Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post)

Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post )

Que tal gente Hace mucho que no posteaba nada y me parecio bueno reaparecer con un poco de informacion acerca de la contaminacion de la cual somos parte todos, las pilas y baterias...
La gestión de los residuos de pilas y baterías1 (pilas y baterías descartadas una vez
finalizada su vida útil) representa hoy un problema ambiental de difícil abordaje. Es
necesario entender, en primer término, que se debe propender a pautas de
consumo más razonables: millones de pilas son usadas en artefactos prescindibles,
sumado esto a la circulación de pilas de dudosa calidad, que en muchos casos
vienen incorporadas a los aparatos; tampoco se ha generalizado el uso de pilas
recargables. Un uso más racional de pilas y baterías es imprescindible más cuando
no existen aún en el país tecnologías de tratamiento para la mayor parte de las
pilas.
Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post)
El consumo de pilas y baterías, primarias (no recargables o desechables) y
secundarias (recargables) tiende a incrementarse año tras año, no sólo por el
crecimiento de la población sino también por el incesante aumento de la cantidad
de aparatos y artefactos que las utilizan. Es por ello necesario tener en cuenta la
toxicidad de sus compuestos en virtud del incesante crecimiento de este tipo de
residuos dentro del flujo de los residuos sólidos urbanos (RSU) o residuos
domiciliarios (RD) y en los sitios de disposición final.
El aumento creciente del consumo y desecho de pilas y baterías y su gestión última
se han vuelto un grave problema para las autoridades locales2. A esto debemos
sumarle la percepción de la ciudadanía que reconoce en las pilas usadas que se
desechan una fuente de contaminación y generación de impactos en el ambiente y
la salud. Este reclamo se ha traducido en intentos de dar solución a la demanda y
al problema a través de programas o recomendaciones que no contemplan sus
reales dimensiones3. La percepción de los habitantes con respecto a las pilas
usadas como residuos contaminantes hace que eviten deshacerse de ellas con los
residuos domiciliarios por lo que en muchos casos las pilas son acumuladas en
hogares o escuelas. Esta acción (que intenta no desechar las pilas para que no
encuentren su destino final en los basurales o rellenos) constituye un gran peligro.
Todas las pilas y baterías contienen materiales contaminantes (generalmente
metales) que tienen la potencialidad de ser liberados y causar impactos en su
tratamiento (según la tecnología) y disposición final.
Las pilas y baterías que integran -desde la producción y previamente a la puesta en
el mercado- un aparato electrónico o eléctrico (AEE) pueden ser consideradas como
un componente de dicho aparato. Parte de las pilas y baterías, tanto primarias,como las secundarias, son, junto con las plaquetas electrónicas (circuitos
impresos), los componentes con mayor potencial de contaminación de los AEE por
las sustancias que las componen. Aunque las pilas y baterías contribuyen en un
bajo porcentaje al volumen total de los RSU, son, junto a los residuos de los
aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), la corriente con mayor aporte de metales
pesados al total de los residuos de este tipo.
En el Congreso de la Nación4 se encuentra en discusión un proyecto de ley de
Presupuestos Mínimos, que establece un sistema de gestión de residuos de
aparatos electrónicos y eléctricos. La Ley es importante porque establece un marco
legal nacional para regular la gestión de estos residuos; en este sentido, el
proyecto que está en tratamiento en el Senado Nacional es un paso muy
importante.
Greenpeace considera que el proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos para la
Gestión y Tratamiento de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos representa
la solución para crear de manera urgente una infraestructura especial de reciclaje
y recuperación de materiales, que, además, permitirá la correcta gestión y
tratamiento de esta clase de residuos; establecerá la responsabilidad (legal y
financiera) individual del productor como concepto político y determinará los
incentivos para reducir la presencia de residuos peligrosos y complejos en los
nuevos aparatos eléctricos y electrónicos. Sólo a partir de un sistema de gestión
integral plasmado en una ley nacional de Presupuestos Mínimos se podrá generar
un circuito de recuperación y tratamiento adecuado de este tipo de residuos, así
como también establecer límites e incentivos para minimizar los impactos
ambientales y sanitarios de las sustancias que los componen a partir del su
progresivo reemplazo por mejores opciones y mejoras en los diseños.
Junio.
ecologia

