El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Default en Estados Unidos: claves sobre una crisis impensada

29/07/2011
Actualidad Económica

Default en Estados Unidos: claves sobre una crisis impensada

El mercado saca cuentas del impacto que tendría una cesación de pagos. El impacto sería fuerte en Wall Street y la economía estadounidense podría volver a caer en recesión.

El mercado está sacando las cuentas del impacto que tendría una cesación de pagos de la primera economía del mundo. El impacto sería fuerte en Wall Street y la economía estadounidense podría volver a caer en recesión. Sin embargo, los analistas apuestan a un acuerdo, si bien ven altamente probable que los Estados Unidos termine perdiendo su impoluta calificación.

* ¿Qué es el famoso techo de deuda?: El Gobierno de los Estados unidos se enfrenta a un límite legal sobre el importe total de deuda que puede tomar con el fin de pagar sus cuentas. Esa cifra es impuesta por el Congreso, y hoy es de u$s 14,3 billones de dólares, límite que se alcanzó en mayo pasado. En ese entonces, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, advirtió que el 2 de agosto -el martes próximo- se quedaría sin fondos y entraría en default de no moverse ese techo.
* ¿Por qué la oposición se resiste a elevarlo?. La crisis financiera de 2008 y la frágil recuperación posterior hicieron que el gato público se disparara al tiempo que caían los ingresos fiscales del Tesoro norteamericano. Esto se tradujo en un enorme crecimiento del déficit, es decir, de las necesidades de financiamiento de los Estados Unidos. La oposición republicana, opuesta al presidente demócrata Barack Obama, se resiste a autorizar nuevo endeudamiento si no obtiene a cambio recortes significativos en el gasto público, principalmente en programas sociales impulsados por los demócratas.
* ¿Qué pasa si EE.UU. entra en default?. Las consecuencias no son del todo calculables, pero algunos analistas se han aventurado a calcular algunas cifras. El banco Credit Suisse fue el que generó las cifras más citadas. En un informe publicado el miércoles pasado, estimó que en el caso de un default, la economía estadounidense caería en recesión y su PBI podría contraerse un 5% este año. Además, las empresas norteamericanas y cotizantes en Wall Street perderían 30% de su valor durante este año. Como los EE.UU. se verían obligados a incumplir algunos de sus compromisos, el Gobierno norteamericano perdería así la máxima rating crediticio de las agencias de calificación. Y eso tendría un efecto inmediato sobre los tipos de interés, elevando las tasas que paga el Gobierno por su deuda y contagiando la crisis al resto de la economía. Sin embargo, el Credit Suisse le otorga una probabilidad de ocurrencia del 1% a ese escenario, aunque ve muy probable que la calificación crediticia de los EE.UU. sea recortada de todas maneras.
* ¿Qué implicaría que EE.UU. pierda la calificación triple A? Las tres grandes calificadoras de riesgo, Moody's, Fitch Ratings y Standard & Poors, le otorgan el nivel de confiabilidad más alto a la deuda de los Estados Unidos, el rating AAA. Esa nota sirve de referencia para el resto del mundo. Por ello, los Bonos del Tesoro de los Estados Unidos son el refugio al que recurren los inversores de todo el mundo en tiempos de crisis. Directivos de JPmorgan estimaron esta semana en u$s 100.000 millones al año el costo extra que debería pagar el Gobierno de los Estados Unidos si su nota fuera rebajada. Sin embargo, hubo lecturas menos pesimistas. Según Fitch, "bajo un escenario de una reducción moderada en la calificación", los bonos del Tesoro no sufrirán más que cierta volatilidad inicial.
* ¿Cuál sería el impacto de un default para la Argentina?. Según la consultora local, Finsoport, un default estadounidense, significaría que el crecimiento de la economía mundial perdería el impulso que le imprime el gasto público de los EE.UU., y perdería fuerza, afectando a la Argentina en la forma de menor crecimiento económico del previsto. "Habría mayores dificultades para colocar nuestros productos en el exterior, menor disponibilidad de inversión extranjera y mayor competitividad de los bienes importados", detalló.

