 de agosto de 1913 en cancha de Racing, con victoria de River por 2-1. Lo real es que empezaron a diferenciarse rápidamente. En lo deportivo, el poderío económico le permitió a River dominar el comienzo de la era profesional y recibir el apodo de Millonarios. En lo social, los boquenses estaban cada vez más arraigados en La Boca, al contrario de los riverplanteses, que iban de un lugar a otro sin afianzarse en ninguno. Para cuando River se mudó al más aristocrático barrio de Núñez, la semilla del superclásico ya había germinado.
river
Al día de hoy jugaron entre sí 183 veces, con 67 victorias Xeneizes (253 goles), 61 Millonarias (242) y 55 empates. Por Copa Libertadores, Boca ganó 10 contra ocho de River sobre 22 partidos. Solo en el amateurismo el historial le sonríe al Millo, con cinco triunfos y tres derrotas en 13 juegos. Un par de curiosidades. Hugo Gatti jugó en total 38 clásicos, nueve defendiendo el arco de River y el resto como arquero de Boca, donde terminó siendo idolatrado. Norberto Menéndez, por su parte, ganó tres títulos con el Millonario en la década del '50 y luego otros tres con los Xeneizes en la del '60. El primer enfrentamiento del profesionalismo fue el 19 de septiembre de 1931 y terminó en escándalo: River abandonó luego de que el árbitro le expulsara tres jugadores por protestar el empate rival, que luego ganaría los puntos. El Millo debió esperar hasta 1933 festejar por primera vez pero valió la pena: se impuso 3-1 y Boca perdió el torneo a manos de San Lorenzo. En clásicos por Copa Libertadores, Boca tiene gratos recuerdos. En 2000, tras perder el encuentro de ida por los cuartos de final, el Xeneize avanzó luego de golear en la revancha a River camino al título (3-0). Martín Palermo, que venía de una lesión, anotó el tercero. En 2004, en el duelo de vuelta por las semifinales que se jugó sin hinchas visitantes en el Monumental, el Millo se impuso agónicamente por 2-1, pero Boca se clasificó finalista en los penales. En el medio, el River de Ramón Díaz cortó una racha de ocho años sin ganar de visitante con un inolvidable 3-0 en 2002. Diego Maradona, quien eligió un superclásico para ponerle fin a su carrera en 1997, lo definió a su manera. "Yo jugué un Barcelona - Real Madrid, que es muy importante porque tiene dos ciudades enormes detrás, pero Boca - River es distinto. ¡Es como dormir con Julia Roberts!".


Libertadores

clásicos
Los orígenes
Racing Club nació gracias a un grupo de trabajadores que vivían en Barracas Sud, zona conocida hoy como Avellaneda, quienes se juntaron para fusionar dos clubes de la zona, Foot Ball Club Barracas y Colorados Unidos. Fue el 25 de marzo de 1903 y la elección del nombre se debió al título de una revista de… ¡automovilismo!

El Club Atlético Independiente, en cambio, comenzó a ver la luz en 1904, ya que un puñado de empleados de una gran tienda inglesa situada en pleno centro de Buenos Aires, frustrados por no poder jugar en el equipo de la empresa, decidieron “independizarse”. Paradójicamente, su fecha de fundación oficial es exactamente dos años después de la de Racing, el 25 de marzo pero de 1905.

La semilla de la rivalidad se plantó en 1907, al mudarse Independiente a un predio en Barracas Sud, y comenzó a germinar el 9 de junio del mismo año, cuando por el torneo de tercera división de la Asociación Argentina, el “recién llegado” derrotó a Racing por 3-2 con un gol sobre la hora de Rosendo Degiorgi, uno de los fundadores del club.
boca
Algunas cifras
El historial es dominado cómodamente por Independiente, que sobre 175 partidos oficiales acumula 67 victorias (279 goles a favor) contra 46 de Racing (234). (cifras aproximadas)

Los Diablos Rojos, además, sacan pecho por su mayor cantidad de títulos, y razón no les falta, ya que superan a su rival tanto en lauros nacionales (14 contra 7) como internacionalmente (15 frente a 3). Los dos, sin embargo, tienen bien ganado su lugar entre los cinco grandes de Argentina.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Racing e Independiente estuvieron a punto pasar a la historia como el primer gran clásico de Argentina, ya que debían enfrentarse por la primera fecha en el inicio del profesionalismo el 31 de mayo de 1931. Sin embargo, el partido se postergó por pedido de Racing y terminó jugándose ya finalizado el torneo, imponiéndose la Academia 7-4. Ese es, hasta hoy, el encuentro con mayor cantidad de goles.

Los racinguistas dominaron aquella década, pero en 1940 Independiente abrió la siguiente con un 7-0 que permanece como la máxima goleada entre ambos. El Rojo sumó otra amplia victoria en 1945, imponiéndose 5-1 en el primer derbi jugado afuera de Avellaneda. Racing pagó parte de esa deuda en 1949, al imponerse 5-2 como visitante.

Independiente celebró el primer Torneo Nacional a expensas de Racing en 1967 (4-0), y en 1970 obtuvo el Metropolitano en cancha de clásico rival al imponerse 3-2. De hecho, la década del 70 le fue claramente favorable, a punto tal que en diciembre de 1973 le ganó como visitante por 3-1 y pasó a liderar el historial. Otro clásico recordado se jugó a mediados de 1979: “Perdíamos 2-0, los de Racing me cargaban y me hicieron calentar(enojar)... En 15 minutos di tres asistencias y ganamos 3-2”, rememora Ricardo Bochini, gran ídolo de Independiente.


fútbol

seguime
Los orígenes
La génesis de esta rivalidad es interesante. Fundado el 3 de junio de 1887, Gimnasia y Esgrima La Plata es la única institución de la Primera División argentina que no vio la luz como un club de fútbol, sino para practicar las actividades que dieron origen a su nombre. Recién en 1901 sus socios comenzaron a jugar "el deporte de los ingleses locos". Esta decisión tuvo consecuencias impensadas.

En 1905 el desalojo del predio donde lo practicaban provocó un cisma en Gimnasia, ya que mientras algunos preferían seguir practicando únicamente deportes bajo techo, otros querían seguir jugando al fútbol. El 4 de agosto de ese año, entonces, este último grupo decidió fundar el Club Atlético Estudiantes (más tarde, Estudiantes de La Plata).
Estudiantes llegó a la Primera División de la extinta Federación Argentina de Football en 1911. Gimnasia, que volvió a practicar el fútbol en 1913, lo hizo en 1914. El primer partido entre ambos, sin embargo, fue el 27 de agosto de 1916. Ese día, a cancha llena, Gimnasia se impuso como visitante por 1-0 con gol de Ludovico Pastor en contra.
[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!
Algunas cifras
El primer clásico de la era profesional se disputó el 14 de junio de 1933 y terminó 1-1. Hasta el presente, jugaron 144 veces, con 50 victorias de Estudiantes (212 goles a favor), 44 de Gimnasia (192) y 50 empates. Desde agosto de 1945, cuando se impuso por 4-2, el Pincha jamás volvió a estar abajo en el historial, por lo que hace 65 años que goza de ese placer.
El máximo artillero pincharrata es Manuel Pellegrina con 11 tantos. En Gimnasia comparten ese honor Arturo Naón y Manuel Fidel con 7. La mayor goleada le corresponde al León, que en octubre de 2006 se impuso por 7-0. La victoria más abultada del Lobo es un 5-2 de agosto de 1963.
La mejor racha invicta le pertenece a Gimnasia, que estuvo 10 encuentros sin perder entre 1986 y 1990, con cuatro victorias -una por penales- y seis empates. La mayor cantidad de victorias consecutivas, no obstante, es de Estudiantes, que ganó los últimos cinco encuentros.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Gimnasia tuvo un gran equipo en 1933, apodado El Expreso por la manera en que arrollaba a sus rivales. Sin embargo, una huelga de sus jugadores motivó que, en plena pelea por el título, el club presentara juveniles para enfrentar a Estudiantes. Contra todos los pronósticos, el Lobo ganó por 1-0.
En 1945, Estudiantes se dio el gusto al mandar al descenso a su clásico rival, al vencerlo por 3-1 en última fecha del certamen. Otro derbi muy recordado por los Pinchas es el de septiembre de 1985, ya que tras cuatro años sin verse las caras -Gimnasia jugaba en Segunda-, le ganó 1-0 con un tiro libre de José Daniel Ponce.