Pilas y Baterias
Las pilas y baterías (primarias y secundarias) usadas pertenecen a la categoría de
los llamados residuos domiciliarios (RD) o residuos sólidos urbanos (RSU) porque
surgen del flujo habitual de los residuos domésticos. Principalmente provienen de
electrodomésticos medianos y pequeños, teléfonos celulares, calculadoras,
computadoras portátiles, cámaras fotográficas y de video, relojes y juguetes, etc.
Sin embargo las pilas y baterías primarias y secundarias, junto a otro número de
RSU, cumplen además con los criterios de residuos peligrosos, por lo que pueden
ser clasificadas como residuos peligrosos universales o masivos5. Esta clase de
residuos pueden tener origen domiciliario, comercial o industrial, pero en virtud de
presentar alguna característica de peligrosidad es conveniente su recolección
diferenciada de los RSU.
Este tipo de residuos peligrosos
universales o masivos (en este caso
domiciliarios) entran en una zona gris
con relación a la legislación vigente en
nuestro país ya que, “al contener
compuestos químicos previstos por la
Ley de Residuos Peligrosos Nº 24.051,
una pila usada podría estar alcanzada
por la definición de residuo peligroso
según el texto de la ley y su decreto reglamentario: "todo material que resulte
objeto de desecho o abandono, … pueda contaminar el agua, el suelo y la
atmósfera" y posea algunos de los constituyentes enumerados en su Anexo I o su
Anexo II” (SAyDS).
Por otro lado y debido a sus características específicas, las pilas y las baterías
ocupan un lugar incierto en las normativas de gestión de RSU o RD6. Asimismo, no
existe una legislación específica que tenga como objeto la gestión de las pilas y
baterías primarias y secundarias una vez terminada su vida útil por fuera del
sistema de gestión de RSU o residuos peligrosos.
Según el documento de la Dirección de Residuos Peligrosos de la SAyDS, Manejo
Sustentable de Residuos de Pilas en Argentina, “todo manejo inadecuado de
pilas y/o baterías agotadas resulta especialmente peligroso para la salud y el
ambiente en general, especialmente cuando se trata de pilas y/o baterías que
contienen cadmio, mercurio o plomo. También debe prestarse especial atención a
aquellas pilas y/o baterías que contengan metales como el manganeso, níquel, zinc
y litio.

baterias
Aunque las pilas contribuyen en bajo porcentaje al volumen total de residuos
sólidos urbanos, son una de las corrientes con mayor aporte de metales pesados al
total de este tipo de residuos”7.
Existe una gran variedad de pilas y baterías en el mercado, que varían en la
naturaleza de sus componentes activos, en su geometría y tamaño. Cada sistema
tiene su propia combinación de materiales que determinan la capacidad, voltaje de
salida y vida útil.

Tipo de pilas

Zinc/Carbono (Zn/C) o tipo
Leclanché o pilas secas.Carbono de grafito de Dióxido de
Manganeso (cátodo)
Zinc chapa metálica (ánodo)
Cloruro de Amonio (electrolito)
Para:
Para todo tipo de equipamiento
eléctrico y electrónico sencillo y de
bajo consumo. Denominadas “pilas
comunes


(Zn/MnO2) o Alcalinas

Dióxido de Manganeso (cátodo)
Zinc en polvo (ánodo)
Hidróxido de Potasio (electrolito)
Para todo tipo de equipamiento
eléctrico y electrónico sencillo y de
bajo consumo, con vida útil hasta 10
veces mayor a las “comunes”. Casi
todas vienen blindadas, lo que
dificulta el derramamiento de los
constituyentes. Sin embargo este
blindaje no tiene duración ilimitada

Óxido Mercúrico Óxido Mercúrico (cátodo)
fraude


Zinc (ánodo)
Para audífonos y equipamiento
médico. Usualmente de tipo botón.
Contienen alrededor de 30% de
mercurio

Zinc/Aire Oxígeno (cátodo)

Zinc (ánodo)
Para audífonos y equipamiento
médico. Presentan gran cantidad de
agujeros diminutos en su superficie.
Alta capacidad. Contienen más del
1% de mercurio

Óxido de Plata

Óxido de Plata (cátodo)
Amalgama de Zinc (ánodo)
Hidróxido de Potasio (electrolito)
Uso en calculadoras, relojes y
cámaras fotográficas. Usualmente de
tipo botón pequeñas, contienen
alrededor de 1% de mercurio.