Creen que EE.UU. evitará el default y la Argentina podría aprovechar el dólar débil
Esteban Rafele. El mundo financiero está en vilo ante la posibilidad de que los Estados Unidos entre en default el próximo martes. Pero los analistas locales y del exterior coinciden en que demócratas y republicanos terminarán evitando la cesación de pagos. Y la Argentina hasta podría salir beneficiada porque una mayor emisión de deuda por parte de la administración de Barack Obama garantiza un dólar más débil, que impulsará a la soja y dotará a la economía argentina, atada a la divisa estadounidense, de mayor competitividad.

Mientras en los Estados Unidos legisladores demócratas y republicanos anunciaban que hoy intentarán avanzar hacia un acuerdo, analistas locales y extranjeros apostaban a que unos y otros dejen de lado sus riñas políticas antes del martes. La mayoría republicana del Congreso pretende enarbolar recortes del gasto que Obama se resiste a conceder.

De todos modos, advirtió la consultora Finsoport, un default en los Estados Unidos "no necesariamente implica que no se pagarán todos los bonos que vencen". La administración decidiría qué gastos afrontar y cuales no, agregó la firma de Jorge Todesca.

"El escenario de default en los Estados Unidos es de muy baja probabilidad. Pero aun considerándolo, lo más probable es que sea selectivo", consideró Belén Olaiz, economista de Abeceb.com. "El problema es político, cuando evalúen los impactos sobre el mundo, elevarán el límite de la deuda".

Fausto Spotorno, director de Orlando Ferreres y Asociados, coincidió. "No hay ninguna posibilidad de default, esta es una cuestión puramente política", dijo. "Votaron un presupuesto con un déficit X. Ahora tienen que emitir deuda X. Eso da la pauta de que implícitamente está aprobado el endeudamiento", agregó.

Estados Unidos debe ampliar el techo de emisión de deuda legal, de 14,29 billones de dólares, que tocó hace dos meses. Debe hacerlo para refinanciar vencimientos y cubrir gasto social, en medio de una creciente presión puertas adentro y de nivel internacional. No hacerlo provocará "una mella en la confianza de la gente en el dólar", dijo ayer la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Según los datos del Fondo, la deuda estadounidense asciende al 99,5% del PBI y llegará al 111% en 2016. El déficit presupuestado para 2011 es de u$s 1,5 billones.

La emisión de nueva deuda aliviará a los mercados y dotará de más liquidez a las plazas financieras.

"El dólar va a depreciarse; los que ahorramos en dólares vamos a estar mal y van a empapelar de bonos a China", aventuró Enrique Dentice, economista de la Universidad de San Martín. Por otro lado, la economía argentina "gana competitividad", dijo, ya que el peso se mueve al rito de la divisa estadounidense.

El escenario de dólar débil por mayor emisión monetaria, además, incentivará la búsqueda de activos más rentables como los commodities. "El escenario de dólar débil y commodities altos se mantiene", afirmó Spotorno. Aunque matizó: "En el largo plazo, tanta emisión y gasto público (en los Estados Unidos) debería deprimir los precios de los bonos. Tarde o temprano deberá subir la tasa de interés de largo plazo y los precios de las materias primas no se mantendrán".

Por otro lado, la Cepal advirtió que el default golpeará a Estados que atesoran, en conjunto u$s 727.000 millones de dólares. "La demora en aprobar un nuevo 'techo' para la deuda pública estadounidense constituye una amenaza sobre el sistema financiero internacional, que podría tener un fuerte impacto en el valor de los activos, los tipos de cambio y en el nivel de actividad global y, por tanto, en la demanda por los bienes y servicios que produce y exporta la región", indicó.

China critica políticas "irresponsables" de Washington
Jamil Andelini - Financial Times. Un medio estatal chino criticó las imprudentes políticas en Washington y describió el aumento del techo de la deuda como una medida "peligrosamente irresponsable". También afirma que Estados Unidos sumergió al mundo en una recesión que podría ser "mucho más desagradable" que la que golpeó en 2008.