Pero si de dianas de tiro libre se trata, nada superará al del uruguayo José Perdomo en cancha de Estudiantes el 5 de abril de 1992: el grito de gol de la parcialidad albiazul hizo mover el sismógrafo de la ciudad. "La hinchada de Gimnasia siempre me lo recuerda y agradece. Nunca pensé que podía vivir algo así", recuerda el protagonista principal del Clásico del Terremoto.
Para muchos, nunca hubo tanto en juego como aquel 18 de agosto de 1996, cuando por la última fecha del Clausura, Gimnasia visitó a Estudiantes con la posibilidad de logar el primer título de su historia. Sin embargo, el 1-1 lo dejó sin nada: de haber ganado, se hubiera consagrado campeón...
Gimnasia se tomó revancha en 2005, cuando sacó a Estudiantes de la pelea por el Clausura al golearlo por 4-1.


gol


river
Cuando en 1901 un holandés llamado William Paats volvió a Paraguay desde Argentina con una pelota debajo del brazo, no podía imaginar que estaba a punto de sembrar la semilla de uno de los duelos más tradicionales de Sudamérica....
Paats era un instructor de educación física que organizó el primer partido de fútbol registrado en Paraguay, jugado en la Plaza de Armas de Asunción el 23 de noviembre de 1901. El juego se extendió rápidamente pero, al principio, se circunscribió a gente de clase alta. Fue así que un grupo de estudiantes decidieron, al año siguiente, fundar el primer club del país. Si bien barajaron nombres como "Esparta" o "Paraguay", aceptaron la sugerencia de Paats, y el 25 de julio de 1902 vio la luz el Club Olimpia.
Cerro Porteño nació una década después, el 1 de octubre de 1912, como un club de barrio formado por amigos que jugaban en la humilde Capilla San Juan, también en Asunción. El nombre se debe una batalla librada en 1811 por las fuerzas paraguayas contra las porteñas (de Buenos Aires) en las cercanías del Cerro Mbae, renombrado Cerro Porteño luego de la resistencia guaraní. Sus colores, azul y colorado, simbolizan el deseo de unidad de las facciones que históricamente pugnaron por el poder en el país.
La liga paraguaya se creó en 1906, pero Olimpia ganó su primera corona justamente en 1912. Cerro Porteño hizo su ingreso a lo grande en 1913, consagrándose campeón invicto. La primera cita entre ellos nunca se jugó por la no presentación de Olimpia. Sobre el siguiente hay versiones encontradas: unos dicen que ganó Cerro 3-1; otros que igualaron 2-2... Como sea, de los próximos seis torneos, Cerro obtuvo tres y Olimpia dos. La rivalidad había nacido.
En partidos oficiales por la liga, Cerro Porteño lidera el historial: sobre 261, ganó 94 (336 goles) contra 89 de Olimpia (340). Sin embargo, los hinchas del Decano rápidamente recuerdan que tienen más títulos de liga (38 sobre 27), tres copas Copa Libertadores y una Intercontinental, lauros jamás obtenidos por su rival.
Los máximos goleadores son Saturnino Arrúa para Cerro, con 11, y Mauro Caballero para Olimpia, con 10. La marca de más goles en un partido la comparten Pedro Osorio y Dante López con 4: mientras el primero los hizo para el Ciclón en un 8-1 de 1937, el segundo los marcó para el Decano en un 4-1 de 2005.
En lo que rachas sin perder se refiere, allí también están iguales: Cerro sumó un invicto de 10 partidos entre 1992 y 1995, pero luego Olimpia lo hizo entre 2001 y 2004. Sin embargo, Cerro tiene la mayor cantidad de victorias consecutivas en el clásico con 5 (la primera entre 1986 y 1988; la segunda, entre 2007 y 2008).
Libertadores
1915 fue año memorable. Sobre cuatro partidos, el Ciclón ganó el primero 5-1, pero Olimpia venció en la revancha 5-0. Tras empatar 1-1 en el tercero, el 15 de diciembre se vieron las caras por primera vez en una final: luego empatar 3-3 en tiempo reglamentario, Cerro anotó cuatro goles en el suplementario y celebró su segundo título.
Igualmente, algunos ubican la llama que avivó el fuego en el humillante 10-1 que Olimpia le propinó a Cerro en 1916. Sin embargo, la máxima goleada oficial es un 8-1 a favor del Ciclón en 1937, que los decanos minimizan al aclarar que los últimos cincos goles los recibió con un jugador de campo que, pese a estar lesionado, ocupó el arco para no dejar a los suyos con uno menos...
Varios duelos por Copa Libertadores resultaron épicos. Durante el primero, en enero de 1969, estaban 1-1 cuando el cerrista Miguel Ángel Sosa hizo una gran jugada, eludió al arquero y, en vez de anotar, se sentó sobre el balón en la línea. Sosa esperó la recuperación del portero para recién ahí anotar el gol. Al final, Cerro ganó el "Clásico de la Burla" por 4-1.
Olimpia se desquitó en la Libertadores de 1991, cuando como campeón defensor se cruzó con Cerro Porteño en cuartos de final. El Ciclón ganó 1-0 a la ida con gol de Ramón Hicks, quien soñaba con "eliminar a Olimpia y morir". Sin embargo, el Decano goleó por 4-1 a la vuelta y avanzó a semifinales.
En 1999, Olimpia, ganador del Apertura, definió el Torneo Absoluto contra Cerro, triunfador del Clausura. El Decano ganó el primero 1-0 y encaró confiado el segundo, promocionado como "el último clásico del milenio". Si bien Cerro se adelantó 2-0, Olimpia lo dio vuelta, ganó 3-2 y logró el tricampeonato.
Recién en 2005 Cerro tuvo revancha. Por la anteúltima fecha del Clausura, visitó en su condición de escolta a un punto al líder Olimpia. Pese a comenzar perdiendo, el Ciclón se recuperó, venció por 3-1 y una fecha más tarde se consagró campeón.
Ese título de 2005 es el último que logró Cerro Porteño. La sequía de Olimpia es peor, ya data del año 2000.


