¿Debe España imitar a Islandia?

Tras el reconocimiento por parte de Mariano Rajoy de que habrá más dinero público para el sistema financiero, concretamente para Bankia, #hagamoscomoIslandia se ha convertido enseguida en trending topic. Una corriente pide que no haya dinero público para la banca, como se hizo en la pequeña isla nórdica. Pero, ¿se puede hacer algo parecido en España y se podría calcular el coste de hacerlo? Islandia: el éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente.

La historia de Islandia es relativamente conocida. En 2008 su sistema financiero, en conjunto, quebró y el país se encontró con la tesitura de que era imposible rescatarlo. Se tomó la decisión de nacionalizar la banca, reestructurar la deuda extranjera, proteger los depósitos nacionales, controlar los capitales para evitar una huida y no poner ni un euro del contribuyente. Incluso se ha conseguido que la banca perdone parte de las hipotecas a sus ciudadanos, aunque de manera muy limitada.

La estrategia funcionó, e incluso las agencias de calificación apoyaron a Islandia, valorando positivamente sus "heterodoxas" medidas. Pero tampoco se debe olvidar que tuvo que recapitalizar a sus nuevos bancos y necesitó para ello la colaboración del FMI, que le otorgó un préstamo de 2.100 millones de dólares.

El país vuelve a crecer sólidamente y puede volver a los mercados internacionales, ha reducido el tamaño de su banca, que ahora es solvente. Es la parte "bonita" de la historia.

Pero no todo ha sido de color de rosa. Especialmente desde el punto de vista económico y dejando fuera el componente político, como los juicios a banqueros o al exprimer ministro Geir Haarde (que no cumplirá condena por nada).

Islandia: una recuperación muy dura

Entre las medidas que tomó el Gobierno, destaca una devaluación de la moneda. La consecuencia inmediata fue una fuerte inflación, que llegó al 19% en enero de 2009. Hoy en día, este problema no ha desaparecido, ya que en abril se encontraba en el 6,4%. Asimismo, su PIB cayó un 7% en 2009 y un 3,5% en 2010, una brusca caída que puede tardar años en compensarse, a pesar de que se espera que este año crezca alrededor de un 3%.

El efecto empobrecimiento en la población por culpa de ambos factores ha sido enorme, un ajuste de la economía mucho mayor que en España, donde la inflación ha permanecido controlada y el PIB ha caído mucho menos.

No se puede olvidar al sector financiero. Aunque sus tres grandes bancos (Kaupthing, Glitnir y Landsbanki) fueron nacionalizados y se crearon unos bancos saneados con los restos de ellos, estos nuevos bancos han quedado controlados por los acreedores extranjeros. Asimismo, se impusieron fuertes planes de reducción de plantilla en las entidades.

Las consecuencias de que España dejara caer a la banca

El sistema financiero español, con todos sus problemas, está lejos de ser lo que fue en Islandia, donde los activos bancarios llegaron a ser 11 veces el PIB, lo que lo hacía, a todas luces, insalvable. Habría que valorar si merece la pena seguir una receta tan dolorosa cuando el diagnóstico, a pesar de las similitudes, no es el mismo.

En resumen, la parte mala del camino islandés: empobrecimiento, inflación, banca controlada por acreedores extranjeros. Ahora bien, a pesar de todo, ¿podría buscarse un camino similar en España?

Para empezar España no tiene una moneda que poder devaluar para impulsar la economía y mejorar las exportaciones por la partencia al euro.

Otro punto importante es que dejar caer la banca traería un problema colateral muy importante: podría suponer la voladura del sistema bancario de la Eurozona. Los grandes acreedores de la banca española son los bancos franceses y alemanes, que probablemente no podrían soportar la caída de la banca española, y las consecuencias de la desintegración del sistema bancario europeo serían desconocidas.

Islandia tomó una solución heterodoxa que ha dado resultado, aunque con duras consecuencias para su población. España tiene cierto margen de maniobra para arreglar su sistema financiero, algo de lo que carecía la isla nórdica. El Gobierno, limitado por las ataduras del euro, ha decidido dar más dinero a la banca, después de que España haya ido retrasando el necesario saneamiento.

5 comentarios - ¿Debe España imitar a Islandia?

@gran_inquisidor
el problema es que los gobernantes españoles ven a españa como si fuese una empresa....

quieren reducir gastos para pagar la deuda externa...mientras que lo mejor seria bajar el sueldo minimo para reanimar la inversion y animar los mercados locales pero eso significaria una guerra civil
@billychanty
NO !!! ESPAÑA (Y TODA EOROCACA ) DEBE IMITAR A LOS LEMMINGS !! JOERR


¿Debe España imitar a Islandia?