"La parte más horrible de la saga es que el bienestar de muchos otros países también se encuentra en la zona de impacto", señala el comentario publicado en Xinhua, la agencia de noticias oficial de China.

El artículo también condena la "adicción a la deuda" que tiene el país norteamericano y señala que era "momento de que Washington vuelva al sentido común de que uno debe vivir con los propios medios".

La nota de opinión fue atribuida a Deng Yushan, un escritor de Xinhua, y no a ningún funcionario del gobierno chino. Pero la agencia de noticias es el portavoz oficial de gobierno y es probable que el comentario haya recibido la aprobación de al menos algunos elementos del régimen.

El artículo continúa afirmando que los políticos estadounidenses necesitaban "someterse a un autoexamen profundo" y estudiar cómo "quitarse de encima la política electoral y lograr que las tareas difíciles se hagan con mayor eficiencia" .

China es el mayor tenedor extranjero de deuda del gobierno estadounidense.

La estrategia de la UE para rescatar al euro es confusa
El acuerdo al que llegaron los líderes de la eurozona la semana pasada con respecto al nuevo plan de rescate de Grecia marcó un importante paso adelante comparado con el anterior enfoque. Sin embargo, falta mucho para llegar una solución verdaderamente integral. Si bien el impasse político terminó, los líderes pasaron por alto los detalles que gradualmente van surgiendo, y muchos aún parecen ajenos a la importancia que tienen esos detalles.

Si quienes fijan las políticas en la eurozona realmente creen que Grecia puede pagar su deuda a tasas de interés razonables, no deberían tener dudas en respaldar a Atenas: hay dinero para que ganen los contribuyentes si intervienen donde los mercados supuestamente irracionales temen ingresar. La timidez de ellos al momento de hacerlo traiciona su incertidumbre, lo que fomenta un menor certeza entre los inversores privados. Las inconsistencias en el pensamiento de la eurozona ahora probablemente sean la única causa importante que impide al soberano periférico volver al mercado y que hace crecer el riesgo de mayor contagio.

Esas inconsistencias siguen en pie en el paquete nuevo, que si bien va más allá que el anterior, se queda corto tanto en tamaño como en alcance.

Los recursos que se comprometieron quizás sean suficientes para Grecia, por el momento. No son suficientes para evitar que los problemas griegos contaminen al mercado general de deuda soberana.

Por eso, el tamaño de la Facilidad Europea para Estabilidad Financiera (FEEF) tendría que ser suficientemente elevada para remover cualquier posibilidad de que surja pánico con la deuda de Italia o España. Pero la eurozona tampoco está tratando de acelerar las aprobaciones parlamentarias nacionales para equipar a las FEEF con el insuficiente poder de préstamo de 440.000 millones de euros que nominalmente tiene.

También, no siempre se usa eficazmente el poder de la FEEF. Para Grecia, se usarán solamente cerca de 20.000 millones de euros para recompras de bonos, que pueden capturar un descuento de mercado del 40% para beneficiar a los contribuyentes.

La eurozona podría haber permitido que la FEEF directamente garantice los bonos recién emitidos. En cambio, prestará dinero de Atenas para comprar garantía colateral con lo cual incrementará la cifra de la deuda. Las dos opciones no difieren en términos de realidad económica, por supuesto; pero Europa optó por la peor óptica. Y cuando hay pánico, tanto en política como en los mercados, la óptica puede tener la misma importancia que la realidad.

Por lo tanto, la estrategia general de la eurozona está viciada de tácticas confusas e incoherentes. Más temprano que tarde eso podría conducir a otra serie de reuniones tensas, a medida que la política se vea otra vez sobrepasada por los acontecimientos.

3 comentarios - Default en Estados Unidos: claves sobre una crisis impensada

@wert2015
¿es parte del plan para un nuevo orden mundial ?