epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La muerte lenta del dinero (en efectivo)

La muerte lenta del dinero (en efectivo)

El sector de los medios de pago se lanza a la carrera para impulsar las transacciones electrónicas y arrinconar al papel moneda

celulares


Llegará un día en el que no tenga que llevar su cartera al salir de casa. No necesitará ni billetes ni monedas. Ni siquiera para pagar el autobús o comprar el pan. El teléfono móvil será suficiente: el sector de los medios de pago se ha subido al tren de la revolución tecnológica y amenaza al dinero en metálico, cuyo uso irá descendiendo, aunque no desaparecerá. El proceso será progresivo, pero ya está en marcha.

La primera estación de este camino es la tecnología «contactless» o «sin contacto», que se está incorporando a las tarjetas de débito, crédito y prepago. Esta tecnología permite pagar con tarjeta solo con aproximarla al terminal de venta, sin necesidad de introducirla. En los pagos de bajo importe no es necesario introducir número pin. El pago se hace al instante. España es de los pocos países en los que se pueden hacer pagos por encima de los 25 euros, en los que sí habrá que introducir un código. Visa calcula que el número de transacciónes con este método se multiplicará por cuatro en 2013. En el primer trimestre de este año ya se han visto avances: 50,9 millones de europeos realizaron transacciones sin contacto con tarjetas Visa. Un 41% más que en el mismo periodo de 2012.

Su penetración en el paisaje de los comercios es, poco a poco, un hecho: ya hay más de 46 millones de tarjetas Visa en Europa que se pueden utilizar en unos 797.000 puntos de venta repartidos por el Viejo Continente. En España, las cifras son importantes: hay 2,3 millones de tarjetas Visa sin contacto, emitidas por ocho bancos, que se pueden utilizar en 183.000 terminales adaptados. El director general de Visa Europa para España y Portugal, Luis García, afirma que España es el tercer país de Europa en esta carrera. Opina que 2013 será un año clave, porque «habrá lanzamientos masivos por parte de las entidades financieras en el segundo semestre». Todos los grandes bancos están decididos.

tarjetas


Otro gran jugador del mercado, MasterCard, corre en la misma dirección: las transacciones con tarjetas «contactless» de esta empresa crecieron un 64% en 2011. Las ha puesto en marcha en más de 50 países y tiene un millón de terminales adaptados.

Todos los bancos españoles están emitiendo tarjetas nuevas con la nueva tecnología y adaptando las que necesitan ser renovadas. Pilar Aurrecoechea, directora general de MasterCard, calcula que el 20% de las tarjetas de su empresa son de nueva generación. Aurrecoechea explica que las tarjetas tienen cuatro años de vida y que el proceso de renovación total se dará en ese plazo de tiempo.

En su opinión, «los pequeños comercios van a ir más rápido, ya que sus terminales los ponen los bancos y los van a ir renovando». «El gran comercio es propietario de los terminales y tiene que renovar la infraestructura, lo que es un gasto enorme. El Corte Inglés tendría que cambiar todas sus cajas registadoras», afirma la directora general de MasterCard.

Pero el mundo está cambiando muy rápido: ahora se puede comprar desde muchas pantallas, como ordenadores, tabletas o teléfonos. Esta proliferación ha motivado un gran interés por los nuevos medios de pago en los usuarios. Pero hay un problema: al 85% de los consumidores los diferentes sistemas les provocan «confusión», según un análisis de MasterCard. Su directora general cree que las empresas van más lentas que sus clientes, que son quienes «están empujando para que se produzcan estos cambios».

Ricardo Pérez, profesor de sistemas y tecnologías de la información del IE Business School, opina que el uso de estos nuevos medios todavía es «marginal» en nuestro país. Lo compara con el dilema del huevo y la gallina: «necesitas muchos usuarios que tengan la tecnología y muchas tiendas en las que se pueda pagar con ella». Ahora no tenemos ni el huevo ni la gallina. «Hace falta un gran esfuerzo por alguna de las dos partes. Cuando una gran cadena acepte pagos por estos medios, se producirá el cambio», añade Pérez.

