Evangelios apocrifos

Hola amigos aca un post dedicado solo a los evangelios apocrifos:

Evangelios apocrifos


En 1945, en Egipto, se encontraron unos textos misteriosos. Después de minuciosas investigaciones, se supo que eran antiguos evangelios perdidos.

¿Qué significa la palabra apócrifo?

Se trata de un término que proviene del griego. Apócrifo, en el sentido etimológico dela palabra, significa "cosa escondida, oculta". Este término servía en la antiguedad para designar a los libros que se destinaban exclusivamente al uso privado de los adeptos a una secta o iniciados en algún misterio. Se consideraba que los textos sagrados no debían llegar a manos de los profanos. Con el tiempo, esta palabra comenzó a utilizarse para hacer referencia a un libro de origen dudoso, cuya autenticidad se impugnaba. Sobre todo, eran calificados de apócrifas las obras atribuidas erróneamente a un autor famoso. Entre los cristianos se designó con este nombre a ciertos escritos cuyo autor era desconocido y que desarrollaban temas ambiguos, si bien se presentaban con el carácter de sagrados. Por esta razón, el término apócrifo vino con el tiempo a significar escrito sospechoso de herejía o, en general, poco recomendable, de origen dudoso.

Y este término, aplicado a los evangelios, ¿qué quiere decir exactamente?

En términos generales, evangelios apócrifos, para la perspectiva cristiana, es todo aquel libro de autor desconocido que trata sobre hechos relacionados con la vida de Jesús. Esos textos, no están reconocidos como sagrados por la Iglesia. Pero en términos particulares, se entiende por evangelios apócrifos estrictamente a los manuscritos encontrados en 1945, en el Alto Egipto. Estas obras fueron investigadas, sistematizadas y ordenadas por géneros, tal y como sucede con los libros que componen el Antiguo y el Nuevo Testamento. Se refieren todas a la vida de Jesús y los escritos más misteriosos son los denominados "los evangelios gnósticos", ya que presentan conceptos procedentes de esa doctrina filosófico-religiosa.

¿Qué relación existe entre estos textos y los evangelios canónicos?

Se llama evangelios canónicos a los que pertenecen al canon (término griego que significa tipo, modelo o principio). En el caso del término canon, que se utiliza dentro de la Iglesia, se refiere a un criterio de verdad; todo lo canónico es lo que era verdadero con respecto al mensaje de Cristo. La determinación del canon es un acto emanado de la autoridad de la Iglesia, que reconoce algunos libros como inspirados por Dios. Entonces, es la misma Iglesia la que determina cuándo no lo es. En este caso, apócrifo es justamente lo que no es canónico.

La Iglesia rechaza los textos no canónicos, en primer lugar, porque no se ha probado de manera definitiva su autenticidad. Por otro lado, muchos de los relatos de estos textos se consideran heréticos; por ejemplo, las anécdotas sobre la infancia de Jesús lo muestran como un niño capaz de utilizar su poder para neutralizar la maldad del entorno. Con respecto a estas narraciones podemos señalar que todo relato de la infancia de un héroe es muy posterior al arraigo de la figura y hazañas de dicho héroe en la colectividad; es decir, primero lo conocemos como un héroe maduro, y luego nos preguntamos por lo que fue capaz de hacer ese hombre portentoso antes de realizar la hazaña o las hazañas que le han dado fama. Para ejemplo de lo que decimos basta con acudir a la televisión y a las aventuras del joven Indiana Jones o la La Guerra de las Galaxias.

¿Estos evangelios se refieren sólo a los hechos del Nuevo Testamento?

No, también existen escritos apócrifos del Antiguo Testamento, son catorce obras que, por haber sido escritas en griego y no en hebreo, fueron rechazadas como no canónicas por los judíos. Sin embargo, los doctores que prepararon la Septuaginta los incluyeron en ella, y lo mismo hizo San Jerónimo en la Vulgata. En 1546, el Concilio de Trento reconoció once de estas obras como valiosas, que son las llamadas Deuterocanónicas y sólo tres libros (dos de Esdras y la oración de Manasés), quedaron excluidas de La Biblia Católica. La Biblia anglicana las incluía también hasta 1826, pero se la imprimía en forma separada, entre el Antiguo y Nuevo Testamento.