clásicos

boca
El Central Uruguay Railway Cricket Club fue fundado en la localidad de Peñarol situada a 10 kilómetros de la capital Montevideo el 28 de septiembre de 1891. Este equipo fue fundado por empleados y obreros ingleses y uruguayos de la Central Uruguay Railway Company of Montevideo es decir trabajadores del ferrocarril. En honor a una locomotora, llamada Locomotora Rocket, los colores del club son negro y amarillo, que además representan a los trabajadores de ferrocarril. Es por esto que al Peñarol se le conoce como los "aurinegros" o los "carboneros". Por lo largo del nombre del equipo, se pasó a conocer al Central Uruguay Railway Cricket Club simplemente como CURCC o Peñarol. CURCC fue uno de los fundadores de la Asociasión Uruguaya de Futbol y fue el primer ganador de los torneos organizados por esta Asociasión. Desde siempre fue un club muy ganador y es por esto que empezó a ganar popularidad en Uruguay, en especial entre la población italiana que recidía en Uruguay.
El 12 de marzo de 1914 el CURCC Peñarol cambió oficialmente su nombre por el de Club Atlético Peñarol, ya que la empresa inglesa ya no se quería hacer cargo del equipo. Así es que la afición continuó apoyando a este equipo que en teoría no tenía nada que ver con el CURCC pese a que continuaba con la tradición.
Llamándose Club Atlético Peñarol este equipo continuo teniendo grandes éxitos en todas las eras, ya sean amateur o profesional, el Peñarol ganaba títulos. De hecho el Peñarol es el equipo uruguayo que más títulos ha conseguido a nivel nacional e internacional, consiguiendo cinco veces la Copa Libertadores y adjudicándose en tres oportunidades la Copa Intercontinetal. Es por esto que el Peñarol es uno de los equipos mas respetados de América, además de ser el más ganador de Uruguay, ha conseguido la hazaña de ganar cinco campeonatos de liga consecutivos. Lamentablemente para los carboneros hoy en día atraviesan una crisis muy importante, ya que desde el año 2003 no ganan un campeonato.
fútbol
El Club Nacional de Football nace de la fusión del Uruguay Athletic Club y del Montevideo Football Club el 14 de mayo de 1899. El nombre del equipo, al igual que sus colores (rojo, blanco y azul) muestran el gran lazo entre la institución y la historia charrúa. Por sus tres colores, es por lo que se les apoda "el tricolor". Otra particularidad del Nacional de Montevideo es que los criollos se sentían bastante identificados con el equipo por lo que se convirtieron en seguidores del club. En la década de los años 1920 Nacional realizó giras por Europa y América, cautivando a todos los espectadores ganando la mayoría de sus enfrentamientos siendo todavía un equipo amateur. De hecho Nacional era la base de la selección de Uruguay de esa época, por lo que estuvieron presentes en todos los logros de la selección en juegos olímpicos y en el primer Mundial. Nacional posee el Parque Central que es uno de los dos estadios donde se jugó el primer partido de la historia de los Mundiales (Estados Unidos 3-0 Bélgica).
Nacional tuvo grandes logros durante los años 1970 y 1980, ganando tres veces la Copa Libertadores, además de haberse consagrado como el primer Tricampeón Mundial Invicto de la Copa Intercontinetal. Nacional es un equipo muy reconocido a nivel internacional por sus logros en torneos de talla mundial. Pero al igual que su rival Peñarol y el país Uruguay en general, Nacional está en crisis, lleva ya una sequía de 20 años sin conseguir ningún título internacional

Este clásico es el mas antiguo del mundo fuera de las islas británicas, y al ser entre los dos equipos mas importantes de Uruguay concierne al 90% de la población uruguaya. No hay encuestas precisas pero el Peñarol y Nacional se disputan la supremacía en cuanto a afición, según unas encuestas Peñarol es el mas seguido en Uruguay, según otras es Nacional, así es que nadie está seguro de quien es el mas seguido en entre los charrúas. Este clásico también tiene otra particularidad, tanto Nacional como Peñarol juegan generalmente en el estadio Centenario sus juegos de local. Este estadio pertence al estado, Nacional posee el Parque Central mientras que Peñarol posee el José Pedro Damiani (antiguamente "Las Acacias" pero por falta de infraestructura nunca es utilizado.
La barra brava del Nacional se llama "La banda del Parque" su nombre evidentemente por el Parque Central, mientras que la de Peñarol es conocida como "La Caterva Aurinegra". Estas dos barras han tenido sus enfrentamientos, y debido a lo antiguo del clásico que ha tenido más de 400 enfrentamientos tienen su cierta rivalidad, al compartir una ciudad, un estadio, un país, y una historia. En total se han jugado 494 clásicos donde 179 han sido para los carboneros y 159 para el tricolor. También desde la era profesional estos equipos han ganado 66 de los 76 campeonatos Uruguayos (36 para Peñarol y 30 para Nacional).
Sin duda alguna este clásico, es uno de los más significativos para la historia del futbol.


seguime

[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!
Los seguidores de Grêmio e Internacional rara vez se ponen de acuerdo. Un hincha cree que la cantera de la que han surgido en los últimos años Ronaldinho, Anderson, Lucas, Carlos Eduardo y Douglas Costa no tiene parangón en la región; otro se opone con vehemencia, mencionando revelaciones como Daniel Carvalho, Rafael Sóbis, Nilmar, Alexandre Pato y Taison. Los Gremistas sostienen que la destacada combinación de azul, negro y blanco de su camiseta hace que sea más hermosa; los Colorados prefieren su rojo clásico.
Sin embargo, hay una cosa en la que ambas aficiones coinciden: el Gre-Nal es el duelo de rivalidad más importante de Brasil. A diferencia de los Estados de São Paulo y Río de Janeiro, que cuentan con cuatro grandes clubes cada uno, este clásico divide por completo a Río Grande do Sul.
Cuando Henrique, José y Luiz Poppe, entusiastas del deporte rey, se mudaron de São Paulo a Porto Alegre a principios del siglo XX, descubrieron que los equipos que allí había estaban integrados exclusivamente por descendientes de alemanes. Así pues, los hermanos fundaron en abril de 1909 el Internacional, y como era de esperar retaron al Grêmio para que se enfrentase a ellos en el partido de su estreno.
O Tricolor aceptó, con la condición de poder alinear un once compuesto por reservas, que fue rechazada. El Inter lo lamentaría, ya que el 18 de julio, ante un numeroso y apasionado público, de unas 2.000 personas, el delantero alemán del Grêmio Edgar Booth contribuyó con cinco goles al triunfo por 10-0 de los suyos, que sigue siendo a día de hoy la mayor goleada de la historia del clásico gaúcho.
El Grêmio ganó los seis primeros Gre-Nal, antes de que el Internacional pusiese fin a esta racha mediante una victoria por 4-1 lograda en 1915.
El Gre-Nal se ha disputado en 376 ocasiones, 141 de las cuales se decantaron del lado del Internacional, por 118 del Grêmio. Carlitos posee el mejor registro de partidos y goles del clásico, 40 dianas en 63 encuentros en las filas de O Colorado entre 1938 y 1951.
gol
El Grêmio cuenta en su palmarés con una Copa Toyota, dos Copas Libertadores, dos títulos del Brasileirão y cuatro Copas de Brasil. El Internacional ha alzado una vez la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana, se ha proclamado tres veces campeón del Brasileirão y también ha ganado una Copa de Brasil. El conjunto de Beira-Rio se hizo 39 veces con el oro estatal, cuatro más que sus adversarios del Olímpico, quienes conquistaron 26 campeonatos de la ciudad, un torneo ya extinto, por 24 de su acérrimo rival.
Tesourinha, Villalba y Carlitos catapultaron al Internacional a su victoria más amplia en el Gre-Nal, un 7-0, en septiembre de 1948. Seis años después, ese mismo mes, todo indicaba que el Grêmio iba a llevarse el encuentro en su nuevo Estádio Olímpico. Pero Larry, autor de dos goles en su debut con el Inter, tan sólo dos meses antes, siendo la inspiración del triunfo por 3-1 de O Tricolor, se negó a seguir el guión y vio puerta cuatro veces. Su equipo se impuso 6-2.
La final del Campeonato Gaúcho de 1977 es inolvidable por dos motivos: el solitario tanto firmado por André Catimba en el minuto 87, que impidió al Internacional extender su récord de ocho títulos estatales consecutivos, y la extraña celebración que le siguió. El delantero intentó dar una voltereta, pero tuvo una mala caída y se lesionó en la cadera. "Me dolió mucho, aunque valió la pena marcar el gol de la victoria en el Gre-Nal", recordaría más adelante.
Cuando ambos equipos se cruzaron en febrero de 1989, había en juego una plaza en la final del Campeonato Brasileiro y en la Copa Libertadores. Alrededor de 80.000 espectadores abarrotaron el Beira-Rio para asistir al Gre-Nal do Século (Gre-Nal del siglo), y al descanso la mayoría de ellos estaban desolados, ya que el Internacional perdía 0-1 y se había quedado sin Casemiro, expulsado. Pero Nilson se erigió en héroe de los suyos al regreso de los vestuarios, y a pesar de jugar los primeros 45 minutos con una lesión que se agravó, marcó dos goles que supusieron el 2-1 definitivo para los locales, con la consiguiente recompensa.
Diez años más tarde el protagonista fue otro jugador vestido de azul, blanco y negro: Ronaldinho, que brilló intensamente. Desesperado ante la visión del genial muchacho de 19 años causando estragos, el entrenador del Internacional, Paulo Autuori, encomendó su marcaje al más indómito de sus hombres, Dunga, capitán de la selección campeona de la Copa Mundial de la FIFA. Pese a todo, Ronaldinho humilló al veterano centrocampista mediante un despliegue de trucos, y anotó un sensacional y solitario gol que dio el triunfo al Grêmio.
El Internacional ha ganado el clásico diez veces desde 2004, y el Grêmio únicamente tres. Durante este período, los dos clubes se han cruzado en una final del Campeonato Gaúcho, la de 2006, cuando un tanto del empate obra de Pedro Júnior en el minuto 78 otorgó el oro a los inquilinos del Olímpico, merced al valor doble de los goles a domicilio. No obstante, el Inter se desquitó valiéndose de esa misma regla para eliminar al Grêmio de la Copa Sudamericana que terminó adjudicándose.