Litio

Varios elementos son usados como
cátodo (Magnesio, Hierro, Carbono, etc.)
Litio (ánodo)
Uso en relojes, calculadoras, flashes
de cámaras fotográficas, memorias
de computadoras, aplicaciones
militares e industrias.
Comercializadas en tipo botón,
cilíndricas o geométricas especiales.
Producen tres veces más energía que
las alcalinas, considerando tamaños
equivalentes, y posee también mayor
voltaje inicial (3 voltios).
ambicion

Pilas primarias (no recargables) sin mercurio agregado: Ley Nacional
26.184 de “Energía Eléctrica Portátil”.
En el año 1985 las compañías miembro de la EPBA (European Portable Battery
Association, Asociación Europea de compañías que fabrican, venden y distribuyen
pilas portátiles) comenzaron un programa para eliminar el mercurio de las pilas
alcalinas, desde su nivel del 1% (10.000 partes por millón) hasta cero. En esa
época las pilas comunes (ácidas) también tenían 100ppm de mercurio y su
remoción también fue incluida en el programa9.
En Argentina la Ley 26.184 de “Energía Eléctrica Portátil” sancionada en el año
2006, cuyo objeto son las pilas primarias10, prohíbe en todo el territorio de la
Nación la fabricación, ensamblado e importación de pilas, con forma cilíndrica o de
prisma, comunes de Carbón Zinc (ácidas) y alcalinas de manganeso, estableciendo
porcentajes máximos de concentración en peso de mercurio, cadmio y plomo11.
Asimismo, prohíbe la comercialización de pilas con las características mencionadas
a partir de los tres años de la promulgación de la misma. La prohibición se
encuentra en vigencia desde diciembre de 2009. (No obstante la excepción
establecida por la Resolución 14/07 de la SAyDS)12.
A pesar de esto y, como sucedió con anterioridad en otros países, y de manera
voluntaria antes de la plena vigencia de la Ley Nº 26.184 de “Energía Eléctrica Portátil”, comenzaron a importarse13 y comercializarse pilas primarias ácidas y
alcalinas con menor porcentaje de mercurio14 o sin mercurio agregado.
La “Ley de Energía Eléctrica Portátil” establece en su Artículo Nº 6 la certificación de
los productos objeto de la Ley15, este proceso involucra el control para la
comercialización en torno a: 1) la no superación de los límites máximos
establecidos para las sustancias; 2) indicación de fecha de vencimiento en el
producto; 3) protección, blindaje y hermeticidad de las sustancias que contiene; 4)
requisitos de duración mínima según normas internacionales16.
Pero la Ley 26.184 nada establece acerca de la gestión
de las pilas una vez desechadas, es decir, los residuos
de las mismas. Tampoco indica un sistema de gestión
para aquellas pilas que aún hoy circulan en el mercado
y otras que están siendo desechadas, que superan los
límites establecidos para el mercurio por la Ley de
Energía Eléctrica Portátil. Tampoco para las
denominadas pilas botón que aún cuentan con altas
concentraciones de mercurio en peso.
Es necesario aclarar en este último caso que, aunque
constituyan un porcentaje significativamente menor, el
tipo de pilas tipo “moneda, ficha o botón”, según la
Resolución 14/07 de la Secretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable (SAyDS) “…hasta la fecha no
tienen sustitución, y […] pueden contener mercurio en
peso en un porcentaje que deberá ser inferior o igual al
DOS POR CIENTO (2%)17”. Esta clase de pilas (usada mayormente en relojes,
audífonos y calculadoras) son, junto a las pilas recargables o secundarias, las más
tóxicas.


Pilas

El mercurio y otros compuestos de las pilas primarias (no recargables)

