Quebrando el principio de la Unidad de Mando en las empresas
Quebrando el principio de la Unidad de Mando en las empresas

FUENTE:
http://liderazgoymercadeo.info/quebrando-el-principio-de-la-unidad-de-mando-en-las-empresas/

Henry Fayol es uno de los autores mas distinguidos de la administración moderna, sus principios básicos de la dirección dieron las bases para formar toda la filosofía empresarial hoy en dia. Desde principios del siglo XX hasta nuestros días estos principios gerenciales han mantenido vigentes, especialmente el principio de la Unidad de Mando, el cual afirma que “Para una acción cualquiera un agente no debe recibir órdenes más que de un solo jefe”. Lo considera la dualidad de mando como fuente de perpetuo conflicto.

Esto ha sido regla básica en todos los negocios, pero algunas personas han empezado a romper paradigmas y lo tradicional. Unilever, Goldman Sachs, Citygroup, etc. Han fracaso en su intento de convivir con dos CEO’s. la batalla de egos, y luchas de poder son las causas comunes en estos casos.

Expertos afirman que es como un matrimonio por conveniencia y los matrimonios por conveniencia duran poco. Otros afirman que hay demasiados chefs en la cocina. Pero esto es debido a problemas de pensamiento. Obviamente a los directivos se les enseña a ser de una determinada forma partiendo de los principios de la unidad de mando, que en donde manda capitán no gobierna marinero. Cambiarle el chip, bajarle el ego, reducir su poder, lo toman como una clara amenaza y es debido a esto que los resultados no son los esperados. En vez de tener un matrimonio por conveniencia en el cual ambos son los líderes de la casa, para que este modelo de dirección funcione debe haber un liderazgo complementario. Es decir, que sea como un matrimonio verdadero en el cual las dos personas se complementan y crean una nueva persona aun mas fuerte que sus partes solas.

Aunque puede funcionar, es difícil. Encontrar dos directivos que complementen sus ideas y compartan su poder no se encuentra en la vuelta de la esquina.

Las veces que se ha visto que esto ha funcionado son en algunas empresas familiares, o empresas en las cuales los fundadores trabajaron muchos años en el proyecto desde su fundación hasta su éxito posterior y comparten generosamente su liderazgo sin conflicto alguno logrando grandes resultados.