Salario familiar, un beneficio para pocos

El pago del subsidio está en el punto más bajo desde 2005: sólo 3 millones lo reciben.



Salario familiar, un beneficio para pocos


Este año unos 200.000 trabajadores se sumarán al pelotón de los que perdieron el derecho a cobrar las asignaciones familiares. Es porque sus sueldos superan el tope de $ 5.200 brutos (antes de los descuentos) que fue fijado en septiembre del 2011 y este año todavía no fue actualizado por el Gobierno.

Con las asignaciones familiares pasa algo similar a lo que ocurre con el impuesto a las Ganancias (ver página 3). Pero en este caso los trabajadores pierden el cobro de un beneficio que oficialmente se dice que debería ser universal .

Por el procedimiento de actualizar el tope salarial por debajo de la inflación real, desde 2005 hasta septiembre de 2011 los padres de 1 millón de chicos dejaron de cobrar las asignaciones familiares, según consta en los registros del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.

Desde septiembre pasado en adelante no hay cifras oficiales porque la Secretaria de Seguridad Social -con el argumento de que está “revisando la metodología “estadística- dejó de difundir esos datos y directamente suprimió del sitio de Internet los boletines que ya habían sido publicados.

Luego de mantenerse congelado desde septiembre de 2008, el Gobierno elevó el año pasado de $ 4.800 a $ 5.200 (+ 8,33%) el tope salarial que da derecho a cobrar las asignaciones familiares. Pero ese aumento no compensó la inflación del período ni los aumentos salariales -que ya se habían otorgado o los que se otorgaron en los siguientes meses. En consecuencia, el beneficio de elevar el tope fue apenas transitorio: al efectivizarse el aumento salarial acordado en las paritarias, muchos padres volvieron a dejar de cobrar el salario familiar por hijo o el prenatal.

Ahora se estima que en 2012 los 200.000 trabajadores que perderán el salario familiar corresponden a unos 400.000 chicos. Así la cantidad de beneficios pagados este año rondaría los 3 millones , con el punto más bajo desde diciembre de 2005 cuando había 4.277.800 beneficios (ver infografía).

Para actualizar el tope salarial de acuerdo con la inflación real acumulada (tomando como base septiembre de 2008), el monto debería estar por encima de los $ 8.000 mensuales en lugar de los $ 5.200 que todavía rigen.

El punto es un eje de fuerte reclamo de la CGT, que a través de su titular, Hugo Moyano, venía reclamando su eliminación lisa y llana, de modo que las asignaciones familiares tuvieran un carácter realmente universal entre todos los trabajadores en relación de dependencia.

Tanto la asignación por hijo como el prenatal y el salario familiar fueron llevados a un máximo de $ 270, con un incremento de 22,7% en septiembre de 2011. Más retrasadas aun quedaron las restantes asignaciones, como la de matrimonio, nacimiento, adopción y ayuda escolar anual – llamadas de pago único – dado que directamente no fueron actualizadas y siguen con los valores asignados en 2008.

Para justificar las demoras en el ajuste, cuando no el congelamiento directo, el Gobierno suele sostiene que la actualización del tope tiene un costo fiscal, que en la última oportunidad calculó en más de $ 5.200 millones anuales. Pero la realidad indica que el Gobierno no solamente no pone un peso sino que se queda con una gran diferencia.

Esto ocurre porque las asignaciones familiares se financian con una contribución que hacen las empresas sobre la masa salarial que pagan todos los meses y que se va ajustando automáticamente con los aumentos de sueldos. Esa contribución la recauda la ANSeS. Es decir que mientras el Fisco recauda cada vez más, son cada vez menos los empleados en relación de dependencia que cobran el beneficio. Así se apropia de una diferencia que luego puede utilizar para otros fines, como financiar los pagos de la asignación universal por hijo que cobran quienes están en negro.

1 comentario - Salario familiar, un beneficio para pocos

@Lyapunoff +3
Muy gracioso: te aumentan un poco el salario y terminás cobrando menos porque te sacan el salario familiar.
Es un buen método de control de la natalidad: terminás cortándote las bolas.