epespad

Datos sobre Greenpeace

"No importa lo que es verdad. Sólo cuenta lo que la gente cree que es la verdad".

Paul Watson, cofundador de Greenpeace.


Desde 1971 cuando Greenpeace fue creada, ha sido atrapado varias veces cometiendo fraudes científicos en sus denuncias y campañas. Los casos resonantes en la década de los 90 fueron denunciados y demostrados por periodistas de Dinamarca (Leif Blaedel), y de Islandia (Magnus Gudmunsson), cuyas denuncias terminaron provocando la renuncia de Bjorn Oekern, presidente de Greenpeace Noruega, y las posteriores denuncias de fraudes con cuentas secretas en Suiza de sus directivos, por parte de Frans Kotte ex-jefe de contadores de Greenpeace International.
Campañas dramáticas, sospechosas y falsas
Se dice que las campañas de Greenpeace son un verdadero ejemplo de marketing y rara vez se consigue descubrir lo que se esconde tras ellas. Uno que lo ha intentado es el periodista islandés Magnus Gudmundsson. Su documental Survival in the hight North (Supervivencia en el alto norte) muestra las dramáticas condiciones de vida de los cazadores de Groenlandia tras las campañas de Greenpeace. Gracias a las campañas de la organización para prohibir la importación de piel de foca en Europa, los pueblos cazadores se han visto sumidos en la miseria, en la dependencia de la Seguridad Social y en la degradación de la bebida. Igualmente ha ocurrido con los inuft (esquimales) canadienses. La imposibilidad de comerciar con la piel de foca, por las presiones de Greenpeace, está llevando a la desintegración social de este pueblo. Hoy por hoy los inuits recogen una de las tasas de suicidios más elevadas del mundo.
Gudmunsson fue demandado por Greenpeace Noruega, por difamación. En mayo de 1992 los tribunales dieron la razón a Gudmunsson. A raíz de ello, el presidente de Greenpeace Noruega, Bjorn Oekern renunció a su cargo. Además auto-denunció a la organización ecologista por sus métodos recaudatorios. Greenpeace Noruega pasó de tener 15.000 socios a solamente 35. Hoy por hoy la filial está a punto de ser cerrada.
Otro periodista, el danés Leif Blaedel demostró que una película de propaganda de Greenpeace estaba falseada. La organización ecologista había contratado a personas que se dedicaban a matar salvajemente focas para, así, denunciar el asesinato de focas. Igualmente la película ecologista Goodbye Joey fue condenada por los tribunales de Dirranbadi (Australia) por utilizar tomas falsas. En este caso fueron contratados por Greenpeace unos cazadores de canguros que se dedicaron a maltratar canguros para poder hacer la película. En este caso los cazadores fueron multados. Sin embargo, la película se ha exhibido en muchos países como un reportaje real.
Es conocida la violenta campaña que Greenpeace realizó contra Islandia, a finales de la guerra fría, para que prohibiera el paso por sus aguas de submarinos de la OTAN. Ya que, como excusa, se afirmaba que la radiofrecuencia de los sistemas de comunicación submarina dañaban a las ballenas. Greenpeace inició un espectacular boicot contra Islandia poniendo el país al borde de la quiebra comercial. Sin embargo, de Greenpeace no salió ni un sólo ataque a la Unión Soviética y mucho menos a sus submarinos que también frecuentaban las estratégicas aguas de Islandia. La propia Unión Soviética, comenzando por Gorbachov, manifestaron un sospechoso interés por la ecología (teniendo en cuenta que la URSS fue uno de los países más contaminantes del planeta). La URSS subvencionó a varios partidos ecologistas, especialmente al Partido Verde Alemán.
Otro país que Greenpeace tiene en el punto de mira es Argentina. Recientemente la organización ha promovido una campaña denunciando que el glaciar Upsala está desapareciendo por culpa del calentamiento» del planeta. Dicho fenómeno, en realidad, ya había sido detectado y controlado por los científicos del World Monitoring Service, y no por Greenpeace. El fenómeno del Upsala se debe a causas dinámicas y no a un derretimiento por sobrecalentamiento. De hecho, la prueba más evitente es que en la zona de los Campos de los hielos, donde se encuentra el Upsala, otros glaciares se mantienen estables, como el Perito Moreno. O, más sorprendente, en la zona chilena, el glaciar Pío XI va aumentando de tamaño. Sin embargo, Greenpeace, nunca ha citado en sus informes-denuncia estos datos.
Otra campaña sonada fue la iniciada contra el biólogo marino Richard Lambersten de la Universidad de Florida, en 1986. Lambersten realizaba investigaciones con tejidos de ballenas. Greenpeace consideró que sus investigaciones no eran científicas y estaban al servicio de los balleneros. Se inició una campaña contra el biólogo. Por fin, Greenpeace consiguió que la Universidad de Florida lo despidiera. En realidad Lambersten sólo realizaba investigaciones para identificar las enfermedades de las ballenas y descubrir posibles curas.
Curiosamente, Greenpeace no dedica fondos de su presupuesto a investigaciones sobre cómo eliminar la contaminación del planeta. Su "misión es denunciar la contaminación, no eliminarla".

2 comentarios - Datos sobre Greenpeace

angelops
Muchas gracias amigo no lo encontraba en ningun lado...