Estos Apócrifos se clasifican en:

Libros históricos: I y II de los Macabeos y III de Esdras en la Vulgata.
Legendarios: Ester; Historia de Susana, Cántico de los Tres Jóvenes; Bel y el Dragón; Tobías y Judit.
Proféticos: Barue (incluyendo la epístola de Jeremías) y la Oración de Manasés.
Apocalípticos: Nehemías (o II de Esdras, IV en la Vulgata).
Dialécticos: Eclesiático (o Sabiduría de Jesús, hijo de Sirac) y Sabiduría de Salomón.

¿Y con respecto al Nuevo Testamento?

Los apócrifos que se relacionan con la vida y enseñanza de Jesús son los más conocidos. Estos fueron los textos que se hallaron en Egipto en 1945. Se trata, por tanto, de un descubrimiento bastante reciente. Esos papeles fueron encontrados por un grupo de campesinos de un pueblo egipcio llamado Nag Hammadi (en árabe Pueblo de la Alabanza). Por supuesto, para estos hombres, el hallazgo fue una verdadera desilusión. Esperaban encontrar oro y todo lo que consiguieron fueron viejos papeles enrrollados. No obstante, se llevaron los manuscritos a sus hogares. Mucho después, algunos confesaron que habían quemado sin querer algunas páginas. Los textos estaban escritos en copto y al cabo de un tiempo, llegaron al Museo Copto de Egipto. Allí, investigadores, determinaron que se trataba de evangelios perdidos. El hallazgo fue considerado uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo.

¿Cómo estaban organizados estos textos?

Cincuenta y tres de ellos estaban divididos en códices, cuya antigüedad se remonta probablemente hacia el siglo IV después de Cristo. Se trata de traducciones originales del griego al copto, que contienen evangelios (de Tomás y Felipe), Apocalipsis, tratados teológicos, y palabras atribuidas a Jesús, de franca orientación gnóstica.

Con respecto a estos últimos textos -los evangelios gnósticos- se agruparon en una compilación que se denominó Jung Codex. Este código comprende cinco tratados muy importantes:

1) Una carta gnóstica de Santiago, transmitiendo una enseñanza esotérica de Jesús, después de la Resurrección. Posiblemente un original griego de la mitad del siglo II.

2) El Evangelio de la Verdad (Evangelium Veritatis). Atribuido a Valentinus.

3) Carta a Reginus. Atribuida a Valentinus. Se refiere a la naturaleza real de la Resurrección.

4) Tratado de las tres naturalezas. Un tratado teológico muy elaborado y de vastas dismensiones.

5) Oración del apóstol. El códice está escrito en el arcaico sub-akhmimic y muestra claras pruebas de haber sido traducido de originales griegos del siglo II.

¿Por qué se creó una especie de leyenda en torno al Evangelio de Tomás?

Este libro está rodeado de misterio. Parte de la obra contiene una serie de relatos relacionados con la infancia de Jesús. Se trata de anécdotas a veces ingenuas y otras veces muy rudas, ya que presentan al Salvador niño como un ser sobrenatural, omnisciente; pero sobre todo, vengativo y capaz de enviar calamidades a aquellos que lo contrariaban, incomprensible tal vez hoy, pero muy ajustado a la religiosidad de entonces. Estos relatos tienen su origen en las primitivas comunidades cristianas. Por otro lado, es posible advertir que el autor del texto está muy influenciado por el hinduismo, ya que las narraciones de la infancia son muy parecidas a las de Krishna y Buda. Este fenómeno habría que vincularlo a la influencia persa y al zoroastrismo.

¿Cómo se manifiesta el pensamiento gnóstico en estos evangelios?

