El Dr. Will Happer de Princenton escribió:

“El Protocolo de Montreal fue un ejercicio de calentamiento para el IPCC. Muchos de los actuales jugadores del IPCC ganaron entonces fama impulsando hacia el pánico al Congreso de los Estados Unidos para apoyar al Protocolo de Montreal. Aprendieron el uso de afirmaciones científicas dramatizadas y falsas como “agujeros de ozono sobre Kennebunkport” (la residencia al borde del mar del viejo presidente Bush en Nueva Inglaterra). La cruzada del ozono también tuvo oportunidades para hacer negocios para firmas como DuPont para producir gases refrigerantes “amigables con el ozono” a precios mucho más altos que los freones convencionales, que eran más fáciles de usar, que hacía tiempo habían perdido la protección de las patentes y eran un "co-mmodity" barato con muy poco potencial de lucro.” (link)

Hasta el mismo James Lovelock está de acuerdo. James Lovelock formuló la hipótesis Gaia, postu-lando que la biosfera es una entidad auto-regulada con la capacidad de mantener a nuestro pla-neta saludable controlando al ambiente físico y químico. Más tarde él se preocupó por que el ca-lentamiento global podría perturbar el equilibrio y dejar solamente al Ártico como lugar habitable. Comenzó a alejarse de esa posición en 2007 al sugerir que la Tierra no estaba “en peligro” porque se estabilizaría en un nuevo estado.

La reacción de James Lovelock, al leer por primera vez los mails del Climategate a fines de 2009, fue la de un verdadero científico:

“Me disgusté terriblemente. Mi segundo pensamiento fue que eso era inevitable. Estaba destinado a suceder. No hace mucho tiempo, pre-1960, la ciencia era en gran medida vocacional. Entonces, cuando yo era joven, no quería ser ninguna otra cosa que ser un científico. Ellos no así en estos días. A ellos no les importa nada. Ellos van a estas universidades masivas, producidas por las masas, y se gradúan en masa. Ellos dicen: “La ciencia es una buena carrera. Puedes obtener un trabajo de por vida haciendo trabajo del gobierno. Esa no es manera de hacer ciencia.”

Yo he visto suceder esto antes, por supuesto. Deberíamos haber sido avisados por el asunto CFC/ozono porque la corrupción de la ciencia en ese asunto fue tan mala que algo así como el 80% de las mediciones que se hicieron en ese tiempo eran, ya sea falsificadas, o hechas de manera incompetente.

Manipular la información de cualquier manera es literalmente un pecado en contra del sagrado espíritu de la ciencia. No soy religioso, pero lo pongo de esa manera porque lo siento muy poderosamente. Es una cosa que uno no puede hacer jamás. Uno tiene que tener normas.
En una entrevista en el Guardian de marzo 2010, Lovelcok opinó:

“Los grandes centros de ciencia climática del mundo están más que advertidos de lo débil que es su ciencia. Si usted habla en privado con ellos, le dirán que están ate-rrados del hecho que no saben qué hacen las nubes y los aerosoles… Necesitamos del escepticismo sobre las predicciones de lo que sucederá con el clima dentro de 50 años, o la fecha que quiera. Es casi ingenuo, científicamente hablando, pensar que podemos dar predicciones relativamente precisas del clima futuro. Hay tantas incer-tezas y desconocimiento que es errado hacerlo.”

Will Happer elaboró más todavía:

“El Protocolo de Montreal puede no haber sido necesario para “salvar al ozono”, pero tuvo limitado daño económico. Ha causado mucho más daño en la manera en ha corrompido a la ciencia. Mostró la velocidad a la que un científico u un activista puede ganar fama y fortuna pretendiendo salvar al planeta Tierra. Tenemos la misma situación con el CO2, pero el CO2 es totalmente natural, a diferencia de los freones. El planeta Tierra está sumamente feliz de tener más CO2 que los niveles actuales, tal como lo muestran claramente los registros geológicos. Si la Jihad contra el CO2 tiene éxito, habrá un enorme perjuicio económico, y todavía peores consecuencias para la libertad de los humanos a manos de los exitosos jihadistas.”

Al igual que el calentamiento global, los datos no apoyan a la teoría.

El agujero de ozono no se ha cerrado después de la prohibición de los CFC. Vea esta historia en la revista Nature:

El consenso científico sobre el Agujero de Ozono
provocado por el hombre podría estarse derrumbando

Nature news

Cuando el mundo marca 20 años desde la introducción del Protocolo de Montreal para proteger a la capa de ozono, Nature ha conocido la existencia de información de ex-perimentos que amenazan con destrozar a las teorías establecidas de la química del ozono. Si los datos son correctos, los científicos tendrán que repensar su compren-sión sobre la manera en que producen los agujeros de ozono, y cómo se relaciona eso con el cambio climático.

Markus Rex, un científico atmosférico en el Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina, en Postdam, Alemania, hizo una doble comprobación cuando vio los nuevos datos de la tasa de disociación de una molécula crucial, el peróxido de dicloro (Cl2O2). La tasa de fotolisis (disociación inducida por la luz) de esta molécula infor-mada por el Laboratorio Jet Propulsion en Pasadena, California, era extremadamente baja en las longitudes de onda disponibles en la estratosfera –casi un orden de magnitud más bajo que la tasa actualmente aceptada.

“Esto tiene que tener consecuencias de largo alcance,” dice Rex. “Si las mediciones son correctas, básicamente no podemos seguir diciendo que comprendemos la mane-ra en que generan los agujeros de ozono.” Permanecen nada claros los efectos que los resultados tendrán en la proyección de la velocidad o la extensión de la disminu-ción del ozono.”

Siguen llegando

Sin embargo, lo mismo que los devotos creyentes cuya nave espacial no llegó en la fecha pre-dicha, los científicos del gobierno encuentran maneras de posponerlo y salvar sus reputaciones. Ejemplos: “El aumento de los gases de invernadero podría retrasar, o aún posponer indefinida-mente la recuperación del ozono estratosférico en algunas regiones de la Tierra, sugiere un científico de ciencias de la tierra de la Universidad Johns Hopkins” (aquí), y “Científicos descu-bren que el Agujero de Ozono Antártico se Recupera Más Tarde de los Esperado.” (aquí.

“Los calentadores se están volviendo más y más como aquellos profetas tradicionales del fin del mundo que, cuando el evento no se produce en la fecha predicha, anuncian un error en los cálculos y dan una nueva fecha.” Dr. John Brignell, Profesor Emérito de Ingeniería de la Universi-dad de Southampton, en Number Watch, (Mayo 1) (PDF).


Joseph D'Aleo, CCM, AMS
WattsUpWithThat.com
Enero 8, 2011
http://www.mitosyfraudes.org/Ozo/tasa_fotolisis.html