Más allá de la ausencia de mercurio agregado o teniendo en cuenta la
concentración máxima en peso de acuerdo a la “Ley de Energía Eléctrica Portátil”,
para los tipos alcalinas y ácidas, las pilas primarias siguen conservando
compuestos contaminantes, aunque su toxicidad es menor. Es necesario poner en
consideración el grado de toxicidad19 de sus compuestos en altas concentracionesacumuladas, especialmente a través de la disposición final, ya que representan el
mayor porcentaje de las pilas que se desechan diariamente.20 (Ver tabla 3)
Según los datos del “Estudio para la Identificación y Análisis de Pilas y Baterías”,
realizado por el Instituto de Ingeniería Sanitaria de la Universidad de Buenos Aires,
en virtud del Programa de Recolección de Pilas y Baterías desarrollado por la
Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el 69%
de las pilas recolectadas en la Ciudad corresponden al tipo categorizado como
primarias. De esta cantidad, el 67% son tipo AA y AAA y el 2% restante está
constituido por pilas tipo “botón”. 21
Por otro lado, el mercurio sigue presente en altas concentraciones en las pilas
ácidas y alcalinas que continúan circulando, situación que se mantendrá hasta que
se desechen las que aún se comercializan y las que aún no se han desechado. Por
otro lado y por la excepción establecida por la reglamentación de la SAyDS 14/07
también continúan consumiéndose y desechándose las llamadas pilas “moneda,
ficha o botón”, con un importante porcentaje de mercurio, que junto con las
baterías secundarias son las más contaminantes.
El consumo de las pilas primarias tiende a aumentar año tras año, especialmente
por el incremento de la cantidad de aparatos y artefactos que las utilizan (esto
incluye también a las baterías aunque la duración de estas últimas es superior ya
que soportan entre 200 y 400 cargas).
El aumento creciente del consumo y desecho de pilas y baterías -especialmente las
primarias- y su gestión última se han vuelto un grave problema para las
autoridades. La ausencia de mercurio agregado en gran parte de las pilas primarias
ha hecho que desde las empresas comercializadoras y también desde organismos
de gobierno, se animen a tratar a estos residuos COMO SI fueran inocuos,
recomendando arrojarlos al cesto de basura junto a los residuos domiciliarios
comunes. El destino final: los rellenos comunes o basurales a cielo abiertoHoy no existen estadísticas
oficiales actualizadas sobre consumo o descarte de pilas y baterías per cápita en nuestro país (las cifras siguen siendo del año 1990). Sin embargo, podemos tomar como referencia los datos de descarte que surgen del Estudio de Calidad de los Residuos Sólidos Urbanos elaborado por la FIUBA/CEAMSE de 2009.
Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post)
Segúneste Estudio, basado en un muestreo general de los RSU de la Ciudad de Buenos
Aires, el descarte de pilas usadas creció 50% en 2009 en relación al año anterior,
alcanzando 0,03% del total en 2009, mientras en 2008 representaban 0,02% de los
RSU muestreados. Estas cifras arrojan que durante 2009 se enviaron a
enterramiento en rellenos de la CEAMSE 734 kilos de pilas y baterías por día, es
decir 264 toneladas durante ese año. 23
La percepción de la ciudadanía con respecto a las pilas usadas como residuos
contaminantes hace que muchas veces sean acumuladas en hogares o escuelas,
constituyendo esta acción (que intenta no desechar las pilas para que no
encuentren su destino final en los basurales o rellenos) un gran peligro. Según la
ingeniera Rosana Iribarne, secretaria del Instituto de Ingeniería Sanitaria:24 "Lo
peor es juntarlas [cada individuo], porque si a uno se le juntan 50 pilas, es como si
tuviera una bomba química. Por otro lado, en el país ya hay empresas interesadas
en recuperar las sustancias que contienen".
Por otro lado, “desde el inicio de diferentes iniciativas de recolección de pilas
usadas, se esgrimió el argumento, sobre todo desde el sector empresarial que
“juntar las pilas” era peor que arrojarlas junto con la basura común, ya que la
naturaleza tiene la suficiente capacidad para absorber estos compuestos sin causar
daños. Concepto que se viene escuchando desde hace décadas para justificar el
ritmo de extracción de recursos no renovables, actividad que por sí misma genera
residuos peligrosos en sus procesos y que ha alterado los ciclos biogeoquímicos de
la naturaleza, con una creciente contaminación del suelo, agua y aire.” 25
Sin embargo, las pilas y baterías una vez finalizada su vida útil no son residuos
inocuos y son las mismas empresas las que deberían gestionar sus residuos. Todos
los tipos de pilas y baterías deben ser tratados y reciclados con la mejor tecnología
disponible o, en su defecto, deben ser separados del flujo de los residuos
domiciliarios comunes y dispuestos de manera segura. Deshacerse de estos
residuos con los demás RD o recolectarlos, acopiarlos o acumularlos en hogares,
escuelas, etc., no es una solución segura ni ambientalmente adecuada Greenpeace considera que los fabricantes de aparatos electrónicos, quienes se
benefician por la venta de sus productos, deben asumir la responsabilidad por sus
productos hasta el final de su vida útil. Para prevenir una crisis por el crecimiento
de la basura electrónica, los fabricantes deben diseñar productos limpios con mayor
vida útil que sean seguros y fáciles de reciclar y que no expongan a los
trabajadores y al ambiente a químicos peligrosos. Los contribuyentes no deben cargar con los costos de reciclar los productos electrónicos. Los fabricantes deben tomar la responsabilidad tota por sus productos, esto significa hacerse cargo de todo su ciclo de vida. Deben hacer productos limpios que puedan ser reutilizados o reciclados de manera segura y establecer un sistema de recuperación cuando finaliza su vida útil .Por otro lado, son las empresas importadoras de toda clase de pilas y baterías, quienes colocan estos productos en el mercado y obtienen una ganancia por ello, las responsables de la recolección y gestión de estos artefactos una vez finalizada
su vida útil.


