Madre-Hija

%title%

%url%

%description%

Click aquí
Relación Madre-Hija un vínculo muy fuerte


Desde que se está en el vientre materno existe un vínculo inexorable entre el bebé y la madre. Un lazo tan fuerte que el hijo o hija pueden llegar a la madurez y no es posible romperlo, porque siempre estará ese ombligo umbilical no visible que los une.

Pero así como esta relación tan intensa existe la de “Madre-Hija” que es mucho más grande que la que pueda existir con cualquier otro ser humano, inclusive el propio esposo.

Desde que se es pequeña las niñas van aprendiendo por imitación. Si una bebé es desde los dos años vanidosa, no es que haya nacido así simplemente a crecido viendo a su progenitora pegada al espejo y arreglándose mucho.

En palabras simples ellas siguen nuestros pasos. Nos llegan a ver como cierto alter ego, pues desean hacer lo mismo, lucir, vestir actuar y ser tal como somos y hasta cierta edad llegamos a ser un modelo a seguir y una guía. La madre por su lado desea darle a la hija todo lo que no han tenido ellas, anhelos y en parte nos vemos reflejadas en su persona.

Así como existe amor eterno antes de entrar la adolescencia, esto puede cambiar y convertirse en rechazo y odio. Relación Madre-Hija un vínculo muy fuerte

Madre-Hija


Del amor al odio…

Por la misma dualidad que existe entre ambas y caracteres tan complejos, se da un fenómeno de amor-odio, aceptación – rechazo, cerca y lejos, todos estos comportamientos son muy fuertes y se reflejan en todas al relaciones madre-hija.
Pues la mayoría de mujeres a lo largo de todos los tiempos y la historia se manifiestan de uno u otra forma ese tipo de actitudes.

Según una publicación de geomundos.com, “El primer año de vida la hija depende incondicional mente de su madre y necesita recibir toda su ternura. La mamá es su sostén y su guía en todo sentido. En los primeros años de vida, madre e hija se van pareciendo cada vez más. La chiquita imita a su mamá. Las dos disfrutan los ratos compartidos y son cada día más compañeras. A partir de los doce años comienza una etapa de gran rebelión. Comienza a salirse de los modelos establecidos. Durante la juventud y la adultez. Las cuentas pendientes, los roces y los conflictos no resueltos se hacen más claros. Finalmente, el tránsito de hija a mamá provoca que muchas se reencuentren, aunque las diferencias pueden continuar”.

Para las hijas, la madre es un modelo a seguir, para las madres ellas son cierto tipo de espejo en el que se desean ver reflejadas.
Y es que desde niñas queremos usar los zapatos de mamá, sus joyas, sus labiales y pinturas y hablar como ella. Pero más adelante la niña adolescente busca una identidad y espacio propio, y si la madre no le da la suficiente confianza para dejarla crecer por si sola, la pequeña se rebela e inicia una batalla incansable de caracteres.
Así es que si eres madre y tu relación no anda muy bien últimamente con tu hija, es normal, no debes sentirte sola porque son etapas de la vida de ambas. Sólo intenta ser condescendiente y sentir por un momento cómo fue ese periodo en tu juventud y de cómo puedes hacer la diferencia para que sea más fácil para ella.



Fuente:
http://www.mujer.com/Familia/relacion-madre-hija-un-vinculo-muy-fuerte.asp


Bonus:

¿Vos como te llevas con tu mama?
Acotacion mia hacia mi hija: YO NO QUIERO Q SEAS COMO YO , QUIERO QUE SEAS MEJOR...

1 comentario - Madre-Hija