El desafío de vivir solo y llegar a fin de mes

Cuánto dinero necesita hoy un joven para independizarse; qué aspectos hay que tener en cuenta para no tener problemas financieros.

Tener un espacio propio, mayor libertad y comodidad, manejar dinero, acomodar los horarios a su antojo, decidir en qué gastar y no tener que rendir cuentas es el deseo de muchos jóvenes. Pero la anhelada independencia tiene su costo.
Los números varían notablemente según la zona y los tipos de gastos extra que se tengan, pero, en general, para llegar sin problemas financieros a fin de mes, es necesario contar con un presupuesto de entre cuatro y cinco mil pesos para costear gastos básicos de alquiler, impuestos, transporte y alimentos.
Para quienes no tienen la ventaja de contar con un departamento propio, el alquiler es la principal preocupación. Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina , afirmó a LA NACION que los alquileres aumentaron entre un 18 y un 22 por ciento respecto del año pasado. Sin embargo, señaló: "Cuesta más caro irse a vivir sólo porque aumenta la comida, los elementos de limpieza, las actividades de esparcimiento y la salud, pero el costo de alquiler aún está por debajo del incremento inflacionario".
Omar Porta, de la inmobiliaria homónima , afirma que existen varios casos en los que los jóvenes deben rescindir el contrato y volver a vivir con sus padres por no poder mantenerse. "Últimamente, notamos esta problemática en un 15% de los departamentos que alquilamos", sostuvo.
Un inconveniente que no suele tenerse en cuenta a la hora de alquilar, según Porta, es el tema de la garantía. "La falta de crédito hipotecario les impide acceder a la primer vivienda propia, porque necesitan tener por lo menos un 40% del valor. En general, pueden afrontar las cuotas hipotecarias, pero no tienen capacidad de ahorro para acumular los valores que los bancos les exigen para tomar el crédito", afirmó.
Los precios de las locaciones varían dependiendo del barrio. Según Porta, el precio promedio de un ambiente en Congreso, San Cristóbal, Almagro y Boedo ronda los $1100; en Caballito, Barrio Norte y Belgrano, los valores oscilan los $1300. A estos importes hay que sumarle las expensas, que para los edificios estándar van desde $250 a los $350.
Otro aspecto importante, al que no prestaban atención en la comodidad del hogar familiar, es la alimentación. "Al vivir con mis padres, consumía todo tipo de alimentos. Sola, no me queda otra que ajustarme. No compramos tanta carne ni variedad de postres. Estamos gastando entre las dos unos 1000 pesos sólo en alimentos básicos: fideos, arroz, frutas, verduras y milanesas", contó Pamela Altieri, que se mudó recientemente con su hermana a un departamento en La Plata.
El valor de la canasta de productos de marcas líder rondó en junio pasado los 300 pesos, y la integrada por mercaderías más económicas alcanzó los 240 pesos, según Adelco , asociación de consumidores que sigue mensualmente la evolución de los precios de 22 productos alimenticios y 6 de higiene.
Acompañados. Compartir un departamento con amigos o pareja es una opción frecuente para reducir los costos. Sin embargo, a muchos no les alcanza el sueldo para ahorrar.
Es el caso de María Iervasi de 24 años, que se mudó hace dos meses con su novio a un departamento en Avellaneda. Vivir juntos les permitió reducir los gastos de amueblamiento y afrontar el alquiler de $2100 y las expensas de $600. "El 80% de mis ingresos lo necesito para vivir. Intento ahorrar el resto, pero es cada vez más difícil", sostiene.
Lo mismo le sucede a Ezequiel Quinteiro, de 28 años, que convive con un amigo en Paternal. Si bien los gastos comunes los dividen por dos y no gasta en alimentos, porque maneja una pequeña empresa de catering, asegura: "No puedo ahorrar, uso todo mi sueldo para mantenerme".
María Sol Videla, que vive desde hace tres años con su pareja en un departamento en Palermo, por el que pagan 1800 pesos de alquiler y 250 de expensas, dice: "Gasto el 45% de mi sueldo para vivir. Puedo ahorrar, pero no todo lo que me gustaría para poder cumplir el sueño de la casa propia".
Participación. Algunos lectores de LA NACION ya dejaron sus comentarios :

"Hace 6 años, vine a vivir a una pensión de Capital. Gastaba por mes $170 por la cama en una habitación compartida, $70 en el supermercado, $50 en transporte para ir a la facultad y $20 para el crédito del celular. Actualmente, vivo en pareja, y el alquiler de un departamento de dos ambientes en Palermo nos cuesta 1700 pesos, más $380 de expensas. Además, entre los dos gastamos cerca de $900 por mes en el super, $250 en transporte, $200 de celular, $170 entre Internet y teléfono, etc. Con un sueldo neto de 4.700 pesos, se me hace bastante difícil. Cada tanto cuesta llegar a fin de mes", contó Francisco.

"Mis padres me prestaron plata para comprar un departamento en Capital. Les voy devolviendo 2 mil pesos por mes, por suerte me perdonan intereses e inflación", dijo Leo, que entre alimentos, expensas, servicios, combustible para el auto, patente y gastos extras dice necesitar cerca de 4850 pesos mensuales.

"Los 6200 pesos que cobro por mes no me alcanzan para vivir solo. Gasto $1500 en la cuota de la facultad; $1000 en estacionamiento, seguro y patente del auto, sin contar la nafta; y $1000 en comida", sostuvo Fernando de 25 años.

El desafío de vivir solo y llegar a fin de mes