Historia de Gauchos Argentinos

Tema: Historia de CHIRINO un gaucho de Traslasierra de la época del 900
Editorial: CIDEL
ISBN: 978-987-05-5892-7
Cantidad de paginas: 163 pag.
Peso estimado: 200 grs.
Precio: $40.- pesos Argentinos
Envío a convenir

http://nikotra.blogspot.com/

Presentación

Historia de Gauchos Argentinos

Dejar testimonio de lo que uno siente, piensa y ha recogido a lo largo de la vida, bebiendo en las fuentes que se encontraron en este camino, es parte de la misma. Así lo establecieron los primitivos habitantes de la tierra quienes dejaron sus huellas en las piedras de las cuevas donde se guarecían. Más avanzados, sus testimonios quedaron en tablillas, cortezas vegetales y cueros de animales que cazaban para alimentarse. Lápidas, monumentos religiosos o funerarios, son manifestaciones de sus vidas.

El conocimiento de la brevedad de la existencia, de la finitud del universo, la manifestación cíclica de las civilizaciones, graba esta impronta en el ser humano quien siente la necesidad de marcar caminos, dejar señales para que otros puedan seguirlos, avanzar en la búsqueda inagotable del conocimiento, esa sed insaciable, para saher quiénes somos y a dónde vamos.

Las historias rescatadas desde la oralidad, tienen ese agradable sabor natural de la tierra, cobran vuelo en alas de la historia fáctica, simple, con la maleabilidad de lo vivencial. Lo cronológico es el marco natural de referencia que muchas veces ante la duda, se prende de lo anecdótico: ... "Chírino me llevaba tres meses, yo nací en febrero de 1876; pero no me acuerdo si era más chico o más grande que yo ..... " cuenta. un conocido. Se tornan de referencia dos fechas, por ser estas de suma importancia en la vida de los jóvenes que habitaban la región: 1885, con la actualización de la ley sobre la vagancia, que cambia el destino de los sin trabajo ( sin conchabo), resumido en la frase "de la frontera al presidio", con la aclaración de que no sólo el gobierno reclutaba a los sin rumbo; sino también las gentes del Chacho y Guayama en sus correrías. La otra fecha referencial es la de 1920-30, cuándo se reforma la ley electoral en la provincia de Córdoba, lo que cambia sustancialmente el entorno en el que se movían nuestros gauchos.

La recopilación de historias, confirmación de fuentes, búsqueda de referencias, indagatoria en documentación oficial, lectura de temas relacionados con los hechos mencionados en los relatos; en síntesis, el ordenamiento de un gran rompecabezas, fue al comienzo una tarea de simple curiosidad, que llevó a encontrarme de pronto con una historia descriptiva de nuestros gauchos, hombres recios a los que alguna vez observé con admiración alli. por el año 45, en un pequeño almacén de El Valle, lugar de descanso de mi familia. Así fue como sentí que todo esto que había tomado alguna forma, debía tener un destinatario, como también, que todo lo que yo había logrado armar me obligaba a cumplir con un deber hacia quien me guió en mis primeros pasos por las letras en aquellos años de la década del 40 , cuando las temáticas de las lecturas se habían unificado en las escuelas y no había opción a la variedad, siendo lo universal, inalcanzable; pero allí estaba mi vecino, el Dr. Ernesto Castellano y la fabulosa enciclopedia El Tesoro de la Juventud, en la que me zambullía con un deleite indescriptible bajo la mirada atenta de Isabel Bustos, su enfermera y ama de llaves. El universo entero me atrapaba, las ciencias naturales, las civilizaciones antiguas, y el maravilloso mundo de los sueños. Estos momentos inolvidables, despiertan en la memoria cuando los hechos unen los acontecimientos de distintos periodos de la vida.

Con el tiempo, los vecinos vuelven a encontrarse. Son los años setenta, ejerzo mi profesión como profesora de letras, casada con Raúl, sobrino de Dora Minutti, esposa del Doctor Ernesto Castellano. El re encuentro con las historias tiene ahora el sabor local en las tertulias veraniegas de La Faldita, donde junto con mis hijos disfruto de las anécdotas de personajes de la zona, bravos hombres del lugar, relatos sobre la vida, habilidades y andanzas enfrentando las adversidades.

Las historias cobraban vida en aquella casita solitaria, levantada en medio de las lomas que se encrespan al oeste del dique "La Viña", embalse I'vfedina Allende. Bajo el alero de la amplia galería, en noches pobladas de los misteriosos sonidos del monte, surgía el anecdotario riquísimo que nos mantenía por horas, envueltos en la magia del relato, mientras el concierto del entorno vestía de gala la "Ópera Prima". Entre relato y relato solíamos hacer silencio para escuchar al monte, con los ojos abiertos al asombro de la noche cerrada bajo un poncho de estrellas increíble, siguiendo la voz de don Ernesto que nos guiaba identificando los distintos sonidos. Esas noches de plenilunio, recuerdos imborrables, y los de mi infancia, me hicieron sentir el deber, no sólo de rescatar, sino también de trasmitir estas historias, obligación que no me hubiera sido posible concretar sin el apoyo incondicional de mi marido, Raúl, quien me brindó orientación, documentación y bibliografía de la época, aparte del soporte en el empuje, al igual que mis hijos, quienes me alentaron en este emprendimiento.

Reconocimientos:

Jose Maria Castellenos, por su orientacion y consejos

Grupo de Tardes de Biblioteca Sarmiento

Nora Barroso de Recalde

Osvaldo Guevara

Jose Luis Colombini

Remolinos de Sal

http://www.ingeniero.unlugar.com/

0 comentarios - Historia de Gauchos Argentinos