Pese a la inflación, la AFIP no actualiza la base imponible desde el año 2007.
En la Argentina cada vez más gente paga el impuesto a la riqueza. Y la novedad es que no solo alcanza a la clase media. También, a asalariados formales. Obedece a la falta de actualización de la base imponible desde 2007 cuando la inflación durante el período medida por las provincias trepó 180% . Quien compró, por ejemplo, hace poco tiempo un departamento chico para su propia vivienda ya está alcanzado por el tributo.

Este año hubo más presentaciones por montos superiores para el pago del impuesto a los bienes personales. Se presentaron 415.749 declaraciones y la recaudación ascendió a $ 1.685 millones, un alza del 31,8%.

Si bien la AFIP al dar a conocer esa información lo atribuyó a sus acciones de fiscalización, los tributaristas aluden a otro fenómeno: la falta de actualización de la base imponible.

Desde 2007, los que poseen bienes por más de $ 305.000 tienen que presentar la declaración jurada y pagar el impuesto. Con un detalle: ese monto no es un mínimo no imponible porque quien tiene bienes por encima de ese valor paga el impuesto sobre la totalidad del valor declarado , no sobre el excedente. Como el primer tramo de la alícuota - entre $ 305.000 y $ 750.000 es del 0,5%, quien posee $ 304.999 no paga nada y con $305.001 paga $ 1.525 .

Los siguientes tramos son: entre $ 750.000 y $ 2 millones, el 0,75%. Entre $ 2 millones y $ 5 millones el 1% y más de $ 5 millones el 1,25%.

Con estos valores, el llamado impuesto a la riqueza dejó de serlo porque quien compró hace poco tiempo un departamento chico para su propia vivienda está alcanzado por el tributo.

Además, como señala un informe de IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) muchas provincias actualizaron las bases imponible del impuesto inmobiliario y eso llevó a mucha gente a pasar ser contribuyentes de Bienes Personales, “aunque en términos reales no hayan experimentado un crecimiento de su riqueza porque poseen el mismo inmueble para vivienda y un vehículo de similar categoría, con el agravante de que el pago mínimo parte de los $ 1.525”.

Para calcular el impuesto, los autos son valuados según una tabla que publica anualmente la AFIP, con precios de mercado, mientras los inmuebles se valorizan según el valor de escrituración, descontando las depreciaciones. También se puede tomar la base imponible del impuesto inmobiliario. Pero de ambos debe tomarse en cuenta el mayor valor.

No sucede lo mismo con la base del impuesto que sigue clavado desde 2007 en $ 305.000 cuando en ese período la inflación medida por las Provincias acumula un alza del 180% . Si se tomara en cuenta la evolución de la inflación, habría que llevar la base imponible del impuesto de los actuales $ 305.000 a $ 850.000.

En realidad, todo el sistema tributario se está desnaturalizando porque no se actualizan las bases imponibles como consecuencia de la desvalorización monetaria y los efectos de la inflación.

Y el otrora tributo a la riqueza se transformó ahora en un impuesto a la clase media y que alcanza a buena parte de los asalariados formales.