Espero q les sirva la data...

Se estima que menos del 1 por ciento de las mujeres planifican con el parche, igual que con los implantes (0,2 por ciento), frente al 7,1 por ciento que lo hace con pastillas y 4,9 por ciento con inyección, métodos temporales que igualmente se basan en la administración de hormonas, según datos de la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud de Profamilia. El dispositivo, un método no hormonal, es el de mayor uso (8,1 por ciento).

Para algunos sorprenden estas cifras puesto que el parche es muy práctico de usar, aunque con efectos secundarios como cualquier otro método de planificación: dolor de cabeza, ciclos irregulares y náuseas (en algunos casos aumento de peso, congestión mamaria e hipersensibilidad a nivel de los senos).

Algunos profesionales de la salud afirman que el temor al desprendimiento del parche le resta atractivo a la hora de convertirlo en una opción segura para planificar. Se sabe, por ejemplo, que si el parche se levanta de las orillas o se desprende por completo, el suministro del fármaco es insuficiente y con sólo despegarse parcialmente, debe reemplazarse con uno nuevo. En estos casos la mujer podría quedar embarazada.

Jacqueline Sánchez, gerente de asuntos regulatorios y técnicos de Janssen Cilag S.A., el laboratorio que lo fabrica, asegura que existen estudios clínicos que afirman que ni el agua ni el sudor producen la caída del parche -un temor generalizado entre las usuarias- pero sí una piel grasosa o con herida abierta.

Si pasa el tiempo y la persona no se da cuenta de que su parche se ha desprendido, deberá cambiarlo tan pronto como se de cuenta de ello y buscar protección anticonceptiva adicional, diferente a la hormonal, para evitar el embarazo. El parche se aplica como si fuera el primer día del ciclo.

Si o no al parche anticonceptivo?

¿Cómo funciona?

Se coloca en la piel, una vez por semana, durante tres semanas consecutivas y se descansa la cuarta. Se aplica el primer día del ciclo (cuando llega el período).

Su superficie de contacto son 20 cm2 -lo que ocupa en la piel- y puede utilizarse en la parte baja del abdomen, la cadera, el brazo, la nalga o la espalda (en un lugar donde no roce con ropa ceñida). <b>Cada vez que se cambie, debe colocarse sobre un área distinta.</b>

Está compuesto por tres capas: la externa (color piel); la media, que es la matriz medicada y adhesiva (contiene las hormonas y fármacos) y se encarga de la liberación progresiva del medicamento y la última, que se elimina para poder adherirlo.

El parche contiene dos hormonas: el etinilestradiol (estrógeno, 0,60 miligramos) y una progesterona llamada norelgestromina (6 miligramos). La liberación hormonal es continua durante las 24 horas del día y se efectúa en el torrente sanguíneo.

Para tener en cuenta…

Juan Carlos Ramírez, ginecólogo de Profamilia, advierte sobre las siguientes precauciones:

*
Debe aplicarse sobre piel sana, seca y limpia. Nunca adherirse sobre los senos ni sobre piel enrojecida o cortada.
*
Hay que evitar el uso de cremas, aceites o polvos cerca del parche porque puede hacer que se afloje.
*
No debe reaplicarse si carece de adherencia, si se pegó a otra superficie, si tiene otro material pegado o si se ha caído antes.
*
Está contraindicado durante la lactancia, en pacientes hipertensas, diabéticas y con problemas de tromboflebitis, trastornos tromboembólicos y en mujeres mayores de 44 años.
*
Se recomienda que las pacientes que utilicen métodos hormonales, como píldoras, inyecciones y el parche no fumen. Se requiere una vigilancia más cercana en las pacientes cuando vayan a usar fármacos como antibióticos y anticonvulsionantes.
*
El parche debe ser prescrito por un médico, previo examen físico, ginecológico y de senos.




<b>"No se puede hablar mucho sobre este parche, porque aun tiene muy poco tiempo en el mercado, pero lo que sí, no ha tenido la misma repercusión que en Estados Unidos y Europa"</b>, Doctor Ramiro Molina
Uno de los problemas más comunes en las mujeres es el tomar pastillas, sobre todo si son las anticonceptivas, las cuales olvidan comprar o bien no se las toman porque no se acuerdan que deben tomarlas. Pero esto es parte del pasado, porque el laboratorio Janssen-Cilang de Jhonson &Jhonson encontró la solución a este gran problema femenino, al lanzar al mercado Evra, el nuevo parche anticonceptivo que ha revolucionado a toda Europa, Estados Unidos.

El kit trae tres parches, porque cada uno de ellos dura siete días, luego de pasar los días correspondientes al parche uno, éste debe ser cambiado por otro hasta completar el ciclo de 21 días, además el parche debe ser colocado el mismo día que se colocó por primera vez, para no cortar el proceso normal, de esta forma no se interrumpe el ciclo femenino. Al igual que con las pastillas, en la cuarta semana no se debe usar el parche, hasta que nuevamente llegue el período de menstruación, para volver a colocar el tratamiento adhesivo.