river

Libertadores
La rivalidad de Flamengo y Fluminense es, sin duda, la más grande del fútbol brasileño. Comúnmente se refiere a la misma como Flu-Fla o Fla-Flu, dependiendo de que lado uno se encuentra. Ambos juegan en el histórico Estadio Maracaná y se les hace un poco difícil llenar las 95,000 butacas que tiene el mismo. Pero eso no es nada comparado con aquel día de 1963 en el que 177,020 personas llegaron para presenciar un partido. En la década de los 60 y los 70 los dos equipos atraían regularmente más de 100,000 a ver el clásico. Esto da una clara idea de las dimensiones que puede alcanzar este derby; pero, desde que se han introducido las reglas de seguridad, públicos de tales magnitudes ya no son comunes.
La contienda entre los dos comenzó en el año 1911, cuando un número de jugadores del Fluminense se abrieron y decidieron formar un equipo de fútbol con el Flamengo Sports Club. El primer encuentro que enfrentó a los dos, tuvo lugar un año después, en 1912. Ese día ganó Fluminense y se estableció la rivalidad. Y, como ya hemos visto en tantos casos, hay una diferenciación en lo que respecta a la pertenencia a determinada clase social. Flamengo era el equipo del pueblo, mientras que Fluminense lo era de las clases medias y altas. El Fla tiene como colores al rojo y negro, mientras que el Flu viste blanco, verde y burdeo y son popularmente conocidos como el Tricolor Carioca. Algunos de los más grandes nombres del fútbol brasileño han jugado para Fluminense. Astros como Carlos Alberto, Rivelino y Paulo César, por ejemplo. Flamengo también ha tenido a sus estrellas: tales como Mario Zagallo, Jorginho, Zico, Junior y Romário. Buena parte de una rivalidad es el grado de controversia que sabe aportar y, en este caso, hay una buena parte. En el año 1941 se vieron las caras en la final del Campeonato Carioca. El Flu necesitaba sólo un empate para coronarse campeón. El marcador era 2-2 cuando Fluminense decidió tirar la pelota fuera de los límites del campo de juego, hacia un río pegado al estadio. El tiempo que se perdía aseguraba el título. La gente de Flamengo estaba preparada para la extraña táctica rival y tenía gente ubicada al lado del río, esperando para patear la pelota nuevamente dentro de los límites del estadio. Pero al final, Fluminense obtuvo el empate que tanto deseaba. Fue un periodista deportivo de Brasil quien estampó el pegadizo nombre de Fla-Flu. Parece casi de sentido común, si se toma en cuenta la alineación de las letras de cada uno y es la razón por la cual rápidamente se convirtió en la manera en la que se refiere al clásico. Otro aspecto que sumó a la gran rivalidad entre los dos equipos grandes de Río de Janeiro es que fue solamente en 1941 que la Federación de Fútbol de Brasil reconoció las reglas de la FIFA. Hasta entonces, ellos tenían sus propias reglas. Parte de ellas era que había una persona encargada de marcarle al referí cuanto tiempo de juego quedaba o cuanto este debería agregar. De manera poco sorprendente, quienes controlaban esto, manejaban el tiempo a su antojo, dependiendo de cual fuera el resultado, ya sea acortando o alargando el partido a favor del equipo de su simpatía.
clásicos
Hay quienes sostienen que Fluminense-Flamengo se ha visto disminuído por la presencia de otros clubes como Palmeiras, Botafogo y Corinthians. Esto puede ser parcialmente cierto, pero la historia y la tradición juegan un gran papel y, en Brasil, no existe más historia y tradición que las impregnadas a un Flamengo-Fluminense. Los torcedores viven para este partido. La torcida de Fluminense es conocida como los "tricolores", que es un apodo en pos de los tres colores del club. En el día del clásico se puede escuchar a los fans cantando durante horas y es muy común que la gente se vista con una variedad de atuendos con los colores propios.
Uno de los nombres más grandes en relación al Fla-Flu es Zico. El mismo se unió al conjunto rojo y negro en 1967 jugando para los juveniles, se hizo profesional 4 años más tarde y en 1978 fue nombrado como mejor jugador de Brasil. Fue clave en la obtención de la Copa Libertadores de 1981 y, más adelante en el mismo año tomó parte en el 3-0 sobre Liverpool, en la Copa Intercontinental. Liverpool era un gran equipo, con nombres como Phil Neal, Phil Thompson, Alan Hansen, Graeme Souness y Kenny Dalglish. Pero a pesar de ellos, se vieron como unos principiantes ante ese Flamengo. Pero Zico jugó relativamente poco tiempo en Brasil, hasta que las grandes cantidades de dinero lo sedujeron a realizar el traspaso al fútbol europeo y así fue que firmó para el Udinese de Italia. El período de oro del Fluminense coincidió con la aparición de Rivelino quien, simplemente, jugaba una liga propia. Llegó al Flu proveniente de Corinthians y jugó allí tan sólo 4 temporadas, pero fueron más que suficientes para enamorar a los torcedores de su condición de estrella. Si se hecha un vistazo hoy día a los planteles de Fluminense y Flamengo, probablemente haya muchos nombres que no son reconocidos. Esto se debe a la constante ida de jugadores en Sudamérica, especialmente en Brasil, donde la pobreza reina. Hay más jugadores brasileños jugando en las ligas de Europa y Asia de los que hay jugando en la misma Brasil. A la edad de 13 y 14 años muchos talentos son descubiertos y fichados en el momento. Y a la edad de 16 y 17, si son algo buenos, ya están partiendo hacia el exterior. Esto ha afectado a la escena del derby también. Pero es parte de la realidad del fútbol y de los ciclos de la vida. Puede que no pase mucho para que podamos ver un Fla-Flu colmado de estrellas.


boca

fútbol
Durante más de 90 años, Corinthians y Palmeiras han ido creando una historia lo bastante rica como para hacer que cualquier choque entre los dos adquiera tintes de momento decisivo. Cuando se cruzan, la ocasión se vuelve inmediatamente propicia para hacer que cualquier crisis sea olvidada, o que se ignore por completo cualquier fase positiva.

