Tras el anuncio de la baja en el índice de desempleados en el Gran Mendoza, se muestra el detalle y los parámetros oficiales para medirlo.

Paula no tiene un trabajo estable pero esta semana cuidó al hijo de su vecina y le pagaron $50. Luis es jardinero de oficio y hace meses que nadie lo llama; antes de ayer consiguió una changa y podó el jardín de una familia. Lucas tiene 14 años y dedicó más de 5 horas todas las tardes a repartir volantes de la rotisería que abrió su familia en el barrio, pero todavía no cobró. Estas tres personas son consideradas en la categoría de “ocupados” por la Dirección de Estadísticas de Mendoza, que luego envía los datos para que los publique el INDEC.

“¿A quiénes clasificamos como ocupados?”, pregunta (y responde) el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en su informe ¿Cómo se mide el desempleo?, que data de abril de 1997 y continúa vigente (se puede consultar ingresando aquí).

Para ser considerado ocupado (en la semana de referencia en que se toma la encuesta) hay que cumplir con alguna de las siguientes condiciones:

1) haber trabajado al menos 1 hora en forma remunerada.

2) haber trabajado 15 horas o más sin remuneración.

3) no haber trabajado en la semana de referencia por alguna circunstancia (como licencia o enfermedad) pero mantener el empleo.

Es decir que alguien como Luis, el jardinero que durante la semana de referencia trabajó dos horas en una casa después de meses de haber estado sin actividad, se toma como una persona ocupada a la hora de relevar los índices.

El análisis lo realiza el INDEC a través de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) y se estudia una muestra de la población en el Gran Mendoza -que se estima lo suficientemente representativa como para generalizar-.

Los datos que se relevan pertenecen a la llamada “semana de referencia”, que es cuando se realiza la encuesta a las personas.

Activos, inactivos, ocupados y desocupados
La primera división necesaria para entender cómo se mide el desempleo es entre los “ inactivos” y los “activos”.

En el primer rango quedan aquellas personas que no tienen trabajo ni lo buscan activamente, como por ejemplo un estudiante secundario de 18 años que no quiere trabajar.

Entre los inactivos también se encuentran los niños desde su nacimiento hasta los 10 años y los ancianos, pero sólo los que no trabajan, porque muchos continúan en actividad aún después de jubilarse.

Los activos están compuestos por todos aquellos que tienen una ocupación o que no la tienen pero la buscan activamente.

Esto da lugar a una segunda distinción que se realiza dentro de los activos: ocupados y desocupados.

Los desocupados son quienes no tienen trabajo pero que buscan uno activamente, por “búsqueda activa” el INDEC entiende: “responder a avisos clasificados (y no limitarse a leerlos), enviar currículums, sondear contactos personales, generar entrevistas, publicar avisos propios, anotarse en una bolsa de trabajo, etcétera”.

Mientras tanto, dentro de los ocupados hay subcategorías.

El INDEC considera ocupados a quienes durante la semana de referencia:

1) hayan trabajado al menos 1 hora en forma remunerada.

2) hayan trabajado 15 horas o más, aunque sea sin remuneración (es el ejemplo del chico repartidor de volantes).

3) no hayan trabajado en la semana de referencia por alguna circunstancia (como licencia o enfermedad) pero mantengan un empleo

María Inés Crisafulli, directora de la DEIE de Mendoza, señaló que “los que realizan changas se toman como ocupados porque eso permite continuar el análisis sobre las distintas actividades informales, dando lugar a clasificaciones más detalladas”.

“Apunta a captar las múltiples ocupaciones informales que realiza la población”, dice el informe del INDEC en una nota al pie de su página 9.

Una gran parte de los ocupados, sin embargo, está constituida por los subocupados, que a su vez pueden dividirse en tres:

a) Población subocupada horaria: ocupados que trabajan menos de 35 horas semanales (por ejemplo 7 horas de lunes a viernes) por causas involuntarias y que están dispuestos a trabajar más horas.

b) Población subocupada demandante: son quienes están en la situación anterior pero además están buscando activamente más trabajo.

c) Población subocupada no demandante: son quienes están en situación de subocupación horario pero que no buscan tener más horas de trabajo.

Los números de Mendoza
La Provincia difundió esta semana que en el primer trimestre del año bajó el desempleo en referencia con el mismo período del año pasado.

La población de referencia para la EPH del Gran Mendoza es de 901.197 habitantes, de los cuales se toma una muestra que comprende 820 viviendas en una distribución proporcional entre los 6 departamentos que lo componen: Ciudad, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján y Maipú (algo de 136 casas por cada uno).

En Mendoza los activos son el 43,6% (algo de 392.921 personas) y los inactivos 56,4% (aproximadamente 508.275).

Dentro de los activos hay aproximadamente 162.669 personas ocupadas, que representan un 41,4% y 19.646 desocupados (5%).

Mientras tanto, los subocupados son el 8,6% de los ocupados, lo que en números absolutos representa poco más de 13.989 personas.


La medición del desempleo en Argentina

Esperá!, antes de hacer el FUUU contra el gobierno


Esta es la misma metodología que se emplea, por ejemplo en USA y seguramente es una norma internacional, a fin de que las tasas sean comparables entre países

Employed persons Employed persons consist of: persons who did any work for pay or profit during the survey reference week; persons who did at least 15 hours of unpaid work in a family-operated enterprise; and persons who were temporarily absent from their regular jobs because of illness, vacation, bad weather, industrial dispute, or various personal reasons. The employment-population ratio represents the proportion of the civilian noninstitutional population that is employed


http://www.bls.gov/cps/lfcharacteristics.htm#hours

Fuente
Fuente