Esta creación del laboratorio Janssen-Cilang, fue realizada luego que se hiciera un muestreo de mujeres, donde casi el 50% de ellas olvida tomar las pastillas y un 20% llega a tomarlas dos veces o más por error.

Este parche anticonceptivo, tiene un 99,4% de efectividad, mide 4.5 centímetros, por lado, se adhiere a la piel suministrando bajas dosis y además continuas de estrógeno y progresina. Algunos médicos y científicos dicen que el parche, el cual contiene hormonas, traspasa las capas de la piel hasta llegar a la sangre y en forma continua y sin la necesidad de metabolizarse en el hígado, por lo que no hay interacción con otro tipo de medicamentos que puedan para el ciclo normal, como suele suceder en algunos casos con las pastillas anticonceptivas.

Según sus creadores, el parche, al igual que las pastillas, evita la ovulación, dificulta el traspaso de los espermios y además modifica la mucosa cervical, así, el parche aparte de cumplir las misma función que las pastillas, es cómodo para su uso.

Los creadores de este nuevo anticonceptivo, recomiendan usar el parche en el brazo, abdomen, espalda o bien en uno de los glúteos. Se usan en estas zonas porque luego de estudios clínicos que se realizaron a tres mil trecientas mujeres, donde se las tubo a prueba durante 22 mil ciclos menstruales, se corroboró que el parche es de uso confiable para quienes lleguen a ocuparlo, donde la efectividad fue casi total en las mujeres en estudio. Una de las garantías de este parche es que, a pesar de se adhesivo, no se despega con facilidad, soporta el agua, por ende al momento de ducharse el anticonceptivo no corre peligro de despegarce. Dentro de los estudios que se han realizado, sólo el 1% de los parches sufrieron algún tipo de despegue, pero esto fue por que las mujeres que lo ocuparon se colocaron este adhesivo una vez que se humectaban con cremas para el cuerpo o bien hacían esto mismo pero una vez que el parche estaba puesto en su lugar de tratamiento. Por eso es recomendable no usar cremas durante su uso, por lo menos en la zona donde está ubicado éste, y además no mojar el parche excesivamente si no es necesario, aunque las probabilidades de que se despegue en un 100% son mínimas.



EFECTOS COLATERALES

Como este parche tiene los mismos componentes que las pastillas anticonceptivas normales, tiende a tener los mismos efectos colaterales, es por eso que las mujeres pueden tener dolores de pechos, irritación en la zona de la aplicación, nauseas, dolor abdominal, molestias menstruales, infección en las vías respiratorias superiores.

Además, se recomienda consultar a un especialista antes de usar este parche, porque se corre el riesgo de tener problemas de salud aún más graves, (que se dan con poca frecuencia) como coágulos en la sangre, ataques cardíacos o derrame cerebral, este tipo de enfermedades o riesgos de peligro, lo tienen las personas mayores de 35 años y además quienes fumen, es por esto, que antes de usar el parche es recomendable consultar con un ginecólogo por mayor seguridad.

Otra de las recomendaciones que se da para su uso, son para las personas que ya tienen coágulos en la sangre, para quienes tienen deficiencias cardíacas o a quienes se les ha diagnosticado algún tipo de cáncer. No se debe usar en aquellas mujeres que ya están embarazadas. En Estados Unidos, se realizaron estudios en el FDA (Food and Drugs Administración), donde se informó que el parche no tenía la misma efectividad en mujeres que pesaran más de 90 kilos o si no hay una altura y un peso equilibrado de la mujer que quiera usar el anticonceptivo, por ende se aumenta el riesgo de tener la enfermedades antes mencionadas o bien de embarazo no deseado.


NO ES CÓMODO COMO EL RESTO DE LAS PASTILLAS
Sin duda muchas pensaron que el parche podía ser de gran utilidad y de comodidad, pero como explica el doctor Ramiro Molina, en verdad no lo es tan así, "es verdad que el parche puede ser un poco más cómodo que las pastillas, pero el problema que tiene es que es muy notorio, para las niñas que están usando anticonceptivos por primera vez y muchas de ellas que los usan si el consentimiento de los padres se notoria en instantes". Otro de los problemas que tiene este anticonceptivo y por lo cual este especialista no apoyaría la venta es que no es cómodo para esta temporada del año, porque su dimensión no es lo suficientemente pequeña como para usarlo en verano. "La verdad es que este tipo de anticonceptivos no es del todo placentero en esta temporada, porque las mujeres cada vez ocupan trajes de baños más pequeños y por ende el parche no es lo suficientemente estético en ese sentido y aparte, las zonas donde se puede ocupar este no son las más protegidas por los trajes de baño femeninos (pechos, espalda, glúteos, antebrazos), de esta forma el anticonceptivo no es de la total comodidad para este tipo de temporada", comenta el Doctor Molina.

fuente

fuente