Hay numerosos escritos que contienen este tipo de narración. Por ejemplo, el Fragmento Gnóstico de Oxyrhynchus consiste en una supuesta conversación de corte gnóstico entre Jesús y sus discípulos. Otro fragmento es el de la Logia de Oxyrhynchus, dónde aparece en boca de Jesús la teoría gnóstica de la ubicuidad. También los fragmentos evangélicos coptos tienen relación, por ejemplo, con en himno gnóstico de los Hechos de Juan. Entre estos, los papiros coptos de Berlín contienen tres evangelios de carácter gnóstico: el Evangelio de María Magdalena; el Apócrifo de Juan, que contiene supuestas revelaciones celestiales hacia Juan para que él las haga llegar a sus discípulos. Otro texto fundamental es el Agrapha, de origen musulmán, que contiene diversas sentencias atribuidas a Jesús, como ésta, por ejemplo: Dijo Jesús: ¿Cómo va a ser contado entre los sabios el que andando por la senda que conduce ala vida futura, dirige la sus pasos hacia la vida de este mundo?

Un enemigo de San Pedro: Simón el Mago

No sólo de Jesús se han ocupado los evangelios apócrifos. El texto de San Pedro, por ejemplo, narra asombrosos episodios relacionados con Simón el Mago. Este personaje era judío de origen. Desde muy joven aprendió artes mágicas. Poseía la ciencia del fuego astral y sabía como atraerlo, lo cual lo hacia aparecer con dos de las principales cualidades que poseen los cuerpos gloriosos: impasibilidad e incombustibilidad. Podía volar, magnetizar a distancia, materializar objetos y transmutarse a voluntad.

Pero Simón no se conformaba. Encantado por los milagros que realizaban los discípulos de Jesús, comenzó a sentirse en desventaja y se corrompió, entregándose a toda clase de vicios. San Pedro en Roma, contrarrestó la influencia de Simón con numerosos y espectaculares prodigios que tienen su cumbre en una confrontación pública, donde Pedro hizo caer al mago cuando éste se elevaba por los aires.

Evangelio de Judas:

jesus

Fuente:http://talisman.iespana.es/saber/evangeliosapocrifos.html

Aca de otra fuente:

¿QUÉ SON LOS EVANGELIOS APÓCRIFOS?
Por P. Donato Ramírez msp.
2007

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para rebatir, para corregir y para educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena”

2 Tim. 3:16-17

Los evangelios canónicos se enfrentan a una infinidad de cuestionamientos sobre su autenticidad. ¿Cómo fue posible que llegaran hasta nosotros sin haber sufrido alteración alguna? ¿Cómo evitar la intervención humana, el error, la mala fe, el criterio de los copistas y traductores que pudieron, en algún momento, alterar el mensaje divino? ¿Cómo saber que son los mismos libros que fueron escritos en tiempos de Cristo, si se tienen otros escritos que han sufrido plagios, relecturas, acomodaciones por parte de los discípulos o por adversarios de tal o cual doctrina? Existen más elementos a favor para no creer que para creer en el mensaje y valor de los evangelios, que en otros tiempos. Las palabras del apóstol Juan congelan estas preguntas:

“ Lo que existía desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, os lo anunciamos para que también vosotros estéis en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo. ”

1 Jn. 1:1-3

La palabra Apócrifos significa oculto, escondido, misterioso, fuera de la vista. Proviene del verbo griego kripto, esconder, cubrir, proteger. Este término se utiliza en el lenguaje común cuando se quiere expresar que algo es dudoso, es una copia, la falsificación de lo que es original. Pero es un término del ambiente y contexto religioso, ya que el término designaba los libros para el uso privado de los adeptos a una secta, también después fue dado a los libros de origen dudoso. Las primeras comunidades cristianas daban este nombre a aquellos libros cuyo autor era desconocido y que desarrollaba temas ambiguos, aunque con carácter sagrado. Por eso eran sospechosos de herejía y poco recomendables. Los libros apócrifos eran de procedencia judía o cristiana y surgieron entre los s. II a.C. y II d. C., los cuales pretendían ser equiparados a los libros de las Escrituras. Se enlazan con ellas pero que no han sido aceptados por la Iglesia en el Canon.

