¿Es necesario el refrigerador? Consejos y reflexiones para conservar comida sin energía

Conservar alimentos sin refrigerar
Un recipiente para papas en contacto con manzanas, para evitar los brotes en las primeras. Imagen ©Jihyun Ryou.

La pregunta llega cuando uno está por mudarse fuera de la casa familiar: ¿qué tamaño de heladera? Cuando me tocó pasar por aquel momento me recomendaron que comprara una de gran capacidad, pensando en una familia en el futuro. Pero nos decidimos por una mediana, que jamás estuvo llena.

No es que los consejos estuvieran equivocados, estaban pensados para otra época: la idea de los refrigeradores gigantes se basa en una dieta compuesta por alimentos congelados y procesados que requieren de bajas temperaturas para su conservación, en una organización con compras mensuales en grandes supermercados. Con el movimiento ambiental, eso está cambiando: dejar lo procesado a un lado, elegir frutas y verduras de estación, comprar comida “de verdad”. Para cocinar de esta manera, la heladera sirve más que nada para bebidas y lácteos (o carne, si es que se consume).

Así es que el tema del tamaño de la heladera y de si ésta es realmente necesaria volvió a surgir esta semana, cuando circuló por la web un proyecto de la diseñadora Jihyun Ryou llamado Save Food from the Fridge (Salva a la comida de la heladera).

Recuperando conocimiento tradicional que se transmite en forma oral en las familias, la diseñadora (vía No Tech Magazine) creó una serie de estantes con recipientes especialmente preparados para favorecer la conservación de frutas, verduras, huevos y especias sin refrigeración (y, por lo tanto, sin el enorme gasto de energía que requieren las heladeras).

energia
Ubicados en arena húmeda en posición vertical, los vegetales de raíz se mantienen frescos por más tiempo. Imagen ©Jihyun Ryou.

Los diseños son preciosos, pero las ideas pueden aplicarse en cualquier contexto sin la necesidad de comprarlos. Según Ryou:

-Las manzanas emiten mucho gas etileno, que acelera la maduración de frutas y vegetales, pero retrasa la salida de brotes en papas y cebollas. Si se pone a las manzanas junto a las papas, las últimas duran más.
-Los vegetales de raíz (como la zanahoria y el puerro) se deben mantener en posición vertical para permitir que el organismo ahorre energía y permanezca fresco por más tiempo. La diseñadora creó un recipiente con arena húmeda para lograrlo.
-Aunque el zucchini, la berenjena y el pepino son usualmente considerados verduras, en realidad son frutas. Para mantenerlos frescos, se deben mantener fuera de la heladera y mojar todos los días (la diseñadora creó un estante y una bandeja que tienen un recipiente con agua abajo, para lograr humedad).
-Para mantener a las especias secas y sin grumos, se puede agregar a la tapa de los recipientes arroz, que absorbe la humedad rápidamente.
-Los huevos tienen millones de orificios en su cáscara, que absorben el olor y sustancias muy fácilmente. Si se mantienen en la heladera con otros ingredientes, adquieren un sabor feo. Por otro lado, para saber si los mismos están frescos se puede tirar uno a un vaso con agua: si se hunde, está fresco; si flota debe ser descartado. El estante creado por Ryou tiene un recipiente con agua incorporado.

Refrigeracion
Estante para huevos con un recipiente de agua para probar si están frescos (si el huevo flota, hay que descartarlo). ©Jihyun Ryou.

En la web abundan los consejos asegurando que vivir sin heladera es muy factible. La pareja de navegadores Beth Leonard y Evans Starzinger publican en su web una guía extensiva (PDF): papas, zapallos, cebollas y repollos, dicen, duran un mes fuera de la heladera; remolachas, tomates y pepinos, más de tres semanas. De la lista se pueden tomar los siguientes datos:

-Evitar mantener las cebollas con las papas, ya que favorecen los brotes.
-Envolver el repollo en diario o una toalla para mantenerlo fresco.
-No guardar las manzanas cerca de cítricos, ya que favorecen su maduración.
-La mayonesa puede mantenerse afuera del refrigerador por meses siempre y cuando no entren bacterias al frasco. Siempre servir con una cuchara limpia.

Los viajeros incluso dicen que lácteos como manteca, queso, yogur y crema pueden durar de dos a cuatro semanas en un espacio fresco.

alimentos
Bandeja para frutas con un reservorio de agua para aportar humedad. ©Jihyun Ryou.

Si bien en la ciudad no hace falta ir tan lejos como para descartar el refrigerador por completo, es interesante pensar en reducir el tamaño del mismo. De hecho, el New York Times abordó la tendencia de refrigeradores más pequeños y casas sin heladeras.

Como siempre, lo ideal es observar los propios hábitos y tomar una decisión acorde. Para que los refrigeradores sean eficientes, deben estar llenos. Si tu heladera está vacía todo el tiempo, quizá sea momento de pensar en una más pequeña para bebidas y lácteos/carne.

Por lo pronto, las verduras y frutas no sólo pueden ser ‘salvadas’ de la heladera, sino que, aseguran, tienen mejor sabor conservadas a temperatura ambiente.

¿Se animan a probar? ¿Vivirían sin refrigerador?