Pilas y baterías recargables

Según la duración de la carga y el manejo requerido, las pilas pueden clasificarse
en no recargables (primarias) –anteriormente referidas- y recargables
(secundarias). Estas últimas pueden clasificarse en: pilas/baterías de Níquel-
Cadmio (Ni-Cd); de Níquel-Hidruro Metálico (Ni-MH), de Ión-Litio y acumuladores y
pequeñas pilas selladas de Plomo-ácido28. (Ver tabla 4).
A diferencia de las pilas primarias o no recargables, que se desechan porque que
sus componentes químicos una vez que se convierten en energía eléctrica ya no
pueden recuperarse; las pilas secundarias y baterías de uso doméstico se desechan
en menor volumen y con menor frecuencia. No obstante, su nivel de toxicidad es
superior al de las pilas primarias (ácidas y alcalinas) sin mercurio y similar al de las
pilas primarias con altas concentraciones de mercurio en peso y a las pilas “botón”.
Entre las sustancias tóxicas que contienen las
pilas secundarias o baterías se encuentran el
plomo, el cadmio y el níquel. Contienen además
litio, que si bien no es considerado una sustancia
tóxica es altamente reactivo y debe manipularse
adecuadamente para prevenir posibles
explosiones.29
Las nuevas pilas y baterías tienden a utilizar
menos componentes tóxicos, pero los volúmenes
de producción y consumo han aumentado
considerablemente en los últimos años, situación
que debe tenerse en cuenta a la hora de evaluar
la gestión de este tipo de residuos. Hoy en día,
es muy elevado el número de artefactos que dependen de la energía de baterías
recargables.
Las baterías de Níquel Cadmio, han sido y son utilizadas en diferentes clases de
aparatos/artefactos: celulares, computadoras, cámaras de video, etc. Por otro lado,
parte de las pilas y baterías, primarias y secundarias, son, junto con las plaquetas
electrónicas (circuitos impresos), los componentes con mayor potencial de
contaminación entre los aparatos electrónicos y eléctricos (AEE) debido a las
sustancias que las componen.
Las baterías de Níquel Cadmio, consideradas
residuos peligrosos en todo el mundo, pueden ser
recicladas con recuperación de materiales
especialmente en Francia y en Suecia. Las
baterías de Ión Litio y Níquel Metal, que en otros
países no son consideradas residuos peligrosos
como en Argentina, pueden ser también
exportadas y recicladas con recuperación de
materiales valiosos.

ecologia
Hace casi una década que las baterías de Níquel cadmio han empezado a ser
sustituidas por las de Ion-Litio y Níquel Metal, con el fin del reciclaje, la disminución
de la toxicidad y la recuperación de materiales. Estas baterías de Ión Litio son la
tecnología más nueva que se ha incorporado al mercado. Se utilizan generalmente
en computadoras portátiles y teléfonos celulares por su pequeño tamaño, bajo peso
y alta capacidad de energía con baja tasa de descarga.
Las baterías de Níquel Hidruro Metálico son usadas en productos donde es
necesaria alta capacidad de energía y tamaño pequeño, por ejemplo en
computadoras portátiles y videocámaras.
Todas las pilas/baterías recargables o secundarias pueden ser recicladas con
recuperación de materiales valiosos y debe realizarse donde se disponga de la
tecnología adecuada. Además, existen tecnologías de reciclado de pilas primarias
que deben analizarse y estudiarse.

