Es porque, ante el temor que generan los títulos públicos de los países de la periferia europea, los inversores prefieren comprar bonos alemanes incluso a tasas negativas. Y así Berlín refinancia su deuda sin costo o con un costo ínfimo

La crisis europea va por barrios y a algunos países de la zona Euro incluso les está saliendo rentable.

Mientras tres países -Grecia, Irlanda y Portugal- perdieron completamente el acceso a los mercados financieros para refinanciar su deuda y otros -España, Chipre, Italia, Eslovenia- están a punto de hacerlo si la evolución económica no varía radicalmente, Alemania ha podido ahorrarse hasta 25.000 millones de euros porque está refinanciando su deuda -el 80% de su PBI- a tasas muy bajas e incluso negativas en emisiones de dos años, un año ó 6 meses.

Así se entiende un poco más la contundente negativa germana a la creación de eurobonos, que servirían para mutualizar las emisiones de deuda europea y así ayudar a los países con más problemas. También la negativa alemana a que el Banco Central Europeo actúe en los mercados de deuda para estabilizar el riesgo-país español e italiano a niveles insostenibles a medio plazo porque la refinanciación de la deuda se hace a tasas de entre el 6% y el 7%.

Alemania emite deuda a tasas negativas, un fenómeno inédito provocado porque los inversores huyen de las economías periféricas de la zona Euro y buscan refugio en las deudas más seguras. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, reconocía en mayo que ese fenómeno no era normal, pero que se debía a la falta de competitividad de las economías del sur de Europa y que eran ellas las responsables de solucionarlo. El también alemán Martin Schultz, presidente del Parlamento Europeo, decía que, de seguir así, esas diferencias acabarían con la zona euro.

También lo consiguió esta semana Francia en una pequeña emisión de letras a tres meses compradas en los mercados a una tasa negativa del -0,005%.

Pero el caso alemán es mucho más importante porque Berlín lleva meses colocando a tasas negativas incluso bonos a dos años. Es una especie de capitalismo al revés, en el que los mercados financieros le pagan a Alemania para que les guarde el dinero.

Según el último informe del Bundesbank, Alemania ha emitido desde comienzos de 2010 466.000 millones de euros en bonos con plazos de entre uno y 30 años. Los intereses de esa deuda suman 7.800 millones de euros.

Pero, según un investigador de Bruegel, un centro de estudios de Bruselas, si Alemania hubiera tenido que emitir toda esa deuda con los intereses que le pedía el mercado hasta 2009, habría gastado hasta 25.607 millones de euros más en pago de intereses.

Mientras Italia y España tienen que pagar cada vez más a los mercados financieros para colocar sus bonos -Grecia, Irlanda y Portugal sólo permiten pequeñas emisiones de letras a corto plazo-, el mismo informe de Bruegel asegura que sólo en lo que va de 2012 Berlín se ha ahorrado hasta 12.102 millones de euros al poder emitir deuda a tasas negativas.

El miedo de los mercados a más reestructuraciones de deuda en los países de la periferia del euro es tal que prefieren invertir en un producto que les genera pérdidas seguras -porque a esas tasas negativas hay que añadirle la inflación- que comprar bonos italianos y españoles que pagan intereses de entre el 6% y el 7%.

Esto nos hace pensar sobre como actúan los alemanes con sus aliados:

Gracias a la crisis europea, Alemania se ahorró un dineral



italia

grecia

crisis