Es importante mencionar que a los libros que la Iglesia católica denomina como apócrifos, las confesiones cristianas protestantes los denominan pseudoepigráficos, del griego pseudo(falso), epí(sobre), grafos(escrito) que literalmente se leería: sobre los falsos escritos. Los que ellos denominan apócrifos, están reconocidos por el Canon de la Iglesia pero se llaman Deuterocanónicos, es decir, del segundo canon.

La Biblia católica contiene 46 libros del Antiguo Testamento y 27 libros del Nuevo Testamento, dando un total de 73 libros; la Biblia protestante sólo 39 y 27 respectivamente, sumando 66. Los libros excluidos son Tobías, Judit, 1 de Macabeos, 2 de Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc.

Los evangelios son escritos inspirados por Dios a autores humanos, no consiste en un dictado, ni en revelaciones a manera de sueños, éxtasis o situaciones que indiquen que el evangelista escribía palabra por palabra lo que Dios le indicaba. La inspiración consiste en que Dios, sin que los autores humanos se dieran cuenta, pero inmersos en una comunidad de fe, iba armando y entretejiendo el conjunto de todas las Escrituras Sagradas, acompañando a los creyentes en su historia. Los evangelios escritos aparecieron algunas décadas después de que ya existían comunidades cristianas(70-100 d.C.) que evolucionaron en Iglesias particulares. Sólo la primera parte de la Biblia, es decir, el Antiguo Testamento, se leía en público, sin embargo, las personas comunes y corrientes no podían leer esta primera parte de la Biblia debido a que eran pocos los que sabían leer y escribir, los mismos escritos en sí eran muy costosos.

evangelios 2

Después de la Ascensión de Jesús y ya no contar con su presencia física, los primeros cristianos continuaron siguiéndole firmemente en sus enseñanzas a través de la Iglesia (Ekklesía), que significa asamblea que es la comunidad de los creyentes, dirigida por los apóstoles y encabezada por Pedro, quienes cuidaron celosamente de transmitir y hacer crecer fielmente y sin distorsiones el mensaje recibido: vivían, desarrollaban y prolongaban su fe por medio de los recuerdos y enseñanzas de Jesucristo.

Muchos de los nuevos miembros que se iban sumando y bautizando ya no le conocieron personalmente. La principal forma de anunciar a Jesús a quienes que no le conocen, de profundizar en Él antes sin haber tenido un primer contacto, es por predicación o transmisión oral. Pero a medida que crecía el número de cristianos con todo tipo de costumbres y creencias, se hacía más necesario no confiar en la memoria y en la transmisión oral, sujeta a distorsiones, ya que nunca faltan personas o grupos que quisieran manipular la Palabra a favor de sus intereses. No bastaba y era insuficiente la presencia de cualquiera que hubiese conocido personalmente o que hubiera tenido contacto físico con Jesús de Nazareth.

Cada comunidad fue haciéndose de un patrimonio sagrado de recuerdos de las palabras y hechos que permitieron mantener la memoria de Jesucristo vivo de acuerdo a su propia realidad, no en todas las iglesias se conservaban y transmitían exactamente las mismas cosas, aunque en lo esencial tenían que coincidir. Es por eso que la Escritura, no puede ser considerada como santa, inspirada y canónica, sin la Tradición(con T mayúscula), la cual a su vez no puede ser viva y operante sin la Escritura. Los primeros escritos eran aislados e individuales, pero su contenido ya se transmitía oralmente, y estaban presentes en la comunidad: la Buena Nueva, esto eran los Evangelios.

El testimonio más antiguo de un canon de los evangelios se encuentra en el "Fragmento Muratoriano", que data del siglo II d.C., el cual contenía los Cuatro Evangelios(Mateo, Marcos, Lucas y Juan), Apocalipsis de Juan, pero omitía la Carta a los Hebreos y las Cartas de Pedro. Hoy se sigue manteniendo la distinción de la antigua Iglesia entre libros canónicos y libros apócrifos. Desde el punto de vista católico la razón está en que el dictamen de la Iglesia no fue el resultado de reflexiones puramente humanas y falibles, o incluso del azar, sino que constituyó una decisión tomada bajo la dirección del Espíritu Santo y gradualmente, no de forma arbitraria. El hecho de que la Iglesia haya fijado el canon, el límite entre los escritos bíblicos y los apócrifos está suficientemente claro debido al consenso de entre todas las comunidades; en cambio, no se ponían de acuerdo en determinar con exactitud el límite entre los apócrifos y demás libros religiosos de la antigüedad que se les parecen.