baterias



Componentes contaminantes en las pilas y baterías y sus impactos
sobre la salud y el ambiente

Hoy, la enorme mayoría de las pilas y baterías son depositadas en rellenos
sanitarios comunes y basurales junto con el resto de los RSU.
Al depositarse los residuos en los rellenos, comienzan a descomponerse mediante
una serie de procesos químicos complejos. Los productos principales de la
descomposición son los líquidos lixiviados y los gases. Tanto los líquidos como los
gases pueden afectar la salud de las poblaciones de los alrededores.30
Los líquidos lixiviados se forman mediante el percolado de líquidos (por ejemplo,
agua de lluvia) a través de sustancias en proceso de descomposición. El líquido, al
fluir, disuelve algunas sustancias y arrastra partículas con otros compuestos
químicos. Los ácidos orgánicos formados en ciertas etapas de la descomposición de
contenidos en el lixiviado (como ácido acético, láctico o fórmico) disuelven los
metales contenidos en los residuos, transportándolos con el lixiviado. Es así como
los metales que se encuentran en los residuos depositados en los rellenos, debido
al carácter ácido de los líquidos lixiviados, son disueltos y transportados.31
Las pilas pueden sufrir la corrosión de sus carcazas, las cuales pueden ser
afectadas internamente por sus componentes y externamente por la acción
climática y por el proceso de descomposición de los residuos sólidos urbanos, si se
encuentran mezclados con este tipo de residuos. Cuando se produce el derrame de
electrolitos internos de las pilas, se pueden arrastrar los metales pesados en forma
de ánodo de pilas. Estos metales pueden lixiviar los suelos y fluir por cursos de
agua y acuíferos, contaminando el ambiente en general.32
“Al ser destruidas en los
rellenos sanitarios [las pilas y
baterías] estallan y riegan todo
el sulfato, que al combinarse
con los líquidos de la basura
restante provoca reacciones
químicas, las soluciones se
dispersan, contaminado la
tierra y los mantos acuíferos,
sin pasar por alto los daños que
ocasionan a la salud, desde
infecciones a la piel hasta el
manganismo, enfermedad que
afecta la parte del cerebro que
ayuda a controlar los movimientos”. Por otro lado y como se mencionó anteriormente, aún hoy continúan desechándose
pilas con una concentración importante de mercurio en peso. “Las emisiones de
mercurio inorgánico o metálico y sus compuestos, que se originan en diferentes
procesos como la extracción de depósitos minerales; al quemar carbón o basura
pasan al aire, del aire, el mercurio pasa al agua o a la tierra por deposición en suelo
o en cuerpos de agua como mares, lagos o ríos en los cuales se encuentran
bacterias capaces de descomponer el mercurio en metil mercurio, compuesto
orgánico bioacumulable, el cual puede concentrarse en toda la cadena alimentaria
desde los pequeños seres vivos como el plancton hasta el hombre, provocando diferentes efectos. El metil mercurio se acumula en los tejidos de peces. Peces de
mayor tamaño y de mayor edad tienden a concentrar niveles de mercurio más
altos34”.
“Redondeando cifras, casi el 30% del peso de las pilas [primarias y secundarias]
está formado de materiales tóxicos como mercurio, cadmio, níquel, manganeso,
litio y zinc. Estos contaminantes se concentran inadvertidamente y sin control en
los rellenos sanitarios y tiraderos [basurales] del país, con consecuencias muy
graves y escasamente documentadas.35
Es necesario hacer estudios más
extensos para evaluar cuál es,
realmente, el poder contaminante de
este tipo de residuos -filtración de los
metales contaminantes en el suelo- y
deshacernos de la idea de que son
residuos inocuos. Hoy no existe certeza
alguna de la “no toxicidad” de las pilas
primarias. Asimismo, se pone en duda la
seguridad de los rellenos sanitarios
comunes para este tipo de residuos y
otros36 37, más aún de los basurales a
cielo abierto.
Junto al mercurio encontramos al cadmio y al plomo como los metales pesados más
peligrosos que son altamente tóxicos a bajas concentraciones. “Estos metales se
bioacumulan en la cadena alimentaria dañando tejidos blandos y duros como los
riñones y los huesos. Además tienen efectos neurotóxicos, pueden causar daños en
el comportamiento y en la función neuronal alterando el metabolismo de
neurotransmisores. Son cancerígenos y teratogénicos (producen malformaciones en
el embrión o feto) a largo plazo”.38 “El cadmio constituye entre un 11 y un 15% en peso de la batería Ni-Cd. El problema del cadmio está siendo abordado por sustitución de baterías menos tóxicas o asegurando el reciclado e impidiendo que las Ni-Cd entren a los RSU. La liberación de cadmio al medio ambiente es peligrosa para la salud. El cadmio puede acumularse alcanzando lasaguas subterráneas o superficiales desde los rellenos y puede ingresar a la
atmósfera a través del humo de los incineradores. Un control efectivo de los humos
puede atrapar el cadmio, pero éste termina en las cenizas. El cadmio es tóxico para
los peces y la vida animal y puede pasar al ser humano a través de la cadena
alimentaria

