Fin de una especie: murió "Solitario George"

La tortuga gigante murió en Islas Galápagos sin dejar descendientes. Se estima que tenía más de 100 años y su cuerpo será embalsamado
Fin de una especie: murió "Solitario George"


El animal, único sobreviviente de la especie Chelonoidis abingdoni, y que se estima tendría más de 100 años, fue hallado sin vida en su corral en la isla Santa Cruz.

"En la mañana, el guardaparque al cuidado de las tortugas encontró su cuerpo, que estaba inmóvil", dijo el director del Parque Nacional Galápagos, Edwin Naula. "Con su muerte, se extingue la especie de la isla Pinta, de donde era originaria", agregó.

Conocido como "Solitario George", el animal fue encontrado en 1972, cuando se creía que su especie estaba extinta. Los científicos buscaron por años reproducirlo, sin éxito.

En 2008, el quelonio logró aparearse con tortugas de la isla Isabela, pero los huevos resultaron infértiles. Luego se intentó con hembras de la especie de la isla Española, genéticamente más cercana, con las que se hallaba al momento de su muerte.

Reportes iniciales indicaron que habría fallecido debido a una insuficiencia cardíaca. El cuerpo del Solitario George será embalsamado y permanecerá en el parque nacional.

Se calcula que las tortugas gigantes pueden vivir hasta 200 años. Los quelonios dan nombre a las islas Galápagos, declaradas Patrimonio de la Humanidad por Unesco hace tres décadas. "Su legado será un mayor esfuerzo para restaurar la isla Pinta y todas las otras poblaciones de tortugas gigantes de Galápagos", indicó Naula.