El verdadero terreno de juego de esta revolución silenciosa son los teléfonos inteligentes o «smartphones». Unos dispositivos que se han colado en los bolsillos de los ciudadanos, que los usan a todas horas. Según la consultora Gartner, las transacciones a través de móvil tendrán un crecimiento medio del 42% hasta 2016. Hasta entonces, se irán desarrollando diferentes servicios y soluciones.

En busca de la tecnología

Por ahora, hay cierto consenso en torno a la tecnología NFC (near-field-communication), que es la que están incorporando las grandes marcas de telefonía como Blackberry o Samsung, que ha firmado un acuerdo con Visa. No hay noticias de Apple. Pero el sector sospecha que esconde un as en la manga: las empresas se sorprendieron de que no incluyera su propia tecnología de pago en el teléfono iPhone 5.

El director de Visa para España cree que la NFC «se ha aceptado como tecnología para el futuro, sea cual sea el soporte». García cuenta que La Caixa, Telefónica y Visa hicieron un proyecto piloto en Sitges, Cataluña, para 500 comercios y 1.500 usuarios que hicieron pagos por móvil. «A la gente le encantó», afirma. Y anuncia que antes de que termine el año habrá anuncios importantes de entidades financieras españolas en este sentido. Ricardo Pérez no está seguro de que «el NFC se imponga». «Hay una lucha por lograr un "standard" que sirva a todos los jugadores del mercado, pero no hay un claro ganador». La consultora Gartner es prudente: cree que la utilización del NFC despuntará en 2016. Otra fórmula serán las carteras digitales, como la V.me, que ha lanzado Visa en Reino Unido, Francia y España de la mano de BBVA.

El profesor del IE afirma que los gigantes digitales son «rivales temibles» para las empresas de tarjetas y de telecomunicaciones. Google o Facebook tienen sistemas propios de pago. Tampoco hay que olvidar a los jugadores de pago nacidos en internet, como PayPal o Square, que «entienden muy bien lo que quiere el cliente». Con Square se puede pagar en los 3.000 Starbucks que hay repartidos por EE.UU.

Hay ejemplos autóctonos, como Kuapay, una aplicación de pagos creada en España que quiere incluir «todo lo que se lleva en la cartera: tarjetas de pago, de identificación, cupones». Ícaro Moyano, su director de comunicación, explica que se tarda siete segundos en hacer una transacción. Están presentes en EE.UU., Chile y España, donde se han propuesto colonizar ciudades, como Benavente, en Zamora, donde ya se puede pagar con su aplicación en 25 comercios.

Son muchos jugadores y el camino es lento, pero el objetivo está claro: arrinconar al dinero en efectivo. «Es un proceso de educación, pero es un camino de no retorno», opina García.

3 comentarios - La muerte lenta del dinero (en efectivo)

elviciocs +8
El papel moneda lo quieran o no nunca va a desaparecer ya que un 40% de las personas prefieren ahorrar en sus casas y no en un banco y la 2º razón es que nadie le confia una tarjeta de crédito a un pibe de 12 años...
JhoelCruz
Cánada dejo de usar monedas por los costosas que resultar producir, por tanto solo se usan billetes, no dudo que otros países tomen esa iniciativa
SkyDragonVX +1
@JhoelCruz Suecia esta en camino de lo mismo
theviciojuegos
efectivo

YO TE VI CUANDO TE SACARON LA LIBERTAD YANQUI PUTO
SkyDragonVX +5
¿La libertad? Eso les salvo la economía, van hacen mierda un país, lo saquean, lo endeudan, le roban los recursos minerales, y siguen como Dios.
indve
y los que trabajamos en negro como vamos hacer si no tenemos cuenta bancaria.