fraude

Responsabilidad Extendida Individual del Productor

El concepto de “responsabilidad extendida del productor” (REP) (förlängt
producentansvar) fue oficialmente presentado en el informe elaborado para el
Ministerio de Medio Ambiente de Suiza “Modelos para la responsabilidad extendida
del productor”. Posteriormente, el concepto fue revisado y definido como principio
ambiental, dándole un matiz legal ya que “hace legalmente vinculantes las acciones
de los organismos internacionales, la práctica estatal y los débiles compromisos con
las leyes”. En él se define la REP de la siguiente manera:
“Se trata de un principio político para promover mejoras ambientales para ciclos de
vida completos de los sistemas de los productos al extender las responsabilidades
de los fabricantes del producto a varias fases del ciclo total de su vida útil, y
especialmente a su recuperación, reciclaje y disposición final. Un principio político
es la base para elegir la combinación de instrumentos normativos a ser
implementados en cada caso en particular. La responsabilidad extendida del
productor es implementada a través de instrumentos políticos administrativos,
económicos e informativos”.
Esta definición refleja tres piedras angulares de la REP, principalmente los
principios: “enfoque de prevención de la contaminación”, “pensamiento sobre el
ciclo de vida” y “el que contamina paga”. Además, es un concepto más amplio que
la definición utilizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económico (OCDE) (2001: 9): “un enfoque sobre política ambiental en el que la responsabilidad del productor [económica y/o física] sobre un producto se extiende
al estadio posterior al consumidor del ciclo de vida de un producto” en sentido de
que las responsabilidades extendidas de un productor no se limitan a la fase final
del ciclo de vida, sino también a otros estadios del ciclo de vida del producto donde
las responsabilidades convencionales resultan insuficientes para garantizar la
óptima protección del medio ambiente.
A la fecha, la REP se aplica en los países miembros de la OCDE y se ha concentrado
principalmente en la fase final del ciclo de vida, “el ‘eslabón más débil’ en la cadena
de responsabilidades de la producción”. Sin embargo, en países no miembros de la
OCDE, como Argentina, donde el desarrollo ambiental aún enfrenta muchos
desafíos fundamentales, un programa REP quizás deba ser de mayor alcance para
lograr mejoras ambientales similares.
Hay dos grupos de objetivos en un programa
REP: (1) la mejora en el diseño de los productos
y sus sistemas, y (2) la alta utilización de
productos y materiales de calidad a través de la
recolección, tratamiento y reutilización o reciclaje
de manera ecológica y socialmente conveniente.
En igualdad de condiciones, cuanto más se
acerque un programa REP a la responsabilidad
individual del productor (RIP) —en la que un
productor es responsable de sus propios
productos— más efectivo será.
Greenpeace considera que los fabricantes de
aparatos electrónicos y eléctricos, quienes se
benefician por la venta de sus productos, deben
asumir la responsabilidad por sus productos hasta
el final de su vida útil. Para prevenir una crisis
por el crecimiento de la basura electrónica los
fabricantes deben diseñar productos limpios con
mayor vida útil que sean seguros y fáciles de reciclar y que no expongan a los
trabajadores y al ambiente a químicos peligrosos.
Fabricar sin Tóxicos: los fabricantes de productos electrónicos deben suspender el
uso de materiales peligrosos. Los fabricantes sostenían que era imposible dejar de
usar plomo en las soldaduras en sus productos, pero cuando la directiva RoHS
entró en vigencia los obligó a utilizar alternativas superadoras. Algunos fabricantes
aceptan ahora que es posible dejar de usar todos los retardantes de fuego
bromados y el plástico PVC44.
Recolección y reciclado: Los contribuyentes no deben cargar con los costos de
reciclar los productos electrónicos. Los fabricantes deben tomar la responsabilidad
total por sus productos, esto significa hacerse cargo de todo su ciclo de vida. Deben
hacer productos limpios que puedan ser reutilizados o reciclados de manera segura
y establecer un sistema para recuperar sus productos cuando finaliza su vida útil