Los orígenes
El equipo inglés del Corinthian Football Club difícilmente era consciente del fragmento de historia que estaba escribiendo de manera indirecta cuando realizó una gira por Brasil en 1910. Después de ganar un amistoso ante el conjunto que, por ironías del destino, se llamaba Associação Athlética das Palmeiras (y que sin embargo no guarda ninguna relación con el actual Palmeiras), el club europeo —al que los aficionados locales se referían como “los corinthians”— se granjeó el apoyo de un grupo de hinchas en São Paulo. Cinco de esos seguidores eran obreros del barrio de Bom Retiro, y el 1 de septiembre fundaron un equipo que quería seguir la estela del cuadro británico: el Sport Club Corinthians Paulista.
En 1914, cuando un grupo de representantes de la nutrida colonia italiana de São Paulo fundó el Palestra Itália —que durante la Segunda Guerra Mundial, en 1942, cambiaría su nombre por Sociedade Esportiva Palmeiras—, el Corinthians celebraba su primer título paulista. Y poco después de la segunda copa del Corinthians, conquistada en 1916, los dos equipos se enfrentaron por vez primera...
Era un 6 de mayo de 1917, y el entonces campeón, que sumaba 25 partidos invicto, recibió una tarjeta de presentación imponente de manos de los neófitos: 3-0, con tres goles de Caetano, en el Estádio Palestra Itália. El primer triunfo del Corinthians no llegaría hasta la sexta cita entre ambos, el 3 de mayo de 1919. Fue la semilla idónea para despertar pasiones y dar origen a la que se convertiría en mayor rivalidad del fútbol paulista y una de las principales del país.
seguime
Algunas cifras
Corinthians y Palmeiras ya han disputado nada menos que 333 partidos entre sí desde aquella primera contienda de 1917 y, como señal del equilibrio que los caracteriza, la diferencia de victorias es mínima a favor del segundo: 120 contra 113, además de 100 empates. El Palmeiras ha marcado 489 tantos (un promedio de 1,47 por encuentro) y el Corinthians 446 (1,34).
Al Palmeiras también corresponde la mayor goleada hasta la fecha: un 8-0, el 5 de noviembre de 1933, durante el periodo en que el club registró la mayor racha de imbatibilidad del clásico, 12 partidos, entre el 4 de mayo de 1930 y el 5 de agosto de 1934.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Curiosamente, el Corinthians ya tenía ocho títulos paulistas y el Palmeiras (entonces aún con el nombre de Palestra Itália) seis —esto es, ya eran dos de las formaciones más laureadas del Estado— cuando los dos protagonizaron por primera vez la final de un torneo. Fue en abril de 1937, en una serie de tres partidos para designar al vencedor del Campeonato Paulista del año anterior, después de que cada club se adjudicase una vuelta. El Palestra Itália ganó dos encuentros, y pudo celebrar su primera conquista de un trofeo ante su acérrimo rival.
El Corinthians, después de algún tiempo, se impuso en una final que, por su carácter simbólico, ocupa un lugar destacado en la historia del club y del fútbol paulista. La ciudad de São Paulo festejó durante todo el año 1954 su 400 aniversario. Ser campeón paulista justo en aquella fecha especial se convirtió en una cuestión de honor, y el destino quiso que Corinthians y Palmeiras estuviesen en posición de disputar el trofeo. Era mucho más que un título estatal: se trataba del “título del cuarto centenario”. El Corinthians acudió al compromiso del 5 de febrero de 1955 sabiendo que le valía un empate, y se adelantó a través de Luizinho. El Palmeiras, que vestía de azul, igualó por mediación de Nei, pero no conseguiría evitar las celebraciones de los albinegros, que inundaron la urbe.
Y éstos hicieron bien en disfrutar al máximo de aquel logro histórico, porque ese mismo día empezaba también el periodo más largo sin títulos en la historia de la entidad. Transcurrieron más de 22 años hasta que el Corinthians alzó el Paulistão de 1977, y durante ese tiempo una de las ocasiones en que estuvo más cerca de poner fin a su sequía se produjo el 22 de diciembre de 1974. Sus seguidores conformaban una abrumadora mayoría entre los 120.522 espectadores que abarrotaban el Morumbi, la mayor cifra de asistencia de público en la historia del clásico. Pero entonces llegó la decepción: el Palmeiras venció por 1-0 y prolongó el maleficio un año más, algo que sus escasos seguidores presentes en el estadio se ocuparon de recordar al concluir el partido, con gritos de “zum, zum, zum, son veintiún”. El trauma ocasionado por aquella derrota fue tal que Rivellino, hasta entonces ídolo de la afición del Corinthians, abandonó el club por la puerta de atrás, soportando el peso enorme de no haberlo conducido nunca a la conquista de un título.
Pero las historias de Corinthians y Palmeiras, por caminos a veces tortuosos, siempre se encuentran. Porque los albiverdes tampoco imaginaban que su título paulista de 1976 iba a suponer el inicio de otra sequía, con la que colaboró en aquella ocasión el Corinthians. Cuando la falta de éxitos empezaba a incomodar, el Palmeiras fue víctima de una de las exhibiciones más emblemáticas del periodo que pasó a ser conocido como “Democracia Corintiana”: de un equipo que se autorregulaba fuera del campo y brillaba dentro de él, con ídolos como Wladimir, Biro-Biro, Sócrates y la estrella del partido disputado en el Paulistão de 1982: el recién incorporado Casagrande, autor de tres goles en el histórico 5-1 a favor de los suyos.
Y hablando de sequías y rivalidad, el maleficio del Palmeiras también se acabó en un clásico. El equipazo que tenía una línea ofensiva formada por Edmundo, Evair, Edílson y Zinho alcanzó la final del Paulista de 1993 en una situación complicada. El Corinthians había vencido 1-0 el primero de los dos partidos, con un gol de Viola, que lo celebró imitando a un cerdo, apodo que recibe también el Palmeiras. Éste, herido en su orgullo, llegaba al Morumbi con la necesidad no sólo de ganar en los 90 minutos, sino de ratificar la victoria en la prórroga. Y eso fue exactamente lo que sucedió, y de manera holgada además: un 3-0 en el tiempo reglamentado, con tantos de Zinho, Evair y Edílson. Eso obligaba al Palmeiras a luchar por el empate en la prolongación, pero un penal transformado por Evair sentenció la redentora victoria. Sería el primero de una serie de títulos en los años siguientes, cuyo colofón fue el Brasileirão de 1994, de nuevo superando a su rival, gracias a un inconmensurable Rivaldo.
El clásico paulista, que ya había decidido bastantes torneos regionales y un Brasileirão, abrió entonces un nuevo frente: la Copa Libertadores de América. En 1999, esta competición ya llevaba muchos años siendo un objetivo de los dos rivales, sobre todo después de que los otros dos grandes del Estado, São Paulo y Santos, se hicieran con dos títulos cada uno. Y la suerte decidió que Corinthians y Palmeiras se enfrentasen en cuartos de final de aquella edición. Tras una victoria por 2-0 para cada uno, el puesto en semifinales tuvo que dirimirse en los penales: venció el Palmeiras, abriendo así el camino hacia un titulo inédito, que conquistó ante el America de Cali. Y peor aún: al año siguiente, en semifinales, ambos volvieron a encontrarse. Una vez más, hubo que ir a los lanzamientos desde los once metros, y uno de los mayores ídolos de la afición del Palmeiras, el guardameta Marcos, se consagró definitivamente al detener el último tiro del asto rival Marcelinho Carioca.
Cuando menos se aguarda, un Palmeiras-Corinthians puede pasar a la historia.