El testimonio más antiguo de un canon de los evangelios se encuentra en el "Fragmento Muratoriano", que data del siglo II d.C., el cual contenía los Cuatro Evangelios(Mateo, Marcos, Lucas y Juan), Apocalipsis de Juan, pero omitía la Carta a los Hebreos y las Cartas de Pedro. Hoy se sigue manteniendo la distinción de la antigua Iglesia entre libros canónicos y libros apócrifos. Desde el punto de vista católico la razón está en que el dictamen de la Iglesia no fue el resultado de reflexiones puramente humanas y falibles, o incluso del azar, sino que constituyó una decisión tomada bajo la dirección del Espíritu Santo y gradualmente, no de forma arbitraria. El hecho de que la Iglesia haya fijado el canon, el límite entre los escritos bíblicos y los apócrifos está suficientemente claro debido al consenso de entre todas las comunidades; en cambio, no se ponían de acuerdo en determinar con exactitud el límite entre los apócrifos y demás libros religiosos de la antigüedad que se les parecen.

Fue en el Concilio de Cartago (397) donde la Iglesia decidió aceptar los libros apócrifos pero como propios de la literatura religiosa, no canónica. Los Concilios de Laodicea (363 d.C.), de Hipona (393 d.C.) y de Cártago (397) decidieron, aunque no en forma todavía canónica, que son 27 los libros del A.T (en este último concilio se presenta una lista de los 46 libros del A. T. de la Biblia Católica). Esto ocurrió tres siglos después del nacimiento de Jesús. En el Concilio de Trento se da por cerrado el Canon Bíblico en 1545 con el número de libros ya mencionado. En ese tiempo, los reformadores con Lutero, rechazaron los pseudoepígrafes como apócrifos sacándolos completamente del Canon. En 1945 fue descubierta la Biblioteca de Nag Hammadi, en la que se encontraron varios evangelios apócrifos como el evangelio de Tomás o el evangelio de Felipe. Los Evangelios apócrifos se clasifican normalmente por grupos: Evangelios de la infancia. evangelios de dichos, evangelios de la pasión y resurrección, evangelios gnósticos, etc. Como se ve, el número de evangelios extracanónicos o apócrifos rebasan en número a los 4 que aparecen en el Canon. 1

1 Guijarro Oporto, S. Evangelios, en S.Guijarro y M. Salvador (Eds.) Comentario al Nuevo Testamento Ed. Atenas, Madrid. 1995.

Hay algo común a todos ellos: su lectura resulta insólita para el hombre de hoy. Y es que el mundo al que estas producciones pertenecen, es de otro tiempo, lugar y cultura, por lo que parecen totalmente anticuados. Por otra parte, sería injusto calificar estas formas literarias como testimonios ingenuos y caprichosos de algunos historiadores de la literatura de la época. El estudio imparcial de estas obras ofrece interesantes visiones de las circunstancias y la manera de pensar del mundo antiguo.

Los evangelios apócrifos no tienen ninguna utilidad si a través de ellos se pretenden obtener noticias fidedignas sobre Jesús y su doctrina, o sobre otros personajes del NT. Los evangelios apócrifos dependen desde muchos puntos de vista de los evangelios canónicos, presuponen palabras transmitidas o sucesos narrados en estos últimos y los transforman (tanto los sucesos como las palabras) según el espíritu de su autor, quien generalmente utiliza el recurso de la pseudonimia, para adjudicarle autoridad apostólica a su obra. Contienen tanto material increíble y evidentemente inventado, que apenas es posible extraer lo verdaderamente real. Se narran muchas leyendas y muestran así cómo se pensaba entonces acerca de las personas veneradas en el cristianismo. (El mismo desarrollo dogmático, por ejemplo, en lo referente a la Mariología, pudo haber recibido impulsos de esta literatura, particularmente del evangelio de Santiago y de sus diversas elaboraciones). La influencia de estos escritos en la posteridad fue a veces grande; lo cual se deduce de que no pocos elementos suyos han entrado a formar parte del tesoro de leyendas cristianas en la Edad Media e incluso en la Edad Moderna, penetrado también en la liturgia y el arte.