ambicion


Conclución


El manejo inadecuado de toda clase de pilas y baterías una vez finalizada su vida
útil resulta especialmente peligroso para la salud y el ambiente en general,
especialmente cuando se trata de pilas o baterías que contienen cadmio, mercurio o
plomo. Pero también debe prestarse atención especial a las pilas y/o baterías que
contengan metales como el manganeso, níquel, zinc y litio.
Si bien la Ley 26.184 de Energía Eléctrica Portátil, establece los límites máximos de
concentración de plomo, mercurio y cadmio en las pilas primarias comunes y
alcalinas, no regula la gestión de los residuos de esta clase de artefactos. Por otro
lado, más allá de los límites establecidos por la Ley 26.184, todas las pilas y
baterías siguen conteniendo compuestos tóxicos.
De acuerdo con esto, las pilas primarias, una vez finalizada su vida útil, no pueden
ser considerados residuos inocuos. Todos los tipos de pilas y baterías deben ser
tratados y reciclados con la mejor tecnología disponible en el país o en el exterior y
separados del flujo de los residuos domiciliarios comunes o en su defecto
dispuestos de manera segura. Deshacerse de estos residuos con los demás RSU
no es una solución segura ni ambientalmente adecuada.
Los municipios y los ciudadanos no pueden seguir haciéndose cargo de los impactos
ambientales, sanitarios y económicos de la disposición de esta clase de residuos.
Los responsables de la puesta en el mercado de productos que necesitan un
tratamiento y gestión diferenciada, ya sea por su nivel de toxicidad o por la
dificultad o imposibilidad de su reciclado, deben ser legal y financieramente de su
gestión una vez finalizada su vida útil.
Los rellenos sanitarios, basurales a cielo abierto y la incineración no son
alternativas válidas para la gestión final de las pilas y baterías una vez finalizada su
vida útil. Las mismas deben ser separadas del flujo de los RSU y tratadas
adecuadamente con una gestión diferenciada para, además, recuperar los
materiales valiosos que las componen.
La gestión de pilas y baterías debe regirse por el principio de Responsabilidad
Extendida del Productor (REP) y de Responsabilidad Individual del Productor (RIP),
entendiendo el primero como “un principio político para promover mejoras
ambientales para ciclos de vida completos de los sistemas de los productos que
extiende las responsabilidades de los fabricantes del producto a varias fases del
ciclo total de su vida útil, especialmente a su recuperación, reciclaje y disposición
final”. Son las empresas importadoras, comercializadoras y productoras de pilas -
primarias y secundarias- quienes obtienen una ganancia al momento de
comercializar sus productos deben asumir su responsabilidad para la adecuada
gestión y tratamiento de estos artefactos una vez finalizada su vida útil.
Los organismos oficiales deben informar correctamente a los ciudadanos acerca del
peligro para la salud y el ambiente que conlleva la mala gestión de las pilas y
baterías una vez finalizada su vida útil, coordinando una respuesta conjunta a nivel
nacional para no generar confusiones. Asimismo deben encarar políticas tendientes
a revisar críticamente los hábitos de consumo para propender a pautas de consumo
más razonables.
Greenpeace reclama que todas las pilas y baterías sean incluidas en el proyecto de
ley de Presupuestos Mínimos de gestión de residuos de aparatos eléctricos y
electrónicos presentado en el Senado de la Nación, ya que son parte integrante de
los AEE y/o comparten los mismos problemas en su disposición final y reciclado.

Pilas
No se olviden, ayuden al mundo y comenten

Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post)

2 comentarios - Queres saber por que las pilas contaminan ( Hiper mega post)

@sergio_raza
En Japon las reciclan hace bastante tiempo, vi un documental de eso, no se como hacian pero recuperaban casi todo de la pila, cerca al 100 %. Pero es caro, obviamente