[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!

gol
Estalla la rivalidad
Durante la primera mitad del siglo XX, el derbi más importante de Minas Gerais era el choque entre el Atlético y el América. Precisamente el Atlético había sido el campeón de la primera edición de la competición del estado en 1915, aunque el América conquistó diez coronas del Campeonato Mineiro consecutivas entre 1916 y 1925. El Cruzeiro, llamado por entonces Palestra Italia, en el que destacaba la presencia de los legendarios hermanos Fantoni, alcanzó en 1929 el primero de sus tres títulos estatales seguidos. Pero fue a mediados de la década de 1950 cuando su rivalidad con el Atlético se convirtió en la más sonada de la región.
Esta enemistad se exacerbó por el hecho de que ambos conjuntos se vieron obligados a compartir el trofeo en 1956 y estalló con estruendo nueve años después, coincidiendo con la inauguración del grandioso estadio Governador Magalhaes Pinto, más conocido en todo el mundo por el nombre de estadio Mineirao.

El recinto se inauguró el día 5 de septiembre de 1965 con un partido entre una selección de Minas Gerais y el coloso argentino River Plate. Incluso aquel día, las hinchadas del Atlético y del Cruzeiro vitoreaban cada una por su lado a los jugadores de sus respectivos clubes para que marcaran el primer gol del nuevo tempo futbolístico de Belo Horizonte. La distinción recayó en Bugle, un jugador del Atlético. Su gol en el minuto 47 otorgó la victoria (1-0) a los anfitriones.
river
Dominio azul
El inicio de la llamada "Era del Mineirao" coincidió con el surgimiento de un periodo de hegemonía azul. El Cruzeiro, con un atractivo equipo que derrochaba talento, en el que figuraban Raúl, Piazza, Dirceu Lopes, Natal y Tostao, arrasó en la competición estatal y alzó cinco títulos consecutivos a partir de 1965, con el Atlético como subcampeón en todas las ocasiones. La tercera de esas derrotas en la final fue especialmente difícil de digerir para el Gallo. El Atlético-MG había arañado un insólito empate a 0-0 con la Raposa y otro empate a 3-3 con los defensores del título en el segundo encuentro de la campaña. Sin embargo, la desigual final se saldó con victoria global de 6-1 para el Cruzeiro. "No sienta muy bien perder una final, pero perder a manos de tu rival más encarnizado duele muchísimo", admitió después del encuentro el entonces entrenador del Gallo, el paraguayo Fleitas Solich.

El Gallo contraataca
A mediados de la década de 1970, el Atlético Minerio había reunido a un grupo de jugadores admirables. Durante los años siguientes, futbolistas como Joao Leite, Luizinho, Toninho Cerezo, Paulo Isidoro, Nelinho, Eder y, en especial, el inimitable Reinaldo iban a convertirlo en uno de los equipos más reverenciados de Brasil. Durante aquel periodo, el Gallo superó a sus rivales con regularidad pasmosa en las confrontaciones directas y ganó 11 Campeonatos Mineiros en 14 temporadas.

Para los aficionados neutrales, sería estupendo revivir la emoción y el festival de goles que ambos equipos ofrecieron en aquel mítico partido de 2004, que se adjudicó el Atlético Mineiro con una victoria por 5-3.


Libertadores

clásicos
Para tener una dimensión de lo que significa en el fútbol colombiano cada duelo entre Deportivo Cali y América de Cali vale la pena, paradójicamente, considerarlos juntos: los 21 títulos de liga que totalizan transforman al Clásico de Vallecaucano en el más derbi laureado del país. El dato no es menor y llena de orgullo a Verdolagas y Escarlatas, quienes protagonizarán la 273ª edición del choque el domingo 12 de septiembre.

Los orígenes
Más allá de sus fechas fundacionales oficiales, Deportivo y América tienen antecedentes directos reconocidos por historiadores de fútbol, que las colocan entre en las instituciones más tradicionales de Colombia. Fue durante estos inicios, vale aclarar, que se sembraron algunas de las semillas que germinarían para crear la rivalidad.

La Asociación Deportivo Cali, como se la conoce hoy, fue fundada en 1959 y reconocida oficialmente en 1962, pero su antecedente directo, el Deportivo Cali, data de 1912, y surgió como una iniciativa de un grupo de estudiantes universitarios de alta sociedad que, tras un viaje por Europa, volvieron encantados con el fútbol.

Seis años después, en barrio muy humilde de Cali, un conjunto de amigos decidieron formar un equipo, dando nacimiento al América Football Club, institución que adoptó formalmente el nombre Corporación América de Cali el 13 de febrero de 1927.

La chispa llegó con el primer duelo del que se tenga memoria, la final de un torneo departamental de 1931. La “leyenda” dice que América se impuso por 2-1 pero el árbitro anuló sus dos goles por posición fuera de juego, dando como ganador al Cali por 1-0. Por sus protestas, el Diablo Rojo fue suspendido durante un año, por lo que decidió viajar a través del país para seguir jugando, transformándose así en el primer equipo en salir de gira por toda Colombia.
boca
Algunas cifras
Deportivo y América se han enfrentado en 272 oportunidades, con 99 victorias de los Azucareros (348 goles favor), 85 de los Diablos Rojos (340) y 88 empates. Ocho veces se han visto las caras por torneos internacionales, y allí las estadísticas son más parejas todavía, con cuatro victorias por bando y una igualdad. Los máximos anotadores del duelo son, respectivamente, Edison Mafla con 15 y Antony de Ávila con 19.

Los simpatizantes escarlatas se golpean el pecho y esgrimen su mayor cantidad de títulos (13 contra 8), pero sufren cada vez que la parcialidad verdolagas le recuerda las cuatro finales perdidas de Copa Libertadores, tres de las cuales fueron de manera consecutiva (entre 1985 y 1987). Vale aclarar que al Cali tampoco le fue bien las dos veces que alcanzó dicha instancia, cayendo tanto en 1978 como en 1999. Este último año, además, América obtuvo la Copa Merconorte.

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
El primer duelo oficial se disputó en septiembre de 1948 y el Cali ganó 4-3, aunque América rápidamente igualó el historial, ya que en diciembre se impuso 1-0. Las máximas goleadas se dieron antes de que cualquiera saliera campeón, ya que Deportivo celebró un 5-1 en 1951 y América un 5-0 en 1961.

Pero la década del 60' fue dorada para el Cali. De hecho, en 1965, camino a su primer título, derrotó al América por 3-2 luego de ir perdiendo por 2-0. “Fue impresionante. La gente se estaba saliendo del estadio cuando escucharon el 2-1 y se regresaron. Los hinchas de esa época lo recuerdan con mucho cariño”, rememoró alguna vez Jorge Gallegol Ramírez, autor de uno de los tantos del ganador.

En 1969, Deportivo obtuvo su tercera estrella postergando al América en un triangular final del que también participó Millonarios de Bogotá. Los Verdolagas ganaron el primer encuentro ante los Diablos Rojos por 3-2 y dieron la vuelta olímpica luego de igualar 2-2 el segundo encuentro ante su clásico rival.

América tuvo esperar hasta 1985 para tomarse revancha: por el sistema de disputa, Escarlatas y Azucareros debieron enfrentarse en una serie extra para ver quién obtenía una bonificación mayor de cara al octogonal final. Tras empatar 2-2 en el primer juego, América ganó por 2-1 el segundo y, a la larga, se quedó con el campeonato por apenas 0,50 puntos sobre un Cali donde brillaba Carlos Valerrama. Al año siguiente, América volvió a relegar al Deportivo al subcampeonato, pero esta vez tras vencerlo en ambos juegos durante la fase decisiva.

América siguió de parabienes en 1987, cuando eliminó al Cali de la Copa Libertadores, y en 1992, cuando de la mano de Francisco Maturana y con goles Freddy Rincón y Anthony de Ávila (2) venció al Azucarero por 3-1 para lograr su octava corona. Sin embargo, el Deportivo se dio el gusto en 1996 de poner fin a 22 años sin salir campeón al igualar 0-0 con los Diablos Rojos en la última fecha.


fútbol

seguime
La fidelidad por el club que uno ama va mucho más allá de una vuelta olímpica. Una prueba de esta afirmación sucederá el próximo sábado 21 de marzo en el estadio El Campín de Bogotá, donde Millonarios y Santa Fe jugarán una nueva edición del clásico más tradicional del fútbol colombiano. Y es que los aficionados de ambos equipos, que suman 19 coronas entre los dos, volverán a llenar las tribunas pese a llevar 20 y 33 años, respectivamente, sin un título de liga...

