VISITANDO ALGUNAS PAGINAS ME ENCONTRE CON ESTE ARTICULO QUE ME PARECIO INTERESANTE, ESPERO SEA DE SU AGRADO

Bilardo tiene diez ideas en su cabeza. Algunas prácticamente son imposibles de adaptar por el “oscurantismo” en el que vive la International Board. Otras sí podrían aterrizar para darle cárcel a los vicios que existen sobre la cancha.

La primera propuesta de Bilardo es acabar con los cambios desde el minuto 40 del segundo tiempo. Sin duda, una medida positiva para el que va perdiendo, porque anularía la eterna y parsimoniosa salida de los jugadores del equipo contrario.

¿Cómo será el fútbol del futuro?.

goles

Esto terminaría además con el irrespeto que supone para un futbolista entrar a la cancha sólo con el fin de parar el ritmo de juego, o con la optimista meta de cambiar la historia de un resultado en pocos segundos. Si es para lo último, héroes se han visto, pero no es tan equilibrado el técnico que manda un nuevo jugador a la cancha para que haga un gol en menos de cinco minutos.

Por eso, no estaría mal aplicar dicha propuesta a este fútbol que cada vez más se llena de simulaciones. También sería conveniente reponer un minuto de juego por cada cambio que se realice en cada tiempo y dejar cinco minutos por fuera de la cancha al jugador que ha de parar el partido para ser atendido, a ese que actúa con dolor extremo y en un santiamén recupera todo su vigor.

Incluso, personajes ilustres del fútbol como Just Fontaine recomiendan no botar la pelota para que otro sea auxiliado y que eso quede exclusivamente a disposición del juez central.

reflexiones

Hacer los saques de banda con los pies y aceptar el uso de la tecnología (sucederá en el Mundial de Clubes con un chip inserto en el balón para determinar si hubo gol o no en caso de duda) son propuestas ya recurrentes. Y si bien se vería extraña la ejecución de la primera opción, ésta generaría más fútbol ofensivo, lo que es plausible. En lo segundo, sería como quitarle una duda –y presión- a las tantas que ya tienen los árbitros en la actualidad.

PES

Ahora, ¿queremos más árbitros o asistentes en un partido, como propone Bilardo y estudia la FIFA? Pareciera que no, como que ya es suficiente con los que tenemos. Haciendo un símil de lo que espeta el escritor Fernando Vallejo, entre más políticos –léase ediles, representantes, diputados, concejales, gobernadores, alcaldes, ministros, senadores, etc.-, más corrupción, más plata perdida. Aumentar el número de asistentes arbitrales en el fútbol podría significar, irónicamente, más dudas.

Bilardo, hombre de fútbol dedicado hoy en día a las lides políticas de Argentina, apostaría igualmente por ampliar la cantidad de jugadores suplentes, lo que es muy discutible, de sobremanera cuando en parte justifica su idea en que “ningún futbolista del plantel se quedaría sin cobrar premios, lo que mantendría motivados a todos”. ¿Premios a los futbolistas? ¿Acaso no son esos “extras” los que han condicionado el espíritu de victoria a la entrega de cheques y bonificaciones?

Ya que los técnicos puedan ver jugadas dudosas por televisión durante el partido (como sucede en el fútbol americano) y agrandar los arcos son, a mi antojo, medidas que acabarían con la esencia del juego. Modificar la publicidad estática porque “confunde a árbitros, asistentes y a los mismos jugadores” así como cambiar el corte del césped para ayudar a sancionar correctamente el fuera de juego, son más que opciones, retoques.

fifa


Lo que sí es claro es que el fútbol necesita cambios y para eso hay muchas propuestas más, como cobrar los tiros libres sin barrera u otras más avezadas como acabar con el fuera de lugar. Los cambios en todo caso pueden sonar abruptos, pero es un poco inocente creer que el deporte máximo del mundo es inmejorable así como lo estamos viendo y viviendo. ¿Cuál cambio le haría usted?



fuente: http://www.eltiempo.com/participacion/blogs/default/un_articulo.php?id_blog=3768693&id_recurso=400002959