La Iglesia primitiva y medieval combatió las escrituras apócrifas, sólo cuando estaban relacionadas con herejías. Porque estos textos únicamente buscaban satisfacer la “curiosidad” de los lectores, aumentando así, los datos e informes contenidos ya en los textos canónicos; influyeron en añadir respuestas imaginarias a las “curiosidades” de los primeros cristianos.

Algunas razones por las que los evangelios apócrifos no se consideran inspirados son que: sus enseñanzas se basan en historias ficticias, legendarias y absurdas; su doctrina es equivoca en lo relacionado con las oraciones para los muertos, las curas falsas por medio de brujería, la salvación sólo a través de las limosnas y trabajos sin auxilio divino, la posible alteración del destino de las almas después de la muerte, la inexistencia del purgatorio, etc.

Los libros apócrifos son una base para el desarrollo y enseñanza sobre doctrinas heréticas; enseñan actitudes anticristianas como la venganza, la crueldad y el egoísmo. Se prestan para presentar desviaciones de la fe católica porque ahí se encuentran elementos suficientes que los herejes no pudieron encontrar en los evangelios canónicos.

Muchos de estos textos eran muy populares durante la Antigüedad y la Edad Media, principalmente entre los analfabetas, debido a los elementos extraordinarios, misteriosos y legendarios que ahí se encuentran. Esta imaginación popular ha logrado adulterar o desfigurar las tradiciones orales que ya se han explicado; aún así los evangelios apócrifos ofrecen un valor indirecto que ciertamente no es despreciable. Muchos de sus datos y detalles de los textos apócrifos ya estaban incorporados por la tradición cristiana.

Fuente:http://www.expresionespiritual.org/biblioteca/0011B-Que-son-los-evangelios-apocrifos.html

Videos:


Evangelios apócrifos-parte 1:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=r3YwUrYAPhk

Evangelios apócrifos-parte 2:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=FRJj_g5dHhs

Evangelios apócrifos-parte 3:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=LfbqbRW0GMI

Evangelios apócrifos-parte 4:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=nkDPrFmeVrw

Evangelios apócrifos-parte 5:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=mWpYHpJLWKc

Evangelios apócrifos-parte 6:


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Ir_NHimt0Ps

Aca les dejo un poco de info. de wikipedia en donde pueden leer todos los evangelios apocrifos clasificados:

http://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_ap%C3%B3crifo

Bue hasta acá llegó el post espero que lo hayan disfrutado.AH Y COMENTEN!!!
SALUDOS Y CUIDENCE.

P.D: Este post fue creado especialmente para mi profesor de formacion religiosa.

4 comentarios - Evangelios apocrifos

nemesisalf
Si salio de tus manos, un gran post y una buena info para la cultura general y para la mia en particular, por lo cual le felicito.
DaroCatolico
OJO!! LA SIGUIENTE LISTA NO SON TEXTOS APOCRIFOS , SON EPISTOLAS MUY IMPORTANTES, DOCUMENTOS DE LOS PADRES APOSTOLICOS DE LA IGLESIA CATÓLICA NO SE CONFUNDAN!!!

Demostracion de la Predicacion Apostolica, de Irineo de Lyon.doc *
Didache.doc *
Doctrina Apostolorum.doc *
El Pastor de Hermas.doc *
Epistola a Diogneto.doc *
Epistola a los Filipenses.doc
Epistola a los Laodicenses.doc
Epistola de Clemente de Roma a los Corintios.doc *
Epistola de Clemente de Roma.doc *
Epistola de la Iglesia de Esmirna a la de Filomelio (Martirio de Policarpo).doc *
Epistolas de Ignacio de Antioquía.doc *
Epsitola de Bernabe.doc *
Fragmentos de Papias.doc*