Instalan el primer árbol artificial viable del mundo



Nos lo advirtieron hace años los chicos de Radio Futura, “el futuro ya está aquí”, quienes quizá por estar enamorados de la moda juvenil no advirtieron lo complicado que llegaba este huxleiano Mundo feliz.

Ciudades saturadas, contaminación, aire irrespirable,… y árboles artificiales.

Arbol artificial


Los primeros se han instalado en la ciudad de Lima (Perú) con el único propósito de ayudar a purificar su atmósfera, donde está previsto instalar unos 400 aparatos de este tipo en los próximos cuatro años, de los que se beneficiarán ocho millones de personas cada día.

Los periodistas los llaman árboles pues, a pesar de ser estructuras metálicas sin ramas ni hojas, son capaces de imitar artificialmente la fotosíntesis y convertir las partículas de dióxido de carbono en oxígeno.

No son los primeros. Chile y México ya los tuvieron antes, aunque su elevado consumo eléctrico y caro mantenimiento convirtieron los proyectos en inviables.

Estos nuevos gastan 2,5 kilovatios, el equivalente a 25 bombillas de 100 vatios, y alrededor de 60 litros de agua cada cinco horas”. Parece mucho, pero a la vista de sus beneficios no lo es tanto. Según informa la Agencia EFE, se trata de una gigantesca máquina de más de cuatro metros de altura, diseñada para recoger el aire contaminado y liberarlo de polvo, gérmenes, bacterias y gases procedentes de los motores de los automóviles. Un gran purificador capaz de emitir 200.000 metros cúbicos de aire limpio diarios.

Otros proyectos de árboles sintéticos pretenden funcionar como las hojas de los árboles reales, capaces de absorber dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y almacenarlo posteriormente bajo tierra de manera segura y permanente.

Parece claro que nos estamos preparando para algo inevitable, construir máquinas artificiales que copian lo que la naturaleza nos ofrece gratis y a raudales. Resulta raro, cuando lo lógico sería mantener y acrecentar nuestros bosques.

Soluciones artificiales

. ¿Cuánto CO2 puede absorber un árbol a lo largo de su vida? Un estudio de la Universidad de Sevilla calcula que una hectárea de pinar puede absorber en cien años más de 700 toneladas de dióxido de carbono y que un solo árbol atrapa en un siglo las emisiones de un vehículo al recorrer 100.000 kilómetros. Eso convierte a los bosques en una herramienta imprescindible en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero avanzan mucho más deprisa que la propia naturaleza y los bosques naturales han dejado de ser suficientes. Por eso, Klaus Lackner, físico de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, propone invertir en árboles artificiales para ayudar a los bosques naturales a limpiar la atmósfera. Lackner estima que solamente uno de estos árboles artificiales absorbería 90.000 toneladas de CO2 en un año, lo que equivale a las emisiones de unos 15.000 vehículos. Estos ‘árboles’, similares a postes que culminan en una celosía, podían integrarse en la ciudad o colocarse repartidos en una autopista.

¿CÓMO FUNCIONA UN ÁRBOL ARTIFICIAL?

>> Absorción El árbol artificial funciona igual que uno natural al absorber el CO2 directamente de la atmósfera. Trabaja como un gran filtro que deja pasar una ráfaga de viento y succiona el dióxido de carbono, gracias al líquido alcalino que contiene en su interior. El aire que deja escapar contiene la mitad de partículas contaminantes.

ecologia


>> Almacenaje El líquido alcalino viaja por el ‘tronco’ cargado de partículas hasta un depósito, que a través del calor extrae las partículas del líquido, que regresa entonces a la ‘copa’. El CO2 queda almacenado en el subsuelo y puede ser reutilizado para la elaboración de combustibles sintéticos.

Arbol


>> En el hogar Lackner trabaja en la creación de prototipos de uso gubernamental, pero también en pequeños árboles domésticos que los ciudadanos pueden instalar en su jardín o sobre el tejado de un edificio. El dióxido de carbono resultante podía ser reutilizado por las familias como fuente de energía.

tristeza


Reflexion

¿Hacia donde vamos? ¿Un mundo sin árboles? Aún con estas máquinas, sin ellos será sin duda un mundo infeliz.

futuro imperfecto