Los orígenes
El Club Deportivo Los Millonarios vio la luz el 18 de julio de 1946, pero su creación, por iniciativa de alumnos de dos colegios de Bogotá, data de 1937, y su primera fundación, bajo el nombre de Club Deportivo Municipal, de 1939. Millonarios era un apodo que recibió por la inversión que hacía en contrataciones extranjeras, pero el sobrenombre ganó espacio hasta formar parte la denominación oficial aquel día de su refundación.

El nacimiento de Santa Fe Corporación Deportiva resultó menos complejo y con la misma raíz: un grupo de estudiantes y ex estudiantes de otros colegios bogotanos que, el 28 de febrero de 1941, hicieron realidad su sueño de fundar un club de fútbol. El nombre se debió a la calle sobre la cual estaba el café donde se firmó el acta fundacional.

He aquí porque algunos ubican al primer clásico bogotano en 1942, cuando el todavía Club Deportivo Municipal venció 4-1 a Santa Fe por la Liga local. Pero el primero oficial se jugó el 19 de septiembre de 1948: por la temporada inaugural de la División Mayor, Santa Fe goleó a Millonarios 5-3. Y aunque nadie daba nada por ellos, los Albirrojos volverían a vencer a los Azules en la segunda ronda (2-1), en camino a consagrarse como el primer campeón del fútbol profesional colombiano, algo que los Cardenales se encargan de recordar en cada derbi.
[Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!
Algunas cifras
El duelo bogotano es el único clásico regional que se disputó en todas la temporadas, ya que Millonarios y Santa Fe son dos de los tres clubes que jamás descendieron a segunda. Hasta el presente jugaron 253 veces, con 100 victorias azules (394 goles), 66 albirrojas (318) y 87 empates. Por Copa Libertadores se vieron las caras apenas dos veces, con un triunfo de Santa Fe y un empate. También disputaron dos duelos por la Copa Colombia, con un festejo por bando.

Los máximos goleadores son tres, todos con 15: los argentinos Miguel Ángel Converti (14 con Millonarios y uno con Santa Fe), Alfredo Castillo (todos con el Milllo) y el colombiano Léider Preciado (todos con el Cardenal). El futbolista con más goles en un sólo partido es José María Ferrero, quien marcó cuatro para Millonarios en 1968 (5-1). Pero una marca llamativa es la del memorable Alfredo Di Stéfano, autor de tres tripletas para los azules. La primera, el 16 de octubre de 1949, significó el primer triunfo histórico ante su clásico rival (6-3).

Leyendas, anécdotas y frases del pasado
Millonarios comenzó a hacer la diferencia en el historial durante las décadas del '50 y '60, cuando Alfredo Di Stéfano encabezaba un equipo lleno de estrellas, que recibió el apodo del Ballet Azul por el juego que desplegaba y obtuvo cuatro títulos entre 1949 y 1953. En 1952, le propinó a Santa Fe un 6-0 que, junto con otro de 1954, son hasta ahora sus más amplias victorias.

Los Cardenales esperaron 38 años para tomarse revancha: el 23 de febrero de 1992, con tres goles del argentino Daniel Tílger y dos de Adolfo Tren Valencia, golearon a Millonarios por 7-3. Oscar Córdoba, al igual que ahora, defendía el arco azul: "He vivido muchos clásicos, pero ese prefiero olvidarlo", asegura el ex internacional colombiano.

También hubo duelos memorables antes y después de dicho encuentro. En diciembre de 1978, por ejemplo, bajo la batuta del inolvidable Willington Ortiz, Millonarios se dio el gusto de coronarse campeón en la cara de Santa Fe, tras vencerlo por 3-1 en el último partido del cuadrangular final.
Los hinchas de El Expreso Rojo, en cambio, todavía recuerdan el 3-3 de marzo de 2006, ya que estuvieron tres veces abajo en el marcador y David Montoya, autor todos los goles de su equipo, igualó la contienda a diez minutos del final cuando ya había pedido el cambio por lesión. "Todavía me dan las gracias por ese partido", comenta el artillero.

El 16 de septiembre de 2007 los hinchas millonarios tuvieron su última alegría, ya que con gol de Gerardo Bedoya lograron su triunfo número 100 en el derbi (1-0). Desde ese día, sin embargo, Santa Fe acumula un invicto de cinco clásicos por el torneo colombiano, con dos victorias y tres empates.


gol

river
No hay otro encuentro del fútbol a nivel clubes que en Chile que despierte semejante expectativa. Cada vez que se cruzan Colo Colo y Universidad de Chile, pueden salir duelos bien o mal jugados, pero jamás faltará corazón y entrega sobre el césped. Y, como toda rivalidad que se precie de tal, no admite grises ni en propios ni en extraños: todos los aficionados toman partido por el Albo o el Azul.
El Club Social y Deportivo Colo - Colo fue fundado el 19 de abril de 1925, cuando David Arellano, jugador de la selección chilena en 1924, y un grupo de seguidores, dejaron el Club Magallanes por diferencias ideológicas con los socios de mayor edad. El nombre del nuevo club se tomó de un cacique del pueblo mapuche que luchó valientemente contra los españoles en el siglo XVI, destacándose por su inteligencia. Tomaron el color blanco para su camiseta como símbolo de pureza y el negro en los pantalones como señal de seriedad.
El 24 de mayo de 1927, mientras tanto, se funda el Club Deportivo Universitario, nacido de la unión de los clubes Náutico Universitario, Internado F.C. y Universitario de Atletismo y Federación Universitaria. Para su escudo eligen al chuncho, una especie de búho que simboliza la sabiduría, el conocimiento mutuo y la armonía entre el cuerpo y el espíritu. Recién en 1937 pasa a llamarse Club Deportivo Universidad de Chile, puesto que los estudiantes de la Universidad Católica, que pertenecían al Club Universitario, se retiraron para formar el club deportivo de esa universidad, que no existía a la fecha como equipo de fútbol.
El primer enfrentamiento oficial entre caciques y chunchos o albos y azules, lejos de ser considerado importante, se produjo el 7 de agosto de 1938, y se saldó con una previsible goleada del experimentado equipo de Colo Colo sobre la novel Universidad de Chile por 6-0. ¿Quién hubiera pensado que ese resultado, el más abultado de la historia entre ambos, sería el origen de semejante antagonismo? La primera victoria azul, mientras tanto, ocurrió en 1939 y fue por 2-1, aunque luego los universitarios debieron esperar hasta 1945 para volver a derrotar a los colocolinos, también 2 a 1.
Libertadores
Cuenta la leyenda, sin embargo, que la rivalidad como tal comenzó a gestarse el 12 de mayo de 1940. Ese día, durante la victoria del Cacique por 1-0 por el Torneo Metropolitano, Alfonso Domínguez, de Colo Colo, le propinó una bofetada a José Balbuena, de Universidad de Chile, como respuesta a una fuerte falta del jugador universitario. La leyenda tomaría forma, cuando en 1959, ambos equipos disputaron palmo a palmo el Campeonato Nacional, llegando al final con el mismo puntaje, lo que desencanjó en un partido de definición. Este partido fue para Universidad de Chile, que a partir de esa temporada (1959), comenzaría su mejor etapa en la historia, el llamado "Ballet Azul".
Otros datos estadísticos interesantes… Si bien la mayor goleada de la U. fue el 6-3 de 1962, la diferencia más abultada a su favor fue un 4-0 en 2004. El máximo goleador del superclásico es el universitario Carlos Campos, con 12 goles, mientras que para Colo Colo es Manuel Muñoz, con 11 tantos. ¿El récord de asistencia? Fue en 1986, cuando 77,848 se dieron cita en el Estadio Nacional para presenciar un mezquino 1-1.


