La reforma a la CO del BCRA lo convierte en un nuevo INDEC


Estuve leyendo el proyecto de reforma a la Carta Orgánica del BCRA y a la Ley de la convertibilidad y, considerando que hace mucho que no me paso por acá, quería compartir algunas impresiones:

- En el artículo 3 en el que se encontraba la conocida fórmula - al menos para quienes tenemos cierta pasión económica o la conocemos de haberla visto en el hall de entrada del Banco- " Es misión primaria y fundamental del Banco Central de la República Argentina preservar el valor de la moneda" y se reglamentaba cómo se llevaría a cabo el programa monetario cada año, se propone solo hablar de que la finalidad del BC son la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera y el desarrollo económico con equidad social, siempre de acuerdo con las políticas del Gobierno Nacional. La pregunta clave es entonces qué va a suceder con el programa monetario y si, aprobado el proyecto, no comenzará a existir un nuevo objetivo explícito de alguna variable macro y, entonces, el BCRA actuará discrecionalmente.

- El artículo 4 incluye varios puntos novedosos, acordes al Siglo XXI (mercado de capitales, crédito, derechos de los usuarios de servicios financieros) y que no me parecen fundamentales pero sí innovadores. Si algún punto me generó suspicacias fue que el artículo f) habla de ejecutar la política cambiaria de acuerdo a la legislación que sancione el Congreso; me pregunto cuál será la idea detrás de eso (nota: esto fue redactado a medida que iba leyendo el proyecto, hacia el final del post y con todo el texto leído terminé de cerrar lo que hay detrás).

- La reforma al artículo 10 le da al presidente del BCRA la facultad de operar en el mercado cambiario y monetario, facultad que antes era exclusiva del Directorio y que, si se aprueba el proyecto, dejará de serla. Teniendo en cuenta todas las reformas que instituiría el proyecto en materia cambiaria, es notoriamente relevante.

- El artículo 14 estipulaba en el inciso c que las operaciones crediticias del banco debían ser colocadas a una tasa superior al de la colocación de las reservas; sí, reformaron el inciso y eliminaron esa regulación. Muy oportuno.

- Se establece un mecanismo de adelantos a las entidades financieras afectados a fideicomisos de inversión productiva donde el garante sea el Estado Nacional. ¿Interesante? Sí. De todos modos, antes no estaba prohibido, pero ahora está regulado.

- También se eliminó la restricción de que los "encajes" bancarios no sean remunerados. Habrá que pensar si esto fue modificado con una política a la vista en el corto plazo, considerando que resultaría ciertamente útil para la captación de depósitos del público. De hecho, hasta hace poco era una carta que los "medios hegemónicos" contemplaban como en la manga de Mecha.

- El artículo 42 es tal vez uno de los que más preocupa. En el artículo 16 del proyecto de reforma de la CO del BCRA modifica su artículo 42 de la siguiente manera. Acá el artículo tal cual está hoy:

ARTICULO 42. — Incumbe al banco compilar y publicar regularmente las estadísticas monetarias y financieras. Podrá también hacer lo propio en relación a balances de pagos y las cuentas nacionales de la República Argentina.

El banco podrá realizar, asimismo, investigaciones técnicas sobre temas de interés para la política monetarias, cambiaria y financiera.

Y así es como lo quieren dejar:

ARTICULO 42. —El Banco deberá publicar antes del inicio de cada ejercicio anual sus objetivos y planes respecto del desarrollo de las políticas monetaria, financiera, crediticia y cambiaria. De producirse cambios significativos en sus objetivos y planes, el Banco deberá dar a conocer sus causas y las medidas adoptadas en consecuencia.

El Banco podrá realizar investigaciones y promover la educación financiera y actividades sobre temas de interés relacionados con la finalidad que le asigna esta Carta Orgánica.

¡La Carta Orgánica ya no le pide al BCRA publicar estadísticas monetarias y financieras! Esto es un atropello contra uno de los lugares donde todavía se podía encontrar información confiable. No es que el BCRA sea un santo. No. Por ejemplo, ya durante la gestión de Redrado el banco dejó de publicar el financiamiento diario al Gobierno (mediante un reformuleo de su informe semanal), escondió los Derechos Especiales de Giro del FMI para que no se notara (tanto) que financiaban el déficit nacional y ahora considera a los pagos de deuda que se hacen con reservas como "otros" factores de variación de las mismas. Pero así y todo el BCRA era un sitio donde (salvo el ITCRM, por razones ajenas al banco) se confiaba en lo que se publicaba.

Ahora que la CO ya no le pedirá la publicación de las estadísticas monetarias, se corre un riesgo (muy cierto) de entrar en una etapa de oscurantismo estadístico similar a lo que sucedió con el INDEC.

Esperemos que prime el sentido común y no se apruebe este artículo.

- Se elimina la relativa independencia de la superintendencia del BCRA; de hecho, ya ni siquiera será facultad de este nombrar al personal del órgano. Honestamente, no creo que sea más que una cuestión institucional y pienso que en la práctica no va a afectar el funcionamiento que acostumbraban a tener ambos organismos, pero no es más que una opinión personal.

- Finalmente, comentar que en términos generales se agregó en varios artículos e incisos la idea del BCRA como regulador de crédito, algo que no estaba tan contemplado en la Carta anterior. ¿Es un avance? Al menos desde mi punto de vista es un sí rotundo.

Respecto a la Ley de la convertibilidad, creo que cualquiera que se jacte de tener un saber mínimo de economía comprende que si por algo no está respaldada la base monetaria actualmente es por las reservas. Era la base fundacional de la convertibilidad: por cada peso emitido, habrá un dólar guardado; sin embrago, ese detalle legal ya pasó, en la práctica, de ser "vintage" a ser "retro": una reliquia con utilidad inexistente.

A pesar de eso, está claro que no es lo mismo decir que la BM no será respaldada por reservas que explicitar (como lo hace reforma) que las reservas pueden ser manoteadas para pagar deuda con organismos o deuda oficial bilateral en tanto y en cuanto dicho pago no se encuentre en contravención con los objetivos de reservas y de política cambiaria del Directorio (está claro que ese "sí y solo sí" no tiene más objetivos que el protocolo y el decoro).

Con la reforma a la Ley de la convertibilidad, se da la estocada final que ya había comenzado a esbozarse en el proyecto de artículo 4, en el cual se habla de que el BCRA seguirá la política cambiaria en consonancia con las leyes que apruebe el Congreso Nacional al respecto, y que se suma a la novedosa facultad del Presidente del Central de operar en los mercados monetario y cambiario.

Si tengo que arriesgar una conclusión, pienso que esta reforma a la Carta Orgánica y a la Ley no tiene nada de sustancial excepto la eliminación del programa monetario y, fundamentalmente, la cuestión del financiamiento al Estado Nacional vía reservas internacionales para el pago de deuda pública externa (que, ya se comentó varias veces en la BEA, no es en la práctica distinto al financiamiento vía emisión monetaria si es que se destina también al pago de vencimientos de deuda pública externa). Dado esto, el discurso progresista de un "nuevo BCRA desarrollista con una visión social y heterodoxa y no solo monetarista" me parece puro palabrerío: ¿alguien cree honestamente que la reforma de la misión fundamental sea una cuestión de fondo? Porque yo no.

FUENTE