clásicos

boca
El nacimiento de esta rivalidad se remonta a principio del siglo pasado, años antes de que ambas instituciones vieran la luz como se las conoce hoy día. De hecho, hay que buscar la génesis de ambos clubes en las respectivas selecciones universitarias que antecedieron a sus fundaciones. El Club Deportivo Universidad de Chile nació el 24 de mayo de 1927 bajo el nombre de Club Deportivo Universitario, institución que surgió como la fusión de otras tres ligadas a distintas casas de altos estudios.
Los Azules, o la simplemente la U, recién adoptó su denominación actual en 1937, cuando los estudiantes de la Universidad Católica que pertenecían a Universitario se retiraron para formar el club de aquella universidad, que no existía todavía como equipo de fútbol. Recién el 21 de abril de ese año se hizo realidad aquel sueño que tenían, allá por 1908, los integrantes del amateur Universidad Católica Football Club, hoy los Cruzados.
De allí que algunos puristas designen como el primer clásico a ese desafío interuniversitario del 1 de noviembre de 1909 que terminó 3-3. De ser así, este derbi ciertamente sería centenario. Sin embargo, el primer enfrentamiento oficial se produjo el 13 de junio de 1937. Ese día, por el torneo de Segunda División, la Universidad de Chile se impuso por 2-1.

En Primera División, Azules y Cruzados han jugado en 165 oportunidades, con 64 victorias para la Universidad de Chile, 45 para la Católica y 56 empates. El máximo goleador es Carlos Campos (14 con la camiseta de la U), mientras que nadie lo ha jugado más veces que Mario Lepe (35 con la camiseta de la UC).
La mayor goleada en la historia sigue siendo aquel 5-0 que logró la Católica en el Campeonato Nacional de 1954. Pero la mejor racha invicta le corresponde a la U. de Chile, que estuvo 21 encuentros sin perder entre 1971 y 1984.
La rivalidad también se sustenta por el lugar que ocupa cada uno en el fútbol chileno: mientras los Chunchos marchan en el segundo lugar en la tabla histórica con 13 títulos, los Católicos son terceros con 9. No obstante, los Cruzados han ganando 9 de las 11 finales que ha disputado contra su clásico rival. Además, tienen una corona internacional, la Copa Interamericana de 1994, y una final de Copa Libertadores, hitos jamás alcanzados por la Universidad de Chile.

Los Azules también ganaron el primer duelo en Primera División: 2-1 en 1939. Hasta 1955, año del primer descenso de la UC, las estadísticas estaban igualadas con 15 victorias por lado. El encono deportivo creció en la década del '60, con las vueltas olímpicas ante su rival de la UC en 1961 y de la U en 1962. La Universidad de Chile empezó a ampliar la brecha estadística en los años '70 y principios de los '80, con aquella imponente racha de 21 duelos sin derrotas.
fútbol
Un clásico muy recordado por la parcialidad cruzada fue el de agosto de 1994. Los dos peleaban la punta cuando se enfrentaron por la primera rueda del Campeonato Nacional. A pesar de jugar don dos hombres menos todo el segundo tiempo, la Católica se impuso por 1-0. Sin embargo, en el partido de vuelta, la Universidad de Chile ganó por 1-0 con gol de Marcelo Salas. Ese año ganaría el título con un punto de ventaja sobre la UC.


Fuente: http:/es.fifa.com
http://www.google.cl/imghp?hl=es&tab=wi

20 comentarios - [Megapost] Clásicos de fútbol en Sudamérica!

@superrosarino -12
tas equivocado central y nob es uno de los mas importante del mundo por la pasion q hay fundamental !!
@victor_666 +4
Tranquilo che, es uno de los clásicos más importantes de Argentina pero del mundo ni en pedo, nadie lo conoce.
@arielmetal06 +4
Cerro porteño - olimpia siempre es a muerte.. Boca y river tambien
@xDmann +2
Caracas FC vs Deportivo de Tachira???
@wanchinfronti -8
rasin no existe, que chiquitos son, sino fuera porque somos de avellaneda ellos tendrian de clasico a arsenal porque son un equipito de la b. ya que esta conta que en el 83 nosotros dabamos la vuelta en su cara mientras ellos se iban a la b
@sebacarp3956 +5
seguime


@Azul527 +1
Millonarios vs Santafe, gran clásico
@Eduardo1899 +2
Muy buen post.

Una acotación:
El clásico del Uruguay empezó en 1914, El cambio de nombre del Curcc Peñarol a Club Atlético Peñarol lo hizo el club que se fundo el 13 de diciembre de 1913.
El verdadero CURCC fundado el 28/9/1891 se desafilio de la AUF por problemas administrativos a partir de 1914 pero siguió compitiendo no oficialmente hasta su desaparición definitiva el 22 de enero de 1915.
Por lo tanto Nacional vs. Peñarol son rivales desde 1914 aunque el club peñarol se quiera hacer pasar por el Curcc para agregarse mas años y mas títulos.
@seba_rgc -1
Newell´s Old Boys vs Rosario Central ( el clasico rosarino ) es tmb uno de los mas importantes de Argentina ... hasta te diria que es mas importante que el de los muertos de La Plata ... Informate chaboncito !!!!
@jony_rojo90
yo pondria de argentina san lorenzo huracan. aunque a nivel internacional a nadie le importa y pondria a liga de quito vs dep quito
@erickspace -2
Y BARCELONA- EMELEC POR DIOS HASTA LA FIFA LO RECONOCIO
@McCock -2
Eduardo1899 dijo:Muy buen post.

Una acotación:
El clásico del Uruguay empezó en 1914, El cambio de nombre del Curcc Peñarol a Club Atlético Peñarol lo hizo el club que se fundo el 13 de diciembre de 1913.
El verdadero CURCC fundado el 28/9/1891 se desafilio de la AUF por problemas administrativos a partir de 1914 pero siguió compitiendo no oficialmente hasta su desaparición definitiva el 22 de enero de 1915.
Por lo tanto Nacional vs. Peñarol son rivales desde 1914 aunque el club peñarol se quiera hacer pasar por el Curcc para agregarse mas años y mas títulos.



Jajaja, no sea nabo mijo..
@elchoclobueno +1
Esta bien lo que dice Eduardo
McCock dijo:
Eduardo1899 dijo:Muy buen post.

Una acotación:
El clásico del Uruguay empezó en 1914, El cambio de nombre del Curcc Peñarol a Club Atlético Peñarol lo hizo el club que se fundo el 13 de diciembre de 1913.
El verdadero CURCC fundado el 28/9/1891 se desafilio de la AUF por problemas administrativos a partir de 1914 pero siguió compitiendo no oficialmente hasta su desaparición definitiva el 22 de enero de 1915.
Por lo tanto Nacional vs. Peñarol son rivales desde 1914 aunque el club peñarol se quiera hacer pasar por el Curcc para agregarse mas años y mas títulos.



Jajaja, no sea nabo mijo..
@gentefalluta
El CURCC nació, como todos los clubes de la época, como una opción destinada al esparcimiento de los funcionarios de la empresa del Ferrocarril. En el origen de esa popularidad hay dos elementos fundamentales: la protección y facilidades que le brindaba la empresa y el hecho de estar enclavado en la mayor concentración obrera del país: la villa Peñarol. Esa popularidad se expresó tempranamente, cuando el club comenzó a ser conocido en el habla común y en la prensa como Peñarol y no co
@mrpablin
San Pablo vs Corinthians // Alianza Lima vs Universitario

te estas olvidando de esos clasicos